3.9.07

Incendiar la pradera

La frase de Mao y el cuento de Pérez Huarancca

En meses pasados insistí en interpretar el cuento "La oración de la tarde", de Hildebrando Pérez Huarancca (quien liderara la masacre de Lucanamarca) como una suerte de dramatización o representación de la metáfora maoísta sobre "incendiar la pradera".

Algunos otros lectores del cuento, como, Oswaldo Reynoso, encontraron esa lectura antojadiza: el cuento de Pérez Huarancca, dijeron, no hace sino cronicar --en la historia de la comunidad acosada por un puma y que se ve forzada a prender fuego a las tierras circundantes para eliminar a su enemigo-- un hecho común y repetido en la vida campesina: es poco menos que un relato popular.

Revisando el texto original de Mao encuentro, curiosamente, algo que había olvidado de cuando lo leí por primera vez: Mao no es el autor de la frase, sino que la cita, mencionando que es un proverbio tradicional:
"Después de la derrota de la revolución en 1927, las fuerzas subjetivas de la revolución han quedado, en efecto, considerablemente debilitadas. Es muy poco lo que resta de ellas, y resulta natural que aquellos camaradas que juzgan las cosas sólo por las apariencias tengan ideas pesimistas. Pero si se examina la esencia de las cosas, se ve un cuadro completamente distinto. Aquí viene al caso un antiguo proverbio chino: "Una sola chispa puede incendiar la pradera." En otras palabras, nuestras fuerzas, aunque muy pequeñas ahora, se desarrollarán con gran rapidez. En las condiciones de China, su desarrollo no sólo es posible, sino prácticamente inevitable".
La frase, pues, no hace referencia a la extensión o la fiereza de la destrucción, sino a la modestia de su inicio. Curiosamente, en el cuento, el incendio de las tierras comienza de modo igualmente modesto: un manojo de paja encendida que es arrojado por un comunero por sobre el río. Me sigo preguntando por qué sería ilícito que ambas interpretaciones se complementen.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero en el momento en el que se publicó ese cuento, ¿no tenía ya esa frase el sentido actual?

rolando gutiérrez dijo...

¿Hildebrando Pérez Huaranca lideró una masacre en Lucanamarca? ¿Habla de Hildebrando Pérez docente de San Marcos?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No. Son dos personas distintas.

Señor de Locumba dijo...

INCENDIEMOS EL CONGRESO !!!

www.myspace.com/vaselinaperu

Anónimo dijo...

El docente de San Marcos y que es uno de los responsables de la revista Martín es otra persona como bien dice el Sr. Faverón. El senderista era Hildebrando Pérez Huarancca y el de San Marcos es Hildebrando Pérez Grande.

rolando gutiérrez dijo...

Entendido. Debí confundirme porque el único escritor del que sé con ese nombre es el pacífico poeta y profesor sanmarquino. Supongo que aún puedo darme una vuelta por sus clases tranquilamente.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Son dos escritores diferentes. Pérez Huarancca es hermano de Julián Pérez, otro narrador importante.

Anónimo dijo...

sugieres que Pérez Huaranca es como el autor de Amok?!!!
Patitas pa' qué las quiero