8.12.05

Harold Pinter y el drama de la realidad

Incapacitado por el cáncer, Harold Pinter no pudo viajar a Suecia a recibir el Premio Nobel. Envió su discurso en un video, en el que aparece en silla de ruedas, guardando largas pausas, propias de un dramaturgo que ha hecho del silencio un elemento central en sus obras teatrales.

Entre pausa y pausa, su discurso ha sido una durísima crítica de la política internacional de los Estados Unidos y de sus aliados británicos. De hecho, Pinter ha sugerido que Bush y Blair deberían ser vistos y tratados como criminales de guerra.

Pinter habló, además, de un compromiso moral que nos debe llevar a tomar la "determinación intelectual resuelta e inquebrantable, como ciudadanos, para definir la auténtica verdad de nuestras vidas y nuestra sociedades". Añadió luego que, "si tal determinación no está personificada en nuestra visión política, no tenemos esperanza de restaurar lo que casi se ha perdido: la dignidad del hombre".

La idea parece un calco de lo dicho por Günter Grass apenas un par de días antes, para el caso de los intelectuales alemanes. Antes de retirarse, la vieja guardia de la literatura europea parece querer hacer un último esfuerzo para que el compromiso de los escritores con sus sociedades no termine de extraviarse.

El texto de su discurso está sintetizado, en español, en este artículo de El País, e íntegro en francés o inglés en la página oficial de los Premios Nobel.

43 comentarios:

Martín dijo...

Pinter y Grass hablan de un compromiso con la sociedad. Juan Marsé renuncia como jurado al Premio Planeta sugiriendo que la Literatura actual se parece cada vez más a un desfile de modas (o algo así). Además, el Premio Tuquets de Novela es declarado desierto… También renuncia otro jurado de un premio tan importante como el Nóbel… Sería interesante que escribieras un post tratando de dar una lectura a estos sucesos literarios del 2005, que quizás se deban también a la carencia de la literatura actual de un fondo, muchas veces hallado en algún compromiso con la sociedad… (Aunque sin entender al término compromiso con la connotación ideológica o política que suele dársele).

Daniel Salas dijo...

Lo que dice Martín Palma es muy interesante: es posible en efecto postular una crisis de los modelos literarios o de sus paradigmas que se evidenciaría en esta ausencia de reconocimiento de la vieja guardia en la escritura de las nuevas generaciones. Por ejemplo, alguien como George Steiner ¿ha estudiado o ha pedido estudiar algún escritor posterior a su generación?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Otro que podría entrar en esa lista que Daniel abre con Steiner, es Harold Bloom, un crítico que está siempre orientado a la narrativa anterior a él. Eso, por supuesto, no tendría nada de criticable si no fuera por que Bloom es alguien que se arroga el papel de constructor del canon y se reclama, entre otras cosas, como crítico de literatura contemporánea. Es sabido que sí hay autores como García Márquez y Vargas Llosa, por ejemplo, en el "Canon occidental" de Bloom, y que eso es lo más reciente que Bloom quiere canonizar, pero incluso en esos casos es vox populi en la academia que Bloom, más que darse el trabajo de estudiar seriamente a los latinoamericanos, sigue de cerca el consejo de su colega de Yale, Roberto González Echevarría.

Anónimo dijo...

Pinter tiene toda la razon en su critica a la politica exterior de terrorismo de estado de USA. Mas aun, critica tambien el cobarde silencio que enmudece a muchos intelectuales y lideres del mundo respecto a estos crimenes y sus hipocritas justificaciones. Pero hay algo peor aun que el silencio asustado: parece mentira pero existen intelectuales que incluso se prestan a la desinformacion y justificacion de los crimenes de USA. Estos ultimos merecen nuestro mas profundo desprecio moral. Por eso Vargas Llosa es, en terminos de etica, basura.

Pipo dijo...

Que te avala "usuario anónimo" para esa crítica despiadamente tendenciosa, mezquina e injusta. Dime por que te asusta poner tu nombre y asi saber a quien le ganaste y con que autoridad opinas, o acaso eres otro imbecil palomilla de ventana que solo escribe desde el anonimato.

Anónimo dijo...

"a quien le ganaste y con que autoridad opinas"?---> la apelacion a la autoridad no es argumento logico, mamon.

Christopher Logue dijo...

"...parece mentira pero existen intelectuales que incluso se prestan a la desinformacion y justificacion de los crimenes de USA. Estos ultimos merecen nuestro mas profundo desprecio moral. Por eso Vargas Llosa es, en terminos de etica, basura."

A Mario Vargas Llosa no le interesa las muertes de civiles inocentes en Irack. Porque, según él, ve en esta intervención/invasión, de los Estados Unidos, la consolidación de la 'democracia' occidental en Medio Oriente. Completamente alejado de la realidad somete sus ideas defendiendo una de las más grandes atrocidades del mundo en estos momentos. Se le puede considerar uno de los 'mejores' escritores, pero algo que nos queda claro es que Mario Vargas LLosa, quien despues de un pasado socialista asumio ideas bastantes estupidas, es un intelectual comprometido con sus ideas y no con la sociedad.

Christopher Logue dijo...

"Creen los narcotizados por el neón y las finanzas, que vivimos una etapa histórica de libertad inusitada. Ninguna percepción más ingenua que ésta. Se afirma que ahora las minorías poseen voz y voto en la democrática cultura oficial; se dice: 'las mujeres, los grupos étnicos marginales y los homosexuales, tienen una preponderancia en el espacio público occidental mayor al de toda la historia'. El sistema capitalista, una vez entrado en lo que se conoce como etapa postfordiana o capitalismo multinacional, se ha encargado de asimilar lo que antes marginó. Euforia ficticia posee a los transeúntes de las grandes ciudades, que sólo con tener los papeles en regla y una tarjeta de crédito, pueden andar por las avenidas iluminadas sometidos a las pulsiones de la publicidad y experimentando el orgullo del consumidor que exige un producto que colme sus expectativas. Nadie está excluido: todos somos usuarios que posibilitamos el fortalecimiento del mercado y la hegemonía del cada vez más abs-tracto capital".

Esa es la libertad que defiende Mario Vargas LLosa.

Daniel Salas dijo...

No entiendo.
¿Qué tiene de malo asimilar lo que antes se marginó? ¿Hay que marginar lo marginal para siempre?
¿Y qué tiene de malo que más gente participe del mercado? Lo horrible, lo catastrófico, es que haya millones de gentes marginadas del mercado. Esto es lo primero que hay que corregir, porque mientras no sea así el capitalismo será de beneficio para algunos cuantos. Si alguna revolución hay que llevar a cabo, esa es la de crear mercados más inclusivos y menos exclusivos, a fin de que la gente decida libremente cómo llevar su vida.

Dices: "Esta es la libertad que defiende Vargas Llosa". ¿Y cuál es esa otra libertad que defiendes tú?

Oskar Matzerath dijo...

Ese Elvis no parece mala gente, pero está despistadazo, y su despiste lo hace decir idioteces, como esa de acusar a Vargas Llosa de ser un inhumano a quien no le importan las muertes de los inocentes. Vargas Llosa las ha denunciado, incluso a pesar de su polémica posición frente al tema de Irak. Y quienes por cuestión de principios estamos CONTRA la invasión americana a Irak debemos darnos un tiempo para pensar sobre nuestra resonsabilidad con los miles de inocentes que murieron a manos de Saddam Hussein y que seguirían muriendo sin esa intervención, más allá de los motivos reales que los Estados Unidos hayan tenido.

Anónimo dijo...

