4.1.06

Montacerdos y la crítica

El número 61 (del año 2005) de la Revista de Crítica Literaria Latinoamericana trae un estudio de la nouvelle Montacerdos de nuestro compatriota Cronwell Jara (izquierda). Y el portal de Internet Sobrelibros publicó, en diciembre de ese mismo año, una reseña de dicha obra.

Curiosamente, ambos textos son de ensayistas chilenos: Luis Cárcamo Huechante (mi amigo y ex compañero de casa en Ithaca, hoy profesor en Harvard) es autor del artículo publicado por la R.C.L.L., y Carlos Labbé lo es del breve comentario aparecido en Sobrelibros. Quienes sigan preguntándose si la crítica académica y el comentario de prensa son realmente ejercicios distintos pueden leer ambos textos y sacar sus propias conclusiones.

En el mismo número de la Revista de Crítica Literaria Latinoamericana, que dirige el peruano Raúl Bueno, hay un artículo de Cynthia Vich sobre Eleodoro Vargas Vicuña; una reseña de Lydia Fossa sobre la Relación de las cosas acaecidas en las alteraciones del Perú después que Blasco Núñez Vela entró en él (cuya edición reciente viene precedida por un estudio crítico de Mercedes de las Casas Grieve); una reseña de Oscar Barrau sobre el libro Inca Garcilaso: imaginación, memoria e identidad, de Christian Fernández; una reseña sobre el libro de Mirko Lauer Musa mecánica. Máquinas y poesía en la vanguardia peruana; una reseña de Carlos García Bedoya acerca de La trilogía novelística clásica de Ciro Alegría (estudio de Antonio Cornejo Polar); y una reseña de Selenco Vega referida al libro de Camilo Fernández El cántaro y la ola: una aproximación a la poética de Octavio Paz.

Me pregunto si los que pasan mañana, tarde y noche vociferando contra la pobreza de la crítica peruana se darán el trabajo de leer la enorme producción nacional que queda evidenciada en publicaciones como esta, de gran prestigio en el mundo del hispanismo. (Hay quienes ponen como excusa que la mayor parte de esa producción se publica fuera del Perú: la R.C.L.L., que fundara el mismo Cornejo Polar, se consigue fácilmente en Lima, y la mayoría de sus textos están disponibles online).

8 comentarios:

Anónimo dijo...

De quién es la reseña sobre el libro de Mirko Lauer Musa mecánica. Máquinas y poesía en la vanguardia peruana?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Es de Enrique Cortez. Gracias por llamarme la atención acerca de esa omisión.

Daniel Salas dijo...

¿No será, me pregunto, que cuando la gente piensa en "crítica" se refiere a textos que ayuden a que los libros se vendan?

Anónimo dijo...

No lo creo, para eso están los publicherries de Somos o de las páginas sociales (tan caras a los "regios"). Estos se dirgen a gente con capacidad adquisitiva con escasa o ninguna formación literaria que quiere gastar su plata y son las que abultan las ventas de tal o cual autor. Quien lee crítica o reseñas o gacetillas es usualmente alguien acostumbrado a comprar libros y que además tiene razonables motivos para confiar o desconfiar del autor del texto del "crítico". No necesita que una voz autorizada lo impulse a comprar; compra sí ó sí, si le interesa, desde luego.

Daniel Salas dijo...

Si estos textos promocionales son despreciables, ¿entonces por qué los "andinos" se quejan de que no los mencionen en ellos?

Anónimo dijo...

No se podría asegurar que ellos aluden a esos medios "despreciables", en primer lugar. Por otra parte, los "andinos", valga la ironía, practican el compadrazgo y la reciprocidad como señal de innegable mestizaje con los criollos.

Dagberty dijo...

Otra vez "Somos" aparece como la bestia negra de la literatura peruana. Según el Anonimo 10:36 AM, si ciertos libros no salen en Somos, no los compra nadie. ¿Y cuando ocurre lo contrario?
Seria mejor que dieras algun ejemplo de libro que le deba sus ventas a "Somos", por que yo no conozco ninguno. Y espero que no salgas con eso de "no pues, ya sabes como son las cosas, no preguntes tonterías".

Anónimo dijo...

He leido montacerdos y me parece un "cuento" muy rico en critica social, a cierta referencia que hacen a Somos opino que ya debemos dejar de lado estas publicaciones que solo favorecen a lecturas de entretenimiento o pura defensa de su estrato social