29.1.09

República Chicha

¿Chauvinismo musical o algo más?

No tiene pierde: si se me ocurre proponer que Arthur C. Clarke es un escritor menor, no crucial, quizá incluso olvidable, ese mismo día, antes de que se ponga el sol, algún amante de la ciencia ficción descolgará el pescuezo desde su nave espacial para decirme que lo mío es un puro prejuicio conservador, un problema de percepción ocasionado por mi idea elitista de las artes.

Si alguien desliza por allí la idea de que, en el policial latinoamericano, las obras consistentes y originales son pocas en medio de una nube de desperdicio que sería mejor pasar por alto, casi de inmediato un detective aficionado (quizá yo mismo) se le habrá de lanzar al cuello pistola en mano exigiendo que retire sus palabras: ya estamos en pleno siglo veintiuno, dirá, ya no es hora de mirar a ciertos géneros por sobre el hombro.

De hecho, no invento: ambas cosas han ocurrido en los diálogos de este blog, alguna vez. Hace unos cuantos días, se me ocurrió decir que las piezas de cierto género musical (la cumbia peruana) eran 95% mamarracho y 5% hallazgo. Ha pasado una semana y los reclamos, rectificaciones, alegatos y dardos envenenados siguen llegando, puntualmente, todos los días.

Lo curioso es que ese tipo de reacción parece reservado a los amantes de ciertas artes, o, más precisamente, a los de ciertos géneros o variantes dentro de ciertas artes. Colocándome a mí mismo como conejillo de indias: soy amante del rock, pero no me ofende si alguien me dice que noventa y nueve de cada cien canciones de las últimas cuatro décadas de rock son triviales, olvidables, predecibles, que, en lo que a la historia y el largo plaza respecta, han nacido muertas.

Rápidamente: la mitad de mis cineastas favoritos son americanos, pero creo que el cine americano es nueve décimos basura; mi grupo favorito de hoy es Flaming Lips pero sobreviviré el resto de mi vida sin volver a escuchar tres de cada cuatro canciones suyas; Vallejo, uno de mis autores peruanos favoritos, escribió muchos más libros malos que libros buenos.

Es una gran cosa que Francia produzca cien novelistas nuevos cada año, porque eso nos permite disfrutar del maravilloso autor número cien, el único que sobrevivirá; el hecho de que, de entre cientos de dramaturgos del barroco español, hoy sobrevivan solo las obras de cuatro o cinco, no significa que ese no haya sido uno de los mejores periodos del teatro universal.

Nadie me matará por decir estas cosas.

Pero, aparentemente, sí corro peligro si digo algo similar sobre: la ciencia ficción, el policial, la cumbia peruana, la poesía de los noventa, el periodismo nacional, los jugadores de la U, el rock argentino, la nueva narrativa femenina latinoamericana.

Tengo la impresión de que es una mezcla de entendible rebeldía y predisposición chauvinista, combinadas en proporciones diferentes cada vez: el que ha encontrado un placer especial en la novela de ciencia ficción, por ejemplo, se sabe (más precisamente, se cree) parte de una relativa minoría, y siente que tiene que defender ardorosamente la virtud de su afición.

O sea, ser amante de la ciencia ficción es como ser peruano: ciudadano de una patria que significa mucho para uno pero poco menos que nada para los demás. Imagino que por ahí va, también, la quemante rapidez para la respuesta de quienes se sienten tocados por la cumbia: la suya no es una respuesta que tenga que ver con la música misma, sino con lo que piensan o sienten que esa música representa.

Para ellos, si alguien critica negativamente a la cumbia, en el fondo, de una manera más o menos velada, está diciendo que el nuevo Perú no sirve, que nuestro mestizaje es un desastre histórico, que la palpitante cultura popular peruana no vale la pena, que el desborde popular debería ser puesto nuevamente entre paredones de contención, etc.

A eso se debe, imagino, el que un buen número de quienes respondieron a mis comentarios hayan terminado refiriéndose a mí como elitista, aristocratizante, arrogante, incapaz de aceptar lo mestizo, lo cholo, o como enemigo de las culturas populares, o, por último, como un agente imperialista empeñado en recolonizar al Perú empezando por las radios AM.

(Todo porque me ven como un amante del blues, el jazz y el rock. Olvidando que el blues, el jazz y el rock son música de esclavos, hermanos del festejo y el alcatraz, primos del candombe, nietos de la samba y la cueca).

Lo que nadie me ha explicado todavía es por qué cuernos me tiene que gustar la cumbia (¿ya no vale decirle
chicha, no?). O, para preguntar lo mismo desde otro ángulo y con otro tono: ¿acaso no es posible, siquiera posible, que la cumbia sea, en su gran mayoría, un completo mamarracho desde el punto de vista artístico y estético, sin que eso descalifique los proyectos sociales, comunales, económicos, identitarios o políticos que se asocien de una u otra forma con ella?

45 comentarios:

Daniel Salas dijo...