Volviendo a Pinter y comparandolo con Vargas Llosa, aunque sea porque este ultimo es voceado como candidato al nobel desde hace años: las declaraciones politicas de ambos respecto al papel de USA en el mundo no pueden ser mas antagonicas. Ciertamente V.LL. ha denunciado algunos excesos de USA pero esa es la excepcion, la regla es cargar toda la tinta de atrocidades en el mundo a la izquierda, que comprende no solo al comunismo sino a todo aquello que vaya contra la ideologia neoliberal anglobalizada. Incluso parece muchas veces un mero portavoz de la CIA, desinformador y colaborador entonces de las atrocidades que el nobel Pinter acaba de denunciar, en sus valientes declaraciones contra la politica exterior de terrorismo de estado de USA. Notese que Pinter no condona las atrocidades stalinistas: dice que despues de la guerra fria aun falta denunciar los actos de terrorismo de estado y guerra de baja intensidad que cometio USA entonces, y que comete USA ahora en el caso de masacres inhumanas en Irak, las cuales como es sabido se disfrazan de "liberacion", y asi lo propagandiza como muñeco de cuerda el pintiparado Varguitas.

Christopher Logue dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Christopher Logue dijo...

Daniel me pregunta: ¿Y cuál es esa otra libertad que defiendes tú?

Me quedo con esta definición de Bakunin: "...la única clase de libertad que merece tal nombre, la libertad que consiste en el completo desarrollo de las capacidades materiales, intelectuales y morales que permanecen latentes en cada persona; libertad que no conoce más restricciones que aquellas que vienen determinadas por las leyes de nuestra propia naturaleza individual..."

¿Podemos definir al ser humano unicamente como consumidor o comprador? En la lógica del mercado sí. ¿De qué libertad hablamos dentro del mercado: de la libertad de poder comprar 'sometidos a las pulsiones de la publicidad'? Daniel es uno de los que piensan y siguen el dogma de: salvo el mercado todo es ilusión.

Mario Michelena dijo...

La virulencia en contra de MVLL realmente pareciera justificar la visión de quienes creen que en el Perú, para ser criticado, basta con ser exitoso. Y cuanto más exitoso, más criticado. No defiendo el rol político de MVLL, pero de allí a llamarlo infame, farsante o tarado me parece que hay un abismo. MVLL al menos tiene el inusual mérito entre nuestros intelectuales de decir lo que piensa y romper con quien tenga que romper (como hizo con Cuba tras el caso Padilla) aunque eso no sea bien visto. A diferencia de ahora, cuando MVLL rompió con Cuba eso era alinearse en contra de todo el aparato cultural latinoamericano. Si algo tiene es integridad (aunque su sagacidad política sea discutible).

En cuanto a los que ven en la invasión yanqui de Irak una atrocidad sin matices, sin contar con que Saddam llevaba un buen medio millón de muertos en su haber, civiles gasificados y demás, quisiera saber a quién proponen como "policía del mundo" que reemplace a los EEUU, y si la respuesta es nadie, que piensan que se haga en casos de genocidio ante la inoperancia de las Naciones Unidas. Estoy haciendo de abogado del diablo repitiendo esloganes pro-yanquis en los que no creo, pero eso solamente para hacer notar que desgraciadamente la polémica respecto a si los poderes occidentales deben tener una actitud militarmente más o menos activa no es tan simple. Sí, odiamos a EEUU, que no lo haga EEUU, que lo haga otro. Pero es que EEUU es el único país desarrollado donde la opinión pública se come el costo social y económico de una guerra. Para los desmemoriados: en 1992 los paramilitares Serbios y el ejército de ese país arrasaron una ciudad Bosnia supuestamente protegida por cascos azules holandeses y masacraron a 10000 civiles. La cosa no cambió de curso hasta que EEUU intervinó y bombardeó a los Serbios. De hecho, toda la actitud de la UE frente a las barbaridades que sucedieron en los balcanes, desde todos los bandos, fue penosamente timorata, y eso que pasaba al ladito. O sea, la cosa no es fácil, caballeros (por supuesto, a este ejemplo relativamente honorable para los gringos se pueden oponer mil ejemplos contrarios)

Christopher Logue dijo...

"En cuanto a los que ven en la invasión yanqui de Irak una atrocidad sin matices, sin contar con que Saddam llevaba un buen medio millón de muertos en su haber, civiles gasificados y demás, quisiera saber a quién proponen como "policía del mundo" que reemplace a los EEUU..."

Los EEUU defensores de la democracia y del orden mundial. Olvida Mario que el objetivo de ellos no fue finalmente derrocar a un dictador como Sadan Hussein y 'liberar' al pueblo de Irak, a quien a decir de Chomsky fue uno de los dictadores al que Washington financió para asesinar a los Kurdos; sino, posesionarse de Medio Oriente, por encontrarse un recurso como el petróleo. Además de encontrar en Medio Oriente un mercado aún desierto.

"Pero es que EEUU es el único país desarrollado donde la opinión pública se come el costo social y económico de una guerra."

Decir que asumen ello es falaz. A la sociedad norteamericana no les interesa lo que esta sucediendo fuera de su país. Una sociedad decadente e individualista como la norteamericana no puede dejar de mirarse a si misma. Otra de las razones sería la desinformación en la que viven permanentemente.

Daniel Salas dijo...

No, Elvis, yo nunca he dicho que el ser humano se define únicamente en tanto consumidor. Tu caricaturizas una postura y luego la refutas. Así es muy fácil. Lo que yo sostengo es que los pobres no son libres y la definición de pobre no es muy compleja: es una persona que participa precariamente del mercado o bien no participa de él, no por decisión propia, sino por falta de oportunidades. Yo no sostengo que el mercado sea toda la libertad posible; lo que sostengo es que sin mercado no hay manera de acceder a los bienes que permiten la libertad. Yo no veo como terrible el hecho de que haya gente consumiendo; lo que me parece una calamidad es que haya tantos millones que no puedan consumir y que, por tanto, no tengan la posibilidad de elegir su modo de vida (consumista, ascético, altruista, comunitarista o como mejor les parezca). Si toda la humanidad participara del capitalismo, con seguridad tendríamos otros problemas qué resolver (ética, estilos de vida, solidaridad, vida buena, estética) pero no hay manera de abordar esos problemas mientras se mantengan marginadas y sometidas en la extrema pobreza a tantas gentes. Y si esto no es así, les pido por favor que me iluminen y me digan qué modelo político alternativo al capitalismo y la democracia es posible. Eso es todo. Estoy dispuesto a escuchar.

Anónimo dijo...

Mi estimado Elvis: en ninguna parte de mi post afirmo creerme la postura propagandista yanqui, sino lo contrario. Y me cito:"Estoy haciendo de abogado del diablo repitiendo esloganes pro-yanquis en los que no creo". Así como a Daniel le interesa saber qué proponen como solución los que vilipendian al capitalismo con esloganes del año del rey Pepino, a mí me interesa saber qué proponen los que por principio parecen ver toda intervención militar de los EEUU (o de la OTAN, para tal caso) en suelo ajeno como algo negativo. ¿Proponen un mundo en el que no haya intervenciones militares foráneas? ¿Cuántos países tienen que favorecer la intervención para que ésta sea considerada multilateral?, etc. O sea, para ponerlo de otro modo: ¿Dejamos que el gobierno de Sudán siga bombardeando a sus propios civiles en Darfur? (un contingente de cascos azules de la Union Africana está supuestamente cuidando la región pero hace rato que les pasaron por encima, y la masacre continúa). No digo ni por asomo que los EEUU sean la solución, y coloco a Bush allí nomás al ladito de Stalin o quien quieran. Pero quiero ver quién tiene algo CONCRETO que decir, más allá de los eslóganes. (La ciudad Bosnia a la que me refería el post anterior es Srebrenica)

Mario Michelena dijo...

Perdón per el accidental anonimato. El post anterior es mío.

cesargutierrezrivas dijo...

Quien no siente, como Pinter, “rabia, horror y asco” frente a los criminales que cubren con fósforo blanco la antigua Mesopotamia -cuna de la civilización, además-, es cómplice de ellos.
Pinter lleva como una condecoración eso de "viejo hombre airado": quien no combate el genocidio y/o es calificado como un hombre de posiciones “polémicas” ante las matanzas, vive sin dignidad.
Pobre.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿Y Pinter qué proponía para terminar con el régimen de Saddam Hussein?

