6.1.06

Y el marginal del año es...



Incauto como soy, y duro para aprender las lecciones que da la vida, anteayer me decidí a ver Imposible amor, la más o menos reciente película de Armando Robles Godoy, pese a que en el pasado he visto otras cosas suyas que debían haberme disuadido para siempre. Imposible amor es quizá la peor: mal hilvanada, esnob, vacía, carente de cualquier interés, lejana de toda originalidad, atravesada de clichés y lugares comunes, postiza, accidentalmente cómica.

Robles Godoy ha imaginado una historia soberanamente aburrida y la ha contado con el exceso de elocuencia suficiente para hacerla, además, antipáticamente modosa y afectada. Y se ha dado maña para lograr que un grupo de buenos actores --desde Vanessa Robbiano hasta Orlando Sacha-- luzca como un elenco amateur en una kermesse de colegio.

En una secuencia memorable, por lo atroz, el mismo Robles Godoy aparece en la cinta, reclamando una política estatal de promoción al cine. Si quisiéramos ironizar, podríamos decir que la calidad de Imposible amor y el hecho de que la película haya sido hecha, en parte, con fondos de Conacine, parece todo un alegato en favor de la abolición de cualquier apoyo del Estado a la producción cinematográfica. Sin ironías, lo primero que le pasa a uno por la cabeza es: ¿acaso una buena política estatal podría lograr que Robles Godoy produjera una cinta decente? ¿Sería positivo que tuviéramos un Estado tal que, gracias a su apoyo, nuestras salas pudieran verse inundadas por cintas de la calidad de Imposible amor?

Imagino que un cierto esquema de excepciones impositivas podría lograr una producción más numerosa, y pienso que hay algo estimulante en que el Estado premie proyectos valiosos (como tampoco habría estado de más declarar desierto el premio que recibió Robles Godoy), pero no sé si un auge en cantidad tendría necesariamente un eco positivo en la calidad de nuestro cine. Y tampoco sé si está bien voltear siempre la cabeza hacia el Estado y esperar de él premios, reconocimientos, apoyos, sustentos y beneficios que quienes se dedican a otras actividades, acaso más urgentes, ni tienen ni piden.

Por otra parte, Hora Zero...

Esa actitud, a veces, alcanza niveles absurdos. Recuerdo muy bien una entrevista hecha por un joven escribidor limeño, en la revista Caretas, a los miembros del grupo Hora Zero, cinco o seis años atrás (La recuerdo porque en ella se me insultaba, básicamente, por haber escrito en una reseña de Somos que un libro de Fernando Ampuero me parecía bueno, lo que, como se sabe, es causal de linchamiento en ciertos círculos; en ese caso, el termocéfalo agresor era Jorge Pimentel). En la entrevista, los horazerianos, en pataleta gregaria, lloraban amargamente el hecho de que el Estado peruano nunca los hubiera premiado y reconocido. Así como lo oyen: los poetas contraculturales se quejaban de la indolencia de un Estado y una cultura oficial que no condecoraban a sus marginales, a sus enemigos, a sus dinamiteros.

El manifiesto fundacional de Hora Zero incluía la frase "Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos". A la luz de actitudes como la que cuento, uno podría pensar que se acabaron, en efecto, los místicos, los bohemios, los inocentones y los locos, pero los otros siguen, todavía, dando vueltas por allí: ¿o es que no hay que ser engreídos, y algo mas, para proclamarse enemigos del establishment y pretender que el establishment los congratule y felicite? ¿Hasta eso se le tiene que pedir al Estado?


Ese, por supuesto, no es el tema más interesante: lo crucial es, más bien, lo siguiente, y lo dejo como pregunta: ¿se puede pensar en Hora Zero, seriamente, como un grupo marginal, contrario al establishment, crítico y excéntrico con respecto al Estado, cuando la aspìración vital de sus miembros no es (o fue) otra cosa que ser reconocidos por ese establishment y recibir un palmoteo paternal de ese Estado? ¿No habría razones para pensar, más bien, que Hora Zero, en su posicionamiento político, en su reclamo social, en su discurso, fue, ante todo, una gran farsa?

Arriba, de izq. a der.: Vanessa Robbiano, Armando Robles Godoy, Jorge Pimentel.

52 comentarios:

Juan Carlos V. dijo...

Si realmente es tan malo Robles Godoy, no sé por qué se le da tanta prensa. He leído algunas de sus columnas y todas son un cacao mental, por no decir otra cosa más fuerte.