No hay que olvidar: la música peruana es mucho más que la cumbia.

La idea que parece estar detrás de su cerrada apología es que es un producto "del pueblo" y que, por tanto, el que no gusta de ella es un elitista, un intelectualoide, un esnob, un colonialista, un antipatriota, un enemigo del Perú, un hereje, un blasfemo, un racista, un misántropo, un reaccionario, un mal nacido, un neonazi, un pederasta, un fascista, un traidor, un Pizarro, un Felipillo, un Chechelev. Ya, pues.

Anónimo dijo...

Sí, mamarracho sin duda.

Raul G dijo...

Totalmente de acuerdo. Esos puntos son verdaderamente difíciles de digerir. Son conflictivas las preguntas a fines a la música, cuando hablas con personas no afines a tu concepto de "música", e igual pasa con los libros y todo lo que mencionas. A veces, como yo he aprendido, conviene quedarse calladito. Nadie sabe quien deviene en ignorante más tarde.

Por ahora puedo decir que me considero una minoría opuesta a la música "popular". Y soy de la minoría que atacan otras minorías colgando etiquetas gratuitas que no siempre merecemos. Poniendo en claro que no todo lo minoritario es proporcional a la calidad..., las minorías de lo minoritario casi siempre cumplen con esta regla.

Anónimo dijo...

Acá tienes Gustavo, para que muevas el esqueleto con "El Diablo" de "Compay Quinto" http://www.youtube.com/watch?v=tAw7dyHXtH4 en vivo.

El Médico del Pueblo
Desde la rica viky

Gonzalo B dijo...

¿No estarás exagerando un poco? Yo soy el que hace poco discutió en tu blog acerca de la falta de novedad en el género polical latinoamericano. Que yo me acuerde, no me tiré al cuello de nadie. Pense que era una discusión de lo más inofensiva. De hecho, no soporto a los "cultistas" que defienden "su" música, "sus" autores", "su" género, etc. y toman cualquier crítica como algo personal o bien una herejía. Es más, me adscribo a la ley de Theodore Sturgeon: "El 90% de la ciencia ficción es basura y el 90% de todo es basura".

(Por cierto, Clarke es un pésimo escritor. No sé nada sobre la cumbia peruana, pero la cumbia en general me parece insufrible)

Anónimo dijo...

Me caes bien. Sòlo no te metas con el Reguetòn y el Manga.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Gonzalo: en ningún momento aludí a la conversación sobre policiales que tuviste en este blog con mi amigo Miguel Rivera. De hecho, pensaba en otras conversaciones que se han dado más de una vez en estos tres años.

uno dijo...

no, no es posible, porque no existen los completos mamarrachos. y porque además llamar mamarracho a un objeto cultural que otra gente encuentra valioso, es una falta de respeto al prójimo. lo explico para que no me cites cruzado: tú puedes pensar que la chicha es una mierda, pero no tienes derecho a impugnar las razones que otros tienen para considerarla bella o simplemente alegre. tú mides con tus estándares a los que usan otras unidades de medida: una buena bailada en chichódromo puede ser para otros, el placer equivalente que tienes tú al leer Estrella distante. Gente diferente piensa diferente, goza diferente. uno de mis alumnos, después de leer obligado por mí, Tlon, Uqbar etc., me dijo con criminal sinceridad: "¿pero es que alguien puede realmente gustarle esta mierda incomprensible?"
Y es que lo que irrita de tus posts es el tono pedante con que expresas tus opiniones.
cuando te dicen que tu visión tiende a ser elitista, pienso que aciertan. y en un proceso de autolegitimación, para ciertos sectores tus comentarios son la provocación que necesitan para incendiar la pradera. en otras palabras, que estás queriendo cumplir (quién sabe si a propósito o no) una función de censor, árbitro de una elegancia que es cuestionable de maneras harto razonables, adalid de una forma de hacer cultura que es propia de unos pocos. Y por eso los que se sienten atacados, discriminados por tus comentarios tienen que saltarte al cuello. simple.
ahora, ¿es eso lo quieres lograr con este blog? y mejor, en un país sin espacios consistentes de divulgación de la cultura en medios, sin gente que ha tenido oportunidades como las que tú has tenido para formarte, ¿tu Blog cumple algún rol realmente constructivo? me temo que no. y es un desperdicio de talento y de tiempo. también para quien lee.

Gonzalo B dijo...

Entonces el que está exagerando y a la defensiva soy yo. My apologies (es que la discusión estaba buena...)

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Ah, ya entiendo. O sea que todos los productos culturales de este planeta son igualmente válidos, disfrutables y bacanes, excepto mi blog, que sí es un desperdicio.

Cometes como medio millón de errores en apenas dos párrafos (uy, perdón: quién me creo yo para decir que son errores).

El más grave es que supones que cualquier cosa que brinda cualquier forma de placer a cualquier receptor, es una obra de arte. Lo cual, por supuesto, hace más válido estéticamente a la final del mundial de fútbol que a cualquier novela escrita en cualquier época.