Ojo, no es cosa de ser inocente y pensar que Bush haya entrado en Irak para salvar a los oprimidos o defender la democracia y la libertad, pero ocurre que quienes acusan a Estados Unidos por la invasión JAMÁS dicen qué debía hacerse con Saddam Hussein. Y está de más decir que JAMÁS hicieron algo, y cuando hablaron, hablaron muy poco y muy suave.

Entonces, hay que recordar de vez en cuando que genocidio no significa "crimen cometido por la derecha", sino asesinato en masa, no importa de quién contra quién, y que Saddam Hussein, a diferencia de los Estados Unidos (le duela a quien le duela), tenía un régimen DISEÑADO PARA el exterminio de inocentes.

Es decir, la moral de la acumulación capialista, que lleva a EEUU a desbordar sus propios principios explícitos para atacar, destruir, invadir, con cierta regularidad, a los países que le oponen un problema político (moral omnipresente durante el gobierno de Bush padre e hijo), es distinta de la moral de un régimen como el de Saddam, que institucionaliza la verticalidad y hace del asesinato masivo la columna vertebral de todo su aparato, siendo el poder político, más que el dinero, lo que mueve sus acciones.

Imagino que ahora me van a decir pro-Bush, pero, como esa crítica es absurda, la espero con una sonrisa.

Anónimo dijo...

Esta pagina grafica la masacre de Irak, el terrorismo de estado de USA -que afecta incluso a los propios americanos- y el papel retardatario de la religion: http://www.thefrasergallery.com/
artists/ChawkyFrenn-HolyCost.html

Anónimo dijo...

Alguna vez Carlos Fuentes caracterizo a USA como madre de sus propios hijos y madrastra de los ajenos, refiriendose a la abismal diferencia entre la sujecion a las leyes y el esfuerzo por respetar los principios basicos de la democracia y los derechos humanos del gobierno norteamericano "dentro" de sus fronteras, versus su practicamente absoluta falta de respeto por esos mismos principios cuando se trata de su politica exterior. Por eso discrepo con tu idea, Gustavo, de que haya unos principios americanos que a veces el gobierno desborda por motivos economicos cuando se trata de politica exterior. Creo que la postura norteamericana es mucho mas hipocrita y cinica de lo que piensas: es una postura esquizoide sedimentada y justificada en su afan imperialista: Dentro de USA debe primar la ley y la democracia (y eso que incluso aca se ve que cuando se trata de negros pobres de New Orleans no importa si mueren tras el huracan Katrina); fuera de USA es la ley de la selva, donde se vale todo: Exactamente la verticalidad de Saddam, solo que este la aplicaba fundamentalmente al interior de su expoliado pais. No olvidemos ademas que dementes como Saddam, y como Noriega, e incluso Osama Bin Laden, fueron apoyados por USA y luego el monstruo se les volvio en contra.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Probablemente tengas una buena parte de razón, aunque la fórmula de la esquizofrenia nunca es una buena explicación en política, es sólo la salida más fácil.

En todo caso, la lógica del doble standard sería: el imperialismo americano hacia afuera es uno de los factores que permiten la marcha de la democracia hacia adentro, debido a que el florecimiento económico, acompañado de una formalidad democrática, conforman al pueblo americano y lo hacen más o menos ciego a los demás defectos de sus gobiernos.

Entonces sería interesante preguntarse algo hipoético: ¿qué tendría que pasar para que un gobierno americano cayera? Propongo las tres opciones más obvias:

(a) Que se desbarrancara la economía.

(b) Que se probara la corrupción del gobernante.

(c) Que se probara una sostenida violación de derechos humanos.

Ocurre que:

(a) ya ocurrió, en los treintas, y el gobierno no cayó ni estuvo cerca de caer, ni lo estuvo jamás en ninguna otra crisis económica.

(b) ya ocurrió, con Nixon, y el presidente cayó, pero el sistema absorbió el golpe y siguió caminando.

(c) un gobernante americano tendría que ser muy torpe para invadir un país o declarar una guerra y que su propio pueblo le volviera la espalda, y extremadamente torpe para que la gente aquí creyera, mayoritariamente, que algo como perseguir a Al Qaeda o derrocar a Saddam Hussein es un atentado contra los derechos humanos. Mientras sus enemigos más obvios sean ese tipo de personaje, nadie discutirá con éxito el perfil de "policía del mundo" que asumen los presidentes americanos.

Y el problema es la miopía de sus críticos: todos, incluso tú, piensan que Irak y Afghanistán son los blancos centrales de Bush. El blanco son todos los países del mundo: los que no son invadidos, simplemente, son los que ya han sido conquistados.

Pero mencionas Katrina, y eso es interesante, porque es mucho más complejo de lo que la gente piensa: en primer lugar, si en Estados Unidos existiera esa lógica racista de "como son negros no importan", entonces la popularidad de Bush no estaría hoy en el nivel más bajo de su historia: su popularidad no cayó ni con la crisis, ni con las torres, ni con Afghanistán, ni con Irak: cayó después de Katrina, parejamente, en todo el país, y le podó un treinta por ciento de sus votantes republicanos. Por otra parte, todo el mundo sabe que Bush ha obtenido más votos de población negra y latina que ningún otro republicano en la historia, de hecho, son dos de sus fuertes, y tendría que ser mucho más tonto de lo que se dice para que la inoperancia de FEMA después de Katrina fuera cosa de desinterés por la población negra. Fue, simplemente, culpa de la gigantesca metida de pata de armar un equipo de macro operaciones de salvataje conformado por idiotas e incapacitados, al mejor estilo Fujimori.

(Por último: chequea las opciones a, b y c que anoté antes, y piensa cuáles serían las respuestas en el caso del Perú. Te vas a encontrar con que nuestra moral es mucho más chocantemente "doble" que la americana).

cesaregutierrezrivas dijo...

“¿Y Pinter qué proponía para terminar con el régimen de Saddam Hussein? Ojo, no es cosa de ser inocente y pensar que Bush haya entrado en Irak para salvar a los oprimidos o defender la democracia y la libertad, pero ocurre que quienes acusan a Estados Unidos por la invasión JAMÁS dicen qué debía hacerse con Saddam Hussein. Y está de más decir que JAMÁS hicieron algo, y cuando hablaron, hablaron muy poco y muy suave”.


---> ¿Y por qué quienes acusan a EE.UU. por la invasión tendrían (mos) que decir qué se tiene que hacer con Saddam? ¿Por qué? ¿Eso de decir qué hacer con tal o cual sátrapa no es acaso una labor reservada a esos pocos iluminados que escuchan los mandatos de Dios para liberar a tal y cual pueblo, enviar soldados casi niños a derramar grandes raciones de uranio 235 y luego regresarlos a casa a bordo de herméticas cajas con barras y estrellas? ¿Por qué se les exige o se les exigió a gentes de la talla de Pinter, Sontag, Vidal, De Lillo, Doctorow, Grass, Auster, Baudrillard, Mailer o Gelman –son los que recuerdo en este momento- decidir el destino de los pueblos que, como Irak o Cuba, han tenido la desgracia de caer en manos de genocidas? Creo que, por lo menos en este blog, todos sabemos de sobra qué proponen y propusieron los intelectuales y qué los fusileros y/o iluminados que se irrogan el derecho a decidir sobre la vida y la muerte de hombres, mujeres y niños del planeta (usurpándole esa labor, además, al Dios que dicen escuchar).
(En todo caso, y ya que hablas de Saddam: ¿no se supone que el criminal de las Torres no fue Hussein sino Osama, el mejor ex amigo de Bush papi y Bush II en la Corporación Arbusto? ¿Y si fue un saudí el cabecilla y saudíes sus suicidas, por qué el vaquero bombardeó Bagdad? ¿Dios le dijo algo?).

Dices:

”Entonces, hay que recordar de vez en cuando que genocidio no significa "crimen cometido por la derecha", sino asesinato en masa, no importa de quién contra quién…”



----> No de vez en cuando: hay que recordar SIEMPRE que genocidio es asesinato en masa, de izquierda, derecha o centro, igualito es. Ojala también lo supieran William Kristol, Ricard Pipes o Robert Kagan, cuyo iluminismo alimenta a la camarilla que gobierna esta parte del mundo.

