19.9.08

Contracultura, 3

Respondió pero no dijo nada

Rodolfo Ybarra empieza su laberíntica y larguísima respuesta rememorando que alguna vez, cuatro años atrás, organizó en el Instituto Británico un fórum titulado “La aniquilación de las contraculturas”, y menciona a los expositores: Arturo Delgado, Dante Castro, Herbert Rodríguez y él mismo.

No dice qué ideas se intercambiaron en el fórum, de modo que resulta imposible responder a ello, y, en vista de que nada se explica, la sola mención acaba por ser un saludo a la bandera. Pero, en fin: imagino que es un recurso para validarse como conocedor del tema. No voy a comentar el hecho de que la contracultura crezca a expensas de la Corona Británica: supongo que es el modus operandi de lo subversivo. (Pero, entonces, ¿por qué le irrita a Ybarra que otros acepten becas o trabajen en universidades extranjeras?).

Más adelante, hay que decirlo, Ybarra nos da la pauta de por qué el contenido del fórum no le resulta digno de mención: dice que los debates sobre contracultura, fuera del grupo de quienes se reclaman parte de ella, son “estériles”. Bien: Ybarra acepta lo que dije sobre la mal llamada contracultura peruana: ha optado por encerrarse en sí misma y con ello abandona toda posibilidad de transformación real.

Luego, el ensayista sostiene que “no existe una definición exacta de contracultura”, y que las teorías contradictorias abundan. Acusa a los teóricos de especular sobre la contracultura por interés: porque quieren absorberla y vaciarla de sentido. Al mismo tiempo, sin embargo, Ybarra confiesa ser uno de esos teóricos, uno más bien derrotado por el tema que ha tratado de entender inútilmente: “he intentado en varios ensayos darle forma a este concepto”, escribe. Y a pesar de la dificultad, sigue tratando: su ensayo da varias pistas tentativas de lo que entiende por contracultura. Sus ejemplos son interesantes: dice que el Taki Onqoy era contracultural, y eso, pese al anacronismo, valdría la pena revisarlo. Luego añade a la lista a los masones que “conspiraban para resistir la invasión española” en el siglo XVII. No tengo ni la más lejana idea de a qué se refiere.

Más adelante dice que hay contracultura anarco-radical y anarco-izquierdista panfletaria, cuasi ilegal; también dicen que hay contracultura de ultraderecha, y menciona (como lo hice yo) a los skinheads y a los neofascistas. Asimismo habla, como yo, de los hippies, y anota que sus “pontífices teóricos” fueron Allen Ginsberg, Aldous Huxley, Timothy Leary y alguien a quien identifica como Tom Watts y que probablemente, aunque puedo equivocarme, sea Tom Waits. (El problema es que, aunque se pueda aceptar a Ginsberg y a Leary e incluso a Huxley como tótems adorados por los hippies, Tom Waits empezó a publicar su música cuando el movimiento hippie estaba terminando, así que el misterio de lo quiso decir Ybarra continúa).

Otro pequeño anacronismo: dice que los hippies se vendieron al sistema para convertirse en yuppies: se trata de dos generaciones distintas, y la relación de identidad que quiere establecer Ybarra entre los miembros de una y otra no funciona ni siquiera metafóricamente. No menos absurda es la genealogía que establece entre punks y emos (a los que parece despreciar por alienados y “andróginos”, en un giro sorprendentemente conservador para un contracultural).

Por último, sostiene que la contracultura permanece en pequeñas “segmentaciones sociales”, en grupos que tratan de mantenerse al margen de la “cosificación” y la “estupidización” propias de la sociedad contemporánea. Lamentablemente, no menciona los ejemplos que parece anunciar, mucho menos en el caso del Perú de hoy. Salvo por uno: el Movimiento de Artistas Populares de Sendero Luminoso.

Curiosamente, es al hablar de ese grupo de fachada seudocultural de Sendero Luminoso cuando Ybarra más se aproxima a dar una definición de lo contracultural: “ideología, actitud combativa con respecto a los mainstreams culturosos, no repetición de los cánones burgueses, participación activa y ‘afectativa’ en relación con los grupos culturales de los ochentas”.

