30.11.07

El salario del miedo

¿Cuánto se paga a los motores de la inteligencia en el Perú?

La huelga de estibadores del Callao tiene a medio Perú con los pelos de punta; el que la Federación Peruana de Fútbol pueda ser desafiliada de la FIFA le destroza los nervios a la otra mitad de la patria; pero, mientras tanto, los maestros de universidades nacionales comenzaron una huelga de hambre para reclamar por una mejora en sus sueldos miserables y patéticos, y eso a nadie le importó demasiado. De hecho, a nadie le importó un pepino.

La huelga podría terminar definitivamente hoy, y los salarios han sido incrementados en proporciones considerables; lo malo es que, tras el aumento, siguen siendo miserables y patéticos. No soy economista, pero se me ocurre que, al menos en principio, como indicio del problema, no será del todo inválido, para denunciar la miseria del maltrato del Estado Peruano s sus profesores universitarios, comparar sus sueldos con los de colegas suyos del primer mundo y luego con el costo de vida en el Perú (al menos en Lima) y el costo de vida en las ciudades del primer mundo donde viven esos colegas mejor pagados.

Primero, los sueldos. Entre los profesores de "tiempo completo y dedicación exclusiva", el sueldo de un profesor principal en una universidad nacional peruana llega a mil 200 soles, es decir, aproximadamente, 400 dólares. Un profesor asociado recibe 580 soles (menos de 200 dólares) y un profesor auxiliar recibe 300 soles (unos cien dólares). En sueldos anuales, eso da un aproximado de 4 mil 800 dólares para un profesor principal, 2 mil 400 para un asociado y mil 200 dólares anuales para un profesor auxiliar, a todo lo cual hay que restarle impuestos y deducciones.

Estados Unidos es, por supuesto, un paraíso para los intelectuales, especialmente los ligados a instituciones sólidas, que pueden encontrar sustento económico y de otro tipo para casi cualquier investigación debidamente justificada. Los sueldos universitarios pueden variar mucho según la región, el rango de la universidad e incluso el campo y los méritos profesionales de cada individuo. En la costa Este, considerando esos factores, se espera que un profesor auxiliar comience su carrera con un sueldo entre los 45 y los 65 mil dólares anuales; un profesor asociado debería recibir entre 70 y 90 mil dólares anuales; un profesor principal estará por encima de eso, y el cielo es literalmente el límite (el rector de Cornell, lo recuerdo, ganaba un millón ochocientos mil dólares anuales hace un tiempo).

Comparando las tres categorías en el caso peruano y el de la costa Este americana, y tomando los rangos más bajos en este segundo caso, la proporción va de esta forma: el profesor auxiliar americano recibe 37 veces más que su par peruano; el asociado recibe 29 veces más; el profesor principal recibe dieciocho veces más. Si tomáramos los límites superiores, la desproporción se intensifica, obviamente: el auxiliar en Estados Unidos recibe 54 veces más que el peruano; el asociado recibe 37 veces más, etc.

Cuando uno expresa su sorpresa (su indginación) ante esas cifras, la respuesta más frecuente es: ah, claro, pero es que vivir en Estados Unidos es mil veces más caro. Bueno, pues no exactamente mil veces. Mercer, empresa de consultoría que es líder mundial en temas relacionados con recursos humanos, publica anualmente un estudio sobre el costo de vida en las principales ciudades del mundo. Usualmente, la ciudad base para las comparaciones es New York (la ciudad medular de la costa Este americana, así que resulta perfecta para la lógica de este post). Mercer estudia el costo de vida en New York y le asigna a ese costo 100 puntos porcentuales; en comparación con los cien puntos de New York, ciudades como Moscú, Seúl, Tokio y Londres fluctúan entre los 110 y los 124 puntos. Es decir, vivir en Moscú (el infierno de los viajantes, la ciudad más cara del mundo) es un veinte por ciento más caro que vivir en New York. ¿Dónde está Lima en esos ránkings?

En años recientes, Lima se ha disputado con Santiago de Chile la posición como la ciudad más cara de Sudamérica después de Sao Paulo y Rio de Janeiro, que son las más invivibles en cuanto a costos se refiere. En relación al 100 de New York, Lima varía entre los 66 y los 69 puntos. Eso quiere decir que vivir en New York no es
mil veces más caro que vivir en Lima. De hecho, no es ni siquiera dos veces más caro que vivir en Lima.

