4.4.08

Basura 2

¿Una raya más al tigre?

Quiero aclarar algo que dije en el post anterior: dije que me parecía inconcebible que alguien (incluso si ese alguien es Marco Sifuentes), considerara a Puerto el Hueco como uno de los mejores blogs de humor del país. Me rectifico: Puerto el Hueco se ha convertido hoy día en el más gracioso de los blogs peruanos.

No por el ridículo nuevo post que apareció hace unas horas, sino por los cuatro comentarios en fila india que los disciplinados Marco Sifuentes, Christian Manrique, Roberto Bustamante y José Antonio Godoy han dejado allí. Los cuatro bloggers han coincidido hasta en las palabras: dicen que el último post del Hueco "ha cruzado una raya", que es demasiado "incluso" para los estándares habituales de la mencionada alcantarilla.

Imagino que lo que quieren decir es que, en efecto, el Hueco es indiscutiblemente una letrina, un refugio de delincuentes, y que el post sobre Luis Aguirre es no sólo una bajeza sino una inmundicia punible. Pero los cuatro lo escriben de una manera divertidísima: dicen que
ahora sí, el Hueco se ha pasado. Antes no. Antes bacán. Pero ahora se pasó. "Ha cruzado una raya".

El 23 de febrero del 2006, un post de Puerto el Hueco me acusó anónimamente de formar parte de una conspiración que intentaba vincular a J.A. Mazzotti con Sendero Luminoso. La acusación se dio originalmente como un mismo mensaje anónimo enviado a numerosos blogs, pero los administradores del Hueco lo convirtieron en un post y le colocaron una ilustración y un titular. La difamación, la injuria y la calumnia son delitos. Quien los comete cruza una raya.

El 1 de marzo del 2006, los administradores del Hueco reprodujeron entero un texto mío, sin citarme como autor ni colocar la fuente del cual se había extraído el texto. Lo colocaron como excusa para seguirlo con comentarios anónimos injuriosos. El plagio, los delitos contra la propiedad intelectual y la injuria también son crímenes: quien los comete cruza una raya.

El 31 de marzo del 2006, lo mismo, pero con un texto mío más largo y elaborado. La raya se iba borrando de tanto ser cruzada.

El 5 de mayo del 2006, un post del Hueco me llamó facho y aludió a mí como "el judío errante" y con dos de los nombres que más frecuentemente vienen a la boca de los antisemitas: "Caifás" y "Barrabás". Un post de setiembre del 2006 repitió el tono antisemita. Ser antisemititas, como sabemos, también es cruzar una raya. Una más. Y el Hueco la ha cruzado de ida y vuelta: cada vez que me ha querido atacar ha recurrido a los epítetos antisemitas, decenas de veces.

El 16 de mayo del 2006, los administradores de Puerto el Hueco publicaron una carta apócrifa, atribuida a Alonso Cueto. La publicaron como parte del contenido de un artículo de Dante Castro. Aunque Castro luego reconoció públicamente que la carta era apócrifa, y que había sido un malentendido, los administradores del Hueco nunca lo hicieron. Y allí está la carta en internet hasta hoy, una mentira y una infamia más que pasa por cierta gracias al Hueco. Otra raya cruzada: la falsedad evidente, obvia, la intención de denigrar, ¿no son delitos?

El 26 de mayo del 2006, los autores de Puerto el Hueco nos llaman, a mí y al novelista Iván Thays, anónimamente, "bufones" e "imbéciles", y acusan, también anónimamente, a los críticos Abelardo Oquendo y Mirko Lauer de utilizar a la revista Hueso Húmero para burlarse de los intelectuales peruanos. En el primer y oportuno comentario de ese post, se hacen alusiones a la supuesta homosexualidad de un escritor. Los demás comentarios aluden a no menos de veinte personas en términos discriminatorios (racistas, sexistas, etc), y se enumera una lista de autores a quienes se llama "mafiosos", "resentidos sociales", "acomplejados", o, simplemente, "sebosos", "granientos", etc. Ya saben: el tipo de gracia que hace del Hueco el segundo blog más chistoso del país.