Dices:

“, y que Saddam Hussein, a diferencia de los Estados Unidos (le duela a quien le duela), tenía un régimen DISEÑADO PARA el exterminio de inocentes.”


---> ¡Pero si todas las armas están diseñadas para el exterminio de inocentes! Claro que a veces también mueren soldados; Kapuscinski, que algo sabe de esto, dice que solo muere 1 soldado por cada 10 civiles, así de cruentas son las guerras modernas. Por eso, así como el genocida Saddam mató a inocentes gaseando a los kurdos, degollando y torturando a mansalva durante su régimen de horror, así también cuando los americanos lanzan sus Tomahawks y los Stealth sus bombas guiadas por satélite, abajo ocurre el mismo genocidio, también mueren inocentes, a no ser que nos hayamos tragado a pie juntillas lo que dice Fox News respecto de las bombas inteligentes, esas maravillas electrónicas que cuando no la achuntan no dejan muertos sino “daños colaterales” (los muertos son solo de occidente).
Y no sé por qué dices “le duela a quien le duela”: ¿acaso los crímenes de lesa humanidad duelen más cuando son perpetrados por los genocidas Saddam-Osama-Uday-Qusay-Zarqawi que cuando provienen de los genocidas Bush-Rice-Rumsfeld-Powell-Cheney y siguen firmas?

Dices:

“Es decir, la moral de la acumulación capialista, que lleva a EEUU a desbordar sus propios principios explícitos para atacar, destruir, invadir, con cierta regularidad, a los países que le oponen un problema político (moral omnipresente durante el gobierno de Bush padre e hijo), es distinta de la moral de un régimen como el de Saddam, que institucionaliza la verticalidad y hace del asesinato masivo la columna vertebral de todo su aparato, siendo el poder político, más que el dinero, lo que mueve sus acciones."


---->¡Pero si el criminal de Sadam tenía hasta en 18 bancos británicos, incluido Coutts & Co, el banco de la reina de Inglaterra, la friolera de 40 mil millones de dólares!! En todo caso, los inmorales americanos y los inmorales irakíes llevan en sus espaldas los mismos crímenes de lesa humanidad.
No creo que tengamos que esperar 4 años más para dejar de escandalizarnos con tantos crímenes de uno y otro bando y, no sin cinismo, dejemos de preguntar: “¿Proponen un mundo en el que no haya intervenciones militares foráneas?”, como si eso de la no intervención fuera cosa de idiotas o de románticos otoñales (como Pinter o Sontag o cualquiera de esos viejos cascarrabias amantes de la paz).
Mientras tanto, seguiremos viviendo esta rarísima posguerra que está durando un poco más de lo previsto, una rarísima posguerra compuesta por el interminable desfile de los coches bomba por allá y de los soldados casi niños por acá, soldados que vuelven a casa por Navidad pero en posición horizontal, también vuelve un guachimán peruano que por mil dólares mensuales marchó a Irak y ahora regresa al barrio vomitando sangre para morir entre los suyos; así como otro compatriota guachimán en Bagdad que habla nerviosamente por teléfono con sus familiares, quiero regresar, quiero regresar hasta que efectivamente es devuelto en una caja de nogal sin barras ni estrellas y con plomo en el cráneo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No, pues, César. Te estás contradiciendo. Si escribes un día que los que callan acerca del genocidio de Bush son cómplices, ¿entonces por qué absuelves de pronto a quienes callan acerca del genocidio de Hussein? Mi pregunta es sencilla: si Pinter es un capo porque acusa a Blair y Bush, ¿por qué no acusó a Hussein?

Lo malo es que tienes una mirada del problema que quiere ser progre pero es absolutamente conservadora. Dices:

"Quien no siente, como Pinter, rabia, horror y asco frente a los criminales que cubren con fósforo blanco la antigua Mesopotamia es cómplice de ellos".

Y luego dices:

"¿Y por qué quienes acusan a EE.UU. por la invasión tendrían (mos) que decir qué se tiene que hacer con Saddam? ¿Por qué?"

Cometes un grave error, o dos. Primero, defiendes la obligación de sentir "rabia, horror y asco" frente a un genocidio, y luego dices que no tienes la obligación de decir qué se debería hacer con Saddam (otro genocida). Ese es ya un grave error, una gran contradicción. Pero más grave aún es el error de no entender qué es lo que Pinter ha dicho, porque Pinter, si lees sus declaraciones, sí ha dicho que a Bush y a Blair hay que juzgarlos como criminales de guerra. Entonces, ¿es Pinter, para decirlo con tus palabras, "uno de esos pocos iluminados que escuchan los mandatos de Dios para liberar a tal y cual pueblo"? Y si lo es, ¿por qué lo defiendes?


Mi otra afirmación fue acerca de regímenes diseñados para exterminar inocentes, no acerca de para qué sirven las armas; ésa es una trivialización de lo que yo he dicho.

Te pongo un ejemplo: dos de los regímenes más criminales de la historia fueron los de Bélgica, en el exterminio del Congo, y el de Hitler en el exterminio de los judíos. Mucha gente se pregunta por qué filósofos como Adorno y muchos otros toman Auschwitz como un acontecimiento límite en la degenaración de la moral humana y no se remontan al Congo.

La respuesta es que en el caso de los belgas en el Congo, como en la generalidad de los regímenes esclavistas, el exterminio era un subproducto de la intención central, que era la acumulación de capital. Mientras tanto, en la Alemania nazi, la eliminación de los judíos no sólo era una meta en sí misma, sino que era sorprendentemente antieconómica, llevó al régimen de Hitler al borde de la ruina financiera, demandaba un gasto millonario, y, encima, los judíos esclavizados no producían ni una centésima parte del dinero gastado en su exterminio. En el caso del régimen irakí (que va más allá del caso particular de Saddam), hay muchos otros asuntos vertebrales, más allá del tema de la acumulación de dinero: están el fanatismo religioso, la conservación del régimen policial, la estructura totalitaria, etc., que no añaden nada a la acumulación de dinero (el de Irak no era un régimen más rico que el de los países árabes democráticos, o los simplemente no dictatoriales). La riqueza de Saddam Hussein no era parte de la estructura del gobierno, sino el añadido de la corrupción a una estructura estatal que antes de Saddam ya tenía esa misma forma. Es como la corrupción fujimorista, que no necesitó una reforma del Estado, simplemente aprovechó la estructura preexistente y la radicalizó, centrándola en una sola persona (o dos).

Es absurdo comparar eso con el caso americano, donde sólo los regímenes de Bush padre e hijo han tenido esas características, que le son ajenas a toda la historia previa del país. En Estados Unidos no hay, te pese o no, un Estado diseñado para el enriquecimiento de sus gobernantes, simplemente un Estado que un par de gobernantes han utilizado para aumentar sus fortunas personales.

(Hora del almuerzo: seguimos después).

Gustavo Faverón Patriau dijo...

En mi comentario anterior dije que tu mirada era conservadora y no expliqué por qué. Es conservadora porque defiendes la obligación a sentir "asco y pena" pero también defiendes la idea de que no hay por qué decir nada acerca de qué hacer con los dictadores y los genocidas. Ver que las cosas están mal, y sufrir, y no decir qué hacer para arreglar las cosas, es una postura conservadora al extremo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Dejé otro cabo suelto, a causa de mi hambre de mediodía: Auschwitz es ese punto límite porque es la demostración, por primera vez, de la existencia de una estructura estatal que no recurría al genocidio por un apetito económico, sino porque había asumido el genocidio como uno de sus objetivos centrales, la matanza en sí como expectativa, como finalidad. Obviamente, el de Saddam no era exactamente así, pero si pretendes compararlo con los Estados Unidos, estás mal encaminado: el régimen de Saddam se alimentaba de la expectativa económica, pero echaba mano a la estructura de recursos de un Estado diseñado para la violación de derechos humanos, como el Estado nazi.

Daniel Salas dijo...

Esto me hace recordar la actitud de algunos activistas frente a la violencia del Estado. La condenaban rabiosamente (y con razón) pero nada decían sobre lo que debía hacerse con Sendero.