Resumiendo todas las cifras: un profesor auxiliar de una universidad en la costa Este de Estados Unidos puede recibir anualmente entre 37 y 54 veces más que un homólogo peruano en una universidad nacional, y vive en un mundo que no se acerca a ser dos veces más caro.


Se supone que las universidades nacionales, que suelen ser las más grandes, las más antiguas, las más diversificadas en la academia peruana, son el terreno natural para el desarrollo de nuestra intelectualidad. Un problema crucial para que eso se transforme en algo más que palabras es el asunto de los salarios: un buen profesor de química o de matemáticas o de economía o de sociología tiene dentro de las paredes del cráneo toda la materia prima elemental que necesita para ser un profesional decisivo en su campo.

Al mismo tiempo, mientras se quede en un medio que lo limita y lo frustra, tiene la materia prima más fácilmente desaprovechable del mundo. ¿Por qué tendría que dársela al peor postor, por qué a cambio de casi nada, por qué sabiendo que sus pares en el extranjero gozan de enormes privilegios que también podrían ser suyos? ¿Y por qué blogs y diarios y revistas escritos por gente con formación universitaria y más de dos dedos de frente le hacen mucho más caso a la situación de la Federación de Fútbol o la huelga de los estibadores (perfectamente justa, por otra parte) que al hecho de que los maestros universitarios peruanos sean mantenidos en esa situación por el Estado?

A propósito (esto me lo cuenta un amigo): en la Universidad Católica, los trabajadores lograron que se les diera un aumento; los administradores se subieron al coche y se aumentaron los sueldos también. Sólo se olvidaron de una parte de la comunidad asalariada: los profesores, a quienes no se les subió ni un maldito sol. ¿Qué tal? ¿Excelente, no? Todo un gesto.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo,

El estudio de la Mercer no es aplicable a tu análisis, pues se elabora con un fin preciso: “to help multinational companies and governments determine compensation allowances for their expatriate employees”.

No mide cuál el real costo de vida (para un ciudadano local), sino cuánto debería pagarle una empresa a un empleado expatriado para que éste mantenga el mismo nivel de vida que en su ciudad de origen (una ciudad, por lo general, del primer mundo). Por otro lado, los productos que componen la canasta (aquellos “200 items including housing, transport, food, clothing, household goods and entertainment”) se refieren a un patrón de consumo del primer mundo.

Esto explica, por ejemplo, por qué según la Mercer el costo de vida en Lusaka, Zambia (83.4) es idéntico al de Amsterdam, o el de Dakar (82,8) superior al de Boston (76,8), algo del todo absurdo.

He vivido 10 años entre Milán (96,9) y Munich (80,2), y te aseguro que el costo de vida en estas ciudades es de 3 o 4 veces superior al de Lima (68,7) [y no sólo 1,4 y 1,2 veces, según el índice de la Mercer].

Esto no quita, sin embargo, que el nivel de sueldos de los profesores peruanos sea miserablemente bajo.

Un saludo,

Ernesto Ferrini

Anónimo dijo...

No quiero parecer "patero", pero suscribo cada una de las cosas que dices, tiene toda la razón. Aquí la educación es la última rueda del coche, y encima todos hablan de bonanza económica, mientras los maestros universitarios ganan una miseria.

¿los llamarán también "malnacidos" cuando radicalicen su protesta?

Susana Frisancho dijo...

Como ya dije en algun otro post, aqui los profesores de universidades privadas no se atreven a hacer huelga...

Enrique Prochazka dijo...

Hola Gustavo,

Creo que en el Perú las universidades nacionales ya no son las más diversificadas; de hecho, pienso que, por ejemplo, la Villarreal o la Santiago Antúnez de mayolo son socialmente más homogéneas que la Católica o la Santa María. De cualquier manera, es poco lo que cualquiera de ellas proporciona en términos de una
socialización intercultural, y esto desde luego incluye a las privadas.

Pero el punto de tu post levanta, sin mencionarlo, el tema de de dónde proviene tanta riqueza, en el aparato de la academia en USA, y por qué ello no sucede entre
nosotros. No conozco detalles, pero creo que en gran medida tal flujo proviene de sus estrechos vínculos
con el aparato productivo (y no es necesario que este sea, como se suele sostener, el complejo industrial-militar). Los lazos entre la universidad peruana y el aparato productivo nacional son tenues y no sirven de correa de transmisión ni de innovación
productiva, en un sentido, ni de financiamiento en el otro, por lo que la capacidad de las universidades -o del estado cuando es su patrocinador- de dar sueldos
más 'proporcionales' a los costos de vivir aquí -digamos, la mitad que en NY- son escasísimas.

