8.2.08

¿Dónde están?

Escritores alternos, intereses subalternos

Durante un año y medio, con momentos de mayor trabajo y momentos menos fecundos, administré un blog llamado Quipu, donde se publicaron cuentos y poemas y de varias decenas de autores peruanos, en su mayoría jóvenes provincianos sin acceso previo a ningún tipo de publicación.

Quipu tuvo 40 mil lectores, centenares de comentarios, y fue el lugar de lanzamiento de más de un autor que ahora ya cuenta con libros publicados. Nunca he ocultado mi orgullo por haber creado y dirigido ese blog, ni por haber reclutado la ayuda inicial de los escritores Zeín Zorrilla y Luis Nieto Degregori y el crítico Marcel Velázquez.

Tampoco voy a ocultar la vergüenza ajena que me producen las decenas de escritores peruanos que --tras pasarse una vida entera repitiendo la letanía de que los escritores de provincias en el Perú están marginados, menospreciados, injustamente elididos de nuestro canon y de nuestros circuitos culturales, académicos y editoriales--, no fueron capaces de mover un solo dedo para promover esa iniciativa, no escribieron una sola letra para propalarla, no dedicaron una sola línea de sus blogs literarios o de sus blogs noticiosos, ni una sola sílaba de sus columnas en diarios y revistas, para apoyarla.

(Sí lo hicieron, en cambio, Alonso Cueto en
Perú 21, Iván Thays en Moleskine y algunos otros; notoriamente, la ayuda espontánea vino de quienes suelen ser terca y estúpidamente acusados de contribuir a la exclusión de los escritores del interior, e incluso de complotar para ello).

Ya hace unos días anuncié que Quipu cerraría porque no tengo tiempo para dedicarle el trabajo que requiere seguir manteniéndolo, o reabrirlo con la dinámica que tuvo durante el primer año y medio: más de setenta obras de un número parecido de autores en los primeros dieciocho meses. Dije también que, para que el esfuerzo no se perdiera (ahora mismo hay cuentos y poemas a la espera de ser evaluados y editados para el blog), estaba dispuesto a entregar la administración del blog, ciento por ciento, a quien se ofreciera a ejercerla, siempre que tenga nombre propio y experiencia con la literatura, claro está.

Nada, ninguna respuesta.

¿Qué pasó con los malheridos que no dejan de quejarse de la oscuridad de los circuitos del poder cultural en el Perú? ¿Qué pasó con los bloggers alternativos? ¿Qué pasó con la legión de anónimos que reclama para que la blogósfera promueva a los marginados y sea tribuna para los que no cuentan con ninguna otra? ¿Qué pasó con los académicos que viven de escribir sobre los desposeídos y los subalternos? ¿Qué pasó con los promotores culturales? ¿Qué pasó con los estudiantes de literatura que repiten diariamente la letanía del centralismo limeño? ¿Qué pasó con quienes diariamente reclaman un espacio para la literatura de provincias y la anuncian como un inminente estallido?


¿Qué pasó con
Paolo de Lima, que de tanto tiempo dispone para escribir día tras día sobre sus amistades? (¿Qué tal si en vez de publicar diez posts sobre Montserrat Álvarez, publica solamente nueve y le dedica el décimo a algún narrador huachano o madredeíno?).

¿Y qué pasó con los preocupados redactores de Intermezzo Tropical, y con su editora, Victoria Guerrero, que hace más de un año se calló en siete lenguas cuando la invité a cooperar con la edición de Quipu? No lo sé. Habrá estado ocupada publicando a decenas de narradores y poetas provincianos en Intermezzo Tropical... Supongo yo.

Pues bien, no tienen por qué ser Paolo de Lima (algún gracioso lo propuso en un comentario) ni Victoria Guerrero, obviamente. Hay decenas de escritores y críticos peruanos que asumen el tema de la marginación y la subalternidad, o el tema de la cerrazón de los curcuitos literarios, como asunto medular de sus trabajos. Bienvenidos. De todo corazón: si quieren hacer algo que los críticos y los escritores no siempre tienen la oportunidad de hacer, es decir, marcar una diferencia real, tangible, inmediata, aunque sea pequeña, aquí tienen la oportunidad.

