25.1.08

Los dos Žižek

A propósito de nuestra última encuesta

Pico a pico: un virtual empate se produjo en el muestreo de Puente Aéreo sobre intelectuales palabreros. Setenta votos fueron para Jacques Derrida y setenta y dos para Harold Bloom, lo que parece probar que a los lectores de este blog no les preocupan ni los centros sincéntricos ni el sexo de Dios.

Eso sí: me resulta incomprensible que el verborreico mayor, Jacques Lacan, se haya ido de alivio con los apenas cuarenta y tres votos que le dieron el tercer puesto. La cuarta posición ha sido para el esloveno Slavoj
Žižek: 28 electores lo han señalado con el dedo acusador (y el gesto de desconcierto).

Žižek, por supuesto, es otro tipo de palabrero: si los libros de la primera época de Bloom, los esperpénticos seminarios de Lacan y los sesudos pero nunca gratuitos ensayos de Derrida son hijos de un lenguaje desbordado, los textos de Žižek rara vez son complejos en ese mismo sentido: de hecho, el esloveno suele ser asertivo antes que derivativo y más rotundo que dado a los circunloquios. Siempre es interesante; es un ensayista imperdible y un gran enhebrador de hallazgos.

¿En qué sentido es palabrero, entonces? Me temo que en el peor de todos:
Žižek dice siempre lo que sea que contribuya a su fama de buscapleitos y a su aura de rebelde, incorrecto, irrefrenable enfant terrible. Es el tipo de intelectual --o al menos eso me parece-- que encuentra su mayor reto en cada ocasión en la que debe dedicar todo un ensayo a probar una hipótesis contraintuitiva por el placer mismo de demostrar que puede andar ese camino.

Pero
Žižek tiene otro rasgo menos simpático, incluso más discutible que el anterior en un filósofo: es un intelectual con dos caras, que muestra la que le resulta más redituable según el escenario en el que se encuentra. Es un radical que un día coquetea con Mao y al día siguiente con Lenin cuando anda de paseo por universidades europeas o norteamericanas, pero es un político de centro derecha en Eslovenia, y no uno cualquiera, sino uno con carnet.

Hace un par de años, un colega suyo, el intelectual argentino Ernesto Laclau, con quien
Žižek ha colaborado más de una vez, incluso en libros, hizo esa denuncia en una entrevista para el diario Página/12:
"Žižek es un ultraizquierdista vociferante en lo que se refiere a la política mundial, obviamente en contradicción con las posiciones de universalización del proyecto americano, pero al mismo tiempo es miembro del Partido Liberal-Democrático esloveno, que hasta hace unos pocos meses estaba en el poder, y que por supuesto ni remotamente es un partido de estas características, ni siquiera socialista. Es como decía el Martín Fierro: no hay como el peligro para despejar al mamao".
¿Es ese el mismo Žižek que, en su faceta de ultraizquierdista vociferante, escribe: "desde el momento en que uno acepta la noción de "totalitarismo" queda inserto en el horizonte democrático-liberal"? Sí, es exactamente el mismo. Cabría preguntarle si uno no "queda inserto en el horizonte democrático-liberal" cuando saca carnet del Partido Liberal-Democrático.

El fenómeno de
Žižek no es tan extraño, si uno lo mira con atención, y si uno lo limita a la duplicidad de las preferencias políticas: Hugo Chávez tiene un discurso bastante más progresista cuando habla de otros países que cuando habla de Venezuela; incluso Vargas Llosa da la impresión de ser más conservador políticamente en el Perú que afuera.

Pero algo hace que resulte bastante más sorprendente el doble discurso en un filósofo, quizá porque uno piensa que un filósofo no es nada sino la coherencia misma de sus palabras, y cuando uno descubre que un cierto filósofo es capaz de defender principios opuestos según la conveniencia y el escenario, su figura misma empieza a desvanecerse, a dejar de ser relevante.

26 comentarios:

Camilo Fernández Cozman dijo...

