16.6.06

¿A quién rescatar?

Todos recuerdan el famoso discurso de Mario Vargas Llosa al recibir el premio Rómulo Gallegos, "La literatura es fuego". Allí, Vargas Llosa defendía su idea del escritor como permanente y desconfiable francotirador, como crítico perpetuo.

La izquierda de los sesentas saludó e hizo suya esa noción --que Vargas Llosa ya había defendido antes-- hasta que sobrevino el caso Padilla, momento en el que, siguiendo las órdenes del árbitro cultural cubano Roberto Fernández Retamar, los escritores cobijados bajo la sombra de Fidel Castro empezaron a considerar que el dichoso concepto era de un romanticismo demasiado burgués y en verdad promovía la figura de un escritor incapaz de formar parte de un proyecto revolucionario.


Todos recuerdan, también, que ese discurso de Vargas Llosa tuvo un efecto adicional, acaso más perdurable que el primero: el de rescatar para siempre del olvido la imagen y, crucialmente, la obra de uno de los grandes poetas del vanguardismo latinoamericano: Carlos Oquendo de Amat (en ambas fotos).

Pues bien: de eso les quería hablar. Desde hace meses, quizá años, algunos amigos míos han venido hablando, cada quien por su lado, acerca de la idea de lanzar un pequeño sello editorial, dedicado a promover escritores peruanos jóvenes y a publicar en el Perú libros de autores extranjeros que no suelen llegar a nuestras estanterías. En estos días, me ha empezado a rondar la idea de inaugurar un sello así con alguna de esas obras peruanas publicadas malamente, o escasamente, o hace mucho, y acaso nunca reeditadas, es decir, empezar el sello con un rescate.

A eso alude la pregunta que da título a este post: ¿a quién rescatar? Agradeceré muchísimo a quienes quieran responder esa pregunta, mencionando libros o autores que, a su juicio, merezcan regresar a nuestras librerías, corrigiendo de esa manera alguna mezquindad, sin duda involuntaria, de nuestro mercado editorial. Además de dejar abierto el post para que contesten quienes quiran, pienso mandar e-mails a escritores y críticos consultando directamente sobre el tema.

20 comentarios:

luis dijo...

Pues, creo que el Arte de Navegar de Juan Ojeda es uno de los mejores poemarios que se han escrito en el Perú (en mi modesta opinion) pero que por desgracia ha sido muy mal publicado. y juan ojeda, un personaje muy singular, con gustos muy singulares y actitudes muy singulares, ha sido tambien muy poco estudiado.

Daniel Salvo dijo...

Las obras de José B. Adolph que solo tuvieron una edición.

Oscar Pita-Grandi dijo...

Hace poco leí con cierta emoción y alegría (sensaciones extraliterarias, pues sus textos y son más bien perturbadores) a Gastón Fernández en VIAJEROS PERDURABLES, la antología de escritores peruanos de Seix Barral. Digo esto porque la obra de Gastón (RELATOS APARENTES) no fue en su momento editada con la calidad que merecía y menos tuvo la difución deseada. Algunos consideran que su literatura es "difícil" por no ser tan convencional, en fin.
Saludos.

Víctor Coral dijo...

Excelente iniciativa. Te dejo dos nombres por ahora: Guillermo Chirinos Cúneo y Manuel Moreno Jimeno. Este último tiene una obra completa (con dibujos de Cuevas) editada en España que está a disposición. Saludos.

ShellayAlvarez dijo...

Añadiría a la prouesta de Juan Ojeda, a Luis Hernández. Ambos, no olvidemos, participaron en la II edición del Concurso El Poeta Joven del Perú el año 1965.A Ojeda le dieron una mención honrosa por Elogio a los Navegantes, y a Hernández por Las Constelaciones. Ambos quedaron desplazados por trabajos y autores que, ahora a luz de los años, se ve que son menores. Ambos también tienen tanto vidas como obras muy poco estudiadas u horrosamente mitiificadas, y, por último, ambos, como les ocurrió en 1965,aún siguen siendo poetas que no han sido debidamente ubicados.
También me sumo a José B. Adolph.
Fue otro genio.
saludos,

Daniel Salvo dijo...

Primera muerte de María, de Eielson.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No hay que discutir tu apreciación de la obra de José Adolph, pero ese "fue" suena medio raro tratándose de un autor que está vivo, coleando y productivo.

Víctor Coral dijo...

rescatar a Luis Hernández suena más raro todavía... hay en el mercado varias antologías de su obra. Tal vez una mejor idea sea republicar primeros libros, como Álbum de familia, de Watanabe, o El pez de oro, de Churata, tengo la primera edición, boliviana, de este último, también está a disposición. Saludos!!!