Hay una interesante tendencia a exigir a quien está en posición de poder dentro de un conflicto una mayor calidad moral que aquel quien está en una situación de inferioridad. La impresión que tengo es que esto se debe a un modelo narrativo. Si tengo razón, la literatura o la ficción en general pueden tener la culpa de la manera en que vemos las cosas y de algunas inconsistencias. Quiero decir que es posible postular que el atractivo estético del modelo narrativo releva (o nos hace olvidar) el rigor ético. Tengo la impresión de que somos más esteticistas de lo que pensamos. Ese comentario de Elvis sobre la "decadente" cultura norteamericana parece más una muestra de desagrado por un estilo de vida que un argumento ético y político. Hay un deseo de imponer tu propio modo de vida a los demás, es decir, de convertir tus valores personales en un modelo político.

Anónimo dijo...

Este ultimo comentario tuyo, Daniel, banaliza tanto el drama, que solo cabria agregarle:
"It can happen, in the twilight zone"

Daniel Salas dijo...

No lo creo. Lo que yo sostengo es que tendemos a pensar ficcionalmente. Y que por eso no nos damos cuenta de las distintas experiencias que están en juego en un conflicto. Solo las vemos desde uno y solo uno de los posibles puntos de vista narrativos. Y este, creo, es un defecto tanto de la derecha como de la izquierda.

cesargutierrezr dijo...

Me extraña que alguien se muestre alarmado por la “interesante” (ojo, “interesante”) “tendencia a exigir a quien está en posición de poder dentro de un conflicto una mayor calidad moral que aquel quien (sic) está en una situación de inferioridad”.

¿Cómo?, ¿no se supone que quien ha llegado hasta allá arriba está precisamente allí por haber presentado las credenciales suficientes de competencia, probidad, ‘honradez, tecnología y trabajo’ –trabajo y más trabajo- que quienes están en una situación que yo llamaría ciudadanos o electores y el llama “inferiores”?

cesargutierrezr dijo...

¿Me contradigo porque “absuelvo de pronto” a quienes callan el genocidio de Hussein? No, pues, Gustavo, no: jamás lo absolví (me encantaría, me cae muy bien ese señor de gorrita llamado Pinter) por no condenar a Satán Hussein y, aunque no estoy muy seguro que no lo haya hecho (no he tenido tiempo de buscar ese dato), me parece simple y llanamente d e p l o r a b l e que un Nóbel no condene a esa crápula infecta llamada Hussein.
La segunda contradicción/error que hallas en mi texto proviene de un ingenioso juego de transposición de párrafos gracias al cual generas esta fórmula: si Pinter ha dicho que a Bush y a Blair hay que juzgarlos como criminales de guerra, Pinter deviene –porque cg lo dice- en uno de esos pocos iluminados que escuchan los mandatos de Dios para liberar a tal y cual pueblo y… y entonces… ¡cg se contradice!
¿Cómo me sacas una contradicción así, pues, con lo que nos estimamos? Es como si yo te dijera que porque sostienes que “quienes acusan a Estados Unidos por la invasión JAMÁS dicen qué debía hacerse con Saddam Hussein, JAMÁS hicieron algo, y cuando hablaron, hablaron muy poco y muy suave”, escriba en el foro que te contradices porque antes sostuviste que Bush ha “entrado en Irak para salvar a los oprimidos o defender la democracia y la libertad” (que contradeciría, a su vez, esa parte en la que sacas la venda de los ojos de los críticos, muy miopes ellos, anunciando que “Irak y Afghanistán (no) son los blancos centrales de Bush. El blanco son todos los países del mundo: los que no son invadidos, simplemente, son los que ya han sido conquistados”).

Otra cosa: ¿cómo que trivialicé con el tema de las armas? No, señor: si lo lees otra vez, mi texto responde de manera muy amable y didáctica a tu tesis de que EE.UU. no es un Estado hecho para el exterminio de inocentes. Pero, si quieres, seré frontal: En EE.UU (como en el Irak de Satán, el Israel de Sharon o la Palestina de Hamas, y no los pongo en el mismo plano que a EE.UU., ojo) hay un ejército y en ese ejército hay, y esto no es un descubrimiento, una fracción diseñada para el exterminio.
Dirás que no. Y yo diré que sí. Y empezaré a argumentar señalando que si declarar una guerra convencional es desde ya algo muy peligroso porque pueden morir seres humanos, lo es mucho más declarar una “Guerra contra el terrorismo”, entre otras cosas porque cuando le declaras la guerra a un sustantivo y no a un ejército determinado o a un ente concreto, corres el riesgo de matar al heladero que pasaba por allí.
Ese “estado diseñado para el exterminio” no es, claro, el que imaginó Washington cruzando el Delaware o Lincoln afinando con su pluma-fuente bellas piezas de oratoria, no: me refiero a ESTE Estado, a este Estado de G.W. y Condulzura Rice, a este Estado cuya fracción más pérfida está delineada con uranio empobrecido o acaso demasiado enriquecido: ¿quién tenía las famosas armas de diseño y destrucción masiva? ¿Washington o Bagdad? ¿Cuántos millones de isótopos radioactivos ya han sembrado las bombas de racimo y las podadoras de margaritas? ¿Qué cosa son los 6.806 civiles muertos o desaparecidos oficialmente reconocidos por Washington y Londres, al unísono, solo en las primeras semanas de la II Guerra del Golfo? ¿En qué bando está la bomba de neutrones? ¿Y quién tiene la botella con el gas nervioso y la peste bubónica?
Y si revisamos un poquito más la foja de servicios del Ejército Más Poderoso De La Tierra, veremos al maestro de los jemeres rojos, a quien armó a Mobutu Sese Seko, a quien derrocó a Joao Goulart y Allende, al que dio el VºBº para que Suharto afinara la puntería…
¿Tú no sientes "rabia, horror y asco" frente a cualquier genocidio, especialmente ante el actual, ese que a diario la tele nos muestra en vivo y en muerto?
Eso de sufrir y no decir qué hacer para arreglar las cosas a mí también me parece una postura en extremo conservadora. Como también que hayan premios Nóbel que se limiten a lanzar discursos incendiarios (por video, además, los muy cobardes). Me parece muy conservador también que los que se llaman grandes pensadores de nuestro tiempo escriban libros y novelas y hasta poemas en contra de eso llamado matar. Si las canciones de Lennon no insurreccionaron sino a una sarta de marihuaneros apestosos y los que se emocionan con el canto/llanto “Slow burn” del Duke Blanco no son otra cosa que una manga de vagos otoñales, ¿de qué sirve que esa Sontag o ese Chomski escriban proclamas antimuerte? Y ahora este Pinter nos sale con que también es poeta, como si en la historia no habrían ya demasiados de estos rellenadores de inútiles cuartillas.
Tú, que no eres un conservador que sufre por gusto, ¿qué haces para arreglar las cosas? Ya que alternativas son las que reclamas a quienes denominas “progres”, ¿qué vas a hacer con Bush y qué con Blair? Y, claro, también me gustaría saber qué harían los demás participantes del foro, que a veces asoman para reclamar exactamente lo que reclamas, ni más ni menos. Ilumínenme, por favor, ya que al parecer soy el único que disiente (hay un anónimo, pero ese es un anónimo).
Por lo demás, me parece muy pertinente que traigas a colación lo de los belgas en el Congo, porque rememoras un precedente inmejorable para graficar lo que hace Usa en Eurasia: el exterminio es un subproducto de la intención central: la acumulación de capital. Y si discrepas de esto, también lo podemos conversar (mejor si no nos adjetivizamos. Gracias).