¿Acaso alguien ha dicho que yo no sea capaz de divertirme bailando a los Destellos en una fiesta? En eso, creo, soy igual que cualquier persona que va a una fiesta y la pasa bien, y se siente feliz y transportado bailando. Al salir de esa fiesta, puedo ir a mi casa y leer a Conrad o a Cucurto y volver a sentir placer.

Pero, aunque no lo creas, sabré darme cuenta de que es otra forma de placer. Y no llamaré arte por igual a todas las cosas que me den algún placer. Otros lo harán, claro. Y tú pensarás que yo soy poco menos que un comando de las SS si digo que unas personas pueden estar menos preparadas que otras para discernir la diferencia. No ser menos capaces por naturaleza, pero sí estar menos preparadas. En verdad, es obvio para cualquiera que quiera dedicarle 5 segundos de reflexión al tema.

Anónimo dijo...

Honestamente, no crees tambien que todo el rock peruano es un mamarracho?

Pero es "nuestro" mamarracho, igual que la chicha, igual que nuestro presidente y nuestro futbol.

Tanque de Casma dijo...

Unas cuantas cosas

Decir que el 95 por ciento de un género es mamarracho y 5 por ciento rescatable es más un halago que un insulto. Creo que por lo general es algo más lo que no va a perdurar que lo que sí en cualquier forma de arte. Eso vale tanto para géneros que me gustan como la cumbia y el rock tanto como para otros que no tanto.

Otra cosa es que uno tenga placeres culposos que no tiene cómo ni por qué justificar. O también, que tenga cierta predilección por un género por lo que es más indulgente con sus manifestaciones.

En un post explicas porque una versión de los Destellos no te parece buena. Aunque puedo eventualmente opinar distinto, respeto que hayas expuesto y argumentado tu parecer. El problema es cuando se descalifica sin dar razones.

Aunque es interesante ver cómo se ha llegado en corto tiempo a relacionar la identidad peruana con la cumbia, no creo que uno sea menos o más peruano por gustar o no de ese género.

No sé quién argumenta a favor de la cumbia de la forma que describe Daniel. El que lo haga, se equivoca obviamente de estrategia. Es casi como la campaña de ¿Existe alguien que no le guste Donofrio? que convierte en apestado quien piensa distinto.

Pero de los epítetos que recoge Daniel hay uno que me intriga. ¿Elitista por no escuchar cumbia? Yo diría que es más elitista - en el sentido de pertenecer a un grupo reducido - ser fan del Grupo 5 que de REM. Al final de cuentas, REM tiene, me parece, más seguidores a nivel mundial que la orquesta norteña. ¿Elitista por oír rock? Eso no existe.

Un abrazo
ECG

Amazilia Alba dijo...

Creo que UNO tiene razon, lo que molesta es como tu y Salas tratan de ningunear una musica, y en general expresiones culturales que no son de vuestro agrado. Si no les gusta esta bien, pero por que insultarla o menospreciarla, decir "es adefesiaera" afecta tambien a las personas que nos gusta o disfrutamos ese tipo de musica.
Que ganan haciendo eso? Es decir en un pais con diferencias culturales tan grandes pedir un poco de respeto por lo que Uds no entienden es mucho?

Andrea Naranjo dijo...

La cumbia no solo se da en Perú. Es un género que ha ido evolucionando en toda América, incluyendo claro, lo Estados Unidos.
Lo extraño, tal vez para mi, es la manera en que se entrona la cumbia en Perú casi como un neoparadigma cultural de identidad nacional (no niego que sea un interesante estudio antropológico/sociológico y los hay muy interesantes).
Personalmente es un género musical del que disfruto como cualquier poblador por diversión, en cada variante argentina (villera), chilena,peruana ( andina, amazónica, norteña) boliviana, ecuatoriana.
Pero sobre todo disfruto de ella con placer en los temas en que la cumbia se mixtura con el ska ( género que me fascina), como el ska cubano y su cumbia en do menor o algunos temas de Los Fabulosos Cadillacs.

Al que no le gusta la cumbia, está en todo su derecho de no gustarle, sin tener que ser criticado por ello de la manera en que señala Daniel Salas.

Enrique Prochazka dijo...

Hola.

Lo mejor de aquel viejo "todo arte o voz genial viene del pueblo", son las palabras que vienen a continuación, y que jamás se citan: "de frente, O TRANSMITIDO POR INCESANTES BRIZNAS, POR EL HUMO ROSADO DE AMARGAS CONTRASEÑAS SIN FORTUNA".

Dada la alternativa (y el hecho de que yo no puedo bailar Los Destellos en una fiesta) siempre preferiré el humo rosado o las amargas contraseñas sin fortuna.

Es arduo no sentir pasiones; pero en el largo plazo (el que previó el Buda) creo que es lo mejor.

Muy buen post. Saludos.

El centinela dijo...