Mario dijo...

Yo concuerdo con Ernesto Ferrini en que aquel estudio, de un modo u otro, mea completamente fuera del tarro. Si bien el costo de vida en Lima no es tan bajo como para que los sueldos magisteriales no sean degradantes y patéticos, la idea de que el costo de vida en Lima es 69% del de Nueva York es absurda. Y lo digo con conocimiento de causa porque crecí en Lima, vuelvo todos los años y vivo en Nueva York desde hace 8 años. Ejemplos: un apartamento de 50m2 en Astoria, Queens, un barrio misio pero tranqui comparable, en la escala social, a una parte caidona de Pueblo Libre o Maranga, cuesta $1300 al mes. Un apartamento del mismo tamaño en Greenwich Village, donde vivo ahora, que es ficho pero no lo más ficho de la ciudad, sale por $3500 o más. El dentista te saca $800 por un canal y una corona. La libra de carne cuesta $5.99 y la de pollo en presas $1.99, para pensarlo en kilos hay que multiplicar por 2.15. La libra de manzanas cuesta $1.50. El pasaje de metro $2.00. Etcétera. Saquen sus cuentas. Yo calculo que el costo de vida es más o menos 7 u 8 veces más caro. La comida no llega a ser 4 veces más cara, pero ciertos gastos como médicos o alquiler fácil son 10 veces. En fin, eso no justifica ni por un segundos los sueldos de hambre que se pagan, pero si desmiente, creo, el estudio citado.

Anónimo dijo...

Interesante pero, ¿no te parece un exceso que existan sueldos tan astronómicos, cuyo límite sea el "cielo"?

anonimo siciliano dijo...

hasta yo sé que ese estudio Mercer mide algo completamente distinto

patinastesssss

Anónimo dijo...

Por favor! el sistema actual en las universidades públicas peruanas privilegia la mediocridad pues no permite distinguir entre el buen profesor que produce, investiga y publica y el malo que apenas dicta clase (y se dedica a coimear para aprobar alumnos).
En nada mejorará la situación de la universidad pública si es que se "homologa" los sueldos de los profesores, como ellos vienen reclamando.
Dicha "homologación" fue producto de una demagógica ley dada por Luis Alberto Sánchez y que carece de toda viabilidad económica; no se puede equiparar el sueldo de un profesor con el de un Vocal, no sólo las labores son distintas, sino que el número de profesores universitarios es muy superior al de jueces.
Debe plantearse una reforma radical de la carrera universitaria, permitiendo pagar más al profesor que más produce y descartar a aquellos malos profesores universitarios (que -lamentablemente-son los que más abundan en las universidades públicas).
Ahora pregunto, ¿podrá lograrse excelencia académica con el actual régimen de gratuidad indiscriminada de la eduicación superior?...lo dudo mucho.

Administrator dijo...

En algunas disciplinas, trabajar como profesor en una universidad te permite tener contacto con personas dentro de las empresas (administración, agricultura, derecho), por lo tanto lo que uno gana como profesor no es tan importante; pero en Literatura, mama mía, deben estar comiéndose las uñas.

Anónimo dijo...

Anonimo de las 4y18: ¿Y cómo propones que se mida quién es el que produce más?

Anónimo dijo...

y como es en la catolica??? los sueldos son malazos tambien, no tan malos como las universidades naciones pero definitivamente no son decentes tampoco (tal vez en la pacifico, pero no se).. el problema ademas es que en la catolica los mejores sueldos los tienen los administrativos, se dice que la secre del rector gana mucho mas que un profesor auxiliar!!

carlos dijo...

