9.9.07

Racismo y piqueítos

Sobre el término "izquierda caviar" y los estereotipos

Desde la primera vez que lo oí, el término "izquierda caviar" me ha sonado lamentable. Nunca me he puesto a pensar, hasta ahora, por qué. Y como mi repugnancia a la frase misma me ha llevado a no leer lo que otros escriben sobre ella, no sé siquiera si lo que voy a decir a estas alturas es ya un lugar común o una verdad de perogrullo: "izquierda caviar", creo yo, es un término nacido del racismo, del clasismo y de esa suerte de impune sentimiento aristocrático que subsiste como rasgo distintivo entre la derecha peruana. E incluso si no hubiera nacido de allí, sí es evidente que busca, al menos, prosperar a la sombra de esos prejuicios.

"Izquierda caviar" quiere ser el nombre para toda una categoría de seres contradictorios: peruanos que gozan de beneficios ajenos a los más pobres, que tienen acceso a una educación superior, que no tienen excesivas premuras económicas, que se mueven en el circuito de los barrios de clase media y alta, y que, sin embargo, entienden que el orden de nuestra sociedad es injusto y que necesita ser transformado.

El término "izquierda caviar", entonces, se usa para censurar y caricaturizar a un grupo de peruanos que no ve sus derechos más elementales constantemente escarnecidos pero se solidariza con aquellas personas cuyos derechos el Perú mancilla cotidianamente; peruanos que no son sistemáticamente presa de las iniquidades de nuestra sociedad, de nuestro Poder Judicial, de nuestras instituciones, pero que son capaces de simpatizar con la causa de quienes sí sufren tales iniquidades; peruanos que pueden sobrevivir y prosperar en el Perú con las borrosas reglas de juego que nos rigen, pero que se solidarizan con sus compatriotas a quienes esas mismas reglas de juego hunden, desesperan, asfixian y aniquilan día a día.

Así como la insoportable estupidez de la vieja burguesía limeña engendró una vez, con menosprecio, el término "cholo con plata", ahora sus hijos y sus nietos quieren imponer la etiqueta "izquierda caviar", que significa, básicamente, "blanco con consciencia social". Y, para variar, también esto les suena ridículo y condenable. El término, por tanto, nos da la perfecta clave de cómo esa burguesía seudoliberal se percibe a sí misma en los pocos ratos en que se saca la máscara y se mira a los ojos: eso de tener corazón está bien para los pobres, eso de condolerse por los miserables está bien para los idiotas, eso de sufrir cuando a uno le va bien está bien para los atorrantes, eso de prestarle atención a los derechos ajenos, que ningún beneficio nos reportan, está bien para los reblandecidos y los desubicados.

El asunto es, entonces, una cuestión de estereotipos y de manipulación de los estereotipos. Y los estereotipos en juego tienen que ver, en efecto, con clasismo, racismo y pretensión aristocrática: si yo expreso una posición progresista, preocupación por los derechos humanos, consciencia de las desigualdades o incluso la simple creencia de que los estados deben preocuparse por algo más que el bienestar de los empresarios, entonces soy un rojo. Si soy rojo y cholo, soy un rabanito cualquiera, nada especial, una criatura esperable, casi inevitable; si soy rojo y no soy cholo (étnica, cultural, socialmente) soy un "caviar".

Por lo tanto, si quiero seguir expresando esas mismas preocupaciones sociales o políticas tengo que aceptar o que soy un ser absurdo, una farsa, un ser contrahecho ("un izquierdista caviar") o que soy cholo: y ésa, así de simple, es la utilidad del término: es una apelación elemental al sustrato de racismo de la sociedad peruana. Es un intento de mantener a las clases medias y altas relativamente lejos de cualquier impulso solidario, compasivo o empático por los más pobres apelando a los resabios y los atavismos culturales más oscuros que esas clases medias y altas han heredado de sus padres y sus abuelos: el miedo a ser considerado un cholo, un indio, un serrano, etc., y el miedo a ser considerado un paria dentro de la propia clase, una suerte de traidor, el primo idiota que lo tiene todo en la vida y al que "le entra la locura de ser rojo".

Hay otra cosa que me resulta repulsiva en el engendro del término "izquierda caviar": me parece un síntoma de la dura derechización de parte de nuestra sociedad, su camino hacia la fascistización. Antes, hace muy poco en verdad, apenas una década y media o dos, se podía defender los derechos humanos, apelar a la consciencia social y la solidaridad, mostrar empatía por los más pobres, etc., y no ser etiquetado como rojo. No se llamaba rojos a los apristas de antes (los de hoy, claro está, nada tienen de izquierdistas), ni mucho menos a los demócratas cristianos o a los socialdemócratas; no se llamaba rojos a los funcionarios de organizaciones humanitarias ni a los de organizaciones de observación de derechos humanos; no se llamaba rojos, en resumen, a cualquiera que no residiera entre el mercantilismo y el filopinochetismo. Hoy sí. Y un mundo en el que defender los derechos humanos es suficiente para ser percibido como la avanzada de una invasión del
Ejército Rojo es sin duda un mundo triste y lamentable.

Por suerte, ese no es el mundo en el que todos vivimos. Ese es el mundo en el que viven los intrigantes que han creado este término y que andan diseminándolo por ahí (si quieren ver la inteligencia de estos mediocres en acción, y no quieren gastar su dinero en comprar el diario Correo, denle una mirada al artículo que uno de ellos ha perpetrado en Wikipedia).

33 comentarios:

Miguel Rivera dijo...