Si no, lamentablemente,
Quipu habrá cumplido su ciclo y habrá sido útil solo por muy poco tiempo.

Una cosa más: como dije, más de sesenta autores publicaron en Quipu. Ninguno de ellos se ha ofrecido a rescatar el blog en su próxima etapa (podrían hacerlo trabajando en grupo, lo que les significaría menos inversión de tiempo). No diré que me sorprende, pero sí me entristece un poco.

19 comentarios:

Alberto Pacheco dijo...

Estimado Gustavo:
Soy Alberto Pacheco, joven intelectual y lector furibundo. He leído y estoy de acuerdo contigo, como siempre. Eres lo máximo.
Tienes razón en lo que sucedió con Quipu. Son pocos los escritores que realizan algún trabajo en medios quienes promovieron esta iniciativa. Los "otros"... no! ¿Por qué? Porque no tienen ninguna participación en medios, son los autoexcluidos de la literatura, los que viven encerrados en sus concepciones políticas trasnochadas... Ya escribí mucho... Chau... Me voy... Ya estoy molesto... Visiten mi blog, por favor.

Camilo Fernández Cozman dijo...

Hola, Gustavo: Estoy interesado en mantener el proyecto de Quipu, es decir, colaborar, pero formando parte de un equipo por cierto. Claro está, si tú estás de acuerdo. Saludos.

Anónimo dijo...

Felicitaciones por este post.


Javier

Nando dijo...

querido gustavo, ahorita estoy en plena (y complicada) transición, pero si no tiene que ser inmediatamente, me encantaría seguir empujando esto, claro que colaborando con más gente.

Anónimo dijo...

Muy bien dicho, carajo¡
cuánta hipocresía hay en el medio literario¡

Anónimo dijo...

"Dije también que (...) estaba dispuesto a entregar la administración del blog, ciento por ciento, a quien se ofreciera a ejercerla, siempre que tenga nombre propio y experiencia con la literatura, claro está."
"Una cosa más: como dije, más de sesenta autores publicaron en Quipu. Ninguno de ellos se ha ofrecido a rescatar el blog en su próxima etapa (...). No diré que me sorprende, pero sí me entristece un poco."

Pero ¿cuantos de esos tenían experiencia para juzgar trabajos ajenos con un mínimo de objetividad?

Camilo Fernández Cozman dijo...

Hola, Gustavo: parece que mi comentario no llegó por segunda vez. A mí me gustaría colaborar con Quipu, pero formando parte de un equipo de personas. Quipu me parece un proyecto muy interesante.

Alberto desde España dijo...

No dudamos que Paolo de Lima y Vicky Guerrero se ofrezcan de inmediato a hacer esta labor en favor de los escritores postergados.

Anónimo dijo...

....Paolo de Lima y su manchita (y unos cuantos poseritos mas)..se desgañitan por lo escritores marginados, por los escritores que están postergados en provincia..sin embargo nada hacen para que esa situación cambie. Quipu, sin duda, era una opción,una acción real, lástima que se quedó en para.

Anónimo dijo...

¿Aceptarías meterte en un proyecto de alguien que te caiga rematadamente mal?

Anónimo dijo...

Paolo de Lima, por su cercanía a Lima y por su trabajo como cerebral crítico literario está llamado a recoger el guante y hacerse cargo de Quipu, por el bien de la literatura peruana y su futuro.

g

Anónimo dijo...

¿Qué pasó con los malheridos que no dejan de quejarse de la oscuridad de los circuitos del poder cultural en el Perú? ¿Qué pasó con los bloggers alternativos? ¿Qué pasó con la legión de anónimos que reclama para que la blogósfera promueva a los marginados y sea tribuna para los que no cuentan con ninguna otra? ¿Qué pasó con los académicos que viven de escribir sobre los desposeídos y los subalternos? ¿Qué pasó con los promotores culturales? ¿Qué pasó con los estudiantes de literatura que repiten diariamente la letanía del centralismo limeño? ¿Qué pasó con quienes diariamente reclaman un espacio para la literatura de provincias y la anuncian como un inminente estallido?