Y respecto a lo de Hitler, solo me gustaría añadir que el abuelo de Bush, Prescott Bush, fue co-dueño de Brown Brothers Harriman en la Unión Banking Corporation, la gran financista de Hitler en su camino hacia el poder teutón. Por eso, el 17 de noviembre de 1942 Franklin Delano Roosevelt confiscó, por violación a la ley de comercio con el enemigo, todos los bienes de la Silesian American Corporation administrada por Prescott, el nazi.
También me gustaría recordar que fue su bisabuelo, Samuel Bush, padre del nazi Prescott, la mano derecha del magnate del acero Clarence Dillon y del banquero Fritz Thyssen, quien escribió el libro “I Paid Hitler” antes de afiliarse, en 1931, al Partido Obrero Nacional Socialista Alemán.
(Tal vez por eso Cheney, Rumsfeld, Ashcroft y Dulzura Rice me recuerdan tanto a Goering, Goebels, Himmler, Mengele y Eichman).

Para terminar, haces bien en decir de mí algo así como que quiero ser pogre pero termino siendo conservador: no sabes lo agradecido que ando por lo bien que uno se conserva en EE.UU., especialmente en Nueva York (¿también por allá?). Estoy seguro que un pogre verdadero jamás disfrutaría sin una pizca de culpa del capitalista SoHO, aunque el maldito frío y los malditos protestantes antibuch se empeñen a veces en fregarme el skyline.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

César 6:46: ¿Qué quiere decir tu respuesta? ¿Que sí te parece bien que se le exija mayor responsabilidad moral al Estado que a los terroristas?

(¿Y por qué tú llamarías a los terroristas "ciudadanos electores"? ¿De dónde te viene esa huachafada? ¿O es que no entendiste lo que Daniel dijo?).

E incluso si lo de Daniel fuera un argumento que comparara la posición de los gobernantes con la de los gobernados (que no lo es), ¿¿de dónde sacas una idea tan extraña como esa de que sí hay que exigir mayor probidad moral a los primeros que a los segundos??

Gustavo Faverón Patriau dijo...

César 6:59:

La contradicción que encontré en tu texto es una contradicción entre dos afirmaciones tuyas, perfectamente claras y perfectamente contrastables. No veo cómo quieres que no se compare lo que escribes en un momento con lo que escribes media hora después.

En cambio, la contradicción que tu señalas en mí respuesta proviene de una comparación entre algo que yo dije y algo que yo no dije. Yo nunca escribí que Bush "ha entrado en Irak para salvar a los oprimidos o defender la democracia y la libertad". Para escribir eso has tenido que borrar una negación y cambiar un modo verbal.

Yo escribí:

"NO ES COSA DE SER INOCENTE Y PENSAR que Bush haya entrado en Irak para salvar a los oprimidos o defender la democracia y la libertad".

Es decir, has cambiado mi frase como has querido para poner en mi boca la idea opuesta a la mía.
---------
El tema del Estado hecho para el genocidio lo sigues trivializando. Si la prueba de que un Estado es genocida es que tiene un ejército y que los ejércitos están hechos para matar, entonces todos los Estados son genocidas, y nada, objetivamente, salvo la oportunidad, diferencia al americano de los demás.
------
Que la actitud de los belgas en el Congo sea comparable (con grandes diferencias objetivas) con la de Estados Unidos no es algo que tengas que explicarme: es lo que yo dije. El punto crucial era la diferencia entre todos esos estados, bastante convencionales incluso cuando han perpetrado acciones genocidas, y un estado hecho para el exterminio.
---------
El árbol genealógico de la familia Bush nada tiene que ver con el diseño del Estado americano. Si te fijas, en tu breve resumen de su curriculum, la relación entre los ancestros de Bush y el Estado americano más bien parece reducirse a un conflicto: el único punto de encuentro que señalas es una confiscación del Estado americano a las propiedades de la familia Bush. No veo en qué cambia eso mi argumento; por el contrario, lo fortalece: para actuar con el apoyo del Estado, los Bush han tenido que conseguir ellos mismos el poder desde el gobierno.
---------
No entiendo lo último: ¿acaso quieres decir que no se puede vivir en New York y ser progresista? No capto la idea.

Daniel Salas dijo...

César Gutiérrez no parece entender lo que es la ficción, así que no parece posible seguir discutiendo el asunto. Y su último comentario es incompresible, porque no se sabe a quién está atacando. Hasta donde entiendo, Pinter mandó un video porque está enfermo. Yo no veo nada de cobardía en eso. Esa es solo una entre muchas ideas confusas que no sé si valga la pena tratar de comprender.

Anónimo dijo...

El de la ficcion creo que fui yo, no cesar, y te decia, Daniel, que tu comentario trivializaba la tragedia en Irak al convertirla en mero episodio de The twilight zone. Te explico, obviamente hay ficcion en cualquier relato, y la historia es un relato de parte. Por eso es una estupidez lo que dice Bush cuando acusa de que algunos quieren reescribir la historia: eso es lo que se hace siempre, la cosa es tratar de probar la propia reescritura. Dicho eso, los mas de 30,000 muertos irakies -9 civiles por cada combatiente- y sus familias no son para subrayar lo ficticio del relato de la tragedia. Eso me parece eticamente una frivolidad.

Daniel Salas dijo...

Anónimo:
No, César Gutiérrez también tiene problemas con el concepto. "Ficción" no quiere decir "falso", sino modelo de enunciación. Todo modelo de enunciación crea un punto de vista, más o menos agudo. El problema es cuando narrativizamos los hechos y nos olvidamos de los otros puntos de vista. Ficcionalizar no quiere decir falsificar, sino dar forma. El problema es que hay que tener cuidad con la forma que le damos a los hechos.

Anónimo dijo...

Por eso mismo, dices lo que digo, entendemos ficcion como modelizacion. Mi punto es que cuando subrayas "que hay que tener cuidado con la forma que le damos a los hechos" desplazas el referente por el metalenguaje. Obviamente tienes razon en que hay varios puntos de vista, etc., pero al saltar del referente a la autoreferencialidad borras la tragedia, nos quedamos con meros discursos vacios. Como si no hubiera ningun muerto.

Christopher Logue dijo...

Francis Fukuyama: "...la comunidad internacional en la década del 90 había ratificado el derecho de la comunidad internacional de violar la soberanía de ciertos países que cometían graves violaciones a los derechos humanos: en Bosnia, en Kósovo, Timor Oriental, Somalia. Había un montón de casos de ese tipo. Los gobiernos colapsaban o estaban cometiendo tan obviamente un genocidio, que en las circunstancias correctas, ese tipo de intervención podía justificarse. Y creo que el error del Gobierno Estadounidense fue creer que podía asumir ese deber solo y que el resto del mundo aprobaría."

Christopher Logue dijo...

"Si toda la humanidad participara del capitalismo, con seguridad tendríamos otros problemas qué resolver (ética, estilos de vida, solidaridad, vida buena, estética) pero no hay manera de abordar esos problemas mientras se mantengan marginadas y sometidas en la extrema pobreza a tantas gentes."

Y seguiran siendo marginados, Daniel. En el capitalismo la economía no tiene como fin al hombre sino al gran capital. Esto no es un 'eslogan' o algo similar. Zizek anota sobre el pensamiento capitalista: "...Nos encontramos en el centro nervioso de la ideología liberal: la ideología dominante trata de vendernos la misma inseguridad que provocó el desmantelamiento del Estado Benefactor como la oportunidad de nuevas libertades. ¿Hay que cambiar de trabajo todos los años y depender de contratos breves en lugar de contar con un puesto estable y a largo plazo? ¿Por qué no verlo como la liberación de las limitaciones de un empleo fijo, como la oportunidad de reinventarse una y otra vez, de tomar conciencia de las posibilidades ocultas de la propia personalidad y de concretarlas? ¿Ya no se puede depender del seguro médico y el plan de jubilación habituales y hay que optar por una cobertura adicional por la que hay que pagar? ¿Por qué no percibirlo como una oportunidad más de elegir: una vida mejor ahora o seguridad a largo plazo? Y si esta prédica genera angustia, el ideológo posmoderno o de la "segunda modernidad" nos acusará de no ser capaz de asumir una completa libertad, de "huir de la libertad", o de aferrarnos de manera inmadura a viejas formas estables...". ¿No es esto lo que se ha venido implantando en nuestras sociedades dentro del capitalismo?