He sometido el artículo de Wikipedia a una "pequeña" edición...

Vicky dijo...

Hum... parece que hoy tenemos un Faverón super picado. Muy interesante tu defensa.
Pues fíjate, nunca lo había visto de la manera en que lo pusiste. Para mí, izquierda caviar es la que muchos ex-compañeros míos hacían: hablaban hasta por los codos, la exhuberancia por exponer sus ideas les impedía incluso hasta ingresar a las clases: algunos se pasaron más de 15 años en la universidad (no en la misma, claro). Pero si les pedías apoyo para ayudar a la gente, nunca respondían. Si tenían que tomar al toro por las astas, se escondían. Y los que se metieron en problemas, ¿dónde terminaron? pues nada más ni nada menos que en el extranjero. Así es que ¿en dónde está todo su floro acerca del anti-imperialismo y todo lo que propugnaban? Y claro, me odian con ganas porque se los recuerdo. Lo mismo ha pasado con dirigenes estudiantiles de tu alma mater, han hablado mucho, pero si tenemos que juzgarlos por las casuchas de la facultad de arte, ¿qué hicieron? Al respecto, deberías leer frases PUCP. Allí te enterarás lo que un profesor de derecho les dijo por tener dirigencias débiles.
Y... tranquilízate, pues. Tómate un poco de emoliente con bastante linaza, es bueno para el hígado.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Hola, Miguel. Buena edición; lástima que ahora los lectores del blog nunca sabrán las barbaridades que decía la versión anterior.

Vicky, veo que pasaste muchos años rodeada de idiotas; qué bueno que nada de ellos se te haya pegado.

Anónimo dijo...

De todos modos,la expresión puede ser útil para mostrar la contradicción entre ser izquierdista y llevar una vida lujosa (caviar).

Espléndida dijo...

Mi padre es un hombre octogenario. Un día me preguntó qué era eso de "izquierda caviar", la expresión que aparecía reiteradamente en su querido diario. Sencillamente es -le contesté- un grupo de peruanos que pide dinero al primer mundo para proyectos sociales, pero gasta solamente el 5% y lo demás lo guarda en su billetera.

Mondolio dijo...

Bueno, no creo que el término caviar haya sido impuesto por ells por la derecha "burguesa", ni mucho menos.

Si uno rastra el origen del nombre se encontrará con que es una evolución del término "cívico" de finales de los noventa. El "cívico" era el demócrata.

Acabado el Fujimongato y vueltas las ideologías de sus vacaciones el término "caviar" apareció en La Razón y medios similares, auspiciado por esa derecha plebeya y de chifa, de raigambre mano-duresca, y que se resentía ante los niñitos bien de izquierda, mientras ellos eran gente "de trabajo" y no de pensamiento como los débiles caviares.

O sea, es un término de plebeyos para desacreditar a los Blanquitos.

Humala redivivo.

Daniel Salas dijo...

Vicky:

Si cada quien usa el término como le da la gana, entonces es claro que no sirve. Si tú lo usas para referirte a tus lamentables compañeros y Aldo Mariátegui lo usa para referirse a cualquiera que crea en los derechos humanos, entonces, dime, ¿qué tiene de interesante la expresión "izquierda caviar"?

jedecastro dijo...

Muy interesante. Me parece que hay una semejanza entre la idea de la izquierda caviar y las tácticas retóricas del partido Republicano en los EEUU. Como es sabido, la derecha ha logrado asociar el Liberalism norteamericano, o sea cualquier propuesta que limite el poder estatal o el libre mercado en lo más mínimo, con una supuesta elite cultural imaginada como decadente y alejada de los valores machistas, evángelicos y nacionalistas atribuídos al pueblo de los EEUU. Me parece que además de lo dicho lo de izquierda caviar puede ser visto como una traducción al contexto peruano de la retórica de la derecha norteamericana.

Anónimo dijo...

Gustavo, el hecho que el término sea utilizado por la derecha cavernaria, no quiere decir que este tipo de izquierda no exista. Ha existido siempre desde las gloriosa época de los 70, en esa época empezo cuando gente de clases altas se auparon al carro de la izquierda, no para juntarse, mezclarse con los cholos de abajo, para ser gente luchadora en las bases, sino para ser dirigentes. Personas como Diez Canseco, Dammert, Piqueras, los Villaran, Henry Pease, Bernales, la lista es larga. Todos pitucos: todos dirigentes. Muchos no volvieron a trabajar nunca más como Dammert, otros se hecieron congresistas y como Javier Diez Canseco se construyeron una casa en la playa de 300,000 doláres. Nunca dejaron de ser "pitucos", Gustavo, racistas, soberbios, argolleros y le quitaron la izquierda a la gente del pueblo. Les quitaron todo hasta la izquierda, parece un verso de Vallejo. Pero, de todas maneras aplaudo tu post, porque como en todo en la vida no se puede generalizar. NO TODOS los pitucos de izquierda se hicieron de izquierda para conseguir poder y dinero y prestigio. Muchos enarbolaron las banderas izquierdistas porque en tanto seres humanos decentes les era insoportable vivir en su clase, en medio de tanta injusticia, pobreza, descriminación y racismo. Fueron estigmatizados por su propia clase. En el Regatas se decía que Javier Diez Canseco era de izquierda porque era cojo, y odiaba la belleza atlética de la gente de su propia clase. La cosa es más compleja que un artículo en Wikipedia. Te felicito por habr sacado el tema a la luz. Has podido ocultarlo, como tantas que dicen una cosa y hacen otra.

juancho dijo...