Anónimo dijo...

En el artículo de Gustavo, con el cual coincido, hay varios temas interesantes. La parte que se refiere a Hora Zero tal vez sea la más atractiva, pues pone al desnudo la incoherencia que atraviesa el pensamiento de ese grupo, que se atribuye, además, la condición de principio y fin de la poesía peruana. Hay que recordar, una vez más que, al menos en el Perú, los grupos artísticos no han tenido una supervivencia feliz y sus experimentos, manifiestos y diatribas fueron solo manotazos en un tablero en el que hay otras cosas en juego: la lectura de una tradición (no el simple gesto contestatario) y la construcción de una estética (no el simple extremar el conversacionalismo de los 60 y creerse a partir de eso muy originales). Otra cosa que debe notarse es que los poetas contemporáneos de Hora Zero que no integraron grupos (llamados los insulares) son quienes, finalmente, han logrado labrar una obra perdurable. Allí están, por ejemplo, Carlos López Degregori y José Watanabe, dos escritores de primerísima línea. Incluso algunos que pertenecieron algrupo, como Verástegui, terminaron por recorrer un camino de exploración personal cuyos resultados (me refiero a un libro como Angelus Novus, por ejemplo) trascienden largamente los presupuestos grupales. Ya lo de la pretendida marginalidad de Hora Zero es cosa de esquizofrenia: con una mano maldicen al Estado, con la otra le piden dádivas. No sé a cuento de qué, pero el Estado no tendría que proveer de un centavo a los poetas. Además, eso daría pie a un carnaval: ¿por qué a los poetas y no a los médicos, a los físicos nucleares, a los historiadores o a los biólogos?

Anónimo dijo...

"¿No habría razones para pensar, más bien, que Hora Zero, en su posicionamiento político, en su reclamo social, en su discurso, fue, ante todo, una gran farsa?"

- el resaltador fosforescente

Anónimo dijo...

Aclaración:

Carlos López Degregori es un poeta de fines de los setentas, como Mario Montalbetti, y no de inicios de los 70.

Anónimo dijo...

En Hora Zero hay de todo. Jorge Pimentel es una cosa. Juan Ramírez Ruiz otra.

Dagberty dijo...

Hay otro aspecto de este comentario que merece discutirse, y es el apoyo del Estado a la cultura. El argumento de la calidad de los productos de este apoyo parece contundente: mientras mas apoyo, peor produccion. Me viene a la memoria el libro "El Gaznapiro" de un autor apellidado Sanchez Aizcorbe, que lo edito El Peruano y que nadie parece haber leido o comentado. Luego, "El parto de Gloriabamba",de Genaro Ledesma, editado por el Congreso, que no ha tenido un solo comentario favorable.
Sin embargo, hay un hecho incontrastable: en Tarapoto, Ica, Huancavelica, Puno y casi todas las ciudades principales de provincias NO HAY LIBRERIAS. Se supone que el Estado puede intervenir en forma subsidiaria en aquellas actividades economicas donde la iniciativa privada no lo hace. ¿Seria mucho pedir que el Estado implementara una red de librerias a nivel nacional, aunque sea en capitales de departamento? Claro, se suscitarian problemas tipo "que libros serian puestos en venta, que pasa si no hay demanda, etc". Pero mientras tanto, sigue dandose la paradoja de tener departamentos con varias universidades y pocas librerias.

Daniel Salas dijo...

Dagbertty ha dado en el clavo y hay que pensar seriamente en las consecuencia de lo que ha propuesto. Porque, en efecto, los pueblos piden "universidades" pero nunca he visto que reclamen por "librerías". Si lo vemos bien, esto es loquísimo. Enrique Prochzka tendría algo que decir aquí. Qué tiene la "universidad" que la hace convincente y la "librería" que no la hace convincente? El asunto va por una cuestión formal, sin duda. Repito, eso de las librerías hay que tomárselo en serio, pero fíjense que, de acuerdo con los liberales, sería intervernir en el mercado

Christopher Logue dijo...

Algo que es innegable es lo que apunta Dagberty: la inexistente intervención del estado dentro del espacio cultural. No sólo a través de disfuncionales leyes, como la del cine o del artista; sino, de políticas que en la práctica desarrollen alternativas a la problematica cultural aún existente. Éste y no otro, considero, es el principal problema.

Christopher Logue dijo...

¿Y a quién le interesa el mercado?

