25.11.05

No hay como el peligro pa´ despejar al mamao

Hace cuatro años, en un salón abarrotado de fans y enemigos suyos, en Cornell, escuché dos conferencias de uno de los intelectuales más célebres de nuestro tiempo, el filósofo y psicoanalista esloveno Slavoj Žižek, un gordito desgarbado, extremadamente carismático, con pinta de rockero en bajada y que habla el inglés con el mismo acento de Béla Lugosi.

Conocido por sus desplantes y sus ironías sobre el estatus de los intelectuales izquierdistas y progresistas en la academia americana, Žižek no perdió la oportunidad de confirmar su reputación, y, en un momento, les preguntó a las decenas de profesores de Cornell allí presentes (profesores que están entre los mejor pagados del planeta) cuántos de ellos eran marxistas o, al menos, socialistas. Tras ver las muchísimas manos levantadas, añadió otra pregunta: ¿y cuántos de ustedes tienen menos de tres tarjetas de crédito?

Gracioso, es cierto, pero bastante más ramplón que los sofisticados argumentos que expone Žižek en sus libros (textos tipo Lacan meets David Lynch meets Spiderman, tan complejos como profundamente divertidos). En todo caso, quedaba clara adónde apuntaba su broma: muchos intelectuales miden las cosas con un doble standard: uno para el mundo, al que explican con una teoría que supone un compromiso político de cierta índole, y otro para sí mismos, que quedan libres, así, para dejarse arrullar por los placeres de la sociedad a la que critican.

Ayer, un amigo me llamó la atención sobre una entrevista a
Ernesto Laclau, el argentino más influyente en los departamentos de filosofía y teoría política y social en Europa en los últimos años, y, cada vez más, también, en los Estados Unidos. Laclau, que en el pasado ha colaborado con Žižek (y Judith Butler) en un libro colectivo (Contingencia, hegemonía, universalidad) dice sobre Žižek algo curiosamente parecido a lo que Žižek suele decir sobre los demás, sólo que esto suena bastante más sustentado:

"Žižek es un ultraizquierdista vociferante en lo que se refiere a la política mundial, obviamente en contradicción con las posiciones de universalización del proyecto americano, pero al mismo tiempo es miembro del Partido Liberal-Democrático esloveno, que hasta hace unos pocos meses estaba en el poder, y que por supuesto ni remotamente es un partido de estas características, ni siquiera socialista. Es como decía el Martín Fierro: No hay como el peligro para despejar al mamao".

En fin. No son raros los casos de doble discurso; hay quienes son radicales o incluso violentistas en su tierra y son pacíficos y democráticos en medios extraños; y hay quienes, como Žižek, al parecer, son entusiastas del capital en sus casas, y, cuando salen de gira, sobre todo a los Estados Unidos, se transforman en sus mayores enemigos. Es que, a veces, aunque de lejos no dé esa impresión, hacerse el revolucionario paga mucho en la academia americana.

50 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Este pobre tipo Zelada, no decia que no apareceria mas por aqui, que se habia ido a Europa? Oportunista de lo peor, no puede colgar estas cosas en su weblog en lugar de meterlas aqui? Que tiene que ver esto que pone aqui con un post dedicado a Zizek?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No, anónimo, si te fijas bien, Zelada nos provee un buen ejemplo de lo que comenté, un ejemplo a escala, claro, a la escala de su modesta persona.

No es el caso de un filósofo con dos caras, sino el de un arribista bifronte.

Zelada se publicita como contracultural, subterráneo, cíber punk, etnocacerista, etc, pero, subte en Lima, Zelada se va de viaje y hace cualquier cosa para acceder al centro mismo de la pituquería intelectualoide de Madrid.

Claro, no es que, como Zizek, tenga dos discursos; no tiene siquiera uno, pero sí dos actitudes que sólo pueden convivir en un sujeto de lo peor.

Leo Zelada Grajeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leo Zelada Grajeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Bravo ciudadano Zelada, clap clap para Ud. No importa que no sea poeta, que no haga nada interesante ni siquiera en su weblog (hasta un jovencito como Elvis Mendoza le gana en eso), lo que importa es que chille y nos grite en los orejas, no? Pero, por mas indio y resentido que se ponga, el rechazo no es contra su discurso ni contra lo que defiende sino contra su actitud arribista y oportunista disfrazada de posicion popular. Mariategui jamas utilizo asi al indio. Ni siquiera Gonzalez Prada. Ud. trafica en nombre de nuestros compatriotas para hacerse notar. Y ahora usando el nombre de los Humala (como antes con Toledo) y de cualquier otro lider que de tramite a su insignificancia intelectual. La piel de un indio vale mucho mas que mil zeladas.

Yuri dijo...

De que "presos politicos" habla Tupac Amaru Zelada?

Renzo Augusto dijo...