El 7 de junio del 2006, después de que un comentario anónimo insinuara que yo andaba de vacaciones en República Dominicana con una ex novia mía (hoy casada y a quien no veo desde hace unos siete años), los administradores del Hueco hicieron un montaje fotográfico en que aparecemos ambos juntos, dando así mayor eco a la difamación y dando pie a los comentarios anónimos que no tardaron en llegar. (Por cierto, yo sí estaba en República Dominicana, de vacaciones con la misma pareja que tengo desde el año 1999, que no merece ninguna de estas infamias). Irrumpir en la intimidad ajena, hacer correr mentiras sobre ella, hacerse eco de maledicencias, ¿no es cruzar una raya?

El 2 de julio y el 27 de julio del 2006, dos posts del Hueco, recogidos de un comentario firmado con seudónimo, nos llaman mafiosos a Iván Thays y a mí y afirman que hemos amenazado a los editores de Estruendomudo para que no publiquen el libro
Bombardero. (Irónicamente, yo soy quien más fragmentos de Bombardero publicó antes de la edición impresa de la novela, y su autor me lo ha agradecido excesiva y públicamente cada vez que ha tenido oportunidad). Obviamente se trata de mentiras. Ni siquiera conozco a nadie del sello Estruendomudo. El término "mafia" también es usado en un titular de otro post, el 21 de julio, aludiendo a Iván. ¿Esas rayas no cuentan?

El 22 de agosto del 2006, se plagia descarada y literalmente un texto mío, y se lo atribuyen los administradores de Puerto el Hueco. Se trataba precisamente del texto de presentación a un avance de la novela
Bombardero. En cada lugar en que el texto original decía "Puente Aéreo", el plagio dice "Puerto el Hueco". Además, se presenta como adelanto del Hueco un documento en PDF que está publicado en el website de la revista Dissidences, publicación de Bowdoin College. Se trata de un flagrante caso de violación de derechos de autor y derechos de reproducción, sumado a la acción dolosa de atribuirse un trabajo ajeno y la propiedad de un website de una institución profesional.

El 8 de agosto del 2006, un post anónimo del Hueco utiliza términos racistas para referirse al escritor Gabriel Ruiz Ortega y una vez más usa el término "mafia" para aludir a las mismas personas a quienes acostumbra injuriar con esa etiqueta. El 2 de agosto se había hecho lo mismo, pero además se había enumerado a doce personas como miembros de esa "mafia".

Sólo he revisado someramente los post de Puerto el Hueco de febrero a agosto del 2006. Y he dejado de lado los comentarios, que son incluso mil veces más bajos y denigrantes, porque esa es la expectativa del blog: fomentar y promover los delitos de la injuria, la difamación y la calumnia y hacerlo mediante la promoción del lenguaje del racismo, el sexismo, la homofobia, el clasismo, la misoginia, etc.

De hecho, sus peores delitos los ha cometido Puerto el Hueco después de las fechas que yo he revisado, pero no tengo el estómago suficiente para seguir leyendo. Marco Sifuentes, que hasta anteayer lo seguía considerando un sitio muy gracioso, divertido y digno de encomio, y que hace solo unos pocos meses lo nominó por su gracia y su chispa, será capaz, sin duda, de mencionar muchísimos otros ejemplos, ya que tan fiel lector es del Hueco. Y también será capaz de explicar cómo es que esta vez Puerto el Hueco "ha cruzado una raya" y todas las veces anteriores, en todos los delitos anteriores, en todas las asquerosidades impunes anteriores, cuando los injuriados fuimos otros, Puerto el Hueco fue para Sifuentes, simplemente, una de las mayores fuentes de diversión que la blogósfera le podía ofrecer.

Por último: los adinistradores de Puerto el Hueco, en el colmo del cinismo, y portándose, ellos sí, con los modales propios de una mafia, dicen que solo quitarán los posts injuriosos si es que la persona injuriada en cada caso se da el trabajo de escribirles y señalarles que se siente ofendida por tal y tal post. Pocas veces en mi vida he escuchado algo tan transparentemente criminal, un chantaje tan oprobioso:
agacha la cabeza y pídeme por favor que deje de insultarte; si no, seguiré haciéndolo. Váyanse al carajo, delincuentes: esta es la única frase que les voy a decir directamente; no tengo costumbre de tratar con hampones, y mucho menos para pedirles por favor que no cometan delitos en mi contra.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ya está: frito pescadito. Que los basureros se queden en su tacho de basura y los demás podemos regresar a hablar de literatura, Guatavo.

batuque dijo...

Buen punto el del anónimo. Pongamos la basura en la basura. Volvamos a lo nuestro.

Anónimo dijo...