Ey, qué tienen contra Clarke... a mi me gustó Odisea 2001, la novela...

No tendrá un lenguaje "refulgente y reverberante" pero sí que es creativo, y te transporta...

Anónimo dijo...

Hace poco alguien me dijo que era un pedante porque la mayor parte de la gente me aburría. ¿Yo qué culpa tengo si la mayor parte de la gente ES aburrida?

Lucio Suárez dijo...

Es evidente que un género, cualquiera, como el de la chicha, no tiene que gustarle obligadamente, a nadie. Claro que no. Y, tampoco te sientas llamado o convocado a ello estimado Gustavo.
Yo creo que la susceptibilidad y reacción de algunos sectores van por el lado especialmente anti popular que segregan tus palabras. Ese regusto en zurrarte en las inclinaciones de la mayoría, esa pasión por sentirte parte de un grupillo de lo que sea, y si es de afcionados a algún arte mayor, mejor que mejor; despierta inevitablemente anticuerpos, sobre todo, en un país como este.
El problema, es que no usas el mismo filo, y el mismo ácido para criticar o bajarte tantas otras cosas igualmente despreciables. Como, por ejemplo, la escasa sensibilidad y personalidad en los músicos peruanos. Muy pocos, o casi nadie, canta o sabe hacerle la segunda voz a otro. Casi todos los roqueritos e intérpretes en Perú, cantan como en Karaoke.
O, por ejemplo, jamás criticas esa debilidad de muchos de nuestros intelectuales, por parecer, antes que por ser. Piensa en Tahis, todo el tiempo fascinado por aparecer en lo que sea. Practicando su sonrisa en la próxima foto, ejercitando con esmero, la miradita que ojalá, algún día será un mito. Jamás criticas esas debilidades Nunca hay filo, nunca ese regusto en bajarte esste tipo de taras. O, por ejemplo, esa manía amiguista entre los peruanos clasemedieros. eso de que mi amigo publica o edita algo Y, de todas maneras, sin escapatoria alguna, tengo que lanzarle flores. Aunque sea un mamarracho, como los de Ampuero o los de Iwasaki, igual, tengo que decir, casi sentir, que se trata de un suceso estremecedor. Recuerdas las palabras patéticas de Alonso Alegría cuando dijo: "Nadie escribe en este país, como mi tocayo". Refiriéndose a Cueto. ¿Recuerdas?.
Bueno, esas manías insufriblemente limeñas, jamás pasan por tu quirófano. No, claro que no. Solo quedan para la conversa, antes en la Tiendecita Blanca, ahora, para el StarBooks. ¿No Gustavo?, anda dílo. Sí o no.
Ha no, pero, cuando se trata de pasar por las armas de la crítica estas otras manifestaciones más alejaditas de m´mi, como la chicha, como la literatura o la poesía contracultural, el cine alternativo, etc., allí sí sacamos todo el venenillo, he?.
Bueno pues. como ves, no es que te salten al cuello porque no te guste la cumbia o lo que sea. Sino, porque jamás le saltas tú al cuello de todo lo que podría merecer saltarle al cuello en este país, estimado Gustavo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Mi querido y despistado Lucio:

Mala idea: comienzas tu juicio por un prejuicio: suponer que para mí es importante gustar de cosas que le gustan a una minoría y desprestigiar a las cosas que son de gusto mayoritario. Mis gustos están claramente inclinados al arte popular. Si crees que cuando hablo de Vargas Llosa o Levrero, o Borges y Bioy, o Flaming Lips y Tom Waits, o Conrad o Melvile, o Spiegelman o Sacco, o Moore o los Cohen, o Arguedas o Colchado, o Damaris y Bola de Nieve, estoy hablando de unas formas de arte elitista que desprecian lo popular, pues, estás metiendo la pata hasta el cuello, mi estimado.

No tengo ni la menor, ni la más remota idea de cómo has llegado a esa conclusión. ¿Podrías decirme, por favor, cuáles son esos gustos míos arcanos y elitistas a los que pareces eludir?

Según tú, yo tengo "pasión" por sentirme parte de "un grupillo de lo que sea". No necesitarás más de dos dedos de frente para darte cuenta de que, una vez más, no has podido contener tus ganas de insultarme. Porque supongo que alguien que, siendo escritor y crítico, elige sus preferencias y sus pertenencias con esa mentalidad no podría ser otra cosa que un esnob y un imbécil. Gracias por considerarme así.

Lo curioso es que me sacas en cara aficionarme a "algún arte mayor" y justificas que eso, "en un país como este", provoque anticuerpos. ¿Y qué quieres que haga, me puedes decir? ¿Tiro mis libros de Primo Levi o Kertesz para parecer más popular y no caerle mal a los acomplejados? ¿Me dedico a leer a Beto Ortiz y a Jaime Bayly y ya está, asunto arreglado? ¿O tengo que decir que Bayly y Ortiz son buenos porque eso es lo que le gusta a la gente y si digo lo contrario soy un elitista?