¿A quiénes se refiere Leo Zelada cuando habla de "presos políticos injustamente detenidos y encarcelados"? Que yo sepa, los únicos que se autonombran de esa manera son los terroristas de SL y el MRTA...Entonces, cabe suponer que esta persona es un simpatizante de esos sujetos. Todas sus ideas acerca del racismo, discriminación, el circuíto intelectual limeño, etc etc, son perfectamente debatibles pero eso de apoyar a asesinos fanáticos no tiene nombre y, mucho menos, decencia.

Jack dijo...

No creo que valga la pena publicitar tanto a ese sujeto. Solo diré que es uno más de los tantos payasos que se cren genios no valorados, y que para revertir su lamentable situación, apelan a colgar sus publicherrys en blogs ajenos. Porque Leo sabe que el propio (si es que lo tiene) no lo conoce nadie. Gustavo, deberías eliminar sus comentarios, que lo único que hacen, es ir en detrimento de la calidad que viene manteniendo este foro (llamemoslo así).

Anónimo dijo...

El discurso "cholovique" de Leo Zelada me ha hecho recordar al de esos dibujos animados de hace 50 años, cuando el villano tiene al heroe totalmente a su merced, pero en lugar de matarlo, !zaz!, le zampa un discurso tan largo que le permite al heroe librarse y voltear la situacion.
Solo le faltó a Zelada terminar con la risita macabra. Buajajajajajajajajaja!!!!

Daniel Salas dijo...

Es una pena que Leo Zelada haya desviado el debate y lo haya bajado nuevamente de nivel.

Quiero regresar a lo que dice Gustavo y plantear una pregunta franca:

¿Acaso podemos en este momento imaginar un futuro político fuera del capitalismo? ¿Alguien de verdad piensa que el capitalismo está agotado y que las sociedades deberían organizarse de acuerdo con algún otro modelo? A ver, que alguien levante la mano y que de paso dé buenas razones.

Anónimo dijo...

"¿Acaso podemos en este momento imaginar un futuro político fuera del capitalismo?" En este momento quiza no. Pero es necesario plantearnos el derecho de imaginarnoslo. Zizek apunta a eso mas alla de todo lo que se le pueda reprochar. Que en una sala de conferencias apunte a nuestras propias contradicciones ('mientras queremos buscar otros modos de sociedad usamos tarjetas de credito') no es algo malo en si. "¿Alguien de verdad piensa que el capitalismo está agotado y que las sociedades deberían organizarse de acuerdo con algún otro modelo?" El modelo capitalista actual, el denominado neoliberalismo, ya no asusta a nadie. Ya no es un manto absolutorio, 'totalizador', ya se le estan notando las costuras. En ese sentido, los discursos de los margenes se han reactualizado. Se puede empezar a hablar que la epoca postmoderna esta terminando y que una nueva palabra (aun desconocida, pero quiza una que todos usamos y que alguien ya nombrara en el sentido epocal cabal) asomara en el horizonte en la proxima decada para nombrar un nuevo proceso del capital. Un nuevo modelo puede surgir de ese perido. Lo que no se puede predecir es si se tratara de un periodo con un nucleo capitalista mas duro o uno que libere fuerzas nuevas que provoquen la conformacion de nuevos campos de fuerza.

ernesto dijo...

Daniel:
En la actualidad pareciera, a pesar de algunas crisis, que el único modelo a seguir es el capitalismo en su variante liberal. Pero de que debemos imaginar otro modelo a futuro eso es indudable y deseable.

Yo me pongo a sacar cuentas de los beneficios que recibe mi abuelo por jubilación, las leyes laborales bajo las que trabajó, la calidad de vida que se podía permitir y ese tipo de asuntos y veo que en tres generaciones las cosas no han ido necesariamente para mejor. Hace quince años se nos vendió a los peruanos que menos protección del Estado, unido a un Estado más chico y eficiente, iba a generar mayores empleos y más prosperidad. Hace unos meses se barajó la posibilidad de que, para aumentar la productividad de las empresas, se debía reducir las vacaciones. Tenemos cuatro años de crecimiento económico, algo nunca visto desde Odría, pero el sueldo mínimo vital no lo quieren subir porque los empresarios se arañan.

Yo no soy experto para decir si el capitalismo se ha agotado o no, pero opino si no se crea un efectivo contrapeso al sacrosanto mercado sería difícil creer que estamos progresando.

Poniéndonos "culturosos", y tal vez mezclando papas con camotes, es increible que en Lima sólo por una semana se pueda ver cine boliviano, chileno, colombiano, etc. Pero por las leyes del mercado debamos todo el año que ver sólo un tipo de cine (el de Hollywood). O para leer a autores de otros países latinoamericanos debamos esperar a que los publiquen una editorial española, la cual primero piensa en lo que le gustaría al público ibérico. Con esta realidad, ¿cómo pensar en tener una identidad latinoamericana o siquiera peruana?