Anónimo dijo...

la esquizofrenia de los Hora Zero se ve muy claro en el caso del señor Tulio Mora, quien pregona a los cuatro vientos ser ideólogo del movimiento y abanderado de la lucha antiestablishment pero no dudó un segundo en chaparse de la mamadera del poder en dos oportunidades: cuando fue ejecutivo de Radio Nacional (un fracaso) y cuando fue asesor de imagen del entonces presidente del Congreso, el fujimontecinista Raúl Ferrero (otro fracaso).
Felizmente no todos los horazerianos son así, ahí está la digna trayectoria de Ramírez Ruiz, que jamás se vendió ni a Sinamos ni a fujimori ni a nadie, y hasta el propio Pimentel, que aparte de termocéfalo es un buen poeta.

Gaspar de la Nuit

Dagberty dijo...

Quiza el atractivo o jale de la universidad es que, en lugar de un centro de investigacion o generador de cultura, es una fabrica de titulos. Si tengo universidad en mi pueblo, yo o mi hijo podremos tener el "carton", donde diga que soy "doctor" (en lo que sea).
Asi, el concepto clasico de universidad se pierde y se convierte en un mero ente profesionalizador. Se acabo el formar ciudadanos criticos o cultos. Ademas, con la actual perspectiva de universidad como negocio, con fines de lucro, ¿a quien le importa la calidad?
El 2003 se hablo de un acuerdo entre el INC y el Fondo de Cultura Economica para instalar librerias a nivel nacional. ¿Alguien sabe en que quedo eso?

Anónimo dijo...

Gustavo Faverón es el ejemplo más claro de la felonía y la mala leche más auténtica. Cuando el ¿poeta? víctor coral, inclasificable plumífero, sacó su venenoso artículo soploneando sobre el pasado de algunos poetas peruanos, el dignísimo Gustavo Faverón se ocupó de inundar Harvard, la universidad donde trabajaba J. A. Mazzotti, via correo electrónico o vía directa, con fotocopias del artículo de Coral. Esa es la forma en que actúa este maquiavélico "crítico" literario.

Bolaño

Anónimo dijo...

Ay mamita! Este post del Sr. Faverón le calienta la lechita a todos...

Anónimo dijo...

Gustavo, por favor, retira la opción de usuario anónimo en tu blog. Confunde, mancha, especula. Hay personas que adoptan dos posiciones (una de alabanza y otra de crítica) con el ánimo de confundir. Y usan estratégicamente nombres falsos para continuar confundiendo y así especular sobre posibles personas detrás de esos mensajes. Tú, que eres un pacifista, deberías hacer que todos vivamos en paz y tranquilidad y no estar preocupados del próximo insulto. Aunque te parezca excesivo, mucha gente se siente muy mortificada por las cosas que desde la opción usuario anónimo se dicen en tu blogger.

Anónimo dijo...

El anónimo de las 2.11 dice: "por eso no es de extrañar que se valga del anónimato para atacar arteramente". Vaya descaro. Gustavo, ¿hasta cuándo vas a permitir que se especule sobre las personas?

Anónimo dijo...

El autor de La antología de Spoon River se llama Edgar Lee Masters, no "Master". "El Master", más bien, era el nombre de una peluquería que quedaba en mi barrio.

PVLGO dijo...

Hubiera apreciado una "mini-review" de la pelicula de Robles Godoy.

En cuanto al apoyo estatal al cine, uno podria pensar que a mayor cantidad de realizaciones, mayores las probabilidades de q aparezcan obras de calidad. Pero a juzgar por lo que leo en los otros mensajes, la realidad es otra.

Te merece alguna opinion Dias de Santiago? La vi hace poco y me parecio bastante piola, sobre todo para una pelicula de "very low" o tal vez "no budget".

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Una breve atingencia a los comentarios iniciales sobre la promoción cultural. El Estado no tiene que promocionar la aparición de librerías. Lo que el Estado debe hacer es promocionar la construcción e implementación de BIBLIOTECAS. Y sí hay numerosos reclamos en distintos pueblos del interior por la formación de bibliotecas---de hecho, me parece que la Biblioteca Nacional tenía el proyecto de establecer una red a nivel nacional.

ernesto dijo...