Piero dijo...

bueno yo soy de la generación que nunca ha leído un libro de poesía, que nunca ha comprado un libro por voluntad propia y que cree que sólo se deben dedicar a lo que están haciendo, Porque yo publicista o economista o abogado o médico debo o quisiera leer, que gano con eso? La literatura se está aburrida. o algo así de pésimo. Entonces pido o reclamo a todos aquellos vaqueros solitarios como un par de vueltas por la realidad, o inclusive un reedición de ay que rico de bedoya, libros divertidos nada complejos sin dejar de ser interesantes.

hasta la vista.

ShellayAlvarez dijo...

Corrijo el fue, pues sin querer estoy matando a alguien vivo por rapidez sobre las teclas. Me disculpo. Lo de la antología de Luis Hernández, Vico, no estoy tan seguro de tu comentario. La última antología fue trazos de los dedos silenciosos, editado en 1995. Luego en 1998 se editó Una impecable soledad. Y lo que hay en mercado, Quilca sí, son los llamados “poemas del ropero”, que no es un antología en estricto. Es cierto que está la excelente web de la Universidad Católica del Perú a disposición. Pero se debería volver a editar Vox Horrísona, el cual, hace mil años no veo uno si quiera de segunda mano. No sé a qué antologías te referirás hay en el mercado. A lo mejor nunca las vi, y sería buen dato dónde circulan para comprarlas.
Me sumo también a tu propuesta de Álbum de familia de Watanabe. Es otro gran libro.
Saludos,

gabriel ruiz-ortega dijo...

Hola Gustavo. mmm, pensándolo bien, creo que es menester rescatar a Vicente Azar.
Saludos.
G.

Víctor Coral dijo...

claro, hablaba del mercado en el sentido amplio, incluyendo Quilca y Amazonas. Lo de Watanabe me parece bien porque desde el primer libro este poeta ya tenía su propia voz e indiscutible calidad. Piero se refiere al primer libro de Ramírez Ruiz, Un par de vueltas por la realidad? Si es así, me aúno, pero no es lectura "fácil", Piero.

Tanque de Casma dijo...

El costumbrismo, en especial el de comienzos del siglo XX, se ha visto con algo de infundado desdén. Eso no lo entiendo, porque a mí me encanta.

Hay varios libros imperdibles de aquellos años que sólo conocen una edición. Un ejemplo es la novela Las Cojinovas, de Cloamón, la cual inaugura el tópico de las huachafas.

Otra obra interesante de esa época y similar temática es la de Fausto Gastañeta y su serie costumbrista de Doña Caro. Es una suerte de abuela pobre de la China Tudela.

Un rescate en la línea que tú comentas es la del diario inédito de Manuel Beingolea, del cual se ha publicado ayer un par de fragmentos en el suplemento Variedades de El Peruano. Los interesados pueden leer el texto en http://tanquedecasma.blogspot.com/2006/06/papeles-olvidados.html
Para los que conocen a Beingolea sólo por su cuento Mi corbata, este diario será una grata sorpresa.
Saludos
Ernesto

Víctor Coral dijo...

hay una novela completa de Beingolea inédita, que está en manos de mi amigo José Pancorbo (sobrino nieto del escritor), esa es otra posibilidad aún más interesante. Saludos a todos!!!

Tanque de Casma dijo...

Vico
No hay una novela inédita de Beingolea. Hay al menos tres. Eso lo menciono en la nota que sacamos del diario de ese escritor. Sí, sería recontra interesante ver publicado algo de eso.
Saludos

Tanque de Casma dijo...

Por cierto, Pancorbo es el que me dio toda la información de los inéditos de Beingolea.

Daniel Salvo dijo...

La obra completa de Héctor Velarde.

Alonso Rabí Do Carmo dijo...

Hay dos textos en prosa (o novelas poemáticas, como queramos llamarlas) de Xavier Abril: uno es Hollywood; el otro es El Autómata, esta última publicada en una revista limeña que ya no circula, el número 2 de "Documentos de literatura" para ser más precisos.

Rudolf22 dijo...

A pesar de que Sarita Cartonera acaba de publicar una brevísima antología sobre la obra de Montserrat Alvarez, quizás podría ser buena idea publicar el inhallable Zona Dark de aquella poeta. En narrativa, me aúno a lo de Gastón Fernández. Y tal vez, en teatro, aunque en Lima no se publica ese género, una reedición de El Cruce sobre el Niágara, pueda ser un acierto.

Felicito tu iniciativa, Gustavo.
Suerte,

Rudolf

Alexander Cárdenas dijo...

Uno de los escritores de los que me gustaría saber más, es: Clorinda Matto de Turner