Unos datos sueltos que me dieron en la Cámara Peruana del Libro el año pasado para un reportaje. La ley del mercado hace que en el distrito más populoso del Perú, San Juan de Lurigancho o Nuevo San Juan, con más de medio millón de habitantes, no haya ni una sola librería (de esas que venden libros y no papel y cuadernos, se entiende). Lo mismo pasa en varios departamentos del país. No hablo de bibliotecas públicas, que eso es otro drama. Y después nos preguntamos porqué se lee sólo un libro al año.

Por otro lado, una curiosidad. El anónimo de las 3:10 dice que "ni siquiera González Prada" utilizó al indio de manera oportunista. ¿Qué oportunismo le vio a González Prada en su discurso para decir esto?

Anónimo dijo...

Ernesto, el anonimo de las 3.10 no ha dicho que "'ni siquiera González Prada' utilizó al indio de manera oportunista." Lo que dijo fue que Mariategui ni Gonzalez Prada jamas utilizaron al indio.

ernesto dijo...

Sí entiendo que el anónimo de las 3:10 no afirma que ni Mariátegui ni González Prada utilizaron oportunistamente al indio. Lo que me incomoda es el ni siquiera. O sea ¿es más probable un discurso oportunista de González Prada? ¿O estoy rizando mucho el rizo?

Anónimo dijo...

En principio, ojo que a las comunicaciones que se publican en los weblogs no hay que darles un caracter tan absolutorio. Son propias de una escritura rapida, como en un email. No son (re)pensadas (menos reescritas) a modo de articulo periodistico o ensayo. Ahora, cuando se dice "Mariategui jamas utilizo asi al indio. Ni siquiera Gonzalez Prada", si, quiza el "ni siquiera" esta traicionando inconscientemente un pensamiento que ve a MGP como un intelectual, por mas librepensador o anarquista que se quiera, que forma parte del bando "blanco" (es decir: ni siquiera MGP, que es blanco, es decir, que proviene de las clases poseedoras, hablo acerca del indio con el objetivo de utilizarlo oportunistamente). Lapsus a los que lleva responder irritadamente al novisimo e irritante humalista Leo Zelada. Ojo que Humala ya casi esta segundo en las encuestas. Que nuevo quinquenio nos aguarda? Buen ojo Ernesto.

Jose Carlos dijo...

Zizek es autor de libros tan emblemáticos como El sublime objeto de la ideología, (1989), Mirando al sesgo (1991), Todo lo que usted siempre quiso saber sobre Lacan y nunca se atrevió a preguntarle a Hitchcock (1992), ¡Goza tu síntoma! Jacques Lacan dentro y fuera de Hollywood (1992), Las metástasis del goce. Seis ensayos sobre la mujer y la causalidad (1994), El espinoso sujeto. El centro ausente de la ontología política (1999), ¿Quien dijo totalitarismo? Cinco intervenciones sobre el (mal)uso de una noción (2001), Krzysztof Kieslowski. Entre la teoría y la post-teoría (2001), El espectro merodea siempre. Actualidad del Manifiesto del Partido Comunista (2002), A propósito de Lenin. Política y subjetividad en el capitalismo tardío (2003), Órganos sin cuerpos. Deleuze y consecuencias (2004), El títere y el enano. El núcleo perverso del cristianismo (2005), La revolución blanda (2005), La suspensión política de la ética (2005).
En uno de sus más recientes libros, Violencia en acto. Conferencias en Buenos Aires, publicado el año pasado por la editorial argentina Paidos, que reúne una serie de conferencias ofrecidas en noviembre del 2003 en Buenos Aires, Slavoj Zizek sostiene una afirmación “extraordinaria” (en el sentido de inesperada) referida a nuestro país, aunque específicamente a la práctica político-militar de Sendero Luminoso. En el capítulo quinto del libro Zizek, en uno de sus acápites, sostiene:

'Aunque resulte difícil de sostener como modelo literal a seguir, este rechazo total del Enemigo, precisamente en su aspecto de asistencia "humanitaria", no importa cuáles sean los costos, debe ser apoyado en su intención básica. De modo similar, cuando Sendero Luminoso tomó un pueblo, no se ocupó de matar a los soldados ni a los policías acantonados allí, sino más bien a los asesores agrícolas y trabajadores sanitarios de Naciones Unidas y los Estados Unidos, que trataban de ayudar a los campesinos locales; después de arengarlos por horas y de forzarlos a confesar públicamente su complicidad con el imperialismo, los mataron. Por brutal que haya sido este procedimiento, estaba sostenido por la idea correcta: ellos, y no la policía ni el ejército, eran el verdadero peligro, el enemigo en su forma más pérfida, dado que estaban “mintiendo bajo la máscara de la verdad”; cuanto más “inocentes” eran (“realmente” trataban de ayudar a los campesinos), más servían de instrumento a los Estados Unidos. Solamente el golpe contra el enemigo en el punto en que “nos ayuda” presenta una verdadera autonomía y “soberanía” revolucionarias (para usar el término en el sentido de Bataille). Si se adopta la actitud de “tomemos lo bueno del enemigo y rechacemos o aun combatamos lo malo”, estamos ya atrapados en la trampa liberal de la “ayuda humanitaria”.' (pag. 167)

Pienso que las implicancias políticas referidas a este punto específico del pensamiento de Salvoj Zizek nos obligan a redefinir y situar la obra de este autor en relación de nuestro devenir histórico como nación. Me parece un buen punto para trazar aquí una discusión en torno a este autor capital en el mundo de hoy.