Pero no, claro, según tú, ese no es el problema. Según tú el problema es que yo no ando por allí diciendo ácidamente, como tú, que me da rabia la sonrisa de Iván Thays; o que la obra de Iwasaki o Ampuero me parecen "mamarrachos". Te recomiendo, querido Lucio, que leas los libros, llegues a una opinión y la expreses ponderada y justificadamente, porque, si no haces eso, ocurre un problema: que esperas que TU opinión negativa sobre esas obras la exprese YO. Pero resulta, para desgracia de tu hígado, que tu opinión y la mía son diferentes y yo no soy tu muñeco de ventrílocuo. ¿Te queda eso claro? Thays, Ampuero y Cueto son tres escritores valiosos, que han aportado cosas distintas a nuestra tradición reciente, y eso me resulta más importante que la simpatía o antipatía personal que te puedan despertar sus sonrisas, sus fiestas o sus cafés en la tiendecita.

Anónimo dijo...

Cuando pase la moda, la gentita que ahora se computa 'chichera' se va a olvidar de este post. Es más, como si les hubieran mentado la madre responderan "¿chichero? ¿yo¿ cuando?"

UNO: ¿que chicha estas escuchando u oyendo ah? ¿has leido sus tematicas (de la chicha)? ¿de donde sacas que es 'alegre'? ¿O acaso eres otro limeñito embarcado en la modita chichera?

Anónimo dijo...

cuando algùn fino lector destaca una cosa de ampuero o cueto como lo mejor del año, està haciendo algo peor que los que te señalan que esa cumbia era para bailar, y que por eso eludía ciertas notas del original

qué humo rosado fuma
Prochaca-chaca?


que convide...

M. Isabel Guerra dijo...

Aunque no conozco al dueño de este blog, no creo que Gustavo Faverón haya pretendido erigirse en árbitro de un pretendido "buen gusto".

Simplemente dijo que algo no le gustaba y presentó sus razones. Si sus razones nos resultan atendibles o execrables, ya es criterio o gusto personal de cada uno.

Creo que, al final, como dicen aquellos los viejos refranes, para gustos se han hecho colores... y cada loco con su tema :-)

Que no se puede convivir en paz?

Anoni-mouse dijo...

Si Faverón es perro faldero de la "mafia", ¿por qué hizo esta reseña a uno de los de Narración?

http://puenteareo1.blogspot.com/2009/01/augusto-higa.html

Lucio Suárez dijo...

A ver. No te apures en insultarte tú mismo, para después justificar los disparos Gustavo. Si el suelo anda plano, para qué saltar?.
Que es un prejuicio subrayar tu tendencia a zurrarte en alguna de las manifestaciones populares o populistas de este país?. Pero si cualquiera que te lea llega a esa línea de comprensión sin necesidad de prejuicios. Y no me refiero al hecho de valorar a creadores como Conrad, Melvile, Spiegelman, Mulich, Sacco, Moore, los Cohen, Arguedas, Daniel Dennet, Elvis Costello, etc. No pues. No manipules mis afirmaciones. Me refiero a ese rasgo, que además no solo es tuyo pues Gustavo. Es un peruanísimo complejo que consiste en disminuir lo que no entra en mi conjunto de intereses, para recordarme a mí mismo, que voy bien. A mí tampoco me estimula la música cumbia. De hecho, podría compartir tus críticas sobre este y otros géneros. El punto es que algunos encontramos que en este tipo de críticas, hay más que comparación, valoración estética, o identificación de matices. No solo descubres las debilidades de tal o cual expresión, sino, que la sentencias. No únicamente explicas el fenómeno, en virtud de su génesis y sus eventuales reververancias. Sino, que descalificas sin pudor. Nadie te cuestiona el hecho de ocuparte e inclinarte en aquellas obras de indiscutivle valor creativo. Ni siquiera, el que no te gusten las manifestaciones populares, o que les inflijas una crítica aguda. Lo que uno cuestiona, es tu bisturí funcione no solo a la medida de tus gustos, sino peor aún, a la medida de ciertos prejuicios.
¿Duele que se diga esto?. Te resulta un insulto?, una agresión?. Tranquilo. Si estamos hablando de inclinaciones, gustos, y percepciones estéticas porqué lo tomas como la última tragedia del mundo?. Porqué esperas que se acepte tu crudeza y acidés y te resientes porque otros hagan lo propio?.
No resientas balas que nadie te ha lanzado estimado Gustavo. Fíjate, a nadie le inquieta o le desgarra que a Fernando de Szislo le guste lo más sublime del arte contemporáneo y, que no le preste atención al arte popular. Es un elitista de marca mayor. Pero, hay algún problema con eso?,. Obviamente no.
Pero el gran Szislo no pretende ir estableciendo cánones pues. El elitismo o el aristocratismo cultural, no es, no puede ser ningún pecado pues Gustavo. Lo que sucede es que para que de Szislo sea lo que es, no necesita ir matando a la "Pastorita Huaracina", o a Vico y su Grupo Karicia.
No quieras entender que alguien te reclama que te guste tal o cual cosa. Mucho menos, cosas que evidentemente no responden a un gran esfuerzo de creación, sino, a necesidades y aspiraciones crematísticas como es la mayor parte de los casos en la cumbia, el reaggetón, incluso la balada pop.
Luego me reclamas: "¿Y qué quieres que haga, me puedes decir? ¿Tiro mis libros de Primo Levi o Kertesz para parecer más popular y no caerle mal a los acomplejados?". Pero, Gustavo, si el propio sentido de tu post es preguntarte porqué han habido las reacciones que han habido a tus opiniones. Buscas una respuesta. Lo que sucede es que no te gusta las respuestas que llegan. Y eso, es otra cosa. No tienes que votar ningún libro ni tienes que parecer ma´s popular. Solo que si algunos de los exámenes culturales los tiñes con elementos extracriticistas, deberías poder recibir con apertura, lo que los demás tienen que decir de aquello.
Sobre las opiniones de los amigos, veamos: ¿Que no criticas algunas obras o manifestaciones de Thais, Cueto o Ampuero, porqque, dices: "que han aportado cosas distintas a nuestra tradición reciente". Bueno, ya que sesgas lo que he señalado, puntualizo que Cueto y Thais, pueden estar dentro de lo que señalas. De mamarracho me he referido a la obra de Ampuero. Pero, como comprenderás, no espero que pienses u opines por mí pues Gustavo. Lo que digo, es que puedes entrarle a analizar la cumbia, el vals criollo de Abanto Morales, los desatinos declamatorios de García. Y sin embargo, estos otros rasgos igual de exóticos como los de Thais, recuerda que incluso Rafael Lemus encuentra lo mismo, no son significativos. Esto de rodearse de amigos intercambiar flores para sentirse más seguro, y más escritor, ojo que no estoy refiriéndome a la calidad de su obra, sino, a un rasgo también cultural como las manías culturosas.
Nadie te reclama nada Gustavo. Siéntete libre. Solo que no todos ven lo que tú ves. No todos se detienen en lo que tú quieres detenerte pues.
Saludos.

