16.2.06

Ante la tortura de los demás

Nuevas fotos de torturas de prisioneros iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib, a manos de militares norteamericanos, han salido a la luz pública esta semana, y aparentemente todas provienen de un video cuya exhibición ha sido vetada legalmente en los Estados Unidos.

Que las torturas tengan como escenario la sala de torturas de Saddam Hussein y que ahora, como entonces, los torturados sean iraquíes, es todo un síntoma de las similitudes, acaso continuidades, entre el "mundo libre" y el otro.

Les dejo un ensayo de Susan Sontag, escrito apenas meses antes de su muerte. Es una reflexión ocasionada por la publicación de las primeras fotografías, en el año 2004
.

Fotomontaje: gfp.

5 comentarios:

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

No entiendo bien eso de que las imágenes provienen de "un" video. Yo he visto al menos tres videos diferentes (en canales americanos), que no son los peores. Y según este reporte hay 93.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No, Miguel, según ese reporte no hay 93 videos, sino 93 video clips. En el artículo que citas no se dice que los 93 "video clips" no provengan de un mismo video. (Supongo que sabes que "video clip" significa "a section of filmed or videotaped material", para citar al Merriam Webster. Si no lo sabías, a eso se debe tu confusión).

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Ah mira tú, buena aclaración. Sin embargo los "video clips" que he visto parecen ser parte de diferentes grabaciones. E incluso si lo fueran, eso al menos quiere decir que el gobierno no ha censurado "un video" sino un video clip (o varios).

LaMovidaLiteraria dijo...

No va de video clips.Va sobre Rushdie y el conflicto East -West
un post viejo en mi bitácora.(Reseña de Shalimar, el payaso en español http://lamovidaliteraria.blogspot.com/2006/02/shalimar-el-payaso.html e inglés http://lamovidaliteraria.blogspot.com/2006/02/vea-abajo-la-versin-en-espaol-de-la.html
Shalimar, el payaso.
Salman Rushdie
Mondadori
454 Páginas


¿Nos podemos llevar bien?

Por Jean Silver

La intolerancia frente los credos, las culturas y las razas de otros es un tema inquietante en el nuevo relato de Rusdie y en la vida de todos en la actualidad. Shalimar el payaso, volatinero musulmán nacido en Shirmal y Boonyi, bailarina hindú nacida en Pachigam tienen una relación amorosa fatídica desde el inicio por culpa de sus opuestos orígenes; el odio y el amor por motivos disímiles son dos fuentes inagotables para que ambos personajes y sus mundos desencadenen cambios en las vidas de seres cercanos y de otros muy remotos en apariencia. Max Ophuls y Margaret Rhodes héroes de la resistencia francesa en la segunda guerra mundial acaban por tener enlace con Shalimar y Boonyi, en una trama de relaciones como arrastradas por la teoría de la conexión o bien por la Teoría de la Deriva de Guy Debord pero ampliada a meses y años, países y continentes, en vez de una ciudad y dos días. Hoy nuestras acciones afectan a muchos de manera inédita en la Historia por los medios de comunicación y demás avances tecnológicos, sea que estén como los personajes de la novela en India, Pakistán, Estados Unidos y Francia . El planeta que fuera antes una aldea inabarcable hoy es una casa vecina con la que podemos reñir o gozar. La tan mentada globalización es mucho más que un calmo intercambio de mercancías y tradiciones. La humanidad referida en la novela es muy cercana a nuestra realidad por las conexiones dichas y la ceguera de unos personajes empujados por una pasión loca hacia la muerte; pasión ciega alimentada por la desdicha y el resentimiento engendrado por el rechazo hacia los otros, a quienes no admitimos por prejuicios que no valen el sufrimiento ni las muertes que producen.Por ejemplo, el conflicto de las mujeres bajo el Islam, el fanatismo religioso y la lucha por el territorio de Cachemira dan un cuadro de la ceguera de nuestro tiempo reflejada en Shalimar el payaso.
El mundo convulsiona a sus habitantes porque ellos no pueden llevarse bien entre sí; tal la cita de Rodney King insertada en la novela;- ¿Can we all get along?- personaje que diera inicio a las revueltas racistas en las calles de Los Ángeles en 1991.Shalimar el payaso puede ser una novela para reflexionar sobre los aspectos opacos de la humanidad y comprobar un realismo mágico cada vez menos latente en favor de la realidad en un autor que a pesar de haber sido perseguido y condenado a muerte por sus Versos Satánicos; una vez más escribe ficción sobre las tirantes relaciones entre India , su país natal, y Pakistán, pero en un plano mayor habla del mundo árabe-musulmán y sus también ásperas relaciones con Occidente, en fin, temas que en el pasado ya le causaron problemas. Al final, queda una novela con un desenlace abierto y la cuestión de si nos podremos entender como seres humanos algún día a pesar de nuestras diferencias sin usar dioses,puntos cardinales ni argumentos de comodín para disculpar el disparate de no poder convivir.
Shalimar the clown
Salman Rushdie
Random House Mondadori