Daniel Salas dijo...

Yo pienso que en primer lugar Zizek debe revisar sus fuentes. Si la cita es correcta, Zizek
se está basando en datos flagrantemente falsos: todos sabemos que Sendero masacró campesinos y asesinó policías

Y aun si no hubiera sido así, no entiendo cómo se podría justificar la matanza de asistentes norteamericanos. Habría que leer la conferencia completa para entender bien qué es lo que Zizek quiere decir. Hasta donde entiendo, parece hablar desde la racionalidad subversiva y tratar de comprender su consistencia, pero me faltan datos para saber si la está aprobando.

No veo tampoco necesaria esta apelación a la autoridad. Es claro que nosotros sabemos más sobre Sendero que Zizek. ¿O no? ¿Alguna vez lo vieron a Zizek en la sierra peruana realizando trabajo de campo o informándose con los miembros de la CVR? ¿Está queriendo decir el anónimo que cita a Zizek que debemos dudar de que Sendero haya sido un grupo genocida simplemente porque un académico esloveno suelta este infundio? No, pues.

Cuando planteé el problema de la perspectiva del capitalismo, no lo hacía restringiéndome al neoliberalismo. El capitalismo puede adqurir muchas otras formas, incluyendo el estatismo o el mercantilismo, como lo sabemos. Lo que yo pregunto es si podemos pensar seriamemente en reformas políticas más allá del capitalismo. Una de las razones por las que debemos temer a Humala es precisamente que destruya la inversión, que aísle al país y que aniquile la clase empresarial. No veo un futuro en esas estupideces.

Jose Carlos dijo...

"¿Está queriendo decir el anónimo que cita a Zizek que debemos dudar de que Sendero haya sido un grupo genocida simplemente porque un académico esloveno suelta este infundio?" No, la discusion va en torno al propio pensamiento de Zizek mas alla del propio ejemplo en si. El ejemplo es simplemente provocador, pero no se puede soslayar que existe y es parte del pensamiento de un autor muy radical y popular (vean la foto ante un auditorio repleto en Bueno Aires picando en su nombre en el post de Faveron) y anti-sistema.

"Cuando planteé el problema de la perspectiva del capitalismo, no lo hacía restringiéndome al neoliberalismo. Lo que yo pregunto es si podemos pensar seriamemente en reformas políticas más allá del capitalismo." Lo que alguien respondio a partir de la pregunta de Salas un poco mas temprano fue que "Un nuevo modelo puede surgir de ese perido. Lo que no se puede predecir es si se tratara de un periodo con un nucleo capitalista mas duro o uno que libere fuerzas nuevas que provoquen la conformacion de nuevos campos de fuerza."

Anónimo dijo...

Quiza lo que Salas podria decirnos es que piensa de lo que Zizek llama la trampa liberal de la “ayuda humanitaria”. Esto al margen de los asesinatos cometidos por SL.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Mucho cuidado con la cita de Žižek que se ofrece aquí---presentada, a no dudarlo, por un senderista, porque solo un senderista puede presentar una cita de ese tipo sin la más mínima preocupación por lo que realmente quiere decir, bajo la fanática y ciega ilusión de que, de algún modo lejano, justifica sus crímenes.

Esa cita es parte de un artículo que Žižek publicó en The South Atlantic Quarterly (103:2-3, pp. 501-521, 2004), una publicación de Duke University---imagino que además presentó eso en Buenos Aires. El número está dedicado a un examen filosófico de la noción de derechos humanos. Eso debería bastar para levantar sospechas, pero hay más.