Volviendo a lo expuesto por Dagberty, Salas y Elvis, el tema de las librerías es bien complicado. No sólo varios departamentos están sin ellas. Inclusive el distrito más poblado, San Juan de Lurigancho, no cuenta con una. Me pregunto, con medio millón de personas que viven en este distrito, no es suficiente para tener público para siquiera una librería? Las leyes del mercado son las que condenan a que los vecinos de San Juan tengan que gastar más en pasaje para comprarse un libro? Algo no cuadra en eso. Con el riesgo de que algún neoliberal me pegue, tengo la sospecha de que el mercado no es perfecto.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

He retirado SEIS comentarios anónimos de este post en los que se agredía gratuitamente a ciertas personas o se aludía a sus vidas privadas de manera malintencionada.

Para que no se me acuse de censurar a quienes me critican, he dejado el mensaje de "Bolaño" que me adjudica delirantemente acciones que jamás sucedieron.

En vista de que el post nada tiene que ver con J.A. Mazzotti, puedo entender que quien trae ese tema a colación quiere simplemente desviar la conversación y, de paso, atacar a Mazzotti por medio de una falsa defensa.

Enrique "Prochzka" dijo...

A ver, no me meteré con lo de HZ, pero sí tengo cosas qué decir del tema de la película de Robles y de lo de las librerías y bibliotecas.

El guión de Imposible Amor fue premiada por CONACINE hace muchos años (98?) Me tocó ser jurado. No puedo revelar entretelones de la votación pero sí diré en forma general que en esa oportunidad intervinieron criterios adicionales a los del valor artístico de la obra, en el caso del 2do puesto concedido a ARG. Debo añadir que después he sido otra vez jurado de CONACINE, bajo la presidencia de Salomón Lerner, y que los procedimientos han sido impecables, democráticos y -en mi opinión- justos.

La realización del filme, con dinero parcialmente aportado por el estado, fue algo turbulenta. Tras años de trabajo la realizadora entregó el filme en soporte digital (menor costo) cuando el premio especificaba celuloide. Como consecuencia CONACVINE querelló contra la realizadora y ARG, desde su peculiar personalidad ("es un ácrata" -adujo uno de sus defensores, también de coleta- "no tiene por qué regirse por las normas") salió a los medios a defenderse de este "ataque" del poder constituido, del establishment, en fin, de todos los que no teníamos coleta. Ahora podemos ver la película, sobre la que no comentaré porque no la he visto.

En cuanto a las redes de librerías, en la actualidad Promolibro -que no sólo sí existe sino que ocupa espacio en mis oficinas, que necesito con urgencia para otra cosa- dirige acciones destinadas a promover esta red. Ha encontrado que en algunos lugares de Lima había garages y puestos familiares donde se ALQUILAN libros; ha aprovechado esta institución precaria para promover su consolidación por un número de ciudades del interior, con mayor o menos apoyo de las municipalidades locales. Además, estos lugares se constituyen en puntos de venta de libros muy baratos -de 1 a 5 soles- en todos estos lugares. (Por si hiciera falta decirlo: mis libros no forman parte de esta provisión, como no formé parte de la delegación peruana a Guadalajara, pese a que me fue solicitado / sugerido.)

Finalmente, la red nacional de bibliotecas es la siguiente fase de este proyecto, en un ímpetu que nace de la B. Nacional, a la que estamos destinando cerca de 10' de soles para culminarla este año, y que empatando con la red / convenios locales trazada por Promolibro debe crecer a constituir una cosa más parecida a la red de bibliotecas de Colombia, que resulta una atractiva imagen objetivo.

Para terminar las universidades son más atractivas que las librerías, sin duda, por las razones expuestas: permiten acreditar la apariencia de conocimiento. Para usar una librería hay que leer. Para usar una universidad, no.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Y acabo de eliminar un comentario más, aquel en que un anónimo criticaba con datos inexactos a Jerónimo Pimentel. La observación sobre el error en los datos se la debo a un mensaje que también he eliminado, porque al no constar ya el original el segundo carecía de lógica.

En este nuevo mensaje, dicho sea de paso, se me acusaba de ofender a Jorge Pimentel por el simple hecho de haber vuelto contra él un término que él usara años atrás para referirse a decenas de respetables poetas peruanos. Si el autor de ese mensaje desea enviar uno nuevo y se identifica apropiadamente, será publicado sin reparos.

Anónimo dijo...