Por supuesto, no voy a hacer hincapié en la empatía con que Ybarra se refiere al Movimiento de Artistas Populares de Sendero Luminoso. Tampoco voy a incidir en las dudas que a cualquier lector le puede causar el hecho de que un movimiento criminal que buscaba la destrucción efectiva de una cultura (en los Andes, Sendero Luminoso intentó extirpar enteramente la organización comunal de los pueblos indígenas) sea considerado por Ybarra “combativo” en vez de homicida.

Más bien, me quiero detener en el primer rasgo que Ybarra enumera: “ideología”. Y no lo hago para señalar lo evidente: que la ideología de Sendero Luminoso no era ni de resistencia ni de radicalización al lado del pueblo, ni mucho menos liberadora, sino pura y simplemente aniquilante y destructiva con miras al posterior diseño de una sociedad totalitaria y, por tanto, enteramente vertical. Tampoco lo hago para señalar que la ideología de Sendero Luminoso era básicamente el maoísmo y que el maoísmo ha sido pensamiento hegemónico en sociedades policiales.

Lo hago, simplemente, para observar que Ybarra concuerda conmigo (a pesar de que yo nunca pondría a Sendero Luminoso como un grupo contracultural) en la idea de que uno de los rasgos que hacen contracultural a un colectivo es el hecho de regirse por una ideología. De hecho, los dos posts míos a los que Ybarra quiere responder con este ensayo tenían como centro la idea de que lo que en el Perú llamamos contracultural no lo es en verdad porque, precisamente, carece de cualquier ideología reconocible.

Al abstenerse Ybarra de explicar esa ideología (que no puede explicar porque no existe) y simultáneamente indicar que la ideología es un rasgo indispensable de lo contracultural, Ybarra no hace otra cosa que darme la razón: donde no hay ideología no hay contracultura; Ybarra y sus amigos “contraculturales” son un fraude.

Ybarra escribe: “considero que no es necesario estar pregonando que se tiene una teoría contracultural, eso hay que dejarlo a los poseros”. Lo que sucede es simple, pero Ybarra no lo comprende: no se trata de “pregonar” una ideología. Se trata de pensarla, entenderla, convertirla en praxis y, también, de ser capaz de explicarla, aunque sea mínimamente. Mientras Ybarra no tenga la capacidad de hacerlo, su pantalla “contracultural” no deja de ser un gesto escandaloso sin sentido alguno.

Afortunada o desafortunadamente, Ybarra anuncia una segunda parte de su ensayo, en la que sin duda, por fin, entrará en el tema. Crucemos los dedos.

29 comentarios:

RODOLFO YBARRA dijo...

Antes de responder tus otras interrogantes –imagino que la bola de nieve no se detendrá hasta que toque suelo, o sea tu propia capacidad de entender lo evidente- quiero apuntar que no estoy tratando de ofrecer un “ensayo” –como apuntas en tu crítica- con estas respuestas un poco atropelladas donde se me puede escapar algún nombre –por lo menos eso prueba que no copio y pego que es la constante de los críticos y bloggers en estas tierras de señor-. Sí pues, concuerdo contigo –milagro ágape!- en eso de que una ideología determinada va a validar una determinada posición contracultural, lo que no me explico es de donde sacas que yo soy “un fraude” (o sea tú convocas a elecciones, presentas tu candidato y luego declaras fraude cuando los votos te son adversos) y todo porque no te refriego en la cara “mi” ideología. Lastimosamente la contracultura en el Perú todavía se mueve a nivel de fotocopias y en ediciones cortísimas (yo mismo he publicado libros en números de 100 y 50 ejemplares. Razones: simplemente no depender de nadie, ni de nada, cuando la búsqueda es honesta una editorial se convierte en una bacteria estomacal (¿helicobacter pílory?) que roe el interior de todo ser que intenta autenticidad.
En lo que respecta al MAP, el hecho de que yo, arriesgadamente, los ubique como movimiento contracultural tiene más que ver con el hecho de haber estado en el sitio y en los tiempos en que ello ocurrió. Si bien es cierto, no podríamos hacer pasar a SL como contraculturales, el MAP se acercaba a los subterráneos presentándose como una alternativa difícil de eludir porque más allá de la ideología maoísta presentaban una organización monolítica imposible de enfrentar (organización de conciertos, distribución de materiales de lectura, volanteos, discusiones grupales, etc.) y quizá, por ello, muchos jóvenes y muchas bandas roqueras de la época sucumbieron a sus fines: Polución Nocturna, Sociedad de Mierda y tantos otros grupos que incluso fueron perseguidos por mostrar ciertas afinidades, sin necesariamente ser parte de ellos. Un ejemplo son la gente de Eutanasia uno de cuyos miembros acabo en la cárcel y luego tuvieron que irse del país para no acabar presos o muertos como ocurrió con muchos artistas captados por el MAP en la matanza de los penales en 1986
Entiendo lo contracultural como un proceso, no como un fin supremo por ello el hecho de tratar de definirlo va a cambiar de acuerdo a las épocas. Mis definiciones de hace 4 años (cuando los Emos aquí no existían) son tan inválidas como los que creen que los punks son la ultraesencia de la contracultura. En definitiva los abanderados de hoy en día son los ecologistas o los ecowarriors a quienes se les persigue y se les encarcela. Y no estoy delirando cuando reclamo al Unabomber (Ted Kaczynski) como uno de los ideólogos de estos tiempos. Sí claro, me vas salir con eso de que es un asesino o de que es un delincuente; pero sus teorías son su teorías y la naturaleza (la vida) no va a estar libre sino se destruye la sociedad mecano-industrial, pero es la misma sociedad la que plantea sus contradicciones, que se repiten en el interior de las familias, por eso fue el hermano de Ted Kaczynski quien lo delató por un puñado de monedas.