El artículo se llama “From Politics to Biopolitics . . . and Back”. Uno de las primeras cosas que hace este artículo es denunciar lo que el autor considera una doble actitud en el liberalismo (un ejemplo del autor: los países ricos envían ayuda caritativa los mismos países que empobrecen con sus políticas más generales). En particular en los momentos previos al pasaje en cuestión, critica Žižek la idea de que haya una verdadera oposición entre actos políticos estratégicos y actos políticos destructivos; es decir, no hay actos apolíticos, y más importante, no se puede decir sin costo que una particular forma de organización, la democracia, digamos, sea una forma que excluye otras alternativas (lo cual, por supuesto, no es ninguna novedad). Menciona Žižek algunos de los que él llama experimentos de “auto-organización” (NO-democrática): entre otros, los rebeldes de Canudos (una banda de fanáticos religiosos), los combatientes vietnamitas (que cortaban los brazos de los niños vacunados por los soldados norteamericanos) y los así llamados “pueblos liberados” de la banda terrorista Sendero Luminoso (que prefería matar ingenieros y campesinos)---nosotros podríamos añadir seguramente a los talibanes, a los extremistas que se niegan a hacerse una transfusión de sangre, a los anti-abortistas que asesinan médicos abortistas, y a otros de esa calaña. Todos estos son ejemplos de gente que busca una verdadera “autonomía” con respecto a su enemigo: no importa cuánto bien venga del enemigo, todavía es el enemigo; no importa cuánto nuestros métodos nos alejen de nuestro ideal, el objetivo es lo que importa. Pero Žižek NO presenta estos ejemplos como la actitud “correcta” a seguir. De hecho, menciona precisamente como parte de un juego en relación con los intelectuales de izquierda que alabaron a Stalin, la noción de “guerra sin muertos (de nuestro lado)”, la obsesión con lo políticamente correcto, etc.

Žižek quiere eliminar de la noción de derechos humanos el carácter abstracto que esta tiene en el mero humanitarismo (que no le permite evitar ni las guerras ni los crímenes masivos). Yo no estoy seguro de que haga eso con éxito, por razones que no vienen al caso---están invitados a leer el artículo, que no se agota en lo que he descrito, y convencerme de que sí lo hace. Pero sí creo con toda seguridad que en ese trabajo no aboga ni por asomo a favor de un holocausto senderista, talibán o canudiense. Pero incluso si así lo hiciese (el artículo trata de ser controversial, eso sí), tal hecho sería irrelevante. Simplemente, estaría equivocado.

Jose Carlos dijo...

Muy bueno el comentario de Mondoñedo. Simplemente que aqui se muestra como un intolerante y un imbecil: "la cita de Žižek que se ofrece aquí (es) presentada, a no dudarlo, por un senderista".

Daniel Salas dijo...

El que presenta esta cita de Zizek, con el seudónimo de José Carlos, dice que debemos considerar las "implicancias políticas" de tal artículo.

Yo no le veo ninguna. Después de la aclaración de Miguel R. M., yo solo implico que: a) Zizek no es un senderista; b) Zizek no aprueba el senderismo; c) Zizek quiere analizar la actitud del fanático y que d) el tal "José Carlos", maliciosamente, nos ha querido confundir con una cita sacada fuera de contexto. La demostración de la filiación senderista de "José Carlos" se halla en una respuesta a mi pregunta. Yo pregunté:

"¿Está queriendo decir el anónimo que cita a Zizek que debemos dudar de que Sendero haya sido un grupo genocida simplemente porque un académico esloveno suelta este infundio?"

Y "José Carlos" respondió:

"No, la discusion va en torno al propio pensamiento de Zizek mas alla del propio ejemplo en si. El ejemplo es simplemente provocador, pero no se puede soslayar que existe y es parte del pensamiento de un autor muy radical y popular"

José Carlos. en lugar de explicar el contexto de la cita como lo hizo Miguel RM, optó por la lectura de que, en efecto, Zizek aprobaba el actuar de Sendero. Pero esto era falso. Y a pesar de que eso era falso, José Carlos quería que consideremos las "implicancias políticas" de esta aserción.

Una de las estrategias de Sendero ha sido confundir mezclando la verdad con la mentira. Esta es una actitud típica de los fanáticos, como Michael Shermer los explica para el caso de los fundamentalistas cristianos que niegan la evolución y los revisionistas del Holocausto. En vez de hacerle caso al tramposo de José Carlos, regresemos a la discusión.

Jose Carlos dijo...

No que querido mentir ni hacer trampas, quiza solo provocar. La cita la puse en relacion a las preguntas de Salas respecto a un modelo distinto al capitalismo en un futuro. En cualquier caso, mas alla de los crimenes de SL, la cita se mantiene. Creo que lo central es aquello que Zizek llama la trampa liberal de la “ayuda humanitaria”. Quiza la discusion se puede centrar en eso.

Jose Carlos dijo...

Lo que sucede, Salas, es que hay que considerar que "organizar las sociedades de acuerdo con algún otro modelo" mas alla del capitalismo (en cualquiera de sus variantes, como el neoliberalismo actual) no es cualquier cosa. Requiere fuerza de voluntad extremas. Zizek puede estar ejemplificando al "fanatico". Alguien podria alcanzarnos algun ejemplo de Zizek mas alla del "fanatico" que signifique un paso adelante para superar el modelo capitalista? Como superar la trampa liberal de la “ayuda humanitaria”?

Jose Carlos dijo...