Otorgarle estatus de realidad a los desvaríos psicóticos de una pandilla de resentidos equivale a darles cuerda, a incentivarlos, a caer en su mierda y revolcarse en ella, junto a ellos.

El "ustedes no existen" es la solución.

carlos augusto roel dijo...

Mientras tanto ayer Victor Coral decía que Marcos Sifuentes es un modelo de ciudadano intachable. Claro, modelo para otros ciudadanos "intachables" como el mencionado.

Dr. No dijo...

Deberia hacerse algo que deje un precedente, como por ejemplo una denuncia penal por los delitos que has enumerado en tu post. Si el juicio prospera el Estado tendría derecho a exigir a Blogger que levante el secreto de los IP desde los cuales se hace puertoelhueco. Lo que no sé es si el juicio tendría que ser en el Perú o en Estados Unidos, pero si es en Estados Unidos ya hay un montón de precedentes y además el juicio civil después puede ser por muchos miles de dólares.

Miguel Rodríguez Mondoñedo dijo...

Es una colección alucinante de barbaridades y actos delincuenciales. Estas personas no tienen ninguna responsabilidad, ninguna decencia. No estaría demás que consideres alguna acción legal.

christian vargas dijo...

rayó faverón... total??? el odio a sifuentes puede más

espartako dijo...

Puerto el hueco me parece lamentable hasta en su humor, cosa que en realidad no lo tiene, lo que abusa es de la cacha tan peruana, de la burla, de igual modo de los chaplines. Sin ser un experto detective uno puede darse cuenta de que puerto el hueco dialoga abiertamente con los libros que ha publicado en menos de tres años un escritor; ojo, no estoy acusando, pero no cerremos los ojos tampoco.

Te seguirán jodiendo, Gustavo, porque eres uno de sus objetivos. Estoy casi seguro que es uno de esos escritores de la época, que trata de enturbiarlo todo. Enlodarlo todo. Lo único que queda es ignorarlo o ignorarlos. No queda otra.

Una de las cosas que he aprendido es no estar metido en estos rollos lamentables. Y peor aún, amparado en el anonimato; no conozco otros blogs de literaturas en el mundo en donde se haya llegado a niveles tan bajos. Sean aspirantes a escritores o escritores tienen un estilo deplorable. Pero los muy cretinos creen que tienen un estilo único. Parece ser que el lugar común en la literatura es, el enemigo de un escritor es otro escritor.

Tampoco es chamba para los profesionales de la materia, sino simplemente ser objetivos para darse cuenta de quién o quiénes están detrás de todo esto.

Les dejo con un fragmento de un poema de Bukowski, un tío con estilo por supuesto:

"quizás si escribiéramos lo suficientemente bien
y viviéramos un poco mejor
la vida mejoraría un poquito
como para que no dé vergüenza.
quizás los artistas no han sido lo suficientemente
poderosos,
¿quizás los políticos, los generales, los jueces, los
curas, la policía, los hombres de negocios han sido demasiado
fuertes? no me
gusta esa idea
pero cuando miro a nuestros pálidos y preciosos artistas,
actuales y pasados, me parece que es
posible que sí.

(a la gente no le gusta cuando hablo así.
Chinaski, cortala, dicen,
no eres tan grandioso.
pero
joder, no estoy hablando acerca de ser
grandioso.)

lo que estoy diciendo es
que el arte no ha mejorado la vida como
debería, ¿quizás porque ha sido algo demasiado
privado? y a pesar del hecho que los viejos poetas
y los nuevos poetas y yo
hemos tenido todos problemas idénticos o parecidos
con:
las mujeres
el gobierno
Dios
el amor
el odio
la indigencia
la esclavitud
el insomnio
la deportación
el clima
las esposas, y así
sucesivamente.

ahora me escribes
que al hombre de la celda de al lado tuyo
no le gusta mi puntuación
como pongo las comas (especialmente)
y también la manera en que divago
para decir algo con precisión.
ah, él no se da cuenta de la intención
la cual es
liberar, humanizar, relajar
y aún así hacerla tan real como sea posible
a la palabra en la página. la palabra debe ser como
la manteca o
el churrasco o los bizcochos calientes, o los anillos de cebolla o
cualquier otra cosa que sea realmente
necesaria. debería ser casi
posible que agarres las palabras y
te las comas.