PD: No son "dos" partes las que he planteado para responder tus preocupaciones (tus dualismos son patológicos), siempre serán todas las que se puedan o todas las necesarias.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Cero balas. Trata de nuevo. Menos palabreo. Produce una idea.

Anónimo dijo...

en algo se parecen Bombardero e Ybarra, y no en vano son tan afines entre ellos: ambos utilizan una cantidad exagerada de palabras para ilustrar muy pocas ideas.

LuchinG dijo...

Ybarra: para que veas que no lo dicen sòlo los anònimos: no entendì què quisiste decir en tu primera respuesta, y me costò trabajo terminar un pàrrafo. De la segunda, màs o menos entiendo que contracultura significa para ti todo lo que estè en contra de lo "normal". En esa definiciòn tambièn Gastòn Acurio:

"Después, en la adolescencia, la lucha con una sociedad como la limeña de aquella época, con una educación y un espacio social donde habían detalles como la marquita de ropa que eran importantes para poder sentirte mejor persona. Todo estaba en contra mía para que no sea cocinero, no sólo mi familia, sino todo el entorno. Afortunadamente me fui a Europa a estudiar derecho y descubrí este mundo y me di un espacio de libertad para reencontrarme con el niño que siempre quiso ser cocinero."

Anónimo dijo...

Faveron 3 Ybarra 0

Analista deportivo

Anónimo dijo...

Todos somos hombres x. Favi es Xavier e Ibarra es Magneto (aunque se parece más a dientes de sable y tiene bastante de bestia). No sabría decir quién es Guepardo, porque favi tiene harto guardaespaldas.

ayuden con la nómina....

pd. Ah, gutiérrez se cree apocalipsis, pero no le alcanza más que para ser Jubilo.

RODOLFO YBARRA dijo...

¿Produce una idea? ¿explícate mejor? ¿no has dicho nada?
El viejo modelo de la negación por falta de entendimiento deja ver todas sus costuras: punto chancho y aguja de arriero.
Yo no tengo que responder a nada ni a nadie (al menos que esto intente convertirse en un proceso judicial). Si ustedes no entienden, no es que el discurso esté ininteligible, sino que la capacidad de comprensión está por los suelos (revisen las estadísticas sobre niveles de lectura en Perú y se darán cuenta).
Lamentablemente no puedo explicar (admiro a los que sí) en unas cuantas líneas -mucho menos un un comment- la(s) ideología(s) o la(s) doctrina(s) que sustenta a los grupos contraculturales en el Perú. Si sólo quieren que las nombre, no hay problema, pero no me pidan "explicaciones" mayores y detalladas cuando después me van a acusar de atosigar los comentarios. Quizás ustedes prefieren los monosílabos (sí sí, ya ya, no no), oraciones unimembres, sintáxis simples oraciónes simples, cuestiones de la lingüística tradicional, etc.

