7.12.08

Disparen al pianista

Hang the DJ, Hang the DJ, Hang the DJ...

Una especie de delirio generacional atravesó por un tiempo a la gente con la que estudiaba yo en la Católica: planeaban el desarrollo de una célula terrorista llamada Liga del Buen Gusto, cuyo destino iba a ser el silenciamiento de todo aquel que, en el terreno del arte, perpetrara atentados de lesa estética que fueran más allá de lo aceptable. La subcélula musical iba a llamarse El Ecualizador).

Un reporte que ha rebotado de blog en blog por medio mundo, y que yo recojo de The Lede, una de las bitácoras del New York Times: el último jueves, en la isla malaya de Borneo, un hombre fue asesinado a disparos en un karaoke luego de haberse apropiado del micrófono por un tiempo que al menos a uno de los concurrentes le pareció demasiado largo.

Hurgando en las noticias, informa Robert Mackey, se descubre que el hecho está lejos de ser una insólita excepción en Asia: una estadística enumera los casos de violencia incontenida ocasionados por malas interpretaciones de "My Way", el clásico de Sinatra: en las Filipinas, numerosas casas de karaoke han retirado la pieza de sus repertorios electrónicos, para evitar malos ratos.

Aún más sangrienta ha resultado "Country Roads", de John Denver: el Telegraph de Londres informó en marzo pasado del caso, sucedido en Tailandia, de un hombre que asesinó a balazos a ocho vecinos suyos luego de soportar (o no soportar) por horas las interpretaciones que estos hacían, en su karaoke privado, de la canción del músico de Colorado (si no recuerdo mal, el título correcto es "Take Me Home, Country Roads".

El karaoke es, qué duda cabe a estas alturas, más que una simple diversión, un foco de fanatismos y una especie de arte (o
artoide) de insospechada extensión en el sudeste asiático, como lo ha sido desde antes aun en lugares como Corea o Japón. Y sí: a los que le gusta cualquier cosa que huela a democratización habrá que hacerles notar que el karaoke es la democratización de la canción: no hay que tener mayor talento vocal para ser estrella de karaoke, basta con un micrófono. Visto así, queda claro que los criminales del karaoke no sólo son asesinos, sino, sobre todo, tiranos.

¿Alguien se da cuenta del parecido entre el micrófono del karaokista y la computadora del blogger? En resumen: ambos son instrumentos que dan a una persona sin calificaciones la oportunidad de brillo instantáneo en un área tradicionalmente reservada a gente con una cierta preparación. El ministro de Informaciones de Malasia, Seri Zainuddin Maidin (esto también lo encuentro en The Lede, aunque apareció primero en Bernama.com), fue el primero en hacer notar el paralelo, y además lo ahondó. Aquí un resumen-paráfrasis de lo que dijo:
"Los bloggers son como cantantes de karaoke, que sienten placer de su propio canto pero no influyen en nadie, aun cuando dicen ser leídos por millones. De cualquier forma, veo el fenómeno como un desarrollo positivo porque, con la oportunidad de "cantar en su karaoke", los bloggers pueden aliviar su tensión y también su adicción (a tener una audiencia). También proveen algo de lectura alternativa, con lo que hacen al país más maduro políticamente. Pero las acciones poco inteligentes de algunos bloggers empañan el nombre de los bloggers profesionales, que usan la tecnología para promover el conocimiento, la discusión académica, el interés en campos específicos y otras cuestiones de interés para la sociedad. Aun con la cantidad de bloggers que hay, sin embargo, los periódicos del mainstream mantendrán una mayor lectoría. De hecho, muchos bloggers ansían ser citados por los diarios porque creen que los medios tradicionales pueden atraerles lectores".
Ok. Y será bueno dejar la comparación allí. Nadie quiere que los fanáticos de la blogósfera empiecen a acribillar a los bloggers que cantan mal la melodía que han elegido para soñar que son estrellas.

11 comentarios:

zeta dijo...