Anónimo dijo...

Pensar que hubo un tiempo en que estaba enamorado de "Elsa" de Los Destellos. Imaginar que hubo un tiempo en que pensé que "Mujer hilandera" del trágico grupo Paco y su Combo, era la mejor cumbia peruana de la historia. Más tarde, en los ochentas, tendría que haber estado loco para acercarme a esos locales del paseo Colón donde cada fiesta chicha terminaba a botellazos (o a balazos). ¿Fue eso lo que determinó que terminara odiando a ese género?
¿Son esas cosas las que motivan a alguien a rechazar algo? Entonces tendría que haber dejado el rock, con su droga cotidiana, con su volumen de trueno, sus letras a veces violentas...
¿Cuál es entonces, pues, la diferencia? Tal vez, como dicen, porque el 99% de la cumbia peruana se convirtió en basura. Y no creo, particularmente, que el 99% del rock lo sea.

Anónimo dijo...

Fe de erratas: "Mujer Hilandera" es de Juaneco y su Combo. La mayoría de sus integrantes murieron en un accidente aéreo hace ya mucho tiempo.

Anónimo dijo...

Lo malo no son las preferencias que puedas tener Faverón; tus argumentaciones dejen que desear porque con ánimo de debatir sólo expresas una serie de tonteras y pura verborrea.

Anónimo dijo...

y además, da cólera porque te crees preparado, más reflexivo que los demás; cuando todo lo que planteas resulta discutible y no una verdad.

Anónimo dijo...

Y Suárez hace bien en responderle al blogger. Aunque no estoy de acuerdo con todas las apreciaciones de Suárez, valoro su intervención. Faverón le pide expresar una crítica ponderada y justificadamente, algo que no siempre ha realizado el responsable de PUENTE AÉREO... Se pide lo que uno también practica, por si acaso.

zeta dijo...

Qué buen post, me encantó, ha dicho muchas cosas ciertas, aunque es muy posible que sí haya gente que exiga su cabeza por no estar apegado a sus gustos; pero en fin, todo esto me recuerda a unas palabras de Gasset que dicen que las cosas verdaderas no hay que argumentarlas porque ellas se argumentan por sí solas, caso contrario, nosotros debemos valernos de ellas. Suerte.

Andrea Naranjo dijo...

Disculpen pero ¿qué relación hay entre las obras de Arguedas ,la de los Cohen y el filósofo de la biología evolucionista Daniel Dennett?

luis dijo...

