4.1.06

Kola Real y los nuevecitos

La última vez que vi a Daniel Salas (de esto, si la memoria no me falla, van ya cerca de tres años), él tenía una gaseosa en una mano y un libro en la otra, y los que lo conocen saben que esa es una de sus circunstancias más habituales. De modo que, cuando Daniel habla de libros y gaseosas, es lícito pensar que sabe lo que dice. Les recomiendo, entonces, este post suyo en el que, Kola Real y libre mercado de por medio, Daniel comenta una conversación entre jóvenes narradores peruanos (Leonardo Aguirre, Carlos Gallardo, Marco García Falcón, Alexis Iparraguirre, Ezio Neyra, Johann Page, Max Palacios y Gabriel Ruiz-Ortega), promovida por Miguel Ildefonso y publicada en Ciberayllu.

Agradezco las menciones que hacen de mí, en ese diálogo, Marco García y Alexis Iparraguirre, a quienes, por cierto, he conocido y aprecio. Confío en que sepan recibir estas pequeñas observaciones. Alexis afirma que en la academia americana lo "hegemónico" es el estudio de lo "colonial y el barroco de Indias". Dice que "jamás" un profesor de cierta importancia criticaría seriamente a un joven escritor. Eso es falso, y la bibliografía que demuestra ese error es tan larga que casi no vale la pena mencionarla.

Ahora bien, si lo que se reclama es que ningún crítico prestigioso haya hecho estudios académicos de la obra de autores como Castañeda, Page, Gallardo, Chávez o Neyra, entonces vale la pena observar que la crítica académica no puede reaccionar en semanas a la publicación de un libro nuevo, y que exigir eso es desconocer los mecanismos de la academia (para comenzar por lo obvio, a los meses de trabajo que demanda un artículo contundente, hay que sumar los meses e incluso años que toma la aprobación y publicación de un trabajo en una revista universitaria).

Un comentario de Max Palacios me llama la atención:

"La crítica peruana hasta los años sesenta, era una crítica orientadora y canonizante. Ellos tendían a canonizar a ciertos autores, en algunos cosas eran injustos, por ejemplo, el caso de Reynoso. La crítica que Oviedo y Ortega hicieron sobre la obra de este autor fue injusta. Pero ahora la crítica, la periodística, o mejor dicho la reseña, se ha convertido verdaderamente en algo calamitoso".

Coincido con lo dicho por Palacios hacia el final de ese párrafo (aunque me parece injusto no rescatar a reseñistas como Ágreda y otros), pero debo objetar lo que creo entender de las primeras frases: Oviedo, Ortega, Oquendo y los demás críticos de ese periodo canonizaban autores, es cierto, pero esos autores eran Vargas Llosa, Ribeyro, Bryce y Zavaleta, y no quiero ser conflictivo gratuitamente pero debo decir que nada de ese nivel parece asomar aún en la joven generación.

Hace bien Palacios en exigir una crítica que sepa orientar al lector común, y un espacio para que los académicos accedan a la prensa, pero hace mal en anhelar la existencia de una crítica canonizante (y pido disculpas de antemano si he comprendido mal sus palabras): el canon no debe ser forzado; mal haríamos en coronar autores que aún no han escrito obras sólidas que añadan algo vital a nuestra tradición.

Por eso me sorprende esta afirmación de Marco García:

"(Los críticos) tienen una cortedad de visión. Por ejemplo, en el caso de Carlos (Gallardo) y Luis Hernán (Castañeda), algo que se debió decir fue la precocidad, no por paternalistas, sino porque es importante señalar que en narrativa se madura con la edad, con el oficio que te da el tiempo, no es como en poesía que a los veinte ya puedes tener una obra totalmente madura".

Me sorprende la frase, digo, porque la crítica nada tiene que ver con la edad de los autores, nada la obliga ni a hacer concesiones en función de la juventud de un escritor ni a saludar la precocidad de otro. Sería inconducente, por decir lo menos, que un crítico o un comentarista se entregara al ejercicio ficcional de prever lo excelente que será la obra futura de alguien porque a los veintitantos escribe bastante bien para su edad (y si escribe bastante bien a secas, entonces viene incluso menos al caso preocuparse por la edad del autor).