Los poseros, los finteros, izquierdistas de la boca para afuera a los que se refiere Vicky siempre han existido. El punto es cuantos izquierdistas de origen "aristocratico" actuan de forma consecuente con sus palabras. Los que se creen autenticos izquierdistas mas allá de su origen social, obviamente se van a sentir ofendidos.
El izquierdista de la boca para afuera es bastante conocido, por eso la estrategia de sus rivales es colocarles este apelativo, como si no hubiese diferencias.

Anónimo dijo...

Qué curioso que quienes usen el término "izquierda caviar" o "izquierda light" no sean los izquierdistas radicales (que de esa manera se burlarían de quienes siendo de izquierda mantienen posturas moderadas) sino por la derecha gorila, aquel sector más troglodita que sería capaz de vender a su madre al mejor postor en nombre del mercado.
Es como si esta derecha le reclamara a la izquierda moderada que sea radical.

El articulista de CORREO Ricardo Vásquez Kunze llama a esa derecha peruana "derecha roñosa", al respecto dice Vásquez Kunze: "Estas bestias no entienden ni han entendido nunca que ser de derecha no es saber leer el debe y el haber ni fumarse un puro en Acho, ni asolear sus cuerpos de malagua en Asia. Mucho menos tener una casa huachafa en Miami. Ser de derecha es tener una cultura particular del mundo que estos no tienen, precisamente, porque por más aviones que tomen no saben lo que es mundo. Ser de derecha para estos es creer en la propiedad privada –¡gran cosa!– y repetir como loros cuatro palabrejas que ni siquiera entienden. Ese es todo su bagaje cultural, ligero y volátil como su cerebro".
(http://www.correoperu.com.pe)

La comentarista Esplendida talvez habría sido una feliz votante de Fulvia Célica cuando ésta postuló a la alcadía de jesús maria. Su lema de campaña no era mejorar el distrito ni nada de eso, sino: "repartiré mi sueldo entre las amas de casa".

Es que algunas persona, en su mayoria desinformada, piensan que todo se reduce a repartir limosna o víveres.

Anónimo dijo...

El artículo completo de Ricardo Vásquez Kunze

Derecha roñosa y ONG’s

Como ustedes sabrán soy un hombre de derechas. Pero ni mis peores enemigos pueden considerarme un roñoso. Yo, en cambio, considero al noventa y cinco por ciento de la derecha peruana roñosa por temperamento y convicción. Porque detrás de los trajes de marca que la derecha no tiene, me refiero a la marca porque es derecha bamba, de los lentes de sol de artistas de cine, pero de película de gángsteres que es el único papel que pueden hacer bien, y de la billetera de millonarios de cuarto mundo, o sea, de la chauchilla del primero; digo, detrás de todo eso, no hay más que roña.
Sí, roña. Miseria, tacañería y mezquindad con todo lo que, por el contrario, deberían ser pródigos, o sea: las ideas. Estas bestias no entienden ni han entendido nunca que ser de derecha no es saber leer el debe y el haber ni fumarse un puro en Acho, ni asolear sus cuerpos de malagua en Asia. Mucho menos tener una casa huachafa en Miami. Ser de derecha es tener una cultura particular del mundo que estos no tienen, precisamente, porque por más aviones que tomen no saben lo que es mundo. Ser de derecha para estos es creer en la propiedad privada –¡gran cosa!– y repetir como loros cuatro palabrejas que ni siquiera entienden. Ese es todo su bagaje cultural, ligero y volátil como su cerebro. Por eso la mayoría de la derecha es “empresaria” y “técnica”.
Por eso, sobra decirlo pero igualito lo digo, nunca han ganado una elección aunque están colgados de todos los gobiernos como parásitos hasta que les dan una patada en el culo. Sólo entonces se consiguen a un militar más bruto que ellos para que dé un golpe o a un intelectual de nota que les haga el discurso para intentar ganar una elección.
La izquierda, en cambio, se ha convertido también en empresaria, pero en empresaria de ideas. Eso es lo que son las ONG. Y la izquierda siempre ha sabido muy bien que las batallas políticas son batallas culturales y de ideas. Esa es la guerra por el poder. ¿Cuánto dinero ha invertido la derecha roñosa en esta guerra? Ni un céntimo. ¿O acaso han visto ustedes ONG de derecha por alguna parte tratando de influir en la opinión pública y ganar mentes de nivel?
Para la derecha roñosa las ideas no son negocio. Pero como perro del hortelano quiere arruinarle el mercado a los que sí las consideran un producto como cualquier otro. Regulen las ONG, dicen. ¿Regulen? ¿No que hay que desregular el mercado? ¡Conchudos! Si quieren competir en el mercado de las ideas: ¡Pónganse a trabajar!

Diario Correo

Anónimo dijo...

¿No hay un apodo igualmene pegajoso para los que se dicen liberales y realmente son mercantilistas? ¿"derecha huevera"?

Anónimo dijo...