Y en esto uno de los defensores del pensamiento capitalista,el filósofo Francis Fukuyama, quien proclamara el fin de la historia, ha sido autocrítico: " Me parece que cometimos un error conceptual en los 90. Había un mensaje muy fuerte referido a reducir la intervención de los gobiernos en la economía privada. Pero al mismo tiempo hay un núcleo de funciones estatales que son absolutamente necesarias. Uno de los grandes problemas en muchos países en desarrollo es que el Gobierno y el Estado son demasiado débiles, no demasiado fuertes".

Daniel Salas dijo...

Elvis: Pero estás confundiendo liberalismo con capitalismo. Claro que el liberalismo ha traído problemas, pero es solo un avatar del capitalismo. Yo creo que podemos pensar en otro, por ejemplo, en uno que recupere el papel del Estado en favor del desarrollo humano (es lo que postula Martha Nussbaum, pero tú dijiste en mi blog que no era interesante, sin explicar por qué). En fin, hay opciones al liberalismo posmoderno, pero nadie ha planteado ni plantea seriamente hasta ahora una alternativa fuera del capitalismo.

cesaregutierrezr dijo...

No pues, Gustavo, en lugar de responder las preguntas centrales que motivan este diálogo, pretendes hacerlas naufragar en el mar de signos de interrogación que me envías. Y todo porque le puse un (sic) a tu pataza. No pues, no vas a subestimar la inteligencia de los lectores pretendiendo echar por la borda, además, todo lo que he escrito (unas 3 mil palabras). ¿Dónde quieres meterme? ¿En el callejón oscuro de la Sociedad De Apoyos Mutuos? Jajaja.
Pero, en serio, ¿tú crees que un lector más o menos avisado entendería que lo que quiero es “exigir mayor responsabilidad moral al Estado que a los terroristas” y/o viceversa? ¿Crees que un lector más o menos avisado entendería que después de calificar a los terrucos como crápulas y etc., termine llamándolos, a causa de una y otra inferencia tuya, "ciudadanos electores"? ¿Cómo crees, pues, que a través de la densidad y hasta del barroquismo de mi prosa (como bien la calificas) colegirían alguna filtración de eso que llamas ‘huachafada’, palabrita que francamente no sé por qué viene al caso?

Como te intuí muy proclive a adjetivizar, te pedí no hacerlo en aras de la concordia y un diálogo alturado, como debe ser entre dos sujetos –supongo-- civilizados, pero resulta que ahora me sueltas a los perros. Claro que en este momento me veo tentado a decirte que si tú y tus amiguitos insisten en argumentar con las uñas, me avisas en este momento para mirarlos con mi catalejo dorado cómo se baten en el blog de la Trinchera, un lugar que me parece francamente infecto.
Sin embargo, mucho me temo que podrías anunciar a los 4 vientos que tomo las de Villadiego. Y eso es algo que jamás hago, menos cuando tengo fuego graneado en contra y por varios frentes. Así que aquí me tienes, dispuesto para el infighting, enfrentando las cosas con ánimo deportivo y dispuesto a aclarar TODOS los puntos ciegos de este diálogo, que me parecía apasionante hasta los insultos. Confío en que tus buenas maneras no lo hagan abortar, ¿estamos?


1.- Yo jamás osaría manipular los textos de nadie para generar conclusiones, no solo porque no lo hice sino porque no es mi estilo. Y lo sabes. Así que ni lo insunúes: si me lees otra vez, vas a entender que usando tus párrafos me limité a ejemplificar cómo su arbitraria transposición puede generar las contradicciones que uno quiera, con lo que demostraba que la supuesta contradicción que me habrías hallado no la era sino en base al ingenioso juego que usaste para inducir a una conclusión que jamás imaginé.

Ahora, eso de persistir tozudamente en si tenemos o no contradicciones, con lo interesante que eso resultaría para nosotros (especialmente para ti, parece que se te va la vida en tratar de hallarme contradicciones), creo que francamente a nadie más le importaría. (Lo cual tampoco quiere decir, como sospecho que dirías si no pongo el parche ahora, que no pueda demostrarlo: lo demuestro una y mil veces, donde quieras y como quieras, chochera).
Así que como permanecemos irreductibles en nuestras posiciones (te contradices-no me contradigo), invito a los interesado en resolver el entripado a subir, cotejar y sacar sus propias conclusiones.
¿Sabes por qué? Porque meterme en ese entrampado sería DISTRAER EL ASUNTO MEDULAR. Por eso, en aras de la fluidez y, sobre todo, de la utilidad de este diálogo, te invito a contestar la pregunta central que tanto me reclamabas y que te formulé, pero con cimbreante juego de cintura evadiste:

¿Qué harías con Bush y qué con Blair? (Y no te olvides de Aznar, por favor).

También dejaste de contestar: ¿Washington o Bagdad, por fin quién tiene las famosas armas de destrucción masiva? Y si sirven para la destrucción masiva, generan exterminios, ¿o no?

Y:

¿Tú no sientes, como Pinter, "rabia, horror y asco" frente a cualquier genocidio, especialmente ante el actual, ese que a diario la tele nos muestra en vivo y en muerto? ¿Qué sientes?

Sigo pensando que a un Estado que mantiene un ejército y con ese ejército comete genocidio, no se le puede llamar otra cosa que Estado genocida, así de crudo (a la medida de sus métodos de exterminio). Lo que me gustaría saber es qué otro nombre le pondrías o acaso coincidirías en llamarlo Estado genocida.

Claro, lo de los belgas en el Congo es lo que tú dijiste. Y lo que yo agregué es lo que agregué. ¿Y? ¿Quieres que te aplauda? Que te aplaudan los corifeos. (A propósito, alguien sabe por qué se llaman corifeos y no coriguapos?).

En lo de los Bush y el Estado mi intención era precisamente la que recién descubriste, fíjate tú: fortalecer tu argumento. No mello un ápice mi argumentación si refuerzo la idea de mi contertulio, sobre todo en un blog al que le dedico tanto tiempo solo para cotejarlas y no para competir: esto no es un hipódromo.
Tampoco vine acá, como supone tu amigo Salas, a “atacar”. A propósito de él, quiero pensar que cuando dice de mí “no entiende la ficción” me conoce más de lo que creo y sabe que precisamente por ese desconocimiento me gusta la literatura: si llegara entender completamente los mecanismos de la ficción mucho me temo que se quebraría la pasión y no me quedaría más remedio que someterme a los rigores de la realidad, la de las masacres en vivo y la sangre y los exterminios y los blogs donde se envían un puñal primero y después también: en esos espacios, como dice mi querido amigo Fresán, la vida rara vez imita a la literatura que uno practica y con demasiada frecuencia a la literatura que uno desprecia. En todo caso, me parece más saludable no entender la ficción que no computar, en retórica, esa figura del discurso en cuya virtud se da a entender lo contrario de lo que se dice. Explícaselo, por favor. ¿O querrá que use (!)?
Y acerca de lo de NY, bueno… felizmente en NY no vive el sicario del D.C.
¿O acaso para ti no es sicario? ¿Cómo le llamas tú?

Y fíjate cómo son las cosas: este diálogo se ha extendido tanto que justo estamos ad portas de las elecciones legislativas posconstituyentes de Irak, razón por la cual me gustaría saber si confías en que el sufrido pueblo (¿o no es sufrido?) inicie mañana una nueva vida política y democrática regularizada. Me gustaría saber si crees que ese texto magno aprobado por la ciudadanía, y la cámara que salga de los comicios, sea el reflejo de su configuración política. Me gustaría saber si crees que va a haber vida democrática o el Parlamento no va a ser más que una fórmula de paso. Me gustaría saber si piensas que esa Constitución tendrá el crédito suficiente. Me gustaría saber si consideras que las elecciones van a desarmar a la guerrilla, terrorista y resistente, y que, si acaso, la violencia va a ser aún mayor tras los comicios para impedir que se afiance el régimen.

Pero, tratándose de un problema medular en nuestro intercambio de opiniones, tengo más preguntas.