En fin: lo que quiero decir es que primero deben llegar los libros notables y recién después los elogios, y sólo tras ello, con la distancia que da el tiempo, lo estudios a fondo y las puestas en perspectiva. Todo a su tiempo. Me parece que es una labor más urgente para la crítica, por ejemplo, empezar a darle un espacio central a la obra de narradores como Colchado, Morillo, Elmore, Prochazka o Nieto Degregori (o revisar y rescatar el valor de la narrativa de Hinostroza y Lauer), que especular apresuradamente sobre el futuro de aquellos que apenas hoy han empezado sus carreras.

La crítica todavía sigue debatiendo si existió el "boom" latinoamericano de los sesentas, y sin embargo algunos escritores impacientes parecen reclamarle el reconocimiento de una "generación del 2005": tiempo al tiempo.

35 comentarios:

Alexis Iparraguirre dijo...

Hola, Gustavo. Soy Alexis, después de un tiempo largo. Debo reconocer que tienes razón sobre lo erróneo de mi comentario. Sin embargo, tal vez debiera entenderse mi comentario en otro contexto que el transcriptor de la entrevista no tuvo en cuenta: se tenía en mente a los académicos de fomación norteamericana más serios que trabajan en mi universidad. La hegemonía del tema barroco de indias es aplastante entre ellos y es difícil la formación de otras líneas de investigación justo por el tema de interés de los mejores profesores.
Un saludo afectuso por año nuevo.
Alexis Iparraguirre

Anónimo dijo...

Esa conversación ha sido editada. Ahora bien, un trabajo de edición es siempre necesario, sobre todo en una conversación tan larga. Pero es raro que casi todas las intervenciones de Leonardo Aguirre se hayan cortado. Se presta a suspicacias, ¿no creen?

Luis

Anónimo dijo...

No veo cual es el problema en realizar trabajo de promoción de un libro, José Carlos. Es una opción. Lo que me parece inconsecuente es que los autores critiquen a los reseñistas, críticos, académicos, etc, por dar su opinión o no darla. Ya mucha agua ha pasado para hacerse de artista incomprendido

Anónimo dijo...

en esa conversación hubo dos invitados de piedra, no se ha cortado sus declaraciones sino que simplemente estos se dedicaron a callar y escuchar a los demás.
Leonardo Aguirre y Gabriel Ruiz-Ortega casi no participaron, el primero porque no tenía mayor cosa que decir, y el segundo porque simplemente desprecia la crítica académica (hubo una referencia desagradable a los blogs de "críticos americanizados"). Así que no se quejen por favor.

Anónimo dijo...

manya, ese anónimo valiente paraece q sabe mucho. parece q estuvo ahí. y miren como le mete cabe a sus compañeros. o fue tal vez el moderador?

Anónimo dijo...

quién fue el moderador de esa conversación, ¿alguien lo sabe?

Anónimo dijo...

El fenómeno que señala José Carlos se viene dando desde hace años. Los autores "nóveles" de poesía y narrativa hacen lo que sea por aparecer en los medios de gran difusión, incluso hay una poeta joven que apareció en estado de ebriedad cantando la canción de una antigua y muy conocida telenovela en el programa Polizontes.
Que sean tan mediáticos o que no tengan escrúpulos para venderse de cualquier forma por una reseñita es lo de menos. El problema ético surge cuando tienen voz en espacios más serios (Ciberayllu, verbigracia), pues entonces se ponen su careta seria y despotrican de la falta de crítica y de la incomprensión de los "críticos" de medios. Quién los entiende.

Pedro

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Les pido moderar sus comentarios. Hubo uno, abiertamente insultante, firmado con el seudónimo "José Carlos", que me he visto forzado a retirar.

Anónimo dijo...

el moderador de esa conversa, anónimo de las 12:47 pm, fue Miguel Ildefonso, y fue también quien editó la misma de una manera discutible. Y no solo por que haya cortado las sandeces de Leonardo Aguirre.