¿A QUE SE REFIERE CON IDENTIFICARME APROPIADAMENTE? FIRMÉ CARLOS MONTEAGUDO PORQUE ESE ES MI NOMBRE. ¿QUE DESEA UD, MI DNI, EMAIL...? PERO UD NO HA CONTESTADO LO SUBSTANCIAL DE MI COMENTARIO ANTERIOR, ELIMINADO. Y ES QUE UD CALIFICA DE "COJUDO" A UN POETA, MIENTRAS LA CITA QUE UD RESCATA ES DE PIMENTEL Y RAMIREZ RUIZ, EN UN MANIFIESTO DE HACE 30 AÑOS, ADEMÁS DE SER GENÉRICA Y NO ESTAR DIRIGIDA A ALGUN NOMBRE EN PARTICULAR (LEAN EL TEXTO). UD ATERRIZA EL INSULTO EN UNA SOLA PERSONA, GRATUITAMENTE. TAMPOCO EXPLICA POR QUÉ PIMENTEL ES EL MARGINAL DEL AÑO, EN TANTO ÉL NO HA PUBLICADO NI DADO ENTREVISTAS ESTE AÑO. PARA JUSTIFICAR SU INCLUSION EN EL POST, UD NUEVAMENTE "RESCATA" UNA ENTREVISTA DE HACE 7 AÑOS, DESCONTEXTUALIZADA. Y TAMPOCO TUVO PROBLEMAS EN ACEPTAR QUE APODEN AL HIJO DE ESE POETA, COMO SI ÉL TUVIESE ALGO QUE VER. DEBERIA APRENDER UD A PEDIR DISCULPAS.

CARLOS MONTEAGUDO.

Christopher Logue dijo...

Sobre los esfuerzos de PROMOLIBRO, debo decir que es una falacia que éste se encuentre dirigiendo algún plan, para conformar la red de bibliotecas. He sido testigo de como estas seudo bibliotecas se vienen implementando. El dejar algunos títulos, en algún lugar de Lima, pueden hacer creer que se esta formando una biblioteca? Hasta donde tenía conocimiento a las personas que se les dejaba estos libros y que se comprometian a formar estas bibliotecas, se les pagaba. De esta forma muchos han cedido este material a familiares o conocidos; sino, ellos mismos han decidido abrir una en sus casas.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Señor Monteagudo:

Como dije, sólo he revertido hacia Pimentel un epíteto que él endilgó a casi todos los poetas de la tradición peruana, carpichosamente. Lea usted mismo el manifiesto y dígame si hay manera de decir, como dice usted, que Pimentel le colocó esos epítetos "a nadie".

Mi post, en cambio, dice claramente a qué me refiero: califico el capricho de un poeta que se reclama marginal y pide reconocimientos del Estado. (Y que, por cierto, no tuvo ningún reparo en insultarme gratuitamente y sin la menor juztificación en la entrevista que usted vuelve a mencionar. No es mi problema si los insultos de Pimentel fueron dichos hace treinta años o hace cinco o seis).

El marginal del año al que me refiero es, obviamente, Armando Robles, a quien dedico la primera mitad del post. A Pimentel lo menciono luego de un subtítulo que divide claramente el texto: "Por otra parte, Hora Zero..."

¿Pedir disculpas?

enrique dijo...

No sé qué entienda Elvis por "falacia", pero en todo caso nada dije yo de que Promolibro estuviera dirigiendo un plan para conformar la red de bibliotecas. Dije que dicho plan nacía de la B. Nacional (es su función) y di a entender que la red de librerìas y convenios pre-establecida por Promolibro podìa ser una base para ello.

En cuanto a sus precisiones acerca de cómo se activa este estímulo del estado al establecimiento de librerías donde no las hay (yo mismo las califiqué de precarias) cito: "a las personas que se les dejaba estos libros y que se comprometian a formar estas bibliotecas, se les pagaba" , justamente en eso consiste el estímulo, discutible si lo desean --como que ha sido uno de los temas de este post y del otro, en Qaphqa, respecto de las funciones del estado como regulador de mercados.

Considero muy útil conocer la opinión de las personas que producen, distribuyen y leen libros ante el tema de los controles y regulaciones en materia cultural. Tomaré nota de estas observaciones y las alcanzaré a Promolibro.

Anónimo dijo...

medio Lima fue testigo de cómo Enrique Verástegui, amigo supuestamente de Jorge Pimentel y Tulio Mora, fue manipulado obscenamente en una revista local, donde se le obligó a posar para las cámaras en ropa interior. Me pregunto si esa es la política de autodifusión que el grupo hora zero está acostumbrado a utilizar. Parece que por lo demagógico de su rollo, es así.

Anónimo dijo...