Y en relacion a lo explicado por Modoñedo y que Salas avala. Como entonces nos explicamos esta afirmacion de Zizek antes de darnos su ejemplo?: "Aunque resulte difícil de sostener como modelo literal a seguir, este rechazo total del Enemigo, precisamente en su aspecto de asistencia "humanitaria", no importa cuáles sean los costos, debe ser apoyado en su intención básica." Intencion basica. Zizek rescata eso para superar la trampa liberal de la “ayuda humanitaria”. Zizek puede estar diciendonos que incluso los ejemplos mas fanaticos nos pueden otorgar ciertas lecciones. No avalara la practica en si misma, pero rescata la "intencion basica" de la misma. eese es el espiritu de la cita y sobre eso hay que saber desarrollar una idea tambien.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

El terrorista "jose carlos" [de dónde sacaste ese alias? de tu dios Mariátegui (el inspirador del criminal A. Guzman)?] trata de hacernos creer que la cita de Žižek lo justifica.
Es verdad que Žižek está tratando de comprender al fanático, pero no necesariamente en el sentido que Daniel parece sugerir. Está proponiendo que hay algo en esos fanáticos de lo que "un revolucionario" puede aprender, o incluso imitar. Al hacerlo, cae en el mismo error que está denunciando.
En el párrafo en cuestión Žižek termina diciendo: “Si uno adopta la actitud de ‘tomemos del enemigo lo que es bueno y rechacemos lo que es malo’ uno está ya atrapado en la trampa liberal de ‘ayuda humanitaria’ ”. Podríamos igualmente decir: “Si uno adopta la actitud de ‘tomemos del terrorista lo que es bueno y rechacemos lo que es malo’ uno está ya atrapado en la trampa fanática de ‘la revolución’ ”
Su razonamiento está equivocado. No tenemos nada que aprender de criminales como tú, jose carlos.

Jose Carlos dijo...

Que bravo este fanatico de Mondoñedo. Ya me tildo de "terrorista" No se que quiere decir que la "cita de Žižek lo justifica". Sin embnargo, a pesar de que me pone el apodo ultraderechista de moda, me da la razon: "Es verdad que Žižek está tratando de comprender al fanático". Luego corrige al propio Daniel Salas, alguien cercano a su postura intolerante. Luego me sigue dando la razon: "[Zizek] Está proponiendo que hay algo en esos fanáticos de lo que "un revolucionario" puede aprender, o incluso imitar." Pero al toque le enmienda la plana: "Al hacerlo, cae en el mismo error que está denunciando." Y luego equipara terrorista con revolucionarios, que torpe. Y cree que Zizek cae en ese "error". La parte final de su email francamente da pena. No aprendes nada de mi, pero sin embargo utilizas mis argumentos y mis conclusiones. Espectacular, Mondoñedo, que inteligente eres. Yo a la carcel. Tu, a la gloria. Y el pueblo? Que nos importa, no?

Anónimo dijo...

Creo que hay un exceso de ustedes Daniel y Miguelon contra jose carlos. Por sus post no me consta que sea senderista. Es posible que tenga simpatias por SL o no, pero eso no viene al punto. Al contrario, negarse a ver su punto simplemente descalificandolo como terrorista es un gesto totalitario. Su punto -lo ha repetido varias veces- creo que es: "Que piensan de la trampa neo-liberal de la 'ayuda humanitaria'?"

Jose Carlos dijo...

Mondoñedo, fuera de "bromas" o de "polemicas" adjetivales, puedo pedirte que me respondas (o a un "terruco" no se le puede responder?) sobre esto en particular?:

Y en relacion a lo explicado por Modoñedo y que Salas avala. Como entonces nos explicamos esta afirmacion de Zizek antes de darnos su ejemplo?: "Aunque resulte difícil de sostener como modelo literal a seguir, este rechazo total del Enemigo, precisamente en su aspecto de asistencia "humanitaria", no importa cuáles sean los costos, debe ser apoyado en su intención básica." Intencion basica. Zizek rescata eso para superar la trampa liberal de la “ayuda humanitaria”. Zizek puede estar diciendonos que incluso los ejemplos mas fanaticos nos pueden otorgar ciertas lecciones. No avalara la practica en si misma, pero rescata la "intencion basica" de la misma. Ese es el espiritu de la cita y sobre eso hay que saber desarrollar una idea tambien.

Anónimo dijo...

De cual "trampa fanática de ‘la revolución’" habla el Sr. Rodriguez-Mondoñedo? Toda revolución conlleva una "trampa fanática" nos quiere decir? Su dar la vuelta al pensamiento de Zizke flaquea por ese lado. Le da la vuelta, pero desde una posición conservadora por decir lo menos. Así uno podría sacarle la vuelta a todo y no avanzar en nada. Creo que lo quela gente quiere es avanzar democráticamente sobre la base de pensadores radicales y progresistas como Zizek. Los argentinos pudieron intercambiar opiniones con él (al igual que Faverón, que pudo escucharlo desde una privilegiada tribuna gringa, lo que le permite "criticarlo"). Y nosotros en Lima, ni Buenos Aires podemos ser.

Christopher Logue dijo...