Anónimo dijo...

Sorprende lo restringido de las lecturas de estos narradores. No creo que eso haya sido editado. Se puede aspirar a hacer literatura cuando lo unico que se lee es literatura? Es como si, para poder pintar, un pintor solo mirara cuadros. Suponemos que no es asi. Pero seria bueno saber que otra cosa leen.

Anónimo dijo...

Acabo de leer "la conversa" que tuvieron estos jóvenes narradores para Cyberayllu. Ya que se ha dicho aquí que la edad no es un dato a tener en cuenta para la crítica, seré implacable con estos escritores.
el conjunto está plagado de lugares comunes y perogrulladas sobre la escritura como el compromiso con la página en blanco (max palacios), la importancia del hecho editorial (ezio neyra) y la incapacidad de la crítica para asir las "importantes" propuestas de los narradores jóvenes (todos).
quien se excede es el editor ezio neyra, que dice no escribir pensando en lo que van a decir los demás. eso se ve perfectamente al leer su libro, pues uno como lector se queda en el grado cero de la lectura; no dice nada al lector ese señor. Las nulas cifras de venta de su libro (yo trabajo en una cadena de librerías importante de Miraflores) son un dato interesante.
pero además, él es el menos indicado para hablar de argollas y amiguismos cuando ha utilizado sus relaciones en medios vendedores como Somos y diversos canales de TV (no por gusto su hermana es estrella de las telenovelas)para promocionar sus librito.
Ezio, como todos los demás, salvo iparraguirre y garcía falcón, aprovecha muy bien lo que los medios le ofrecen, pero luego hipócritamente dice que la repercusión que su obra ha tenido es producto de sus compromiso exclusivo con la palabra. Ya pues.
lo mismo, en pequeña escala, hace gabriel ruiz ortega, quien aprovechó su amistad con el reseñista víctor coral para promocionar sus libro y venderlo. además, miente arteramente, pues su libro ha sido editada por una editorial fantasma y no por una editorial norteamericana como afirma.
Si los escritores que se llaman jóvenes tienen tales vicios y vacíos de formación literaria y moral, con qué cara se degañitan contra la crítica seria y contra los escritores favorecidos ,sean andinos o criollos.

Gaspar de la Nuit

Anónimo dijo...

Gaspar de la Nuit, ¿Ezio te quitó alguna novia? Su libro es bueno, hombre, no sea exagerado.

Anónimo dijo...

Y es guapo!

- Mariana

Christopher Logue dijo...

"(...)mi idea es reseñar básicamente libros de calidad. Por eso, me parece justificado reseñar libros extranjeros. Si me dan a elegir entre un libro de Carlos Fuentes y el primer libro de un escritor joven, prefiero el de Fuentes. El interés debe ser el texto, la calidad que tenga, cuál puede ser mejor para el lector, sea escrito por un peruano o no.”

Y en esto debe coincidir con Agreda, Gustavo; sobre la afirmación de Marco García.

Christopher Logue dijo...

En:

http://www.elhablador.com/angeles1.htm

Anónimo dijo...

