31.3.08

La literatura es flores

Sobre el romance de Vargas Llosa y García

Durante el primer gobierno de Alan García, Mario Vargas Llosa pasó de ser el anunciado francotirador de La literatura es fuego, dispuesto a lanzar todos los petardos desde la altura inmaterial donde viven los intelectuales, a ser un soldado en la primera frontera del reclamo antiautoritario desde dentro del sistema democrático. Lo hizo en el momento en que García atentó contra el derecho a la propiedad de los empresarios banqueros.

En este segundo gobierno de
García, el Apra y su presidente han atentado ya contra un número extenso de principios democráticos y libertades ciudadanas, además de no haber pagado nunca por los gruesos atentados cometidos en el periodo 1985-1990. Ha habido muertos, ha habido presos, ha habido perseguidos, ha habido excesos: los empresarios no han sido los grandes afectados esta vez; lo han sido los sindicatos, los trabajadores, los estudiantes.

Vargas Llosa se ha convertido en una máquina de lanzar elogios a Alan García y a lo que él llama su perfecto respeto a la democracia. Alan se preocupa por lanzarle a Vargas Llosa unos cuantos elogios en pago por los del escritor; se visitan mutuamente; Vargs Llosa es invitado a Palacio de Gobierno. La empresa estatal de noticias Andina le dedica un muy merecido homenaje, que veinte años atrás hubiera sido igualmente merecido pero que hubiera sido felizmente insólito y ahora, lamentablemente, no lo es más [1].

Vargas Llosa
escribió hace cuarenta y un años, inspirando a varias generaciones, un famoso texto que quiero citar parcialmente:
"Las cosas son así y no hay escapatoria: el escritor ha sido, es y seguirá siendo un descontento. Nadie que esté satisfecho es capaz de escribir, nadie que esté de acuerdo, reconciliado con la realidad, cometería el ambicioso desatino de inventar realidades verbales. La vocación literaria nace del desacuerdo de un hombre con el mundo, de la intuición de deficiencias, vacíos y escorias a su alrededor. La literatura es una forma de insurrección permanente y ella no admite las camisas de fuerza. Todas las tentativas destinadas a doblegar su naturaleza airada, díscola, fracasarán. La literatura puede morir pero no será nunca conformista. Sólo si cumple esta condición es útil la literatura a la sociedad. Ella contribuye al perfeccionamiento humano impidiendo el marasmo espiritual, la autosatisfacción, el inmovilismo, la parálisis humana, el reblandecimiento intelectual o moral. Su misión es agitar, inquietar, alarmar, mantener a los hombres en una constante insatisfacción de sí mismos: su función es estimular sin tregua la voluntad de cambio y de mejora, aun cuando para ello daba emplear las armas más hirientes y nocivas. Es preciso que todos lo comprendan de una vez: mientras más duros y terribles sean los escritos de un autor contra su país, más intensa será la pasión que lo una a él. Porque en el dominio de la literatura, la violencia es una prueba de amor".
Vargas Llosa sigue escribiendo. La fiesta del chivo y Travesuras de la niña mala son una evidencia indiscutible de que, además, sigue escribiendo con gran maestría y enorme vitalidad. Sigue, para ponerlo en sus términos, irreconciliado con el mundo. Pero, aparentemente, una de las cosas del mundo que no lo perturban ya más es la evidente tendencia autoritaria del gobierno de Alan García, que no hará otra cosa que irse acentuando con el paso del tiempo, del mismo modo en que ocurrió con su primer gobierno, del mismo modo en que ocurrió con el gobierno de Fujimori, etc.

Los lectores devotos de
Vargas Llosa, los que no nos perdemos ni siquiera sus columnas a pesar de la eventual repetición de ideas y el descuido en que las deja por temporadas, querríamos leer al viejo Vargas Llosa, es decir el joven Vargas Llosa, el que escribía vehementemente contra su país, sabiendo que esa era una prueba de amor.
_____

[
1] El homenaje ha sido escrito por una mano enemiga, sin embargo, puesto que contiene frases como la siguiente: "[Vargas Llosa] ha logrado posicionar al Perú dentro del misticismo de las letras mundiales". Premio al exégeta que me diga qué diablos significa eso.

Imagen: Heduardo en Caretas y los viejos tiempos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

qué chistoso, coincidimos en el personaje de hoy:
http://mundodeteatro.blogspot.com/2008/03/varga-llosa-y-el-teatro.html

saludos
carlos vs

Lucio Suárez dijo...