Hola, Gustavo. Interesante post. Sin embargo, yo tengo una discrepancia respecto del uso del término "palabreador" que, para mí, significa "retórico", es decir, persona que emplea palabras vacuas para no decir nada concreto y así intenta impresionar a su público. El empleo de "palabreador" para referirse a Žižek me parece muy impreciso porque estamos confrontando la obra de un autor con la vida de este de manera muy mecánica. Por ejemplo, ¿podríamos condenar el pensamiento poético de Verlaine porque este intentó matar a Rimbaud y ello entra en contradicción con el contenido de las obras verlainianas y su apología de la vida? ¿Podríamos condenar las obras literarias del Marqués de Sade porque éste fue, en la vida real, un torturador y cometió delitos sexuales abominables? La vida real de los autores está plagada de contradicciones y extravíos, y ello no es razón para descalificar el contenido de sus obras. Hay muchos ejemplos en la historia universal. Lo que sí podemos decir es que una obra argumentativa está plagada de falacias, como la de Harold Bloom, por ejemplo, y entoces realizar una crítica demoledora. Que Harold Bloom haya tenido amantes (estoy poniendo un caso imaginario, por ejemplo) o haya recibido una coima (otro ejemplo fantasioso) no es argumento para descalificar la supuesta valía de "El canon occidental", su obra más importante.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Según la lógica que expusiste en otro comentario, esta conversación no tendría sentido; tendríamos que invitar a un experto autodeclarado zizekiano y a otro autodeclarado bloomsiano para que ellos discutan considerando hasta el último aspecto de la obra de los autores. Dentro de un rato (o mañana) voy a hacer un pequeño post sobre eso.

Anónimo dijo...

ese profesor Camilo se pasa, se ha vuelto un exquisito que no quiere que nadie opine sobre nada si no es un experto, y claro él sería quien define quién es un experto. Sería bueno que trasladara algo de esa exquisitez y ese prurito a su obra poética, que no está ni de lejos a la altura de su crítica. Pongo mi nombre completo porque soy su alumno en San Marcos y no creo que haya ningún problema con él por dar mi opinión libremente.

Roberto Flores

Anónimo dijo...

¡Claro que era un error poner a Blanchot de candidato a palabreador!.Lo mismo hubiera sido si ponías a George Steiner.Nada,son gente de otro lote. Con respecto a Derrida y Lacan,el que yo no los entienda no me da derecho a decir que hablan por hablar, ¿puro blablabla intrascendente porque no los entiendo? No hombre.Al mismo título podría entonces decir que la matemática,la física y la biología contemporáneas son basura.La única manera de agredir a Lacan y Derrida es rebatir sus argumentaciones y de ninguna manera es válido decir simplemente "no me gusta".

Camilo Fernández Cozman dijo...

Estimado amigo Roberto Flores:
Muchas gracias por su intervención franca, sincera y muy útil para el debate. Pero debe aclararle un malentendido: jamás he dicho que nadie opine, todos debemos derecho a opinar. Pero obviamente debemos tratar de opinar con conciencia de causa. Y a eso tiende este blog. Le agradezco la mención "a la altura de su crítica". Usted emplea una metáfora orientacional (George Lakoff) para referirse a mi modesta obra; elogio que yo no creo merecer, pero viniendo de un alumno lo acepto sinceramente. Un fuerte abrazo.

RODOLFO YBARRA dijo...

La acepción “palabreador” me remite –y creo que a muchos también-, al típico personaje que recurre al eslabonamiento de palabras vacuas para definir o defender alguna teoría o problema; en política tomaría el nombre de demagogo. En buen lunfardo entiendo que es el “chamullador” o el lenguaraz en su acepción “deslenguado, atrevido en el hablar”, etc. O sea el habiloso en la manipulación verbal con fines egoístas y casi siempre erráticos. En cuanto a Žižek, no sé si sería correcto hablar de “palabreador”, en todo caso Žižek es más controversial de lo que esta palabrita puede expresar; y no nos estamos refiriendo a un charlatán de la Plaza san Martín o a un politiquero adicto a tribunas (también adictas de escuchar tonterías). Ahora en lo que respecta a refrendar una vida con la obra o viceversa, creo que el asunto cambia cuando se trata in estricto de literatura como de política, religión o filosofía. En todo caso me remito a ejemplos en los que sus autores hubieran sido mejor vistos al margen de sus vidas: Hitler y “Mi Lucha”, Antón Lavey (el papa negro) y su "Biblia Negra", o la tesis kantiana de Abimael, o quizás por ahí los libros apócrifos de la Biblia y mencionaré solo por decir uno: Enoc.
Ahora último, he visto el caso del Premio Nobel de Medicina o Fisiología, James Watson, quien ha manifestado, después de años de estudios, que “el negro es inferior” y automáticamente su obra se ha visto disminuida y severamente cuestionada.