ESTE TEXTO ES BUENA PATADA CONTRA EL KIOSKO LITERARIO...me encanta el ESPARTAKO..
ROCK ALTERNATIVO...
Escribe: Juan Carlos Guerrero
Yo alguna vez dije, después de la comida más horrible que he podido masticar: estoy aburrido de ser un escritor caleta, estoy aburrido de que nadie me conozca, no por que yo lo deseara así, “los agradables y atentísimos” muchachos de la sección cultural de los medios de prensa más importantes de la ciudad, habían decidido por mí, habían decidido que me mantuviera en el anonimato. Los días y las noches eran patadas voladoras que se estrellaban contra mí. En la soledad, aburrido y salvajemente enojado con los medios de prensa. Pues a pesar de que, muy puntualmente les había dejado mi libro en sus direcciones, ninguno se molestó siquiera en contestarme. Fumaba como un condenado, pensado en lo inútil que había sido todo, hasta ya empezaba a dudar y a cuestionar mi talento. La genialidad era la de los medios de prensa, ellos eran los genios, junto a sus autores reseñados. No yo. La andadura ha sido pavorosa como para escribir una nueva Odisea, pero aprendí algo, aprendí que el fortín cultural peruano es inexpugnable -solamente es accesible para unos cuantos, quienes se jactan de ser los mejores artistas-, se encuentra plagado de gente superficial e impresentable. Si alguna vez creí que ese tendría que ser mi mundo, a lo que aspiraba, hoy reniego de eso, de lo ingenuo que a veces puede ser uno. No existen verdaderos escritores en el Perú y en una buena parte del mundo. La plataforma cultural tiene un sonido hueco y un sabor insípido, es esa una certeza incuestionable. Todos esos “rótulos pretenciosos” que inventan la mayoría de los críticos literarios para promocionar los libros de los autores-amigos y de los autores intocables, son falsos. Salvo algunos escritos de: Ribeyro, Martín Adán, Oquendo de Amat y de unos cuantos peleadores de arrabales; todo lo demás navega en un barco con destino incierto. Aunque alguien de ustedes podría preguntar: pero si estamos perfectos, aquí sí hay semidioses. ¿Alonso Cueto no acaba de ganar el “Herralde” y Mirko Lauer el “Juan Rulfo” y Jaime Bayly no obtuvo un galardón más, de los muchos galardones que ha ganado y por último recuerda lo de la Feria de Guadalajara? Entonces yo le podría preguntar: ¿para qué y porqué lees?, si es para entretenerte, lee a todos ellos e incluso a Vargas Llosa, pues él es el padre de todos esos escritores y es mejor que te bebas la fuente. Pero si deseas que te abran la cabeza de un solo hachazo, lee a los locos, a los verdaderos, a los auténticos, lee a Nietzsche, fúmate a Bukowski , a Juarroz, a Kloester, a Kafka, y si puedes, piérdete en los laberintos: Joyce y Borges, tal vez no te partan la cabeza, pero absórbelos si tienes las ganas suficientes, no la pasarás tan mal. Los verdaderos escritores están muertos, como puedes verlo, ya ninguno queda en pie, aunque son leños muy viejos que todavía calientan. A mí me han calentado y aún calientan mis huesos.

Estamos fin de año, y los medios de prensa por estos días andan confeccionando “sesudamente” el ranking de los mejores libros del año, en todos los rubros. Y yo con seguridad, no estaré entre los elegidos, pues salvo Iván Thays (aunque a cuenta gotas) y Leonardo Aguirre (con su estilo personal de destripador) y claro “Caja Negra” la revista alternativa que dirigen :Patricia Bracamonte y Edith Baltazar, los demás medios me han ignorado, no existo para ellos, desde aquí les digo que, no saben lo que se perdieron (risas), pues sin mí, los ranking de los influyentes diarios “La República” y “El Comercio” no van a tener mayor relevancia, tampoco los de “Identidades” del “El Peruano”. Auque tal vez, tendría que agradecerles sus mezquindades, ya no bailaré el baile de la vanidad, aunque suene paradójico, también ellos me partieron la cabeza de un solo hachazo, me hicieron ver la realidad, de cómo se mueve la industria, de cómo son los versos en el mundillo literario. Me pusieron éstos guantes que ahora calzo, me volvieron loco. La pelea ha comenzando, la gente tiene derecho a escuchar mi Rock Alternativo. Es hora que mi guitarra escupa sus melancólicos y más rabiosos gruñidos.

Christopher Logue dijo...

Un saludo para Juan Carlos Guerrero: un amigo desconocido.

Christopher Logue dijo...

En palabras de Paz Soldan:
"(...),Iván Thays, un estilista de primer nivel que se siente más cómodo dialogando con Calasso y Lobo Antunes que con su misma tradición peruana, y que, con El Viaje Interior, se ha asegurado un lugar en mi lista privada de escritores imprescindibles."

En el blog del escritor Ivan Thays aparece un enlace al texto de Paz Soldan, sobre la narrativa peruana. Entre los escritores que destacan se encuentra el 'pudoroso' Thays, quien no dudo en hacer una referencia sobre éste en su moleskine. Por lo demás, una demostración de ego y vanidad del escritor de "La disciplina de la vanidad".

