5.9.07

¿Para qué sirven los blogs?

Una nueva encuesta: cuál es la utilidad de todo esto

A raíz de la ensimismada celebración del Día del Blog, la semana pasada, algunos han sido los bloggers que, yendo más allá de la fiesta, se han animado a escribir acerca de la utilidad de su afición y el sentido de la blogósfera. Entre otros, lo han hecho Carlos del Carpio, Silvio Rendón y Daniel Salas, en el Gran Combo Club, y, en Virtù e Fortuna, lo ha hecho Martín Tanaka.

Yo no me sumo a la nómina de comentaristas (después de todo, creo que he escrito demasiado sobre el tema en estos casi dos años) pero sí quiero abrir este post para los comentarios que quieran enviar sobre el asunto y, de paso, abrir también una nueva encuesta de Puente Aéreo con la pregunta clave: "¿Para qué sirven los blogs?"

La encuesta la encontrarán en el lado derecho de esta pantalla; no es necesario marcar una sola opción: se pueden dar múltiples respuestas.

14 comentarios:

Miguel Rivera dijo...

Bueno, habría que aclarar qué tipo de blogs, porque los hay de opinión, de rebote de noticias, etc. Recuerdo que uno de los músicos de Joaquín Sabina tenía un blog donde iba comentando sus experiencias en una gira. También hay blogs donde los dibujantes muestran sus trabajos.
Lo que tienen en común todos los blogs, supongo, es solo el empleo de un soporte informático más o menos similar.
Pero tu pregunta apunta hacia los blogs donde alguien comenta un acontecimiento o reflexiona "en voz alta", por así decirlo, ¿verdad?. Creo que su principal ventaja es la capacidad de dialogar con los lectores. Por esto no entiendo bien a quienes no suelen responder a sus lectores. Y no me refiero a quienes entran a los blogs a insultar o sin ánimo alguno de escuchar --los llaman 'trolls', creo--, sino a los comentaristas que desean entablar un diálogo.

JulioR dijo...

Debería ser el diálogo, como dice Miguel Rivera, pero la verdad es que son muy pocos los blogs que llegan a generar diálogo o los que lectores que son capaces de mantenerlo. No es sólo cosa de buena o mala disposición. Lo que pasa es que para dialogar hay que tener algo que decir.

LuchinG dijo...

No generar diálogo por no tener nada qué decir, no es un problema de los blogs; es un problema de las conversaciones en general.

Anónimo dijo...

Julior, no creo que sea un problema relevante que sean "muy pocos" los blogs que generen dialogos interesantes. Eso es pedir demasiado, lo importante esta en la calidad de los blogs.

Jen dijo...

yo solo quería ahorrarme energía en contar las mismas anécdotas a diferentes personas en mails o por teléfono. pero resulta que mis amigos no vienen o vienen muy poco a mi blog (o no se manifiestan), y más bien me visitan personas que no conocía y que generalmente son muy simpáticas, aunque también hay quien comenta con los pies, el hígado y otras partes corporales menos nobles. creo que para estos últimos, los blogs sirven de catarsis. y para mí también, a veces.

Anónimo dijo...

Los blogs informativos tipo el de usted, el de Thays, el de Paolo de Lima, son muy útiles. Proporcionan valiosa información. Pero los blogs son visitados por jóvenes que buscan divertirse, pasar un buen rato y no están a la altura de un blog de opinión seria. El fracaso de El Hablador, es la mejor evidencia. Los visitantes estuvieron muy por debajo de los lectores.

Anónimo dijo...

Anonimo de las 9 y 51, lo que dice es cierto en parte ya que un buen blog genera siempre buenos comentarios; en todo caso el blogger puede reservarse su derecho a no colgar comentarios estupidos y / o insultantes. Un buen post con comentarios interesantes, polemicos, adversos, etc, enriquecera al blog y, si por ahi aparecen comentarios que no vienen al caso o insustanciales, creo que estos no le quitan para nada la calidad del post, de los comentarios y del Blog.

Cambiando de tema un poco, seria interesante una conversada sobre la figura del ANONIMO en general....

Saludos

Acusete dijo...

Yo te voy a decir para qué sirven los blogs, Faverón.