Parece que para los optimistas del sistema, de una civilización basada en el crecimiento material y la democracia representativa, este es uno de los momentos de mayor seguridad. Para gente como el gran Mario Vargas Llosa, la modernidad occidental ya quedó inscrita en el curso de la historia.
Por ello, todo lo demás, los autoritarismos, o las amenazas como el terrorismo global, les suena a pequeñas plagas exóticas. Sus recientes indagaciones como lo de la elección de la identidad, según su última obra de teatro, viene mas bien, como una forma de mantener el ritmo de las sensibilidades postmodernas. En todo czaso, en lo que respecta a Vargas Llosa, lo importante es que siga escribiendo bien. Aunque ya le esté perdiendo el paso a los tiempos.

Orlando Mazeyra dijo...

De acuerdo con todo lo dicho. A mí me decepciona bastante esta –por decirlo de alguna manera- inaudita complacencia de Vargas Llosa cuando se refiere al segundo gobierno de García. Me parece que el asunto pasa por exaltar el manejo económico que los grandes intereses le reconocen. Hace unos días nomás –y aunque parezca broma de mal gusto-, Alan García, fue escogido como el "hombre del año 2008" por la revista Latin Finance. Insisto: Vargas Llosa sólo contempla las cifras económicas y se olvida de los atropellos del partido de la estrella que sigue con sus viejas costumbres. ¿O es que acaso todo vale con tal de defender el libre mercado?

Nadie quiere volver leer artículos como el famoso “Una montaña de cadáveres”, pero ojalá sea porque el gobierno no siga incurriendo en nuevas tropelías (su prontuario irrebatible), y no por omisiones de nuestro mejor novelista, quien, para pena de los que nos consideramos sus fervorosos lectores, pasaría a convertirse en un ejemplo del “marasmo espiritual, la autosatisfacción, el inmovilismo, la parálisis humana, el reblandecimiento intelectual o moral”.

Manuel dijo...

Bueno, la verdad a mí, la figura del escritor irreconciliado con el mundo o su realidad circundante; siempre me ha parecido discutible.

Tanque de Casma dijo...

Carlos
La coincidencia es colectiva. Yo también publico un comentarios sobre la puesta en escena de su última pieza teatral. O sea, Vargas Llosa como cancha.
Slds

Anónimo dijo...

garcia noha violado ningun derecho ciudadano en este gobierno señor faveron.

O es que para usted los universitarios pro senderistas, o esos que andan metidos con las casas del alba y las Farc representan a la ciudaddania??

ademas ni siquiera a esos terroristas les han hecho nada en este gobierno.

Aplaudoa Vargas LLosa y Alan Garcia, dos intelectuales de polendas que ahora estan mas maduros y son unos democratas indiscutibles.

Es mas yo creo que deberia haber mayor mano dura contra todos esos senderistas, chavistas y farcsistas que abundan en san marcos catolica y provincias.

a la carcel!!!

Anónimo dijo...

Vargas Llosa elogía a García porque no le queda otra. me explico: no puede elogiar a Evo o a Correa, peor a Chavez. entonces como García es el único que defiende las ideas neoliberales o de la derecha, Vargas Llosa, quizá por consigna, tiene que elogiarlo, darle su opoyo,"blindarlo", ya que tal vez es el único bastión ideológico neoliberan que todavía pervive en la región.
f.

Anónimo dijo...

Ese anónimo F anda en la calle.
¿Que Vargas Llosa elogia a García porque no le queda otra? Años de trayectoria y coherencia su postura política no pueden soslayarse porque él "obedece a una consigna". Lo que él está haciendo es no personalizar la política. Él está defendiendo el libre mercado y la democracia (aún incipiente de nuestro país). Hace poco, en una entrevista con Ceci Valenzuela, le acaba de mandar una durísima crítica a García que tiene que ver mucho con la violación de los derechos humanos en Tibet. Si fue capaz de hacerlo, pues es implícito que no se le ha olvidado lo de las matanzas en los penales en el primer gobierno del actual presidente.

Anónimo dijo...

en lo que si patino CHICHI es en decir que travesuras de la niña mala es ''divertida'' y ''dificil de entender'',

es una novela cruda y de las mas faciles de leer de vargas llosa ( y una de sus mejores novelas)

Anónimo dijo...

"Aplaudo a Vargas LLosa y Alan Garcia, dos intelectuales de polendas que ahora estan mas maduros y son unos democratas indiscutibles."

perdón????? garcia intelectual???

ja ja ja ja ja ja ja ja

Anónimo dijo...

Vargas Llosa no fue INVITADO a Palacio. El fue a agradecerle al Presidente la preocupacion que mostro Palacio cuando se reporto mal estado de salud del escritor. Estas mal Faveron.

Anónimo dijo...

Si, es una novela cruel. Que sera divertido para Chichi? A lo mejor se muere de risa con Salo, la pelicula de Pasolini.

Paul Quispe dijo...

Excelente texto.