No es nada personal, en absoluto.

Anónimo dijo...

EL anónimo de las 2.25 pm dice algo interesante, pues aunque suene a lugar común, la idea de que se escribe literatura sólo leyendo literatura parte desde de la gente que comenta y / o aspira a hacer crítica. Ayer Gustavo puso un post sobre el comentarista y el crítico, y de hecho allí marcaba una clara diferencia en que el comentarista solo ve entre lo nacional y el critico con la historia de la humanidad. Muchos escritores creo que leen sólo como comentaristas, en tanto al escritor le toca leer como escritor, es decir, más allá todavía que el crítico literario y no sólo leer literatura, sino saber de ciencias, pintura y muchas cosas más. O creen que Hinostroza hizo sus libros solo habiendo leído versos? Sin embargo, en mucho de lo que aparece en la crítica pareciera que así fuera, y de hecho, los escritores lo están repitiendo. Y es una lástima, pues, mal que le parezca algunos, el 2005 fue un buen año literario, pero, si no se dan cuenta que hay que dominar varias disciplinas a la vez, ese buen año no va pasar de ser un buen recuerdo. De hecho, será silencio.

Anónimo dijo...

A propósito de comentar, dialogar, criticar, etc, Iván Thays ha colocado en su blog un par de comentarios personalísimos sobre la conversa de narradores nuevos, aprovechando las observaciones de Gustavo, que merecieran respuesta, comentario, crítica, etc. Sin embargo, como todos sabemos, Iván prefiere monologar y mantiene los comments cerrados. Debería dársele el título del blogger más cerrado del 2005.

Mario Michelena dijo...

Desde mi humilde tribuna de inédito que ha ganado un par de cosas que no va a mencionar, tengo que decir que la actitud de el anónimo "Juan Carlos Guerrero" de las 7:41, así como la de Elvis me parecen melodramáticamente infantiles. La mayoría de autores tienen blogs en que se celebran a sí mismos, cosa perfectamente válida si uno toma en cuenta que compiten en un mercado para vender libros o conseguir chambas que hasta cierto punto van asociadas a su figuración. Iván Thays tiene un blog de "notas" literarias, y es perfectamente lógico, además de decente, que las notas que lo mencionen de manera alabanciosa le interesen. No es tampoco descabellado pensar que algunas fans de IT entren a su blog buscando noticias SOBRE él, del mismo modo que lo hacen las y los fans de cualquier otro artista cuando entran a blogs de promoción personal. Haría falta una sensibilidad muy underground para promocionar los blogs que le tiran caca y proveer links a ellos (aunque, por ejemplo, David Lynch, al promocionar su mal recibida Lost Highway lo hizo con un listón que citaba los "two thumbs down" de Siskel & Ebert). Todos esos son finalmente asuntos que le conciernen a él. Para hacer un paralelo, bien podría el anónimo "Juan Carlos Guerrero" de las 7:41, para hacerle eco a los pudores literarios que alaba Elvis, haber conservado sus textos en casa y esperado que los reseñistas se enteraran por ósmosis o por boca a boca de su preclaro genio Nietzscheano, y vinieran de rodillas a pedirle que los concediera una entrevistita, pues, causa. Pero no lo hizo: mando su chamba. Luego se ofendió porque no la comentaron. Piña. Pero así es el mercado, y ya se ha discutido hasta la saciedad aquí muchos de los defectos que el aparato cultural peruano tiene pero eso no debería ser pretexto para lanzar atorrantadas como "No existen verdaderos escritores en el Perú y en una buena parte del mundo. La plataforma cultural tiene un sonido hueco y un sabor insípido, es esa una certeza incuestionable. Todos esos “rótulos pretenciosos” que inventan la mayoría de los críticos literarios para promocionar los libros de los autores-amigos y de los autores intocables, son falsos." O la mejor de todas "Los verdaderos escritores están muertos, como puedes verlo, ya ninguno queda en pie". En fin, que es patético y digno de conmover a preadolescentes eso de que el payaso aquel ha aprendido como es el medio después de que vio ignorado su genio, pero no aprendió un carajo de sí mismo.