De la misma manera, ya lo he hecho notar antes, se utiliza "burgués" como sinónimo de indolencia, anacronismo, clasismo, pereza etc., y nadie se molesta tanto, aunque a tí también varios comentaristas te dicen !burgués¡...de los dirigentes marxistas que recuerdo Ricardo Letts era empresario agrícola y ahora último inmobiliario, claro que casi nadie vota por él cuando postula , tradicionalmente se ha reducido el debate "intelectual" a un intercambio de ideas entre periodistas , literatos, abogados etc. no tomando en cuenta la opinión de profesionales de otras ramas como ingenieros, biólogos, físicos, matemáticos, etc, (un genetista decía del socialismo, excelente idea pero la especie equivocada)el último ejemplo claro en el Perú fueron las declaraciones del sismologo Hernando Tavera desoídas por todos los responsables con las consecuencias que todos sufrimos. ¿De qué manera sacamos al país del subdesarrollo? como está diseñado el sistema está en manos de los emprendedores esa tarea, así sean caviares, pitucos, cholos con plata(como yo) etc., a propósito, el dinero no es un blindaje contra discriminación, te da armas para defenderte, nada más.
A los emprendedores se nos presenta así en el Perú un horizonte incierto, por un lado algunos de nuestros "intelectuales" personifican en el burgués el origen de todos los males, por otro lado, otros "intelectuales" acusan a los caviares de entorpecer la marcha hacia el progreso, el tiempo pasa y las oportunidades se pierden, sendero luminoso con otras corrientes violentistas toman fuerza y quieren combatir la violencia del sistema con más violencia...

Anónimo dijo...

Gustavo, el hecho que el término sea utilizado por la derecha cavernaria, no quiere decir que este tipo de izquierda no exista. Ha existido siempre desde las gloriosa época de los 70, en esa época empezo cuando gente de clases altas se auparon al carro de la izquierda, no para juntarse, mezclarse con los cholos de abajo, para ser gente luchadora en las bases, sino para ser dirigentes. Personas como Diez Canseco, Dammert, Piqueras, los Villaran, Henry Pease, Bernales, la lista es larga. Todos pitucos: todos dirigentes. Muchos no volvieron a trabajar nunca más como Dammert, otros se hecieron congresistas y como Javier Diez Canseco se construyeron una casa en la playa de 300,000 doláres. Nunca dejaron de ser "pitucos", Gustavo, racistas, soberbios, argolleros y le quitaron la izquierda a la gente del pueblo. Les quitaron todo hasta la izquierda, parece un verso de Vallejo. Pero, de todas maneras aplaudo tu post, porque como en todo en la vida no se puede generalizar. NO TODOS los pitucos de izquierda se hicieron de izquierda para conseguir poder y dinero y prestigio. Muchos enarbolaron las banderas izquierdistas porque en tanto seres humanos decentes les era insoportable vivir en su clase, en medio de tanta injusticia, pobreza, descriminación y racismo. Fueron estigmatizados por su propia clase. En el Regatas se decía que Javier Diez Canseco era de izquierda porque era cojo, y odiaba la belleza atlética de la gente de su propia clase. La cosa es más compleja que un artículo en Wikipedia. Te felicito por habr sacado el tema a la luz. Has podido ocultarlo, como tantas que dicen una cosa y hacen otra.

Diabloguero dijo...

El texto "borrado" en Wikipedia todavía está en el caché de Google:

"Izquierda caviar
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Fue Daniel Benoits, un periodista francés, el que acuñó la expresión hace más de dos décadas.

Esta expresión se traduce de otra francesa equivalente: gauche champagne que hace referencia a los políticos de izquierda radical de buena familia. La palabra caviar viene del turco haviâr, que designa una conserva de huevos de esturión, la cual es muy cara; por lo tanto su significado también puede derivar en un símbolo de la vida de lujo.

Esta expresión hace referencia directa a políticos de la izquierda, que a pesar de su origen socioeconómico alto, profesan políticas de izquierda radicales e incluso sus criticas más ácidas son dirigidas a gente de su mismo origen socioeconómico.

Comun en Perú, usada por todos los sectores de la sociedad que no comulgan con el contendio de las teorías marxistas leninistas, castristas, maoístas o de popular-democráticas que aquellos profesan encubiertamente.

Según el analista peruano Eduardo Bueno León, en el Perú, la izquierda caviar, la conforman aquellos miraflorinos y ex estudiantes y profesores de la Universidad Católica que participaron en Izquierda Unida y que, en su mayoría le dieron la espalda a don Alfonso Barrantes Lingán, ya sea disputándole el liderazgo (caso de Henry Pease) o criticándole a mansalva, destruyendo su legitimidad (caso del PUM), o practicando el oportunismo, tratando de "terciar" entre corrientes (caso de los cristianos de izquierda como Rolando Ames). Al final a Izquierda Unida la destruyeron Sendero Luminoso y el MRTA que pusieron en evidencia sus contradicciones, la caída del Muro de Berlín y la derrota del sandinismo, que destruyeron sus mitos movilizadores, la crisis del primer gobierno aprista, al cual dejaron solo cuando se enfrentó a la burguesía bancaria e industrial transnacional, negándole los apoyos necesarios y jugando suicidamente al antiaprismo, sin reparar que parte importante del discurso sociológico radical de Alan García provenía de sus teóricos y sin considerar que el hundimiento del APRA abría las puertas a proyectos fascistoides como el ultra neoliberalismo de la alianza de centro derecha Fredemo y el nuevo poder cansado de los políticos traidicionales que se encarnó en Fujimori.