Y como ocurre en toda democracia: no es perfecta, y no todos los que la practican lo hacen como se debe, o sea lo hacen mal, como en este caso, y sí, son tiranos, pero al mismo tiempo una especie de críticos por los que el acto no pasa;¿será que alguno de los asesinos pidió a los tipos que se callaran? Tal vez,pero bueno...

Hmmm, no sé, democracia, blogger, la capacidad de crear un blog está abierta para todos, incluso para alguien como yo, que maneja muy mal estas cosas, pero los programas te acercan al corazón del blogger, que es su función por sí misma, un instrumento, a la larga... Lo ideal sería ver las cosas desde la democracia en general, la capacidad de todos para actuar con cierta libertad y sin restricción para ciertas cosas negativas, ¿prohibir determinadas acciones es tirano? Depende, es un tema complicado, aunque en realidad no somos tan libres, y sí se prohiben ciertas cosas, dizque en beneficio de la sociedad. En fin...

Pero considera a los blogger como seres con la necesidad de fama, o por lo menos de audiencia que reciba sus mensajes, más allá de lo que se debería: un canal de información...Tiene razón con la diferencia entre profesionales y no profesionales... Los canales de información dependen de un estudio amplio y complejo, yo no me atrevería a comentar el apunte de los diarios tradicionales solamente por ese motivo...

Ja,ja,ja,ja,ja, no creo, debe haber gente que espera ansiosa el titular: "Anónimo mata a blogger de un importante...", de hecho, como también blogger que desean la muerte de anónimos, pero no seamos extremistas, por lo menos, según sugieren algunos, la muerte es el remedio final cuando no hay modo de cura. Suerte, buen post.

Anónimo dijo...

porque te cohibes fav, pregunta de una vez:
¿diga ud a que blogers de la escena local acribillaría?

sobreentendiendose que el acribillamiento puede realizarse con cualquier objeto, vayan mis certeros tomatazos a ese bloger que acusó de proterrorista al gran poeta ybarra.

Anónimo dijo...

Rogamos al pùblico limeño no acudir a una presentaciòn de los Choppets portando armas de fuego. La tentaciòn es demasiado grande.

Biyu dijo...

Don, el problema es qe se ve cierto tufillo elitista, al querer separar entre bloggers profesionales y los que no lo son. Claro, el asunto de siempre, los líderes de opinión [el término es molesto] casi siempre terminan siendo los que no son profesionales. Ojo que ser líder de opinión es un asunto más de popularidad, y no tanto de preparación... Bueno, tiempos que corren, la capacidad de ser leído por otros.

Anónimo dijo...

Pensé por el título de este post que se iba a tratar sobre François Truffaut (si no me acuerdo mal ese era el título de una de sus primeras películas)
TORCUATO PASAPALOS(Machista-Leninista)

Anónimo dijo...

los blogs pueden servir para realizar asesinatos virtuales que pueden ser útiles porque descargarán la agresividad y ya la gente en su vida más o menos real podrá vivir sin maletearse tanto, esa es una buena aspiración... una oportunidad para librarse de pesados referentes como el carácter, la figura, etc. que deberían desaparecer en la virtualidad, un caraoke es demasiado real todavía, es una performance real, una performance virtual como el blog es más inasible o puede serlo, tiene esa potencialidad (ahora otra cosa es que uno insista en ser uno mismo todo el tiempo, pues a otra cosa mariposa)... ahora que si la policía o las mafias chuponiles detectan una performance que no les guste y deciden que eso sí es una realidad... cómo evitar el derramamiento de sangre real y permitir el derramamiento de sangre virtual?

Anónimo dijo...

Hola Gustavo:

Te escribo por tercera o cuarta vez, luego de mis anteriores mensajes de hace más de un año en que caí en el "absurdo", empero que persona no se a caído en alguna fiesta al estar borracho y con ese bochornoso acto a echo reír a un centenar de "sensibles" y "nobles" asistentes a la fiesta. Qué hombre no se ha chocado contra el vidrio de una puerta pensando que caminaba hacia la salida -lo digo porque le sucedió a un cercano- y muchos "altruistas" personajes invitados rieron a carcajadas, parecido a una representación salida de la burguesía que retrataba Fellini.