Can we all get along?

By Juan Pablo Plata

The intolerance to the beliefs, culture and race of others is a disquieting subject in the new story of Mister Rusdie and in the life of all at the present time.
Shalimar the clown, a Muslim stuntman born in Shirmal and Boonyi, Hindu dancer born in Pachigam have a tragic love relation from the beginning because of their opposite origins. Hatred and love by dissimilar reasons are two endless sources so that both personages and their worlds trigger changes in the lives of near beings and very remote others in appearance. Max Ophuls and Margaret Rhodes, both heroes of the French resistance in World War II ended up having connection with Shalimar and Boonyi, in a plot of relations like dragged by the connection theory or by the Theory of Dérive of Guy Debord but extended to months and years, countries and continents, instead of a city and two days. Today our actions affect to many in
unprecedented way in History by mass media and technological advances, as happens with the personages of the novel in India, Pakistan, United States and France. The once unreachable village that our planet used to be has become today a neighboring house with which we can fight or have fun. The so mentioned globalization is much more that an economic interchange of merchandise and traditions between countries. The humanity referred in the novel is very near to our reality by the connections said and the blindness of personages pushed by a crazy passion towards death; a passion fed by the misfortune and the resentment generated by the rejection toward others who we do not admit by prejudices that are not worth the suffering nor the deaths that they produce. For example, the conflict of women under the Islam, the religious fanaticism and the fight by the territory of Kashmir gives us a picture of the blindness of our time reflected in Shalimar the clown. The world shakes its inhabitants because they cannot get along; like the statement of Rodney King inserted in the novel; - Can we all get along ?- , Rodney, the one who ignited the racist revolts in the streets of Los Angeles in 1991.Shalimar the clown can be a novel to think of the opaque aspects of human beings and too to verify a less and less latent magical realism in favor of reality in the writings of an author who was persecuted and condemned to death by its Satanic Verses; and who once again makes fiction on the tense relations between India, his native country, and Pakistan, but in a greater perspective the novel reviews the relation of the Arab-Muslim world an its rough relations with the West, in short, subjects that in the past already caused problems to the author. Finally, there is a novel with an open end which leaves this question: Can we all get along? and can we stop using God, cardinal points and arguments for not doing so?

Cloud Strife dijo...

Los videos de las tortuas,s olo demuestran una vez más la arrogancia de Estados Unidos y sus gobernantes al haber auspiciado y autorizado la invasión de un país. ¿Quienes se creían? Por si Mr. Bush no se ha dado cuenta todavía, nadie le cree el cuento que invadir Irak fue para detener los salvajismos que cometio Hussein. Más bien fue para ayudar a todos sus socios en las cias. de armamento y de más.
La tortura, maltrato (como lo quieran llamar) solo le hace un favor a Osama Bin Laden y el resto de fanáticos musulmanes que de esta manera logran ganar más adeptos para su "guerra santa"... gracias Bush