Otra perlita más de los poetas de Hora Zero: El ideólogo principal del movimiento humalista a que no adivinan quién es... Ricardo Paredes Vasallo, horazeriano fundador y autor de varios tratados racistas donde se denigra a la raza blanca (?) y se dice que la raza de los cholos (??) está destinada a gobernar el país y poner en su lugar (destruir) a los blancos y criollos.
Qué estarán haciendo ahora los pimenteles y moras, cuando los bonos de Humala suben como la espuma y parece que llegará a la segunda vuelta????
pensarán en subirse al carro del poder si gana Humala igual que lo hicieron hace 30 años cuando el gobierno de Velazco????

Funes

Christopher Logue dijo...

Una confusión mía Enrique. Sobre lo primero no son bibliotecas, sino, librerias. De acuerdo contigo.

Christopher Logue dijo...

Pero la idea va en el sentido de la implementación de las bibliotecas por parte de PROMOLIBRO.

Anónimo dijo...

me limito a responder a la pregunta que plantea gustavo en el post: no se puede pensar en hora zero como grupo marginal al margen del stablishment, y eso desde el principio, pues hora zero surgiò como una necesidad de un grupo de criollos de hacerse un lugar en el espectro literario dominado por los poetas del sesenta.
por eso pimentel lo primero que hizo fue chocar con antonio cisneros, con resultados lamentables para pimentel, como se puede leer en las últimas pàginas de la antología estos trece.
pegarla de marginal para terminar sirviendo al poder es una costumbre supranacional que atraviesa el tiempo, el espacio y las culturas, kloaka es otro ejemplo: santiváñez ha terminado de bombero en la academia gringa luego de haber vociferado por la poesìa proletaria durante décadas. vayan a otro chico con ese rollo, tíos.

Jhonattan

Christopher Logue dijo...

Lo de Santivañez es injustificado. Un poeta que decidió ser un marginal o maldito como experiencia vital, en la realidad. No sólo fue un snob como si sucedió con algunos de los poetas de Hora Zero, quienes si fueron inconsecuentes en su discurso y formaron parte del aparato estatal. Si Santivañez decidió salir al extranjero y residir en los EEUU, fue porque en ese espacio considera él que existe las libertades para poder seguir escribiendo. El hecho de que en el tiempo Santivañez se haya situado en otro lugar no quiere significar que su lucha haya cesado. Yo personalmente pienso que no. Además de considerarlo no sólo uno de los más importantes poetas de los 80', sino, de la poesía peruana.

Christopher Logue dijo...

"...Santiváñez ha terminado de bombero en la academia gringa luego de haber vociferado por la poesìa proletaria durante décadas."

No sólo vocifero sino que fue militante. Algo que dificilmente podría hacer Jhonatan.

Christopher Logue dijo...

Un fragmento de su poema Liberación:

(...)
Doctrina no te encuentro no me bacila tu falsa minifalda
No sé lo que me gusta de tu cara llena de monos
de efigies arrancadas a la cábula de tu pierna izquierda
colocada como un picasso sobre el ocaso de tu beso
Juega me decías no te canses por qué no te burlas
como yo de ti y de tu amor cojudo como burro en primavera
es que yo no soy vallejo yo soy santiváñez el que no
comprendió el feo saludo del lumpen cuando nadie lo detesta

(en Symbol, 1991)

enrique dijo...

A propòsito de Ricardo Paredes, CARETAS (1701) publicó esta carta mía en respuesta a una nota que le hacían en 2001 donde intentaba vender un racismo de estado, alineado, según manifestó entonces, al partido de la chakana.