"Si vas a decir lo que quieres, también vas a oír lo que no quieres".

Han demostrado su intolerancia, al llamar a 'José Carlos': terrorista. Retomen la discución [aunque no es el caso], exponiendo sus ideas y no imponiéndolas: Miguel y Daniel.

Daniel Salas dijo...

Es absurdo que me acusen de “imponer” ideas cuando lo que hago es escribir desde mi casa. No le he puesto ningún revólver en la cabeza a nadie, ni lo he amenazado de ninguna otra manera para obligarlo a pensar como yo, método de convencimiento que sí ejercía Sendero, grupo con el cual no podemos ser tolerantes en absoluto. Ahora resulta que estar a favor de la libertad y en contra de la muerte es ser un “conservador”. ¿Vamos a aceptar de una buena vez que es necesario construir sociedades en las cuales las personas sean realmente libres o vamos a insistir en que una élite tiene el derecho de imponer a la gente su modelo de felicidad?

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

En efecto, dado que el razonamiento de Žižek supone que TODO liberalismo incluye una trampa humanitaria, podemos usar esa misma forma lógica para decir que toda revolución contiene una trampa fanática. Eso puede ser verdad o no, pero no es lo que aquí está en discusión.
Del razonamiento de Žižek podemos decir lo mismo que dice Abelardo Oquendo de Kundera (ver el nuevo post de Gustavo): "podría afirmarse lo contrario con igual validez aparente; basta con una cierta elocuencia".

Anónimo dijo...

"Es absurdo que me acusen de “imponer” ideas cuando lo que hago es escribir desde mi casa." No pues Salas, nada de cinismo por favor. El "imponer" esta referido al espacio circunscrito a este post. Tampoco nos hables como si fueramos "caidos del palto".

"dado que el razonamiento de Žižek supone que TODO liberalismo incluye una trampa humanitaria". Ya pues Mondoñedo, que manera de avanzar la discusion. Tus peros son bien reaccionarios, quieren pasarse por muy agudos y puntuales pero con lideres como tu no llegamos a nada. Esto que pones aqui es otro juego de palabras que no contribuye a perfilar al enemigo que nos tiene sojuzgados, misios, sin chorreo, que nos roba, que permite a Fujimori hacer lo que le da la gana (si hasta Vargas Llosa lo dice):
"dado que el razonamiento de Žižek supone que TODO liberalismo incluye una trampa humanitaria, podemos usar esa misma forma lógica para decir que toda revolución contiene una trampa fanática. Eso puede ser verdad o no, pero no es lo que aquí está en discusión."

Abelardo Oquendo? Por amor de Dios, debemos dejarnos llevar entonces por un hombre refinado y cinico como este? Que ha aportado este Sr. al pensamiento nacional mas alla de un manual de puntuacion? Pero, por supuesto, filosofos de weblog solo pueden remitirse a una autoridad que mas alla de ser un periodista cultural no dice nada a nuestro devenir como nacion. Que Oquendo haya sido su profesor en la Catolica no quiere decir nada. Yo tambien podria apelar a lo que me dijo mi profesor Huampachano en mi colegio 156746, Cerro El Cosme, al fondo a la izquierda.

Anónimo dijo...

En relacion a la pregunta (retorica) de Salas: "¿Vamos a aceptar de una buena vez que es necesario construir sociedades en las cuales las personas sean realmente libres o vamos a insistir en que una élite tiene el derecho de imponer a la gente su modelo de felicidad? " Como resolver "elite", "gente" y "modelo"? Quien propugna el modelo? No es siempre una elite? Esta contradiccion, que yo sepa, nunca ha podido ser resuelta. Ni por los postcoloniales ni por los subalternistas.
Bueno fin de semana, Sr. Faveron.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

El párrafo final de el comentario anterior es realmente infame, insultante y gratuito. Abelardo Oquendo (que no ha sido profesor, hasta donde sé, de ninguno de los participantes en esta conversación) es sin duda alguien a quien, entre otras cosas, hay que agradecer uno de los pocos espacios de discusión cultural y democrática en la prensa peruana, su columna de La República, además de la existencia de la revista cultural más longeva e interesante del país, Hueso Húmero. Un insulto encadenado con un argumento ad hominem injustificable, sólo refrenda la voluntad de cobardía y las ganas de ensuciar la conversación de quien, anónimamente, lo escribió.

Daniel Salas dijo...

Ya, pues, anónimo. Miguel no ha citado a Oquendo porque sea una “autoridad”, sino porque su enunciado es bastante razonable y viene al caso. Interensate. Parece que el anónimo solamente acepta ideas que vengan de alguna “autoridad” consagrada. El anónimo es tan “revolucionario” que desprecia lo bueno o interesante que pueda haber sido dicho por un modesto profesor de su colegio. En principio, nada le impide a una persona de Comas enunciar una frase con sentido. Claro que para los “revolucionarios” que le rinden pleitesía a la letra y al libro (mismo Valverde enfrentando a Atahualpa) la verdad proviene de algunas fuentes autorizadas e incuestionables y es imposible de hallarse en una persona carente de fama o riqueza (la alusión a los cerros de Comas es una evidencia flagrante de clasismo asqueroso; hay que tener más respeto por la gente). Para el absurdo anónimo, todavía hay un centro ideológico del cual es imposible desprenderse. Esto sí que es medieval y reaccionario.