Los blogs como el Gran Combo Club sirven para armar discusiones interesantes que nadie más que los miembros del Combo leen y comentan.

Los blogs como el de Martín Tanaka sirven para que el compadrito se haga el interesante y quede como el justo y salomónico cuando todo su rollo intelectual no es más que un refrito IEP trasnochado y sin interés. Y encima Tanaka se atreve con unos y no se atreve con otros.

Los blogs como el de Iván Thays sirven para enterarse de curiosidades y para que su autor con todo derecho nos mantenga informados acerca de su agenda personal.

Los blogs como el de Ocram sirven para que Ocram tenga un remedo de vida propia y se sienta por una vez una persona importante.

Los blogs como el de Godoy y el Morsa sirven como órgano oficioso de la rebelión de los nerds y para que sus autores sientan que tienen una vida a la imagen y semejanza de la vida de Ocram.

Los blogs como el de Susana Villarán sirven para agarrar de lornas a todos los bloggers buscafama que creen que si un político los ve a los ojos entonces vale la pena votar por él (o ella en este caso). Un blog hecho para cooptar y ser la candidata de los bloggers, eso le dará un 0.0001% más en las próximas elecciones.

Los blogs como el de Portocarrero sirven para que el pata la siga pegando de académico con espíritu de chibolo.

Los blogs como el de Degregrori sirven para que a la vejez el tío encuentre el prestigio que nunca tuvo en sus años de más actividad.

Los blogs como Puerto el Hueco sirven para que sus autores se hagan los interesantes y para que sus comentaristas como Alexis Iparraguirre, Víctor Coral, Paolo de Lima, Raúl Cachay, etc, desfoguen sus fobias contra todo el mundo.

Los blogs como el de Vïctor Coral sirven para que el tipo siga poseyendo un espacio donde desquitar sus frustaciones.

Los blogs como el de Paolo de Lima sirven para saber dónde está José Antonio Mazzoti a cada momento del día y qué es lo que está haciendo exactamente.

Los blogs como el del Hablador no sirven para nada.

Los blogs como el tuyo sirven para que yo ponga este comentario.

Anónimo dijo...

los blogs peruanos son camaleónicos, unos son serios cuando conviene, y ponen comentarios basura cuando convienes. otros son ombliguistas porque se dedican a informar sobre detallitos literarios, pero saltan hasta el techo contra chávez (cuando conviene), otros se la dan de democráticos con sus encuestas pero permiten comentarios denigrantes como el de las 9.25, todo esto no hace sino dejarnos ver la podre moral de los bloggers. A propo, cómo estás de salud, Gustavo?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Muy bien, gracias.

Si censurara el comentario que criticas tendría que censurar también el tuyo. ¿Te das cuenta?

Anónimo dijo...

el comentarista que firma acusete a todos les da palo pero a faveron solo le da palito

Diabloguero dijo...

Los blogs pueden servir para varias cosas, pero eso no significa que estén libres de vicios. Uno de ellos, no el peor, es el de comentar siempre la noticia de "moda", aunque el autor del blog no tenga nada que decir sobre el tema. Hoy día esa noticia es la muerte de Pavaroti, y todos los blogs peruanos hablan del tema desde la más completa ignorancia.

Anónimo dijo...

acusete: ¿a alguien le queda la duda de que los blogs son una extensión de la vida real?

Juan dijo...

El blog sirve para que el más tímido hasta el más extrovertido diga lo que quiera sobre lo que sea; para que participen en cualquier tipo de conversación desde el más reprimido hasta el más caradura. Si algo no se le puede negar es su carácter democrático.
Ahora bien, lo triste es que, precisamente por esta cualidad, en el 99% de los casos los blogs son la mejor expresión de una actividad inútil. La cantidad de blogs mediocres es similar a las personas que lo son. Por eso la mayoría los utiliza para hablar de los demás. Es el mejor recurso para quien no tiene nada bueno qué ofrecer y aparentar lo contrario. Ahora, también hay los blogs introspectivos. Estos, todos juntos, cumplen la misma función que los agujeros negros. Nadie en el universo sabe para qué están, pero se intuye que en su interior hay una gran concentración de energía que no sirve absolutamente para nada.