"La vida real de los autores está plagada de contradicciones y extravíos, y ello no es razón para descalificar el contenido de sus obras. Hay muchos ejemplos en la historia universal". ¿Se cumplirá ésta afirmación sin saltos a la regla, estimado profesor? En todo caso, se permitiría a un sacerdote escribir ensayos a favor de la pornografía, o a un criminal hablar sobre la paz y el respeto a la vida. El caso de Alan García, es verdaderamente vergonzozo, sus libros desde “El Futuro Diferente” hasta “Modernidad y Política en el siglo XXI” dicen una cosa, pero todos sabemos que en la práctica éste no aplica nada de lo que dice ofrecer. Poco a poco, como la canción, nos estamos dando cuenta que aquí reina la hipocresía. Y nunca debemos desligar la obra del autor, caeríamos en el idealismo hermético (el planteado por el Kybalión, donde se trata de enfrentar la filosofía con la metafísica, bueno harinas de otro costal) cuyo primer principio es el mentalismo.

Anónimo dijo...

Ya se desvió la conversación de manera innecesaria. Fernández Cozman no entiende que el post sobre Zizek no vincula caprichosamente la vida de éste con su obra, al menos como cree entender el profesor de San Marcos. Y considero que comete un error sutil, pero no por eso deja de ser central, al dirigir la conversación por ese lado, pues invisibiliza el meollo del debate: lo anecdótico de la vida privada en nada afecta el contenido ideológico de una obra. De acuerdo. ¿Pero qué sucede cuando el contenido ideológico de una obra que se pretende política (que interviene de manera activa en el espacio público) se contrapone precisamente con el ejercicio de ese activismo EN el ámbito público? Es decir, ¿no resulta cuestionable que, por un lado, la obra de Zizek no solo pertenezca, sino que contribuya al debate teórico de una línea de pensamiento eminentemente de izquierdas, mientras que por otro lado su praxis política sea de filiación centro-derecha? No es de literatura, entendida como obra de ficción, de lo que se está hablando acá, señor Fernández Cozman. Estamos hablando de incoherencia ideológica precisamente en alguien que ha estudio la ideología desde el marxismo.

NomadAndrea dijo...

Holas con todo respeto no creo que Slavoj Žižek sea un coqueteador de ideologias sino un antagonista, hubo un movimiento antagonico -si se le puede llamar asi- a finales de los 90 en Europa
(desde marxistas criticos, rqncios cqpitqlistqs; rancios comunistas , libertarios, hasta ultra liberales criticos cuestionando, rescatando y analizando las ideologias que habian determinado nuestro mundo hasta entonces, despues de decenas de anios de guerra fria) ça veut dire:
Slavoj Žižek segun mi lectura, rescata las mejores ideas de muchos ideologos o ideologias diriase opuestas, mas no en todo sentido deshechables (como para quemarlas en la hoguera dinosaurica pues esa seria una conducta inquisidora) sin dejar de ser, por ejemplo, de derecha o total, liberal o cualquier etiqueta ideologica que se le quiera dar. Muchas veces los antagonicos son mal vistos pero creo que es solopor aue tratan de tener la mayor objetividad poisble a la hora de un analisis, sin dejarse llevar por pasiones ideologicas las cuales enturbian todo proceso de acceso al conocimiento.
Solo eso
un abrazo a un super buen blog y gracias por el post, pocas personas tocan estos temas y estos autores.