Cosas del pasado, y no pienso hablar de política ni de extravagancias en tu bitácora. Esperaré algun tema académico de literatura o qué se yo que se te venga a la mente en ese orden, para intervenir, porque de eso se tratan las bitácoras ¿no?, al menos las que a a un sector les importa y a mí un poco. Los seminarios los dejaremos para un futuro próximo, cuando los hagas tú u otro en persona, y yo no asista. Y las bitácoras sencillas, libres y superfluas para que the people se divierta.

Luego de mi introducción, te digo que me gusta más la interpretación de Elvis de "my way" que la del impavido Sinatra, porque me enternece el alma cuando le escucho cantar al Rey con tanta pureza frente a la realidad.

Los karaokes seguirán divirtiendo a los japoneses que son adictos a esto, sin importar asesinatos de por medio. En el Perú es sólo un divertimento.

Con la referencia a un pianista en tu título, me acordé de la cinta Casablanca, que me fascina. Rick al ver que Ilsa ha regresado cambiada le dice al músico al final de la noche:

Play it again, Sam.

Sabemos el final de la película.

Mario.

litio dijo...

Es un muy buen paralelo. El cantante de karaoke sin público siente subrayada su existencia al escuchar su voz amplificada y con orquesta. El bloger sin lectores encuentra la misma sensación al ver su texto (auto) publicado en Internet y con un bonito diseño.

Pero -ojo- el que estos medios permitan la participación de personas sin talento ni calificaciones no significa que traten igual a todos. Un excelente cantante de karaoke puede ganar concursos, adquirir fama, volverse cantante profesional (aunque no es igual, también entran en la comparación fenómenos tipo American Idol). Pero esto sólo le va a pasar a los buenos. Los carentes de talento verán pasar noche tras noche acompañados por un vaso de alcohol, los alaridos de sus congéneres y quizá alguna/o muchacha/o con algo de sordera funcional.

Lo que quiero decir es que no estoy tan de acuerdo con esta frase: "no hay que tener mayor talento vocal para ser estrella de karaoke, basta con un micrófono". Para cantar en un karaoke basta con un micrófono, sí, pero para ser una "estrella" es muy probable que se necesite talento. Igual para Internet.

Sobre la expresión "blogger profesional", recomiendo este texto de Hernán Casciari:
http://orsai.es/2008/11/una_charla_sobre_la_muerte_de_los_blogs.php

zeta dijo...

Litio, justamente esa es la diferencia entre un profesional y un aficionado: ambos hacen lo mismo, hasta usan lo mismo, pero el primero es más, talento, todo, en general, referente a su rama, obviamente. Suerte.

litio dijo...

Hmmm... Nop, zeta, la diferencia básica entre el profesional y el aficionado es que el primero cobra regularmente por hacer su trabajo. Eso, efectivamente, muchas veces lo lleva a hacerlo mejor, pero no necesariamente. También puede simplemente hacerlo más similar a la manera en que los que pagan quieren que lo haga.

No soy "amateurista" fanático, no creo que sea malo ser profesional, sólo creo que ninguna de las dos opciones es intrínsecamente superior.

La idea de que pagarle a alguien para que haga su trabajo hará que lo haga mejor es muy buena, pero no es absoluta. Requiere muchos matices, sobre todo en el caso del trabajo creativo.

zeta dijo...

¿Y por qué un profesional cobra y un aficionado no?¿No será porque el primer cobra por sus conocimientos, mientras el otro, irremediablemente, le paga? No hace falta decir que la suma de conocimientos hace mejor a una persona de otra, ¿verdad? Claro, hay profesionales que no pagan, pero no por eso dejan de serlo.

Es un tema largo, y depende del punto de vista que lo mires, personalmente creo que el conocimiento te hace mejor de alguna manera, y puede que no de manera total, pero algo es algo. No creo que lo sea, pero igual hablo...No tanto, depende, la gente no busca, como usted comenta, solamente remuneración de ese tipo, yo crea que abogo por el dinero, sino más bien por la razón. Suerte.