La izquierda caviar, siempre siguiendo a Bueno León, ha demostrado ser oportunista, ser arrogante, cuenta con un mercado de financiamiento propio a través de las ONG´S, fundaciones norteamericanas y también recibieron fondos del fujimorismo (Diego García Sayán, Enrique Bernales). Se consideran a sí mismos los oráculos de la sociedad peruana, aunque sólo produzcan lugares comunes (Julio Cotler) y en su mayoría han transitado del marxismo-leninismo y el mariateguismo al neoliberalismo con zapato y todo (Fernando Rospigliosi). Algunos han sustituido el troskismo y el marxismo apocalíptico por el multiculturalismo (Eliane Karp y Rodrigo Montoya). Otros dejaron el maoísmo y recalaron en la expresión más frívola de la socialdemocracia (Carlos Iván Degregori, Nicolás Lynch). Y otros han tenido una trayectoria sinuosa moviéndose entre el ejército y lo que fue la izquierda (Carlos Tapia). Transitan de un país a otro, monopolizando los intercambios académicos usando el financiamiento transnacional y fantaseando con un discurso que exhibe al Perú en todas sus miserias. Han convertido al estado nacional de objeto turístico-revolucionario a objeto turístico-académico y viven de eso. Ahora quieren su partido, o mejor dicho desean su partido propio. Susana Villarán por ejemplo pontifica contra la corrupción y emplaza constantemente al APRA, pero salvo el espacio que le conceden un par de periódicos, no se le conoce obras en favor de los sectores populares peruanos, tratando ahora de dar vida a un pequeño partido de nombre Democracia Social, cuyos mayores mentores viven en el extranjero. El caso de Enrique Bernales es patético. Dice que nunca fue marxista (pero usaba las categorías del marxismo en sus clases y libros) y aunque eso no lo descalifica, pues algunas categorías del marxismo son válidas, como por ejemplo el conflicto entre clases, lo cierto es que ha sido velasquista, barrantista, sanromanista, perezcuellerista, paniaguista y ahora suponemos será lernista o dieguista. Ha transitado de capilla en capilla siempre buscando acomodarse, no para defender los derechos humanos o la democracia, sino para mover contactos para sus proyectos vía ONG. Bernales dice que no fue marxista, pero defendió a los países del socialismo real, viajó cuantas veces quiso a conocer dichos regímenes, los elogió y al igual que muchos izquierdistas -que ahora reniegan- disfrutaron del apapacho y buenos vinos de las nomenclaturas. ¿Ya se olvidó Bernales de su folleto editado por la agencia Novosti titulado Revolución en la Revolución, donde hace la defensa del sistema soviético bajo la perestroika? Ese panfletito era el obligado obsequio personal, tras un largo viaje por tierras soviéticas bien turisteado por la agencia de prensa propagandísta del régimen comunista de la URSS. La izquierda caviar no tiene nada que ver con los luchadores sociales que formaron el cuerpo histórico de Izquierda Unida, con los sindicalistas como Pedro Huillca y Saúl Cantoral. La izquierda caviar no está a la altura de los dirigentes izquierdaunidistas de los barrios urbano-marginales que fueron asesinados por Sendero Luminoso, a los dirigentes campesinos y agrarios que sufrieron persecución y arresto bajo los gobiernos militares y el fujimorismo. A profesionales que pusieron su inteligencia al servicio de los trabajadores mineros o campesinos como Ricardo Díaz Chávez, Daniel Estrada Pérez, Laura Caller. Alguien, con un mínimo de decoro, no puede más que expresar respeto por la figura de Jorge del Prado -y el fallecido Guillermo Herrera-, que en sus últimos años se reafirmaba en sus ideas comunistas cuando la izquierda caviar iniciaba su reconversión liberal y neoliberal? Mientras el yelsinismo reaccionario y autoritario en Rusia declaraba ilegal al Partido Comunista y aplastaba incluso a Gorbachov, ¿dónde estaba la izquierda caviar con Bernales a la cabeza que aprovechó de los rusos comunistas para sus viajes, sus escritos y multitud de congresos turísticos? Cuando la Cuba de Fidel se hundía con el período especial ¿qué hizo la izquierda caviar? ¿dónde estuvo su solidaridad? Traicionaron a la revolución y a los cubanos que durante años cobijaron sus visitas. Los cubanos pusieron a su disposición lo mejor de la revolución, los auparon como la vanguardia progresista sudamericana, sus editoriales publicaron sus libros (especialmente de poetas) o reprodujeron sus ensayos. Al primer atisbo de crisis la izquierda caviar denunció a Fidel y la revolución cubana como una dictadura y una tiranía más. ¿Pensaban lo mismo cuando los cubanos los hospedaban en los hoteles de cinco estrellas, cuando los paseaban por La Habana y el Vedado, cuando les obsequiaban los placeres de los cabarets, mientras los cubanos de a pie vivían en la austeridad, buscaban dólares y algunos creían que todo era soportable por la solidaridad? La forma cómo la izquierda caviar aprovechó de los cubanos para luego abandonarlos y denunciarlos cuando las papas quemaban, ha sido una verdadera infamia digna de aparecer en la Memoria del Fuego de Eduardo Galeano.


Controversia [editar]Sin embargo lo dicho anteriormente. En el Perú se ha venido utilizando el término "izquierda caviar" especialmente por parte de sectores de no comunistas para recalcar las falacias de los caviares.Así entre los que más usan este término está Aldo Mariátegui,Director de "Correo".

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Izquierda_caviar"
Categorías: Wikipedia:Artículos que necesitan referencias | Wikipedia:Wikificar | Wikipedia:No neutral

Anónimo dijo...

lo que nos faltaba después del terremoto: Zona de noticias convetida en suplemento de libros. Ver la crìtica a cuatro manos de Guich (Correo) y De Lima:

""""Lo que Güich denomina como "atractivo 'enigma'" y "misterio" está asociado con una no manifestada (en el plano textual) relación homoerótica entre Rebeca y Verónica; relación permanentemente señalizada a través de múltiples referencias. La escena final de la novela recupera para ambas una apertura metaforizada a través de la imaginería católica: "Si alguien abriera la puerta en ese momento vería a una madona acunando a su hija" (259). Finalmente, ambas salen del closet. Se trata de una salida ubicada dentro del marco de lo máximo de conciencia posible (en términos goldmannianos) del tradicional sector conservador limeño. Esto se enlaza con lo que Güich llama la "obsesión por lo aséptico" que a su vez se conjuga con "la percepción y los gustos de un particular segmento de consumidores".""""""""""""""