Daniel Salas dijo...

Totalmente de acuerdo con Mario Michelena. Un ser humano, sea ingeniero, carpintero o escritor, no llega muy lejos sin un mínimo de amor propio pero también de autocrítica. Los textos de Juan Carlos Guerrero se pasan diciendo lo genial e incomprendido que él mismo es sin demostrarnos en ningún momento que lo sea. Este tipo de rollo me hace recordar una película que estaba viendo ayer y que es el epítome de la autocomplacencia, la estupidez poética y la cursilería: "El lado oscuro del corazón 2", del inefable Eliseo Subiela. Trata de un patita que se niega a la vida burguesa, vive misteriosa y pobremente de la "poesía" y está en busca de una mujer que pueda volar (lo que no le impide que se acueste con todas las que encuentra para luego despacharlas como basura mediante un mecanismo que tiene en su cama). Dan ganas de decirle a este pobre personaje (Oliverio se llama) que se consiga un trabajo como todo el mundo, que se gane el pan decentemente y que se deje de computarse genio.

El arte, la poesía no pueden ser pretextos para la vagancia.

Anónimo dijo...

Sr. Salas usted acaso ha leído su libro, o algo más literario de juan carlos guerrero, para calificarlo tan tempranamente, Puede visitar su pagina, pues acaba de colgar un relato o un fragmento, que me parece muy bueno.

saludos y no derrochen bilis pues.

Anónimo dijo...

este post prometía y ha terminado siendo un rosario de infantilismos tontos, desde el comentario supuestamente ingenioso de Mariana hasta las boberías de los comentarios posteriores.
Supongo que por lo menos habrá servido para que se den cuenta con todo esto que no hay nada interesante entre los narradores jóvenes, salvo Iparraguirre y García Falcón.

Gaspar de la Nuit

Anónimo dijo...

Estimado ¿Gaspar de la Nuit?:
Imagino que eres uno más de los mediocres y fracasados estudiantes de literatura de una universdidad limeña que no teniendo mejor cosa que hacer se meten a vendedores de libros. Solo te hago una pregunta: ¿valió la pena estudiar Teoría Literaria I, II, III y IV y leer todo la retorica tradiconal, el estructuralismo, la narratología, el psicoanálisis lacaniano, los estudios culturales, etc, para terminar como vendedor de libros? ¿Sabes qué muchacho?, a ver si haces tu pollada bailable y juntas para publicar tu librejo y te dejas de niñerías. En la arena de ven los toros o ¿terneritos?

Anónimo dijo...

Pero ellos son reviejos. Más bien se les va el tren. Si a esa edad no hacen algo q valga la pena ya que se maten no?

Gaspar Legaña

Anónimo dijo...

Disculpa, pero no tengo ese vicio menor de la escritura. Mis padres me criaron con mucho afecto y mi narcisismo está bien equilibrado, de modo que no tengo que recurrir a la escritura para compensar carencias personales.
Si hice referencia al libro de Ezio Neyra, es porque es un ejemplo paradigmático de cómo el marketing y los medios de comunicación pueden construir a un escritor donde solo hay un individuo egocéntrico con enormes ansias de figuración.
Pude tomar también otro ejemplo, discúlpame si derrumbe tu ídolo o ataque a tu jefe en la revista en la que chambeas. O si me metí con tu pata del taller de narrativa de la Católica.
Los que nunca hemos tenido que asistir a un taller para escribir un cuento y mucho menos para entenderlo, y nos consideramos simplemente buenos lectores (esos cisnes negros de que hablaba Borges), no podemos dejar de señalar los embustes de la industria editorial incipiente.
El que lee esa "conversa" se da cuenta claramente de quiénes son los escritores ahí y quienes son los profesores de academia y los poetas "malditos" metidos a cuenteros o los advenedizos con ínfulas arribistas (Ruiz Ortega). Por eso deberían reclamarse a ustedes mismos por ser tan evidentes, y no a un simple lector como yo.