NomadAndrea dijo...

Holas con todo respeto no creo que Slavoj Žižek sea un coqueteador de ideologias sino un antagonista, hubo un movimiento antagonico -si se le puede llamar asi- a finales de los 90 en Europa
(desde marxistas criticos, rqncios cqpitqlistqs; rancios comunistas , libertarios, hasta ultra liberales criticos cuestionando, rescatando y analizando las ideologias que habian determinado nuestro mundo hasta entonces, despues de decenas de anios de guerra fria) ça veut dire:
Slavoj Žižek segun mi lectura, rescata las mejores ideas de muchos ideologos o ideologias diriase opuestas, mas no en todo sentido deshechables (como para quemarlas en la hoguera dinosaurica pues esa seria una conducta inquisidora) sin dejar de ser, por ejemplo, de derecha o total, liberal o cualquier etiqueta ideologica que se le quiera dar. Muchas veces los antagonicos son mal vistos pero creo que es solopor aue tratan de tener la mayor objetividad poisble a la hora de un analisis, sin dejarse llevar por pasiones ideologicas las cuales enturbian todo proceso de acceso al conocimiento.
Solo eso
un abrazo a un super buen blog y gracias por el post, pocas personas tocan estos temas y estos autores.

NomadAndrea dijo...

Holas con todo respeto no creo que Slavoj Žižek sea un coqueteador de ideologias sino un antagonista, hubo un movimiento antagonico -si se le puede llamar asi- a finales de los 90 en Europa
(desde marxistas criticos, rancios capitalistas; rancios comunistas , libertarios, hasta ultra liberales criticos cuestionando, rescatando y analizando las ideologias que habian determinado nuestro mundo hasta entonces, despues de decenas de anios de guerra fria) ça veut dire:
Slavoj Žižek segun mi lectura, rescata las mejores ideas de muchos ideologos o ideologias diriase opuestas, mas no en todo sentido deshechables (como para quemarlas en la hoguera dinosaurica pues esa seria una conducta inquisidora) sin dejar de ser, por ejemplo, de derecha o total, liberal o cualquier etiqueta ideologica que se le quiera dar. Muchas veces los antagonicos son mal vistos pero creo que es solo por que tratan de tener la mayor objetividad posible a la hora de un analisis, sin dejarse llevar por pasiones ideologicas las cuales enturbian todo proceso de acceso al conocimiento.
Solo eso
un abrazo a un super buen blog y gracias por el post, pocas personas tocan estos temas y estos autores.
P.D.
Disculpas por la eventual repeticion del comentario, pero tengo problemas con el !!!! teclado.
saludos

NomadAndrea dijo...

Les dejo un corto articulo que deben haber leido hace tiempo, pero que a mi me hizo conocer Zizek desde el 2003:

Ideology reoladed - Slavoj Zizek

http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/zizek.html

Este pequenio y facil texto me llevo a luego a Ideología,
El Goce como un Factor Político ( que me hace recordar a Vaneigem el filosofo belga gestor de la internacional situacionista previo a mayo del 68)
Ahora, ojo; que Lacan no me convence y no "admiro" a Zizek
solo me parece interesante.

Anónimo dijo...

parece que cualquiera que sea el resultado de esta encuesta iba a servir para despotricar de Zizek...nos hubieramos evitado la encuesta...

NomadAndrea dijo...

Holas Creo que nadie ha despotricado contra Zizek.
Bueno, no al menos, en el post, ni en los comentarios.
Creo que hay que saber bien el contexto en que se desarrollan las ideas de Zizek y de muchos otros antagonistas de la decada de los 90, quien bien puede analizar con respeto ideologias en las que fue formado -y a las que con todo derecho, no se adscribe mas en su pais - ahora, que plasme ese derecho "carnetizandose", aquella deformacion residual del sistema social unipartidario en el que se crio- es problema dE lo quezizek crea mejor para su pais.
Peor me parece el caso de Vargas Llosa un ex izquierdista cuyo pensamiento colonial hacia adentro y liberal hacia afuera? es casi esquizoide.
saludos

pucso dijo...