"Lima, 10 de diciembre del 2001

Me parece tenebroso que Ricardo Paredes, Ph.D., conspicuo afiliado al partido de gobierno, proponga alentar un racismo de Estado. Celebro las hazañas de aprenderse diccionarios de memoria o de haber leído a Tácito y Plinio, pero no por ello debemos admitir sin réplica su apología de la revancha.
Coincido sí en que con la frase "todas las sangres" se celebra el lado equivocado de la historia. Pero nunca un error justificará su multiplicación. El cacerismo de los Humala se entendía en la efervescencia rebelde opuesta al milenarismo fujimorista; ahora tenemos mejores cosas que hacer, que asistir a otra refundación étnica del Perú.
Según todos los indicios Ricardo Paredes, Ph.D., ancla el valor propio en lo exterior o ajeno -el titulazo en Uganda, el ser paisano o marido de alguien, el fetiche del cutis coloreado (que depende más de la insolación y de qué regiones del cuerpo se tasen; la prueba de cepa étnica exige un análisis del código genético). Armado de esta artillería anímica -ya que no racional- Paredes ejerce formas bizcas del racismo: groserías colectivistas que condenan a los individuos (blancos, cholos) a no ser más que partículas de un grupo, meros "miembros" sin valor personal e incapaces de responsabilidades, pensamientos o méritos propios. Y a estas alturas está claro que la identidad colectiva (que no defenderé) tiene su sede más en la memoria cultural que en qué ADN lleve uno en las mitocondrias.
No queda sino esperar el deslinde político de la agrupación a la que pertenece. Perú Posible es un partido llamado a hacer algo mejor que a establecer entre nosotros una cultura de victimados. Parafraseando a Shaw, ser cholo no es un mérito. En cuanto a Ricardo Paredes, Ph.D., sugiero que desde su confortable poltrona emprenda una relectura (racional) del retrato del antisemita que hace Sartre.

Enrique Prochazka "

tali dijo...

de que se produce basura, claro, se produce... y con roche. pero tampoco creo que por eso el estado no deba apoyar al cine. solo que el apoyo no deberia ir por el lado de dar un premio o un montón de plata a un director y listo. sino invertir en escuelas de cine, en infraestructura, en hacer este apoyo sostenido para que exista la posibilidad al menos de que salga una-unita-buena pela. no sé si será porque el semestre pasado llevé un curso sobre almodóvar y me enteré de que varias de sus pelas fueron producidas con subsidios del estado y gracias a una nueva política de apoyo al cine español. como que un poquito valió la pena, no?

Dagberty dijo...

De acuerdo con lo planteado con Tali, aunque queda la cuestion de quienes serian los profesores...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Como se hacen las cosas en nuestro país, fácil ponen de decano a Robles Godoy, cuyos talleres de cine son ya, de hecho, una trampa mortal para la cinematografía peruana.

Dagberty dijo...

En esto del apoyo del Estado a la cultura (o la politica cultural del Estado), ¿no estamos confundiendo los fines? Digo, el objetivo es la creación de bibliotecas o que la población lea? Sin el desarrollo previo del hábito de la lectura, creo que instalar bibliotecas o librerías sería un fracaso.
Hace más de 20 años, yo vivia en Ica. Había cuatro librerias, una mas de libros usados y un ambulante que venía los fines de semana. Incluso las distribuidoras de revistas vendían algunos libros.
Ahora no queda ninguna, pero hay una nueva universidad.
Si antes había más librerías, es por que era negocio. Y si eran negocio, es por que había "más" hábito de leer que ahora. Incluso en Lima, las librerias La Familia y Epoca tenían varios locales. Es decir, hubo una epoca con mayor numero de lectores. ¿Por que ha disminuido el habito? ¿O antes la gente compraba libros de puro snobismo?

Anónimo dijo...

FAVERÓN, LE EXPLICO: USTED ENDILGA A UN POETA UN INSULTO QUE PROFIRIÓ ÉL Y RAMÍREZ RUIZ DE UNA FORMA RETÓRICA (A PROPÓSITO, ¿RAMIREZ RUIZ TAMBIEN ES PARA UD UN COJUDO?), YA QUE SU DESMARCAJE CON EL RESTO DE POETAS SE DESARROLLA ANTERIORMENTE Y DE MANERA PARTICULAR. NO SE LE DICE COJUDO A NADIE. Y EN ÚLTIMO CASO, ¿POR QUÉ UD SE COMPORTA DE UNA MANERA QUE REPRUEBA EN LOS DEMAS? ¿POR QUÉ SE BAJA AL NIVEL QUE DICE CRITICAR INSULTANDO? Y NUEVAMENTE SE REITERAN LAS INFAMIAS: ¿EN QUÉ SE BASAN PARA DECIR QUE VERÁSTEGUI FUE MANIPULADO?; RICARDO PAREDES NO FUE FUNDADOR DE HORA ZERO Y HORA ZERO NO TIENE NADA QUE VER CON SUS ABSURDAS VINDICACIONES RACISTAS. CUANDO EL HIJO DE JORGE PIMENTEL (QUE ADEMAS NO ES UN MIEMBRO DE HORA ZERO) LO ENTREVISTO EN EL 2001 PORQUE SE PROCLAMABA IDEOLOGO DE PERU POSIBLE, CRITICO DURAMENTE SU FASCISMO ANDINO. LO QUE PASA ES QUE LA GENTE QUE COMENTA ACA MIENTE INTENCIONALMENTE O NO LEE. Y SOBRE LA PARTICIPACION POLÍTICA DE LOS MIEMBROS DE HORA ZERO, ES MÁS FÁCIL RECORDAR QUE TULIO MORA TRABAJO COMO SECRETARIO DE PRENSA EN LA PCM, PERO POR QUÉ NO SE ALUDEN A SUS DIVERSOS Y VALIOSOS LIBROS PUBLICADOS POR APRODEH SOBRE DERECHOS HUMANOS. LO QUE PASA ES QUE CADA QUIEN HACE LA CARICATURA QUE DESEE. ¿POR QUE NO SE RECUERDA QUE LUIS JAIME CISNEROS FUE DIRECTOR DE LA PRENSA OCUPADA? ¿Y HUGO NEIRA? ¿Y RAFAEL RONCAGLIOLO? PARA MUCHOS ES MAS FACIL HACER REMEDOS CON DESINFORMACION Y MALA LECHE. YO NO VOY A DEFENDER LOS EPITETOS QUE PIMENTEL LE ENDILGO EN CARETAS ESA VEZ. PERO SI UD LE LLAMA A EL TERMOCEFALO, NO LO SEA UD TAMBIEN RESPONDIENDO "MAYORDOMO" CON "COJUDO". ESE NO ES NIVEL.