El Chato Heston dijo...

Bueno, Vicky, sobre tus compañeros de aula, siempre puedes ser mas precisa y decir 'charlatán', 'ocioso', 'mal alumno', etc. No se trata de acuñar la definición que te dé la gana, es como la gente que utiliza el término 'marrón' y te rejura que no es racista, sino que alude a la flojera, huachafería, etc.

Izquierda caviar alude a la supuesta contradicción entre condición económica/social y el pensamiento de izquierda, y resulta un sinsentido pensar que para ser de izquierda hay que ser pobre. Osea, si Diez Canseco va a ser de izquierda, pues que venda su casa y viva en la calle? O en una vivienda mas humilde? que tan humilde? En que barrios se puede vivir para ser de izquierda?

Concuerdo con Faverón en que ese termino solo puede ser hijo del racismo/clasismo primitivo de la derecha peruana.

Nando dijo...

¿no fue rafo león quien acuñó el término "derecha concha"? no lo leí, me contaron que lo escribió, y desde entonces lo celebro como sumamente ingenioso -otra metáfora marina- y preciso.

Nando dijo...

ah! y en el cache de wikipedia se puede encontrar (todavía) una versión anterior de la entrada "izquierda caviar". antes de que se borre, la pongo aquí tal cual y sin edición alguna:

Fue Daniel Benoits, un periodista francés, el que acuñó la expresión hace más de dos décadas.
Esta expresión se traduce de otra francesa equivalente: gauche champagne que hace referencia a los políticos de izquierda radical de buena familia. La palabra caviar viene del turco haviâr, que designa una conserva de huevos de esturión, la cual es muy cara; por lo tanto su significado también puede derivar en un símbolo de la vida de lujo.
Esta expresión hace referencia directa a políticos de la izquierda, que a pesar de su origen socioeconómico alto, profesan políticas de izquierda radicales e incluso sus criticas más ácidas son dirigidas a gente de su mismo origen socioeconómico.
Comun en Perú, usada por todos los sectores de la sociedad que no comulgan con el contendio de las teorías marxistas leninistas, castristas, maoístas o de popular-democráticas que aquellos profesan encubiertamente.
Según el analista peruano Eduardo Bueno León, en el Perú, la izquierda caviar, la conforman aquellos miraflorinos y ex estudiantes y profesores de la Universidad Católica que participaron en Izquierda Unida y que, en su mayoría le dieron la espalda a don Alfonso Barrantes Lingán, ya sea disputándole el liderazgo (caso de Henry Pease) o criticándole a mansalva, destruyendo su legitimidad (caso del PUM), o practicando el oportunismo, tratando de "terciar" entre corrientes (caso de los cristianos de izquierda como Rolando Ames). Al final a Izquierda Unida la destruyeron Sendero Luminoso y el MRTA que pusieron en evidencia sus contradicciones, la caída del Muro de Berlín y la derrota del sandinismo, que destruyeron sus mitos movilizadores, la crisis del primer gobierno aprista, al cual dejaron solo cuando se enfrentó a la burguesía bancaria e industrial transnacional, negándole los apoyos necesarios y jugando suicidamente al antiaprismo, sin reparar que parte importante del discurso sociológico radical de Alan García provenía de sus teóricos y sin considerar que el hundimiento del APRA abría las puertas a proyectos fascistoides como el ultra neoliberalismo de la alianza de centro derecha Fredemo y el nuevo poder cansado de los políticos traidicionales que se encarnó en Fujimori.
La izquierda caviar, siempre siguiendo a Bueno León, ha demostrado ser oportunista, ser arrogante, cuenta con un mercado de financiamiento propio a través de las ONG´S, fundaciones norteamericanas y también recibieron fondos del fujimorismo (Diego García Sayán, Enrique Bernales). Se consideran a sí mismos los oráculos de la sociedad peruana, aunque sólo produzcan lugares comunes (Julio Cotler) y en su mayoría han transitado del marxismo-leninismo y el mariateguismo al neoliberalismo con zapato y todo (Fernando Rospigliosi). Algunos han sustituido el troskismo y el marxismo apocalíptico por el multiculturalismo (Eliane Karp y Rodrigo Montoya). Otros dejaron el maoísmo y recalaron en la expresión más frívola de la socialdemocracia (Carlos Iván Degregori, Nicolás Lynch). Y otros han tenido una trayectoria sinuosa moviéndose entre el ejército y lo que fue la izquierda (Carlos Tapia). Transitan de un país a otro, monopolizando los intercambios académicos usando el financiamiento transnacional y fantaseando con un discurso que exhibe al Perú en todas sus miserias. Han convertido al estado nacional de objeto turístico-revolucionario a objeto turístico-académico y viven de eso. Ahora quieren su partido, o mejor dicho desean su partido propio. Susana Villarán por ejemplo pontifica contra la corrupción y emplaza constantemente al APRA, pero salvo el espacio que le conceden un par de periódicos, no se le conoce obras en favor de los sectores populares peruanos, tratando ahora de dar vida a un pequeño partido de nombre Democracia Social, cuyos mayores mentores viven en el extranjero. El caso de Enrique Bernales es patético. Dice que nunca fue marxista (pero usaba las categorías del marxismo en sus clases y libros) y aunque eso no lo descalifica, pues algunas categorías del marxismo son válidas, como por ejemplo el conflicto entre clases, lo cierto es que ha sido velasquista, barrantista, sanromanista, perezcuellerista, paniaguista y ahora suponemos será lernista o dieguista. Ha transitado de capilla en capilla siempre buscando acomodarse, no para defender los derechos humanos o la democracia, sino para mover contactos para sus proyectos vía ONG. Bernales dice que no fue marxista, pero defendió a los países del socialismo real, viajó cuantas veces quiso a conocer dichos regímenes, los elogió y al igual que muchos izquierdistas -que ahora reniegan- disfrutaron del apapacho y buenos vinos de las nomenclaturas. ¿Ya se olvidó Bernales de su folleto editado por la agencia Novosti titulado Revolución en la Revolución, donde hace la defensa del sistema soviético bajo la perestroika? Ese panfletito era el obligado obsequio personal, tras un largo viaje por tierras soviéticas bien turisteado por la agencia de prensa propagandísta del régimen comunista de la URSS. La izquierda caviar no tiene nada que ver con los luchadores sociales que formaron el cuerpo histórico de Izquierda Unida, con los sindicalistas como Pedro Huillca y Saúl Cantoral. La izquierda caviar no está a la altura de los dirigentes izquierdaunidistas de los barrios urbano-marginales que fueron asesinados por Sendero Luminoso, a los dirigentes campesinos y agrarios que sufrieron persecución y arresto bajo los gobiernos militares y el fujimorismo. A profesionales que pusieron su inteligencia al servicio de los trabajadores mineros o campesinos como Ricardo Díaz Chávez, Daniel Estrada Pérez, Laura Caller. Alguien, con un mínimo de decoro, no puede más que expresar respeto por la figura de Jorge del Prado -y el fallecido Guillermo Herrera-, que en sus últimos años se reafirmaba en sus ideas comunistas cuando la izquierda caviar iniciaba su reconversión liberal y neoliberal? Mientras el yelsinismo reaccionario y autoritario en Rusia declaraba ilegal al Partido Comunista y aplastaba incluso a Gorbachov, ¿dónde estaba la izquierda caviar con Bernales a la cabeza que aprovechó de los rusos comunistas para sus viajes, sus escritos y multitud de congresos turísticos? Cuando la Cuba de Fidel se hundía con el período especial ¿qué hizo la izquierda caviar? ¿dónde estuvo su solidaridad? Traicionaron a la revolución y a los cubanos que durante años cobijaron sus visitas. Los cubanos pusieron a su disposición lo mejor de la revolución, los auparon como la vanguardia progresista sudamericana, sus editoriales publicaron sus libros (especialmente de poetas) o reprodujeron sus ensayos. Al primer atisbo de crisis la izquierda caviar denunció a Fidel y la revolución cubana como una dictadura y una tiranía más. ¿Pensaban lo mismo cuando los cubanos los hospedaban en los hoteles de cinco estrellas, cuando los paseaban por La Habana y el Vedado, cuando les obsequiaban los placeres de los cabarets, mientras los cubanos de a pie vivían en la austeridad, buscaban dólares y algunos creían que todo era soportable por la solidaridad? La forma cómo la izquierda caviar aprovechó de los cubanos para luego abandonarlos y denunciarlos cuando las papas quemaban, ha sido una verdadera infamia digna de aparecer en la Memoria del Fuego de Eduardo Galeano.
Controversia [editar]