(debe de haber algún vivo en alguna parte
por allí
que dirá
si es que lee alguna vez ésto:
"¡Chinaski, si quisiera una cena voy y
la pido!")

como sea
un artista puede divagar y aún así mantener
la forma esencial. Dostoievski lo hacía. él
normalmente contaba 3 o 4 historias marginales
mientras contaba la que era
central (en sus novelas, claro está).
Bach nos enseñó como poner una melodía encima de
otra y otra melodía encima de
esa y
Mahler divagaba más que ninguno que yo conozca
y yo encuentro gran significado
en su pretendida falta de forma.
no dejes que los chicos de la forma y la regla
como el tipo de la celda contigua
te las pongan encima tuyo. sólo
dale un ejemplar de Time o Newsweek
y estará feliz.

pero no estoy defendiendo mi obra (ni de ti ni de él)
estoy defendiendo mi derecho a hacerla de la manera
que me hace sentir mejor.
siempre pienso que si un escritor se aburre con su obra
el lector va a
aburrirse también.

y no creo en la
perfección, creo en mantener los
intestinos libres
por lo que coincido con los que me critican
cuando dicen que lo que escribo es un montón de mierda"

Tanque de Casma dijo...

Gustavo
Después de tiempo, a consecuencia de tus post, me di una vuelta por Puerto El Hueco. La verdad que, aparte de ser su último post "un manual de infamia, difamación y calumnia", es de lo más insulso y falto de humor. ¿Cual es la gracia de referirse al color de piel? ¿Es gracioso hablar así de la familia de otro? No le veo sentido.
Y eso pasa con los demás post de Puerto El Hueco, en los que se inventa o tergiversa chismes, se pone fuera de contexto las palabras de quien le tienen bronca, etc. No entiendo cómo personas informadas de como funciona esto de los blogs y que se precien de defender ciertos valores pueden haber considerado un sitio así un blog de humor. Pero bueno, ahora parece que entienden que que meterse con la vida privada de otro no es muestra de ingenio sino de patanería.
Saludos

Anónimo dijo...

espartako es uno de los caseritos de puerto el hueco, qué tanto habla acá, no hay nada que hacer, la hipocresía sigue siendo el deporte metropolitano de los limeños.

espartako dijo...

Últimamente transito por la mayoría de los blogs peruanos; tratando de hallar algo interesante para leer. No estoy tratando de caerle simpático al administrador de este blog tampoco. Es simplemente una libre opinión la que expuse en mi primer comment. Que yo sepa nunca he comentado en puerto el hueco, y nada me acerca a él. Cualquiera tiene el derecho a enmendarse de igual modo. Pero este no es mi caso. La cacha para mí, no tiene gracia. Peor aún la infamia.

espartako dijo...

Últimamente transito por la mayoría de los blogs peruanos; tratando de hallar algo interesante para leer. No estoy tratando de caerle simpático al administrador de este blog tampoco. Es simplemente una libre opinión la que expuse en mi primer comment. Que yo sepa nunca he comentado en puerto el hueco, y nada me acerca a él. Cualquiera tiene el derecho a enmendarse de igual modo. Pero este no es mi caso. La cacha para mí, no tiene gracia. Peor aún la infamia.

Anónimo dijo...

Yo creo que todos los temas polemicos son materia de humor (racismo, homosexualidad, oportunismo, etc) pero claro, hay que tener inteligencia para hacerlos y para entenderlos. De lo contrario, son insultos y nada mas.

Anónimo dijo...

Gustavo
Que me importa lo que dicen de ti en el hueco!
No hagas polemicas entre bloogers!
Escribe de lo que sabes: literatura.

La mierda se limpia con el tiempo, solita. No confìas en el tiempo?

Anónimo dijo...

Es frustrante la actitud de Sifuentes, Godoy y Cía.

Desde sus úteros y balcones hacen las palomilladas de las que antes eran víctimas. Se trata de la venganza de los nerds. De la llegada de las vedettes asesinas.

Godoy, con sus permanentes delirios conspirativos, no hace sino desnundar su conciencia: él, gracias a sus amigos (des)informados de la PUCP (Gorki Gonzalez, IDEHPUC, etc) conspiran permamente contra sus enemigos "de la derecha". Es producto de la letal involución de la educación en la católica.

Sifuentes, con sus vanidades y vanas pretensiones, es el gran relator de la nada. De lo vanal, como su vida.

Es frustrante y aunque lo mejor sea ignorarlos, a veces dan ganas de exponerlos. Sería como seguir a la Medina y postearla permanentemente en YouTube. Un extraño placer.