27.1.06

Sólo literatura

En mi post Los odios y las pasiones de Lobo Antunes se ha iniciado una interesante discusión, estrictamente literaria, entre los novelistas Iván Thays y Luis Hernán Castañeda, a quienes se les ha unido luego un colega más, Peter Elmore.

Pongo esta llamada de atención aquí porque, tratándose de un post anterior, los lectores de Puente Aéreo podrían pasar por alto esa conversación en marcha, interesante y recomendable.

La discusión ha sobrevenido a raíz de los comentarios de Lobo Antunes sobre Nabokov, a quien el portugués caracteriza como un obseso formalista incapaz de lidiar con contenidos complejos, y también a causa de las metáforas boxísticas que Lobo Antunes emplea para coronar o derrocar íconos literarios.

Quienes quieran unirse a la discusión, háganlo por favor en el post aludido.

Imagen: ¿Iván Thays y Ludo Castañeda rompiendo palitos por Nabokov? Quizá, pero los seguirá uniendo el play station, suponemos (fotomontaje: gfp).

3 comentarios:

Ivan Thays dijo...

ja! el problema de Luis Hernán es que últimamente el Milan no ha ganado nada y eso crea ansiedad... o probablemente no le gustan los pelícanos.

Pero debo agregar que de quien estoy muy decepcionado es de Lobo Antunes. Felizmente no me he comprado sus dos últimas novelas. Creo que voy a enterrarlo en el mismo cementerio en que Marcel entierra a sus muertos.

Saludos

IVAN

Luis Hernán Castañeda dijo...

Esta es una discusión estrictamente "literaria" (gracioso definirla así, cuando el desacuerdo general parte justamente de la definición de literatura), así que la amistad no corre riesgo. Pero diré, a diferencia de Iván, que las declaraciones de Lobo Antunes me han sorprendido gratamente, así que desde ahora leeré su obra con mucho más interés. En cuanto a las posibles consecuencias derivadas del tipo de lectura que plantea Iván (las presento en un comentario anterior), me sigue pareciendo que podríamos discutirlas. Iván las niega de plano y en bloque, y claro, está en todo su derecho: después de todo, esto no es un interrogatorio (lamentablemente, pues si lo fuera, los lectores interesados como yo podríamos enterarnos de más de un secreto).

Luis Hernán Castañeda dijo...

Me faltó agradecer a Peter Elmore y a Luis Moreno por su inteligente participación en el debate. Un saludo para ellos.