Gaspar de la Nuit

franco dijo...

hi gustavo como estas, soy franco cavagnaro. junto a unos patas hemos lanzado el 2do numero de nuestra rev virtual

www.materiaverbalis.com

hace unas fechas lei tu comentario sobre las elites politicas y culturales en America latina. Serria muy bueno si t comunicas con nosotros para publicar esa nota, quiza mas extendida para la web. escribenos al correo de contactos de la misma.
saluti

Marco García Falcón dijo...

Hola, Gustavo: De ningún modo quise decir que la crítica debía ser concesiva con los narradores jóvenes. Un texto vale, ante todo, por su calidad y no por la circunstancia particular (la edad, por ejemplo) de su autor. Creo, sí, que muchas veces los críticos o comentaristas olvidan señalar -ese fue el verbo que empleé- que la línea de evolución de los narradores es diferente de la de los poetas: entre los primeros no hay, o mejor dicho, no suele haber Rimbauds. Si algún narrador presenta hallazgos poco frecuentes a temprana edad, habría que apuntarlo, como un dato estadístico, si quieres, que contribuye a poder mirar las cosas en perspectiva. Nada más. Eso es algo que han hecho, por ejemplo, Oquendo o Agreda, sin paternalismos ni las aventuradas proyecciones ficcionales que mencionas. Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado ¿Gaspar?:
Por lo visto un simple comentario sacudió el pequeño duende que llevas dentro. Solo hice una pregunta y no la has respondido. Y la gente no escribe por una carencia personal sino por varias!!!!!!!! Pero por lo visto te quedarás en tu simple condición de lector, de cisne negro, de espectador o, ya, de patito feo. En realidad veo un ti un prospecto de escritor que se niega a abandonar su simple anonimato por ¿Pudor? o porque le teme a La Cacería de las historia o porque su Manual para plumiferos se desgasto o porque La culpa la tuvieron tus padres o porque Las naves se agotaron, en fin, Habra que hacer algo mientras tanto, mi estimado Gaspar de la Nuit (¿un tanto modernista tu seudonimo no?). Solo te pregunte si valio la pena estudiar tanto para terminar asi. Un abrazo egótico para que te sientas acompañado.

Anónimo dijo...

"Si algún narrador presenta hallazgos poco frecuentes a temprana edad, habría que apuntarlo, como un dato estadístico, si quieres, que contribuye a poder mirar las cosas en perspectiva. Nada más. Eso es algo que han hecho, por ejemplo, Oquendo o Agreda, sin paternalismos ni las aventuradas proyecciones ficcionales que mencionas".
García Falcón olvida -quizás a propósito- que en Hueso Húmero en una crítica al primer libro de Castañeda, Iván Thays señaló precisamente esa característica de precocidad que este tanto exige .

O quizás ni se enteró.

Gaspare

Christopher Logue dijo...

Mario: Pueden ser validadas pero no éticas.

Anónimo dijo...

Todos esos mocosos que entrevista Ildelfonso no son narradores,son solo solo aspìrantes sin mayor calidad.El unico escritor allì es Max Palacios.

Anónimo dijo...

Daniel, Eliseo Subiela tiene buenas peliculas, asi que lo de "inefable" califica mas bien tu gusto, respetable pero incompartible. Sin embargo no he visto "el lado oscuro del corazon 2", asi que te concedo el beneficio de la duda. Sin embargo, averigua sobre el poeta Oliverio Girondo antes de desbarrar con eso de antiburgues. Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo:
Es realmente una lástima que estos jóvenes que se hacen llamar 'escritores' propaguen toda una sarta de belicosidades a trevés de este medio, con el solo fin de darse a conocer mejor de esa forma. Sin duda, es posible distinguir en la conversación publicada en Cyberayllu quiénes son verdaderamente personas serias y disciplinadas con su quehacer, entre ellas Marco García Falcón, por ejemplo. Pero, qué más se podía esperar de un encuentro perpetrado por alguien como Miguel Ildefonso?, quien antes de haber convocado a estos jóvenes escritores debió haber revisado al menos los libros de sus invitados.