Ya lo dijeron, la diferencia del costo de vida es mucho mayor... Pero por otro lado, es interesante decir que el régimen de trabajo de un profesor universitario en los EEUU le permite enseñar 6 horas por semana, y cobrar por 40, y dedicarse a investigar, tomar sabáticos, recibir ayuda para viajes, presentar en conferencias, organizar actividades y por supuesto publicar. Por eso, cuando alguna gente habla de mal nivel de nuestra academia, pierde de vista las malsanas condiciones de trabajo que tiene que enfrentar un docente peruano: enseñar montones de horas, en varias universidades, nada de ayuda para el trabajo intelectual, abandono de su carrera, etc. Así solo los héroes publican y producen.
Por eso tal vez sentimos que no hay gran nivel, por supuesto, pero las universidades y colleges norteamericanos tienen más o menos el mismo porcentaje de mediocridad, solo que es una mediocridad bien barnizada, como todo por aqui, gente mediocre que produce, publica, presenta en conferencias, y que llena de dudosas publicaciones la enorme base de datos de la academia. De cada diez papers producidos en mi área, por ejemplo, en la academia norteamericana, creo que al menos 6 ó 7 son para el basurero. Pensadores extraordinarios, verdaderos genios, la verdad, la verdad... pues creo que los hay aquí en la misma proporción que entre nosotros. Cuántos María Rostworowski, Hugo Neira, David Sobrevilla, José Antonio Del Busto,Edgar Guzmán Jorquera, Antonio Cornejo Polar, Manuel Baquerizo, por mencionar los que recuerdo ahorita, tuvimos en la academia peruana? Pocos, en verdad. Pero los tenemos. Lo que sí es grave es que entre nosotros no los conocemos, ni nos leemos, los ninguneamos pensando que solo los que hablan desde la academia platuda tienen ideas...
pero ese es ya otro cuento.

Carlos Vargas

Espléndida dijo...

¿Se han preguntado alguna vez quién se beneficia con esta seudo "política educativa",que no data de estos últimos años, y que continúa maltratando hasta hartazgo a nuestros docentes?

Anónimo dijo...

Claro que hay algo de envidia en las criticas de Faveron a Roncagliolo. No porque sus comentarios no sean ciertos. Sus criticas son razonables. La envidia reside en su ensanamiento con el joven autor (que apenas comienza su carrera).

Un ejemplo. Abril Rojo es mucho mejor como novela que Palacio Quemado o Suenos Digitales de Paz Soldan. O que Las Peliculas de mi Vida de Fuguet. Sin embargo, Faveron es mucho mas generoso y cortez con los otros dos que con Roncagliolo.

Fuguet, mucho mas superficial como autor que Roncagliolo, hasta recibe posts bastante generosos.

Anónimo dijo...

Eso es verdad, hay universidades, por ejemplo, que tienen toda una estructura y dinero (Wiener, Tecnologica, etc, por ejemplo, entre las nuevas) y pagan 20 soles la hora y todavia con descuentos inverosimiles, etc. Son varias. Lo peor es que ningun profesor enseña en esas universidades nuevas por obtener prestigio sino para vivir o sumar ingresos.

En cambio, en la Catolica hay un valor adicional, quien enseña alli lo hace por tener prestigio y eso de por si ya es un pago que hace la universidad, es como tener una columna ad honorem en un periodico, te da caché y te vuelves importante. Igual ocurre en San Marcos, que es del Estado.

Luis

Anónimo dijo...

y quién ha dicho que los profesores son el motor de la inteligencia? qué delirio!

uno menos... dijo...

no solo de pan vive el hombre...

Anónimo dijo...

no se, a mi tsmbien me dijeron que muchos profes ensenan en la catolica solo pa no tener que pagar la pension de sus hijos...

El Perú ya fracasó dijo...

La "mafia" de la católica ...

Anónimo dijo...

Dedicarle unas líneas, tiempo, investigación y energía a los miserables ingresos de los profesores universitarios peruanos te hacen, Gustavo, un ser humano. ¡Existían! Siempre queda la esperanza.
Pero la de ellos creo que es una guerra perdida porque quienes dirigen este país necesitan tenerlos (nos) así. La inteligencia hace daño, dicen, sobre todo a sus intereses.

Lorena

eldrope dijo...

USA es mucho más rico que el Perú, el PBI per capita es más del doble que el promedio de ingresos de el sector A peruano.

Mejor comparemos con realidades más cercanas como México o Chile.

Carlos C. Díaz dijo...

Nuestros salarios pueden ser bajos, pero no miserables
A raíz del debate abierto en la PUCP en relación al reciente aumento de sueldos de sus trabajadores, ha surgido, en la blogosfera, el tema de las remuneraciones de los docentes de las universidades públicas. Gustavo Faverón, sin duda de buena fe, ha publicado en su blog un post titulado el salario del miedo, donde denuncia los bajos sueldos que recibimos los docentes de las universidades públicas...