CARLOS MONTEAGUDO.

Anónimo dijo...

El gran poeta maldito de las ultimas dècadas es Leo Zelada.Ni Santibañez,Ni Pimentel le llegan a sus zapatos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No tengo ningún interés en responderle a Monteagudo, de cuyas palabras se desprende que Pimentel tiene derecho a insultar a quien sea en los términos que quiera pero nadie tiene derecho a replicarle, mucho menos en sus propios términos.

Anónimo dijo...

me gusta "balada oscura para jim morrison" creo con ese puede morir tranquilo LEO.

Anónimo dijo...

El poema unico poema de Leo que me gusto de los que leìa en San Marcos fue el titulado 6 y 15,aunque ahora he leìdo su poemario de vampiros y me ha gustado.

Anónimo dijo...

tienes razòn elvis, por fortuna yo nunca podrè militar en la clase proletaria como supuestamento lo hizo santiváñez, y esto entre otras cosas porque no conozco ninguna clase proletaria en el país.
en cuanto a la defensa de Monteagudo, es tonta, "no culpen a mora por venderse a la presidencia del consejo de miniistros porque luis jaime cisneros se vendiò al avelascato". por favor, ambas posiciones son deplorables y a otra cosa.

Jhonatan

pd: ah, y ahora recuerdo bien los de paredes vassallo: jerònimo pimentel le hizo el cherry en caretas por un favor que paredes vasallo le habìa hecho a su papa. muy característico de la viveza criollona de los hora zero y sus epígonos de kloaka.

PVLGO dijo...

Aunque esta bastante claro q consideras a Robles Godoy un mal cineasta, hace falta que ilustres tus argumentos con ejemplos concretos. Decir, por ejemplo, que tal pelicula es "esnob, vacia, carente de cualquier interes" y un largo etcetera, no es suficiente para tomar tu comentario en serio.

Anónimo dijo...

Faveron como siempre tan apegado a sus allegados de Somos. Uno interviene de buena fe y me tiendes una trampa, ya sebes quien soy asi que ya sabes a lo que me refiero.

Anónimo dijo...

3.36: nuevamente hablando como si fueras otro.

Anónimo dijo...

Faverón: hablas como anonimo también asi que no me acuses. Y las pruebas de tu dictadura están en los cierres intempestivos que cometes cuando tu gente van perdiendo piso, pregunto si así es como llevas la política cultural que tanto te precias? De todas maneras fue un gusto, Gustavo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

?????

Anónimo dijo...

¿¿Leo Zelada?? Por favor.....

Giordano Bruno

Anónimo dijo...

Acabo de chequear este blog y creo que tiene mucha razón Gustavo, pero hay que reconocer que Hora zero no es Tulio Mora, ni mucho menos, el es un arribista de última horo; hay poetas que fueron mencionados como de Hora zero pero que estan por encima de la matoneria del gorila que golpeó a Ramirez Ruiz en el Yacana; por ejemplo Bernardo Alvarez, poeta impoprtante, aunque marginado, y digno.