Bueno, me parece que es totalmente valido discrepar sobre el gusto extendido que actualmente se tiene sobre la cumbia, es valido, pero finalmente es una cuestion de gustos, en estas cosas no puedes pretender establecer una verdad. Ahí queda la cosa. Ahora yo, con todo respeto, quisiera saber cuantos discos de cumbia peruana has escuchado, digamos de cumbia de los 70s, porque si habiendo escuchado los discos completos (ojos completos, no compilaciones), de los destellos, de juaneco, de los orientales de paramonga y de manazanita, y aun asi la cosa no te pone, pues bueno, no es lo tuyo, asi como a mucha gente le aburre la musica clasica es perfectamente valido que te aburra la cumbia.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Lucio:

Me irrita un poco esa frase que repites ahora por tercera vez: "zurrarte en las manifestaciones populares o populistas de este país".

No tengo la menor idea de a qué te refieres. Decir que el 90% de la cumbia es mala, así como el 90% del rock lo es, o el 90% de la novela francesa (todo eso lo he dicho) no es "zurrarse" en nada ni nadie. Pero implicar que lo que digo sobre la cumbia lo digo porque detesto las artes populares peruanas es simplemente una arbitrariedad que hasta ahora no justificas.

Te pido, por favor, que expliques cómo es que sacas esa conclusión sobre mí, en vez de simplemente repetirla arbitrariamente por enésima vez.

(Sobre Ampuero: sus primeros cuatro libros de cuentos son de lo mejor de la narrativa breve peruana en la segunda mitad del siglo veinte, lo he dicho muchas veces y lo digo de nuevo ahora. ¿No te gustan? Ok. Sospecho que ni sabes qué libros son, pero si quieres publicitar tu desprecio por esos libros, adelante.

Sobre Szysszlo: a mí la pintura de Szyszlo no me resulta interesante desde hace muchos años, pero decir que Szyszlo no tiene interés en las artes populares es ignorarlo TODO sobre su obra. Toda la obra pictórica de Szyszlo es un regreso sobre las tradiciones del arte precolombino y sus derivaciones coloniales y posteriores, hecho desde el lenguaje de la abstracción contemporánea, eso, creo, lo sabe cualquiera. Hay que informarse antes de hablar.

Lucio Suárez dijo...

Para Luis, del último comentario, la cuestión, parece no ser el tema de los gustos. Sino, el de la elaboración y el trabajo que se pone en la creación. Que algo no nos guste, no tiene que invalidar el mérito puesto en la obra. Por ejemplo, la bosanova brasileña, suele ser muy estructurada. Llena de semitonos y notas en séptima. Pero, si no te mueve un pelo, ni modo.
Sin embargo, que no te mueva un pelo, no impide reconocer la calidad de la obra. El problema, para mí, es que entre nosotros, hay, ha habido, una inercia muy arraigada que consiste en ningunear o descalificar con un automatismo simplista, solo porque fuera nuestra. Si algo es igualmente pobre, poco estructurado, sin mayores recursos imaginativos, pero, se dice que es celta, flamenco o escandinavas, ha no. Entonces, algo de bueno y bonito debe tener. Pero si eso mismo: pobre, poco estructurado y sin imaginación es nuestro, bah. Es simplemente basura.
Ese es el punto.
Para Andrea Naranjo, Daniel Dennet, es ante todo, uno, sino el mayor de los exponentes de la filosofía de la mente. Y, simplemente venía a cuento, porque a Gustavo le ha surgido la idea de que alguien le está pidiendo que tire sus libros, o que no debe inclinarse por la alta lectura.
Saludos.

Andrea Naranjo dijo...

Conozco las propuestas e investigaciones de Daniel Dennett sobre la memética. En todo caso gracias por la respuesta.

Saludos

zeta dijo...

Interesantes respuestas, ¿alguien me podrìa mencionar otro factores aparte de la cantidad de personas que se acercan a una obra para que èsta pase a ser elitista o popular? A ver si alguien se anima, ya que està en el debate...

schatz67 dijo...

Pienso que lo que no pasa por la radio,no sale reseñado en algun periódico de circulación nacional o no recibe la bendición televisiva de señal abierta entra de alguna forma al campo de lo elitista.No es una autoexclusión o una selección arbitraria, hoy en día hasta se podría decir que es una cuestión de mercado:vende? perfecto,repítelo hasta el vómito en la radio;aburre? devuélveselo a la disquera o pásalo a las 3 de la mañana.Para aclarele este punto a Zeta, la distinción entre popular y elitista no es una cuestión de gusto voluntario,es simple y llanamente una imposición del mercado.

Creo que muchas opiniones son valederas e importantes desde cada perspectiva individual;al final de eso se trata,uno asume en la vida la música,las letras,el arte o cualquier otra manifestación artística desde su peculiar cosmovisión y eso no invalida la validez o nulidad que puedan tener para otros.

Yo he tenido en los ultimos tiempos que asumir la paradoja final que resume la idea central del post:para mí la cumbia y la chicha son una buena mierda desde el punto de vista artístico ,musical y estético.No las he bailado ni las bailaré nunca,simple y llanamente no me nace hacerlo.

