6.1.09

Cosas que conocí el 2008, 1

Tómenlo como una (casi) tácita recomendación

No hablo de cosas aparecidas en el 2008, sino de cosas que existían desde antes (en algunos casos, muchísimo antes) y que yo recién descubrí, o aprendí a apreciar, durante el año recién pasado.

Las novelas de Harry Mulisch. Como decía hace unos días, en la presentación de la última novela de Iván Thays, es sumamente posible que quienes satisfacen su sed de ficción con novelas de Ricardo Piglia y Paul Auster, en el fondo estén buscando, sin saberlo, un libro de Harry Mulisch, el novelista más sorprendente, inteligente y conmovedor que he leído en los últimos años... No les hablo más de él por ahora porque en estos días pienso republicar aquí un pequeño texto sobre Mulisch que Laura García me pidió hace unas semanas para su blog de La Tercera de Chile. Por lo pronto que quede constancia: es mi "nuevo" novelista favorito.

La música de Mississippi John Hurt, el gran blusero del sur negro americano, siempre fiel a la guitarra de palo, al sonido acústico, a las letras melancólicas, doblemente melancólicas en la voz cascada y anciana de sus últimos discos. Mississippi John Hurt es el padre natural de Bob Dylan (porque, en efecto, su blues tiene mucho de folk, así como el folk de Dylan tiene tanto y tanto de blues), y su música, bastante reconocida por los expertos, debería ser escuchada con mayor atención por todos los simples aficionados (como yo).

Sigamos con la música: me sorprendo casi infinitamente cada vez que compruebo que Peter and the Wolf es un grupo casi virtualmente desconocido. La mayor parte de su música se transmite en cd´s caseros, apenas un par han aparecido decentemente editados por disqueras pequeñas independientes, y si uno los busca en Google o persigue sus canciones en iTunes, lo que encuentra, con gran frecuencia, es la música de otro grupo del mismo nombre, Peter and the Wolf, no americano sino inglés. El buen Peter and the Wolf es una pequeña banda de música folk, muy urbana, cuyo centro y referente crucial es el cantante y compositor, Red Hunter (no es seudónimo). Supongo (si hay juticia en este asunto) que no sobrevirirá al 2009 la sorprendente anonimia de la banda.

En mi ojo de cinéfilo "high art" ninguna luz ha brillado más que la del cineasta mexicano Carlos Reygadas, el de Japón, Batalla en el cielo y, en este 2008, Luz silenciosa. En mi ojo de cinéfilo "low pop" el placer culposo han sido las películas de horror marquetero (pero hábil, muy hábil) del catalán Jaume Balagueró. Los amantes del género pueden ver todas sus cintas sin arrepetinrse, pero hay una que tienen que ver de todas maneras: [REC]. Yo la busqué por todas partes y terminé por encotrarla en Lima, en copia pirata (mea culpa).

8 comentarios:

El Capitan Sparrow dijo...

Si ya pecaste, peca bien: ¿En qué puesto la encontraste?

Anónimo dijo...

¿Y qué tal si pones el texto que leíste en la presentación de Oreja de Perro?

zeta dijo...

El tema de las copias piratas en interesante; la mea culpa no deberìa ser excesiva, ya que tendrìan que hacerla los distribuidores; los DVD piratas son casi todos de las mismas pelìculas que pasan en el cine; supongo que el mèrito està en que los piratas tienen màs consideraciòn con la cultura que los cines comerciales. Mea culpa. Buen post.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Anónimo: la segunda presentación del libro de Iván, a la que fui yo, no fue una mesa redonda con ponencias leídas, sino una conversación, así que lamentablemente no tengo ningún texto que postear.

Anónimo dijo...

No te hagas el imbécil y postea sobre la masacre de los judìos contra los palestinos.Vamos a ver cuán democrático eres. Aprende de Coral e Ibarra que a pesar de todo dicen la verdad.

yo pes, quién más va a ser.

Eduardo Salazar dijo...

El tema de las copias piratas... por principio repudio la piratería y he increpado a uno que otro por favorecer el "negocio" adquiriendo estos productos... pero por otro lado no puedo negar que en este país es muy muy difícil encontrar una película original que no sea la típica hecha en Hollywood, por ejemplo hasta el momento no he encontrado DVD original de alguna película de Wim Wenders ni de Rainer Fassbinder por mencionar dos destacados cineastas alemanes... lo que hago es adquirir los DVD por amazon.com a la dirección de un amigo en EEUU y de ahí me los envían... pero claro, esto es bastante caro (carísimo, lujo de cada seis meses).

¿Alguien tiene alguna idea de cómo "solucionar" el tema de la piratería?

zeta dijo...

Eduardo; a pesar de que los piratas tienen pelìculas que nunca pasan en cines y que son buenas, resultan pocas en comparaciòn con toda las pelìculas que venden, que tambièn son las superproducciones. Una opciòn sana es crear lo que falta, o sea crear espacio para pelìculas no comerciales, por llamarlas de alguna manera, promover a que se abran màs espacios, controlar a las distribuidoras... En fin, hay mucho por hacer...

Anónimo dijo...

Batalla en el cielo me parecio el peor bodrio que he visto en decadas.