Continua:

http://microeconomia.org/guillermopereyra/category/universidades/page/3/

Anónimo dijo...

Las cifras que Gustavo menciona se refieren a los incrementos obtenidos en base a la lucha por la homologación, y corresponden al segundo tramo comprometido para este año (35%). El año pasado se inició el proceso con un 30%. Y debería de continuar el 2008 con otro 35%. Los sueldos de los docentes de las universidades públicas son mayores a los sueldos de los docentes de muchas de las universidades privadas, y esto incluye a universidades como Ricardo Palma y San Martín de Porres.

Es decir, los sueldos son bajos, no son miserables, los sueldos no son los últimos de los sueldos de las universidades del país, y nuestras universidades públicas no son mediocres. San Marcos es la mejor universidad del Perú de acuerdo con el estudio del Dr. Piscoya. Y la Universidad Agraria tiene el cuarto puesto, y le siguen las Universidades Públicas de Puno, Trujillo. Arequipa y la UNI. Es decir, las Universidades Públicas son las primeras en el ranking de universidades peruanas..

Continua...

http://microeconomia.org/guillermopereyra/category/universidades/page/3/

Anónimo dijo...

Las cifras que Gustavo menciona se refieren a los incrementos obtenidos en base a la lucha por la homologación, y corresponden al segundo tramo comprometido para este año (35%). El año pasado se inició el proceso con un 30%. Y debería de continuar el 2008 con otro 35%. Los sueldos de los docentes de las universidades públicas son mayores a los sueldos de los docentes de muchas de las universidades privadas, y esto incluye a universidades como Ricardo Palma y San Martín de Porres.

Es decir, los sueldos son bajos, no son miserables, los sueldos no son los últimos de los sueldos de las universidades del país, y nuestras universidades públicas no son mediocres. San Marcos es la mejor universidad del Perú de acuerdo con el estudio del Dr. Piscoya. Y la Universidad Agraria tiene el cuarto puesto, y le siguen las Universidades Públicas de Puno, Trujillo. Arequipa y la UNI. Es decir, las Universidades Públicas son las primeras en el ranking de universidades peruanas...

Continua:
http://microeconomia.org/guillermopereyra/category/universidades/page/3/

Anónimo dijo...

Las cifras que Gustavo menciona se refieren a los incrementos obtenidos en base a la lucha por la homologación, y corresponden al segundo tramo comprometido para este año (35%). El año pasado se inició el proceso con un 30%. Y debería de continuar el 2008 con otro 35%. Los sueldos de los docentes de las universidades públicas son mayores a los sueldos de los docentes de muchas de las universidades privadas, y esto incluye a universidades como Ricardo Palma y San Martín de Porres.

Es decir, los sueldos son bajos, no son miserables, los sueldos no son los últimos de los sueldos de las universidades del país, y nuestras universidades públicas no son mediocres. San Marcos es la mejor universidad del Perú de acuerdo con el estudio del Dr. Piscoya. Y la Universidad Agraria tiene el cuarto puesto, y le siguen las Universidades Públicas de Puno, Trujillo. Arequipa y la UNI. Es decir, las Universidades Públicas son las primeras en el ranking de universidades peruanas...

Continua:
http://microeconomia.org/guillermopereyra/category/universidades/page/3/

Anónimo dijo...

Las cifras que Gustavo menciona se refieren a los incrementos obtenidos en base a la lucha por la homologación, y corresponden al segundo tramo comprometido para este año (35%). El año pasado se inició el proceso con un 30%. Y debería de continuar el 2008 con otro 35%. Los sueldos de los docentes de las universidades públicas son mayores a los sueldos de los docentes de muchas de las universidades privadas, y esto incluye a universidades como Ricardo Palma y San Martín de Porres.

Es decir, los sueldos son bajos, no son miserables, los sueldos no son los últimos de los sueldos de las universidades del país, y nuestras universidades públicas no son mediocres. San Marcos es la mejor universidad del Perú de acuerdo con el estudio del Dr. Piscoya. Y la Universidad Agraria tiene el cuarto puesto, y le siguen las Universidades Públicas de Puno, Trujillo. Arequipa y la UNI. Es decir, las Universidades Públicas son las primeras en el ranking de universidades peruanas...

Continua:
http://microeconomia.org/guillermopereyra/category/universidades/page/3/