Lamento no seguirles el juego y contestar como máquina tragamonedas:

"Cero balas. Trata de nuevo. Menos palabreo. Produce una idea"

Alguien quiere insertar una moneda aquí: ( )

Luching: Gastón Acurio es un imbécil que ha visto dinero donde nosotros vemos hambre,canasta básica de pan y agua, campesinos olvidados, amas de casa desesperadas y ollas vacías. Este señor es un traficante de comidas predilectas en un país de hambrientos y menesterosos; no veo en qué forma puede relacionarse con lo vertido por mi persona. En todo caso vomito sobre su nombre y sobre todos los que intentan convertir al Perú en un restaurante de malamuerte con su hotel de malamuerte. Si lo que intentan es ganarse el dinero de los gringos por qué entonces no se van al país de los gringos como ha hecho, bien, el hijo de Osterling quien -por cierto- para choleando al bribón de Gastón Acurio.
Y del otro señor de Canal 7 que está produciendo ese bodrío llamado "20 lucas" que insulta a los sueldos de millones de trabajadores, mejor no digo nada.

PD: Prometo un post sobre este asunto y, también, sobre las doctrinas contraculturales.

Anónimo dijo...

UNABOMBER? El tipo que dejaba bombas en las universidades? Que asesino y mutilo con sus explosivos? Ese es tu heroe? Tio, estas hasta el keke con tus referentes. En todo caso puedes hacer algo de lo el hizo: metete en una cabaña en un bosque por 20 años y repiensa el mundo. Sin bombas, por favor.

Enrique Prochazka dijo...

Ya basta. Me falta tiempo para terminar de entender la cultura..

Anónimo dijo...

En su blog de el boomeran, Santiago Roncagliolo dijo que su matrimonio religioso era el acto mas contracultural que habia cometido en su vida. (?). Lástima que dicho blog ya no exista.
En todo caso, concluyo en que no se qué significa contracultural...

Anónimo dijo...

Es lamentable el papel de Faveron contra Ybarra, la petulancia académica contra un creador outsider, la misma que tuvieron contra Arguedas, sin que esto implique una comparación entre ambos. Y sin que esto tampoco implique una comparación entre Faveron y Anibal Quijano, evidentemente.

Anónimo dijo...

"Lastimosamente la contracultura en el Perú todavía se mueve a nivel de fotocopias y en ediciones cortísimas (yo mismo he publicado libros en números de 100 y 50 ejemplares"

Pero q esperabas, un Kinkos para tu "contracultura"??

Anónimo dijo...

"Lastimosamente la contracultura en el Perú todavía se mueve a nivel de fotocopias y en ediciones cortísimas (yo mismo he publicado libros en números de 100 y 50 ejemplares. Razones: simplemente no depender de nadie, ni de nada, cuando la búsqueda es honesta una editorial se convierte en una bacteria estomacal (¿helicobacter pílory?) que roe el interior de todo ser que intenta autenticidad."

Piensa bien lo que escribes, en este parrafo te contradices en lo mas elemental.

Anónimo dijo...

Sobre la miseria de la vida hippie
(Borrador inédito del grupo Contradiction, 1972)

http://www.bopsecrets.org/Spanish/hippies.htm

y si quieren contracultura

http://www.bopsecrets.org/

Anónimo dijo...

Estos comentaristas se parecen mucho a los de Puerto El Hueco. Arrojan la piedra y esconden la mano, y critican como viejas reumáticas y arterioescleróticas; sin embargo, Rodolfo Ybarra arroja su discurso como quien tira una bola de boliche sobre los palitroques de la mediocridad y la ausencia de razón. Marcador: Ybarra ha ganado por walk over.

Anónimo dijo...

Me preguntaba en que pais la "contracultura" se mueve sin lamentos, con originales y en grandes ediciones.
Tal vez Mario tenga una respuesta.

!Que viva ESPANA gilipollas!

Anónimo dijo...

COMO REZA EL REFRÁN: QUIEN DISCUTE CON DON NADIE, ES DON NINGUNO.

LuchinG dijo...