Sin embargo lo dicho anteriormente. En el Perú se ha venido utilizando el término "izquierda caviar" especialmente por parte de sectores de no comunistas para recalcar las falacias de los caviares.Así entre los que más usan este término está Aldo Mariátegui,Director de "Correo".

Anónimo dijo...

Solo en un país como el nuestro tener plata te hace incapaz de mostrar cualquier sensibilidad, acción o idea contra la desigualdad, la exclusión o la pobreza.
Qué triste. Para pensar hay que ser pobre, excluido y maltratado. De lo contrario, está prohibido protestar, tener ideas de avanzada o un pensamiento social que busque equilibrar las cosas.
¿Cuáles serían los modelos, entonces? ¿La arcaica CGTP? ¿El corrupto e ineficiente SUTEP? ¡Por favor! Con todas sus taras, prefiero a las ONG, porque digan lo que digan han hecho un mejor trabajo que el de muchos autodenominados representantes del pueblo.
La izquierda 'brontosaurio', en cambio, sí ha hecho daño y mucho, en todas sus vertientes, desde el obtuso sindicalismo hasta la naturaleza criminal de SL. Pero no. Ser de izquierda y creer democráticamente en ciertas cosas es más bien un pecado. ¡Qué paisito este!

bellaco dijo...

interesante tu trabajo, llegué aquí por una foto, un tema, no se qué, poero me encontré con tu excelente trbajo. saludos.

Silvio Rendon dijo...

Hola Gustavo,

Aquí un post que refiere a tu post: Izquierda caviar e izquierda cigarra. Viene a cuento.

Saludos,

Silvio

Anónimo dijo...

creo que faveron es tipico exponente de la politiqueria peruana, solo hay que recordar la forma en que se labro un futuro en somos, escribiendo a pedido resenas sobre los libros de ampuero y cueto. esa tradicion del clientelismo y de la argolla ahora nos quiere hacer crear que la aborrece, es mas de lo mismo faveron.

Anónimo dijo...

