17.11.06

Vergüenzas juveniles

¿Recuerdan que les conté, hace unos días, que Jonathan Littell (el autor norteamericano de la súper exitosa novela Les Bienveillantes, que ha arrasado con los grandes premios literarios franceses de este año) no hacía su debut con ese libro, sino que años atrás había publicado una novela cyberpunk llamada Bad Voltage?

Pues ahora resulta que ese antecedente en su carrera parece avergonzar a
Litttell, quien está haciendo esfuerzos por borrar de su curriculum toda referencia a su primer libro, minimizando su importancia y casi ridiculizando su gestación. Bastante de eso se nota en esta entrevista de Le Monde.

(Más sobre el tema en este post de The Literary Saloon, el siempre híper informado weblog de The Complete Review, donde, dicho sea de paso, un comentarista se pregunta por qué tantos cultores de los llamados géneros menores, cuando por fin se hacen un nombre literario respetado, sufren estas pataletas retrospectivas y terminan renegando de sus obras previas).

5 comentarios:

Daniel Salvo dijo...

jajajajaja...Debería cambiarse de apellido de Litell a Little (Brain).

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Bueno, si fuera little brain no habría escrito esta novela que la crítica francesa está considerando como un gran acontecimiento...

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Tema recurrente en nuestras listas. ¿Qué clase de escritor puede sentir vergüenza por lo que escribió en una etapa temprana de su carrera? Si seguimos en esa tesitura cada ser humano del planeta Tierra tendrá que sentir oprobio por haberse cagado encima desde el nacimiento hasta los dos años o por haber chupado tetas sin ningún afán erótico. ¡Eso sí que es grave, no escribir novelas de cf!

Sergio Gaut vel Hartman

Daniel Salvo dijo...

Lo de little brain va por la forma en que responde en la entrevista de Le Monde: "como tenía 21 añitos y tenía un contrato, escribí esa novela que no considero parte de mi producción (traduzco a lo bestia, lo se)".
Curioso que nadie se pregunte si su "pecado de juventud" era una buena novela o no. Ahora ni siquiera puedo esperar a que la traduzcan.

last citizen dijo...

lo ironico es q quizas en un futuro no muy lejano, en algun wave de pulp-cyber-punk-revival, Litell sea recordado mas por Bad Voltage que por Les Bienveillantes.
un abrazo,
mike