Este párrafo parece dirigirse a Javier Garvich, quien debe responder a esta invitación. Nadie como él para arrogarse la voz de los literatos marginados y de los provincianos. Que hable.

Anónimo dijo...

Yo no creo en la idea de "escritores postergados", si creo que existen escritores con talento y escritores mediocres o malos. La necesidad de un artista en dar a conocer su obra subyace a esa otra necesidad que es la de crear, y el proceso de creacion prevalece siempre.
Hay una paradoja. No esperemos que de un pais como el Peru de la provincia o la capital -sin una buena educacion publica basica y con niveles de desnutricion alarmantes- genere un escritor bueno,como digamos hay tantos y que escriban cuentos o novelas urbanas (pienso en el japones H Murakami)
Tampoco entiendo porque el proyecto -desde luego encomiable- Quipu deba ser acogido por otra persona; esa otra persona podria iniciar su propio proyecto, en fin, siempre sera positivo para nuestra cultura un interes desinteresado -como el de usted Sr. Faveron- por promoverla.
Otro asunto es que nos ahoguemos en discusiones absurdas de si escritores andinos o costenos. Para mi -y si fuera sociologo y creyera en el arte como expresion de la problematica social- el Peru es un pais predominantemente andino, indigena y de alguna manera mestizo; la identidad no aparece de un dia a otro, es un proceso complejo, doloroso y en constante ebullicion. Pero reitero -otra vez la paradoja- que sin buena educacion tendra que pasar una buena cantidad de anos para disfrutar de buena literatura en el Peru. Asi pataleen los Reynosos, los Cuetos, los Thayses, los Gutierrez y las centenas de cuentistas y poetas, que aparecen todos los anos.

Anónimo dijo...

Debería hacerse cargo del proyecto Francisco Ángeles, autor de tantas felices iniciativas. Debo añadir a ello que admiro la eficaz aplicación del concepto de responsabilidad social que tienen Cueto y Thays. Nadie puede pretender seguir teniendo una posición de privilegio si en los hechos y en las imágenes no demuestra que invierten en las iniciativas delos menos favorecidos. En ese camino han seguido a Telefónica y al reciente CADE. Saludos.

Anónimo dijo...

Gustavo:

Pues, viendo la blogosfera literaria en los últimos meses son pocas las personas a las que se les podría designar como director, sea el mejor de los casos, de Quipu.

Sin embargo me resulta interesante tanto el blog como la persona de José Antonio Galloso. Tengo entendido que ha publicado una o dos novelas y un libro de poesía. Según veo, es un escritor que sobresale no porque esté en el meollo de las discusiones que se generan en los distintos blogs, sino, por el contrario, por lo que escribe. La prueba estaría en su blog, ¿no es así? Por algo te sigue los pasos en el ranking de Blogsperú. Siendo así, me parece una persona aceptable para tomar la posta en Quipu.

Qué opinan los lectores de Quipu al respecto y, aún más, cómo recibe esta idea Galloso. Puesto que el proyecto Quipu debería continuar.


Abel Solíz.

Milagros Salcedo dijo...

Cierto: estuve muy contenta cuando se publicó mi cuento en Quipu. Ok : quien quiera formar un grupo, ahí estoy. No tengo el bagage literario que tienes tú, Gustavo. Es un riesgo... pero algo de tiempo y una lectura atenta, puedo dar.

Milagros Salcedo

Rogelio dijo...

Mira, quién te entiende? Deberías ser perfil bajo y no amargarte porque la mayoría de intelectuales no mencionó tu blog en recuentos o columnas. Hace un tiempo le hacías ver a Diego Trellez que no tenía sentido constructivo el reclamar porque lo tomen en cuenta a uno; igual se te puede decir a ti. Es más has señalado a dos escritores que nombraban las cualidades de Quipu.

Eduardo dijo...

Yo pienso igual, hay que trabajar, seguir adelante, difundir, crear sin importar que lo mencionen o destaquen a uno como hacedor de una labor interesante.
Cambiando un poco de tema, muchos de los comments que no aparecieron no me parecen insultantes ni hechos por gente que cuenta con harto tiempo libre.

Efe dijo...

Cada quien con su verdad
Exelente post

http://craneocreativo.blogspot.com

Efe