Querido Gustavo,

Aunque suene algo descontextualizado, Bjork viene a Lima.

Saludos,

Mila

Anónimo dijo...

Querido Gustavo:

Esot harto de tus rabietas. Cada vez que vengo a informarme a esta página, te estás peleando por algo o contra alguien. ¿No puedes ser la persona silenciosa y genuflexa que siempre fuiste?

Un abrazo cordial,

Un ex compañero caviar

Anónimo dijo...

"La verdad es que este señor Saldaña me ha impresionado como un tonto de capirote... que barbaridad, que simplicidad de pensamiento! Y ese es un columnista? Pero por dios, alguien debería ver que se publica y que no"

¿Esto lo dice una caviar o una derechista?

Susana dijo...

Anónimo de las 12.17: Eso lo dije yo. ¿por qué tienes que copiar un comentario mío hecho en otro blog, y en otro contexto? No entiendo tu punto. Ni me siento caviar ni soy de derecha, así que tu dicotomía es falsa. Si lo dices porque parece que quiero imponer la censura, creo que te equivocas de cabo a rabo: Uno debe ser libre de exponer las ideas que quiera o tenga, pero con cierta calidad argumentativa.. un mínimo siquera. Las ideas pueden ser las que uno quiera proponer (en eso consiste la libertad), pero si el diálogo pretende ser serio pues uno tiene que respetar a su interlocutor y presentarle algo mas o menos coherente. hablo entonces de control de calidad, no de censura. Lo que pasa es que hay gente que no entiende la diferencia.

Anónimo dijo...

Gustavo. Te voy a pedir un favor. Cuando coloques imagines en tus post, colocalos correctamente.
Tú sabías que sacando el tema de la izquierda caviar iba a ocurrir lo que ocurrió. Es decir una crítica a la izquierda, en favor de la derecha claro está. A la que tú le haces el juego. Y las imágenes, que en realidad son íconos mediáticos, por favor, para hablar de la izquierda caviar no pongas una foto de Mariátegui. ¿O consideras a Mariátegui izquierda caviar? ¿O es que tu verdadera intención era debilitar a los seguidores de Mariátegui? acusándolos de isquierda caviar?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Pues, estás en un error: la mayor parte de los comentarios, al igual que el post, son una crítica sobre la derecha, no al revés. Y la foto de José Carlos Mariátegui es más bien una referencia indirecta a su pariente Aldo, principal promotor, desde la derecha, del término "izquierda caviar".

Anónimo dijo...

A los mariateguistas: ¿No fue este señor el que pidió detener la inmigración de orientales al Perú so pretexto de que degeneraban la raza y que, más bien, había que promover la venida de migrantes europeos en un artículo que muchos izquierdistas, caviares o no, evitan citar?

Anónimo dijo...

sabes que es un caviar? un imbecil que llora cuando muere un terrorista y mira para otro lado y se hace el loco cuando muere un policia.caviar es aquel que grita ase-sino!con todas sus fuerzas y el brazo en alto cuando se trata de Fujimori, o Alan, pero calla en siete idiomas cuando se habla sobre los crimenes y represion de Fidel Castro..

Eduardo dijo...

Señor Faverón :
Hace unos meses detecté que un texto que escribí en el 2003 estaba colgado y editado en Wilkimedia.No se quién lo colgó y a estas alturas no me interesa, además ya fue retirado.El texto se titula "Izquierda caviar no es izquierda democratica sino izquierda degenerada" y en Wilkimedia colgaron la parte referida a algunos academicos y politicos de la ex Izquierda Unida.El texto lo envié, en su momento, a una lista de discusión política en el Perú y de allí lo han reenviado a otros sitios, pero el contexto político y los hechos mencionados corresponden al 2003, por lo tanto está parcialmente desactualizado.
La crítica a los llamados "caviares" es desde una posición política de izquierda, una suerte de contraste entre lo que dijeron e hicieron en los años 70-8o y lo que hacen ahora.
Nada más lejos que ser caja de resonancia de Aldo "Mariategui", y sus efectivas tesis racistas y ultraderechistas.
No me he referido al derecho de la clase media a ser izquierdista o progresista, no es la extración de clase lo que explica el comportamiento contradictorio de las personas que menciono, sino su evolución a posiciones neoliberales (de alta o baja intensidad), su acomodo al sistema que tanto combatieron, y el derroche fatuo de los instrumentos financieros de la cooperación internacional para promoverse tanto en la academia, como en las relaciones internacionales y en la política criolla.Que cada quien saque sus conclusiones, a mi me parece oportunismo ideologico e idiosincracia criolla , lo cual no es exclusiva de la clase media alta.Por lo tanto ya no se les puede llamar izquierda.Además es un fenómeno mundial que comenzó a darse desde que los socialistas europeos aceptaron el neoliberalismo y que se acentuó con la caída de los regímenes comunistas, sin embargo los movimientos sociales demostraron que la izquierda seguía en su lucha, pero que curioso que los ex izquierdistas peruanos mencionados no se sumaran a dichos movimientos, sino que lo criticaran, los ignorasen o lo combatieran.
Hago esta aclaración, diciendo además que comparto en gran medida su interpretación sobre el racismo, pero creo que el reduccionismo culturalista no explica por si misma la complejidad de la crisis de la izquierda peruana, más aún, ahora que hay un gobierno que ofreció un "cambio responsable" y terminó aplicando el programa de la derecha, en un error que traerá consecuencias graves en el mediano plazo.
Por lo demás reciba mis atentos saludos,

Eduardo Bueno
México DF a 20 de febrero del 2008