Ybarra: por último, no tienes que ponerte dar una definición de qué es contracultura en general, sino cuál es tu forma de ser contracultural. Yo también podría decir que endiosar a Acurio es una reverenda tontería mientras la mitad del país está por debajo de la línea de pobreza, pero eso no diferenciaría para nada lo que yo creo de lo que tú crees.

©hannibal dijo...

Me gusta mucho el articulo, y las propuestas que plantean.
Por favor, quiero estar al tanto de la resolución (si es que hay) de este tema.

Saludos
Hannibal

Anónimo dijo...

Bueno estimado Faveron, espero que volvamos a oxigenarnos todos en este blog tan bueno e interesante y de una vez por todas pasemos las lugubres, tristes paginas de ese hibrido sin pies ni cabeza. (Ybarra)

La pesadilla termino senores, no, eso no era la realidad era solo una mera ficcion, algo sin valor; no mas verguenzas ajenas, ni conductas pseudas, ni poses, ni estereotipos, ni huachafadas.

Entonces, volvemos a lo de todos los dias; hasta Prochazka se lo pide.

Saludos y felicitaciones por el blog!

Atte.,

Anónimo dijo...

GUSTAVO: TÚ HAS DICHO QUE EL BLOG DE YBARRA ES UN BLOG BASURA. POR QUÉ LO LINKEAS AHORA?

homérico dijo...

Lo linkea para burlarse...

PEPINILLO dijo...

De todo, lo que sí podría considerarse contracultural ( y coincidirian Faverón e Ibarra) es en el movimiento Taky Onqoy, liderado por Juan Chocne. Este planteaba un regreso a lo mágico- religioso de las culturas prehispánicas, contra la penetración, a la mala, de la fe católica en las colonias españolas de nuestro continente.

tvbruto blog dijo...

vea en video, quién es el "matador" de la blogosfera: http://tvbruto.blogspot.com/2008/09/video-contracultural-el-matador-de-la.html

Anónimo dijo...

Ya pues, lo "retro" no es contracultural! Lo mismo hizo entonces el emperador Juliano cuando, en su propio Taki, botó al cristianismo por la borda y reinstauró a los dioses olímpicos en Roma. Gran orgía y seguramente divertidísima, pero si Júpiter y Minerva son "contraculturales" (toso, toso) ya no sé qué es cultural.

RODOLFO YBARRA dijo...

Luching: Si he hecho ese "recuento" y aplicado esas "definiciones" es porque considero que se está analizando la contracultura con espéculos muy diferenciados donde va a ser imposible ponernos de acuerdo si no partimos por ciertas premisas. Buscar las herramientas adecuadas Eso es todo. Creo que tanto tú como Faverón o los lectores habitués de este blog buscan respuestas a toda costa (y tienen todo el derecho, pero se equivocan cuando creen que soy yo el que le debe explicaciones); si no nos ponemos de acuerdo en ciertos parámetros simplemente esto va a resultar un pandemonium; y bien haría -como hace- Prochazka en retomar la vía formal y pedir -con interjecciones- el retorno -a lo que conoce bien- al canon cultural o a lo que entendemos por "cultura".
(Por ejemplo, este último término procede de los fisiócratas; siendo coherentes, por lo tanto, no podríamos hablar de "contracultura"; en inglés lo correcto es subculturas o "subcultures", etc.)
Quedan pendientes otros posts sobre este asunto.

schatz67 dijo...

Este Ybarra es un mono con chaveta.Sin tener arte ni parte en este entripado el buen Gastón ha pagado los platos rotos de un enfrentamiento que desnuda la orfandad de ideas de alguien que se cree iconoclasta y diferente.

Me imagino que el día en que te encuentres con Acurio personalmente no vomitarás sobre él sino le darás un par de palmaditas nerviosas y le pedirás que te firme una servilleta, un secador o te llene el portavianda con alguna sobra de su programa.

Tal como lo hiciste con MVLL despues de vomitar previamente sobre su obra y el sistema que dizque representa.

Payaso posero.No mereces más palabras.

Jorge

Christian Manrique dijo...

Mientras más los leo, más me doy cuenta que tienen muchos títulos académicos por las huevas.
Ayayay, pero ayayayay...
Puro fururú farará.

RODOLFO YBARRA dijo...

siguen los insultos...