Gustavo, Zizek mismo ha afirmado que el no planea, dentro de lo que propone, el ser coherente. Zizek ha dicho que no tiene una linea de coherencia, incluso ha dicho que no se sorprenderia si a la larga llegara a contradecirse

Anónimo dijo...

Estimado amigo Gustavo. Es evidente que en el mundo de los blogs peruanos hay tres o cuatro que valen la pena ser temidos en cuenta, por motivos de distinta índole. Moleskine, es un blog muy interesante para informarnos sobre el panorama literario internacional, pero muy sesgado en relación a la literatura peruana. Cuando lo hace, es para alabar a sus amigos, en especial a los pertenecientes a un pequeño círculo de escritores con caracteriticas sociales y raciales muy definidas. El de Paolo de Lima es un noticiario sobre el todos los días de la literatura peruana, abierto a todos ciertamente, pero casi sin opini{on personal. Y el de usted es el blog de las polémicas. Los tres son los blogs más atendibles. Quedan: El Hablador, que tuvo su momento de gloria, y ahora es insignificante. Y Luz de Limbo, que sin dejar de postear cosas interesantes, como las colaboraciones de Vila-Matas, es un blog sinuoso y tendencioso muy marcado por la personalidad patol{ogica del señor Coral. El resto de blogs son intrasecendentes. El único blog que pone sobre el tapete temas en debate es el suyo. Ese es su valor. Ustedes está siempre provocando generalmente la polémica, pero es muy claro su sesgo en favor de una posición ideológica, de defensa de ciertos escritores que son los mismos que defiende Iván Thays. Usted no es un bloger pasivo, todo lo contrario, muy activo, tratando a cada momento de desligitimar todo lo que proviene del lado izquierdo de la cultura peruana, llamense "andinos", seguidores de Zizex, o cualquier cosa que no huela a lo que usted realmente defiende y toda la vida ha defendido: interses de clase, ideológicos muy claros. Los ataques a Paolo de Lima, no son gratuitos. De Lima postea lo que usted y su amigo Thays tratan de acallar o denigrar. El metatruco es parte de la defensa del otro metatruco, la escandalosa manipulación de los medios de comunicación para levantar a ciertos autores y silenciar a otros. No se trata de "andinos" y "costeños" y usted lo sabe. Utiliza la ncosistencia de ese debate. Se trata de blancos y mestizos, en este mundo peruano nuestro donde el racismo es el punto de partida de todo tipo de valoración. Sería interesante que usted polemice con los libros últimos de Gonzalo Portocarrero, Racismo y Metizaje y de Jorge Bruce. No lo va a hacer, amigo Faveron, prefiere atacar por el lado débil,el debate andinos-costeños, pero atacando a los andinos. Usted está en su derecho en defender una posici{on, pero no nos haga pasar gato por liebre, que todo el mundo se percata cual es el gato que nos quiere hacer pasar usted por liebre.

Anónimo dijo...

Esto no les parece palabrería pura:
"Ezio Neyra Magagna (Lima, 1980) pertenece a la 'generación del relevo', como he dado en llamarla no sin esperanza, y comparte con sus pares latinoamericanos y españoles la calidad comunicativa del nuevo relato del siglo, cuya apuesta por su versión, libre entre los discursos disciplinarios de control, recomienza con las palabras del lector y propone otra biografía de la lectura."
(Ortega, Julio. "Crítica: El aprendizaje de un escritor. La segunda novela de Ezio Neyra". En: El Comercio, martes 27 de marzo de 2007)
Por favor, explíquenme cuál es la calidad comunicativa del nuevo relato del siglo, la apuesta por dicha "versión", cuáles son los "discursos disciplinarios de control" a los que se refiere Ortega, qué quiere decir "[recomenzar] con las palabras del lector" y si Neyra propone "otra" biografía de la lectura... ¿¿¿cuál era la anterior????
Gustavo, creo que lo anterior podría dar pie a una nueva encuesta: cuáles son los críticos literarios "académicos" (por no encontrar otro adjetivo para oponerlo a "periodísticos") más palabreros y menos enjudiosos de la literatura peruana. Corren las apuestas.