Anónimo dijo...

A Oquendo "hay que agradecer uno de los pocos espacios de discusión cultural y democrática en la prensa peruana, su columna de La República, además de la existencia de la revista cultural más longeva e interesante del país", de acuerdo (ahora, ser longevo no se que signifique, en cualquier caso aprovecho para felicitar a Ciudad Letrada, la longeva revista de literatura de Huanncayo), pero apelar a Oquendo para zanjar una discusion en torno a Zizek, ya pues. Ni a Zizek ni a Kundera, Faveron.

Sobre lo que dice Salas, claro, ahora vienes a querer riduculizar por hablar "mal" de Comas pero, cuando alguno de Uds "pituquitos miraflorinos" ha venido a apelar a la autoridad de alguno de estos profesores? Cuando alguno de ellos ha podido publicar su comentario cultural en algun medio de comunicacion? Como Faveron publica en Hueso Humero, pues se pone sabroso.

El comentario de las 9.09 PM sigue en pie.

IQ.

Luis dijo...

Ya pues, Anonimo, Oquendo tiene una columma "democratica". Tampoco te tragues todos los zapos de este grupito de patitas de siempre: Mondoñedo, Salas y Faveron, el pueblo jamas pasara por ellos.

Luis dijo...

Ya pues, Anonimo, Oquendo tiene una columma "democratica".?

Anónimo dijo...

Y a todo esto, que nos dice Faverobn respecto a la cita en si de Zizek?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Hay por ahí un par de personas que firman, uno, como "Luis", y el otro, asumo que en un gesto de auto ironía, como "IQ".

Ambos tienen un problema de lectoescritura (y no me refiero al talento ortográfico que lleva a uno de ellos a escribir "zapo" con zeta): leen dos posts de cien palabras cada uno, tres o cuatro comentarios de veinte palabras, los mezclan todos en sus "mentes", se les hace un laberinto y responden inconsecuencias.

¿Ahora resulta que yo (o alguien) he pretendido resolver un debate sobre Zizek con argumentos de Oquendo? Hay que regresar a leer bien los textos, y no fingir que se tiene interés en debatir seriamente sobre Zizek cuando no se es capaz de leer un simple párrafo.

Anónimo dijo...

Sapo con zeta es zapo-zelada pues Faveron, te estas quedando.

"¿Ahora resulta que yo (o alguien) he pretendido resolver un debate sobre Zizek con argumentos de Oquendo?" No tu, pero mira esto que puso Mondoñedo:
"Del razonamiento de Žižek podemos decir lo mismo que dice Abelardo Oquendo de Kundera (ver el nuevo post de Gustavo): "podría afirmarse lo contrario con igual validez aparente; basta con una cierta elocuencia". "

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

El argumento de Žižek no se refuta con Oquendo---de hecho, Oquendo no habla de Žižek. Nadie está tratando de hacer eso aquí.

El argumento de Žižek se refuta por el hecho de que podemos aplicarlo libremente a otros dominios y obtenemos resultados contradictorios. Por ejemplo, si Žižek dice que aceptar la más mínima ayuda humanitaria (o las vacunas, o los ingenieros agrónomos) implica una forma de colaboración con "el enemigo", usando el mismo argumento podemos decir que la más mínima admiración hacia los terroristas implica una colaboración con ellos. Sin embargo, precisamente Žižek sugiere una suerte de admiración por la actitud fanática en general (aunque rechace sus acciones extremas concretas). Eso es una contradicción (incluso parece a propósito): si Žižek tiene razón en lo de la ayuda humanitaria, no puede tener razón en su admiración por los fanáticos (y viceversa). Žižek refuta a Žižek.

Si eso es correcto, significa que Žižek está armando un circo de provocaciones elocuentes. No dice nada profundo, en realidad. Eso es lo mismo que descubre Oquendo en Kundera.

Jose Carlos dijo...

Bueno, pasada la noche, con una mananera manana de domingo, digo: ok, aceptemos esta ultima lectura de Mondoñedo (y ya ven que no hay necesidad de ir terruqueando a las personas?).

Leo Zelada Grajeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dagberty dijo...

Leo Zelada, respecto a lo que dijo Mariategui, tambien es bueno recordar que en sus "7 Ensayos" partia de una opinion racista respecto a los afroamericanos y los asiaticos. Por cierto, ¿que lugar ocupan estos en la Nueva Republica Chola de Herr Humala?

Anónimo dijo...

Alguien puede decir algo sobre Costa Rica?