Me gustaría saber si crees que si la gran mayoría de los que ahora voten y elijan, lo hacen no tanto para afirmar un régimen como para cumplir una serie de momentos procesales que acerquen lo más posible a eso que la gran mayoría del pueblo desea: la retirada del ejército de anglosajones y acólitos y corifeos (¡estos están por todos lados!), que garantiza el mantenimiento del poder actual.
Me gustaría saber si crees, como algunos políticos e intelectuales iraquíes y expertos del resto del mundo árabe creen, que la mejor defensa de la Constitución era considerarla provisional, un texto en torno al cual desarrollar un pos-sadamismo, que habría que revisar a fondo hasta dejarlo irreconocible, en un futuro sin fuerzas de ocupación en el país.
Me gustaría saber si consideras un “nuevo régimen” al que resulte de esos comicios, considerando que quedará un Estado kurdo al norte, una minoría suní al centro y una entidad política chií dominadora en el sur, además de mayoritaria. Me gustaría saber si crees que tanto kurdos como chiíes estarán en perfecto control de los ricos recursos petrolíferos de sus zonas respectivas (mientras el país suní carece tanto de esos recursos como de voz, voto y disfrute del crudo) podrán configurar el perfil de un país que aspira a una genuina democracia.
Me gustaría también saber si consideras que Washington, en su aventura iraquí, busca dar satisfacción a kurdos -suníes, pero no árabes- y chiíes como una manera de congregar una rápida mayoría en favor del derrocamiento de Sadam Husein, así como impedir que la mayoría chií se sume masivamente a la insurrección, reconociendo, como precio, la preeminencia de esta rama del islam en lo que quede de poder central.
Me gustaría saber qué papel crees q juega o jugaría o jugará Israel en el equilibrio de poder en Oriente Próximo, en la medida en que se devalúa la existencia misma del Estado iraquí. ¿O no crees que no se devalúa?
Me gustaría saber si crees que mejor hubiera sido que todo pase por la completa retirada del contingente militar extranjero, eliminando con ello una de las justificaciones de la insurgencia, para dejar paso a la intervención de la Liga Árabe, quizá por medio de una fuerza de interposición que protegiera la organización de una conferencia general de todas, sin excepción, las fuerzas políticas; que entonces hubiera o no nuevas elecciones sería materia a decidir sólo por los iraquíes.
Me gustaría saber si crees que eso podría poner fin al derramamiento de sangre. Y si no, ¿qué crees que podría poner fin al derramamiento de sangre?
Finalmente, me gustaría saber si consideras, como se hace habitualmente incluso desde la oposición a la guerra (que es mi caso, ¿y el tuyo?) que si las fuerzas extranjeras permanecen para evitar lo que se está produciendo no es más que una tautología.
Y en vista de que ando entre aviones y no siempre encuentro conexionesd e Internet en el aire, aprovecho (y con esto volvemos al personaje que nos convocó) para preguntarte qué opinas del Harold Pinter poeta: el 2003 escribió un poema titulado Democracia: ''No hay escapatoria./ Los grandes pendejos están sueltos./ Joderán todo a su paso. / Vigile su espalda''.
Ese mismo año también escribió el poema Dios bendiga a Estados Unidos: ''Ahí están otra vez, los yanquis en su parada blindada, cantando sus baladas de alegría, mientras galopan por el ancho mundo, loando al dios de Estados Unidos''.

Claro que tengo más interrogantes, de cara a enriquecer este, desde ya, muy nutritivo diálogo, al que veo que se han sumado nuevas y sustanciosas voces (y a las que por falta de tiempo no contesto en este momento). Pero lamentablemente escribo con las interrupciones propias de una vida entre aviones, pero siempre con la esperanza de que cada aterrizaje me regale el desarrollo de tus respuestas puntuales, especialmente a la pregunta central que generó este rico intercambio cuasi epistolar pero saludablemente más abierto:

¿Qué harías con Bush y qué con Blair? (Y no te olvides de Aznar, por favor).

Un abrazo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Juzgarlos, pues, ¿no es obvio? El hecho de que nadie lo vaya a hacer no implica que nadie lo deba decir.

Ahora, el problema es el sentido que le das a esa frase. Pinter, por ejemplo, dice que hay que juzgarlos porque son criminales de guerra. Si eso es verdad, entonces el juicio ya ha sido hecho, y Pinter sólo está pidiendo la condena. Juzgar a esas personas, como a cualquiera, implica la posibilidad de que no sean hallados culpables.

¿Es eso palabreo? No, en lo absoluto. Es necesario saber de qué acusar y qué defender en cada persona, para no satanizar a nadie. Por ejemplo, exagerando un poquito, tú pareces dispuesto a condenar a Bush por las faltas de su tatarabuelo. (Los que hablan como si Bush fuera poco menos que el demonio son tan maniqueos como Bush cuando, en efecto, habla de Bin Laden y Hussein como si fueran demonios).

Te pongo dos casos que ya conoces, para que recuerdes lo difícil que es juzgar estas cosas. En el caso de Milosevic, la izquierda de todo el planeta condenó a Estados Unidos y a las potencias europeas por demorarse en entrar a destruir el régimen genocida del pata. En el caso de Hussein (quien se reclamaba socialista y era un abierto enemigo de los EEUU), las izquierdas de todo el planeta acusan a Estados Unidos de haber invadido Irak, pasando por alto que esa invasión también acabó con un régimen genocida. ¿Qué dicen? Que la invasión en sí fue asesina, interesada y no motivada por razones altruístas. Pero lo mismo se puede decir sobre la intervención contra Milosevic. ¿Reacionar en un caso y no en el otro es tener un doble standard? No lo sé, pero es por lo menos tener una gran cancha (y una gran concha) para zigzaguear sin detenerse a pensar cuáles son los principios que uno está defendiendo: los derechos humanos y el principio de no intervención no son idénticos y no siempre coinciden. A veces, no intervenir es respetar los derechos humanos; a veces, no intervenir es hacerse el de la vista gorda respecto de la violación de derechos humanos. Tú, César, ¿a cuál de esas dos cosas le das más importancia?

El mundo acepta el rol de alguacil global de Estados Unidos, al solicitar su intervenciòn en muchos casos, o no criticarla cuando ocurre. La intervención en contra de Hitler tambièn fue política y económicamente motivada, no altruísta, y también implicó la muerte de miles de civiles, pero nadie dice que haya sido negativa. Y hay que recordar que esa intervención es la que redefinió el lugar de EEUU en el mapa mundial y su perfil en las relaciones globales: EEUU fue ungido como el gran interventor.

Estrictamente, también se podría pedir el juicio de Roosevelt y Truman (en el caso del último, parece clamoroso que tomó decisiones genocidas), pero eso no querría decir que fueran culpables de antemano, y habrìa que recordar que su papel les fue proporcionado por la comunidad de naciones.

Ninguno de esos asuntos es blanco y negro. Decir que los Estados Unidos son un Estado estructuralmente genocida, como has dicho tres veces, es reducir su rol al del Gran Culpable, y eso es, claramente, maniqueo.

PD.- Una cosa más: Bush les puso en bandeja de plata a sus rivales los argumentos para criticar la invasión a Irak, al atacar con excusas manipualdas. Pero ojo: Saddam no tenía armas de destrucciòn masiva, pero, con su carabina de aire y su chaira, mató a decenas de miles. Lo curioso es que Bush no inventó esa excusa para justificarse ante la comunidad internacional, sino ante el pueblo americano, que iba a pagar buena parte de los costos humanos y económicos de la invasión: "Saddam tiene estas armas y por eso nos puede atacar en cualquier momento; lo ataco antes para prevenir". Ahora bien: paradójicamente, a los irakíes subyugados por Saddam durante tanto tiempo, que haya o no haya armas de destrucción masiva no les es relavante; lo relevante era terminar con la dictadura. La decisiòn llegó de afuera, los muertos fueron por cuenta de un ejército ajeno, y eso es lo que hace el caso complicado, pero un caso complicado no merece juicios tan simples como el de quienes dicen, simplemente, que el gran asesino de la historia es el gobierno americano, y dejan en un segundo plano la culpa de los pequeños asesinos.

Tú, ¿qué habrías hecho con Hussein? ¿Esperar a que se cayera solo?