Anónimo dijo...

pero recontra sabido es que ningun periodista (o casi ninguno) lee los libros que reseña....
Ellos se llevan no solo el premio al palabrero del siglo, sino de estafadores del siglo

Marjorie dijo...

Al parecer Gustavo, si es que querías rajar sobre la incoherencia de Zizek no hubieras hecho la encuesta. La hubieras puesto y ya. Los lectores que colaboramos con nuestra opinión en dicha lista, preferiríamos ver por qué se votó tanto por Derrida o Bloom, en qué reside su palabrería.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿Y yo acaso les estoy impidiendo que lo expliquen? Por supuesto que no. Tienes todo mi blog para hacerlo.

Federico Villarán dijo...

Ser palabreador es una cosa y ser incoherente es otra. Hay una confusion. Zizek (perdonen la falta de signos, es mi PC)es incoherente por qué afirma una cosa y se afilia politicamente a algo diferente. Es como ser pacifista, escribir libros sobre la paz, y de repente, enrolarse en las fuerzas contra Irak como mercenario.

Ser palabreador es otra cosa, es usar la retorica o el hermetismo para impresionar, como Hegel, el más grande fraude filosofico de la Historia, sino leanlo, su oscuridad es adrede, calculada, para ser admirado y lo fue por eso, por quienes ni lo habian leido.

Anónimo dijo...

¿Cómo llamar a alguien que usa a Lacan Y Hegel para sustentar sus ideas?

Aquí se dice que ambos son palabreadores. Zizek usa a ambos para sustentar sus ideas. ¿Será, igual, mejor o pero que ellos?

el anònimo de Praga dijo...

A mí me interesan las obras y no la vida de los autores. Pucha, si un sacerdote escribiò un interesante texto de teologìa de liberaciòn y ello sirve para la reflexiòn religiosa sobre el papel del pobre, me parece bacàn. Si en su vida tuvo amantes o le gustaba tener un Mercedes Benz, ese es su problema. ¿A quièn le interesa la vida de los autores para juzgar sus obras? Las obras se defienden por sì solas.

Anónimo dijo...

Pero no es lo mismo que uno diga una cosa en público y haga otra en privado (por debilidad de caracter, cohersión, lo que sea) que hacer y decir cosas diametralmente distintas en público. Si acá dice que los tomates son venenosos y en la otra esquina dice que son muy buenos para la salud, o es un charlatán o tiene serios problemas para hacer un discurso coherente.

el anónimo de Praga dijo...

Dos casos más y esto se pone chévere. García Márquez apoyó y apoya al dictador Fidel Castro, pero en "El otoño del patriarca" critica a los dictadores latinoamericanos; ¿su apoyo incondicional a Castro hace que no podamos valorar "El otoño del patriarca?
Caramba, Borges ha tenido una actuación pública discutible, no ha sido claro en su condena de las dictaduras, ¿ello invalida el valor de sus obras donde a veces realiza una crítica sutil al autoritarismo epistemológico?

Anónimo dijo...

No lo invalida nada porque
1.- Es una obra literaria (Yo podría hacer una carta de amor exquisita, pero falsa, y recibir por ella, con justicia, un nobel y una cachetada)
2.- Derepente GGM es uno de esos casos de incoherencia totalmente sincera, y lo que pasa es que en verdad no se sabe explicar (Comer tomates con moderación es bueno para la salud; comer una tonelada al año de los que han sido fumigados con DDT, no.

Si GGM o Zizek se merecen tomatasos por incoherente, yo colaboro con un par, pero el caso de Zizek entiendo que es distinto porque lo suyo es un discurso político, no literario, así que sólo (o principalmente) debe ser evaluado. A menos que quiera ganarse el nobel de Literatura como Churchill.

Anónimo dijo...

DE ZIZEK A FAVERON HAY TANTA DISTANCIA COMO DE NATALIE PORTMAN A TONGO.