Sin embargo tolero y acepto que ricos y pobres,blancos y mestizos,conos y condominios la esgriman como una bandera solitaria que aglutina estamentos tan disímiles como distantes.No me molesta que esto suceda así y me alegra que la música-aunque no sea de mi agrado-termine eslabonando una sociedad polifracturada como la nuestra.

Ahora, que a partir de allí pretendan establecer la valía de esta expresión porque es popular y el pueblo manda pues...pues que se vayan a coger por donde más les duela,cada uno tiene el derechoa portarse como un idiota si le place pero considero que no se debe aplaudir los intentos de lobotomía generalizada que desde distintas aceras se vienen implementando usando a la cumbia como pretexto.

Música popular? No pues,no se engañen,producto masivo de consumo,eso es la moda de la cumbia.Ponerle un título demasiado ostentoso es faltarle el respeto a los guitarristas ayacuchanos,a los danzantes del altiplano,a los bailarines norteños de marinera,a los descendientes de afroperuanos que mantienen sus ritmos y su cultura a pesar de tanta opresión.

Saludos

Jorge

Jen dijo...

casi un off topic: me persigue una duda desde que bareto met juaneco, mujer hilandera no es una versión del tema mulher rendeira de zé do norte?

Anónimo dijo...

No te metas con la "U", estimado Gustavo.
Cuidadito nomas.

JOSEFINA dijo...

Totalmente de acuerdo contigo en este post, no por el tema de la cumbia en sí, si no en que no todo puede ni debe ser bueno porque ya la belleza se perdería en la uniformidad del todo... Pero no te olvides, todo puede tornarse bueno o bello dependiendo del contexto.. si estás en una fiesta divertida, una cumbia puede llevarte a un momento feliz con tus amigos total de que no te vayas a poner a analizar la estructura musical en ese momento. Hay que aprender a disfrutar de las cosas en su contexto y su momento... También hay que aprender a respetar los gustos ajenos... No hay verdades absolutas. Que no te guste a ti no descalifica a tu prójimo.

Eduardo Salazar dijo...

al comentarista inquisidor de la música cumbia: SI, "mujer hilandera" es una versión de la original brasileña, así como el 90% de las canciones de cumbia de la selva son versiones de canciones brasileñas emparentadas con las celebraciones del boi bumba (diferente al bumba meu boi).

igual que el 90% de las canciones de la nueva ola eran covers (por decir lo menos) de canciones norteamericanas de los años 60s.

Anónimo dijo...

Hay Zeta, cuándo no. Expresas: las cosas verdaderas no hay que argumentarlas porque ellas se argumentan por sí solas, citando al que si es genial Ortega y Gasset. La cita sería pertinente, si en verdad lo manifestado por Faverón fuera una cosa verdadera, de peso. Si se argumentara sola como pretendes manifestar, se acabarían la discusión y discrepancias y no habría lugar más que para escuchar palabras santas, verdades absolutas. La gente no disiente por gusto. Por lo menos, no en mi caso.

zeta dijo...

Expresas: las cosas verdaderas no hay que argumentarlas porque ellas se argumentan por sí solas, citando al que si es genial Ortega y Gasset. La cita sería pertinente, si en verdad lo manifestado por Faverón fuera una cosa verdadera, de peso. Si se argumentara sola como pretendes manifestar, se acabarían la discusión y discrepancias y no habría lugar más que para escuchar palabras santas, verdades absolutas. La gente no disiente por gusto. Por lo menos, no en mi caso.

Mi eterno anònimo, cuàndo no deberìa ser ahora, felizmente he estado en paz de discusiones con personajes sin rostro y con mal karma, pero bueno, te comento algo, el-que-sì-es-genial expresa palabras semejantes a raìz de la postura y actitud de los grupos de extrema ideologìa de aquel entonces; si desde esa època y mucho antes ya la gente trataba de imponerse antes esas verdades perpetuas, por què hablas como si eso aquì no se diera. No lo entiendo, pues, el señor ya dado y da buenos argumentos a consideraciòn, yo escribo para expresar mis deducciones, ¿usted què argumentos tiene para afirmar que los argumentos aquì vertidos no son verdaderos y por tanto opinables? En realidad sì hay gente que disiente por gusto, no crea, y de usted no puedo ni saber, asì que, considerando que son mis ùltimos dìas en la blogòsfera, tranquilo nomàs, defienda o cambie su postura, pero no haga mal. Suerte.

Anónimo dijo...

Que bacán los comentarios de Lucio Suárez (representan lo que muchos percibimos cuando se lee a G. F) y, porsupuesto, rapidito Gustavo faveron trata de descalificarlo,(cuenta errores con lupa) y siempre suena como ese tipo de profes que se creendueñosdelaverdad y más bien dan harta pena, porque siempre se les ve falsos, inseguros, mirando de soslayo no vaya a a ser que...
En fin, que le guste Bjork y le parezca que Ampuero tiene algo que decir NOS ... Ya dice mucho de sus gustitos. Hay quienes les encanta figurar, mueren por tener prestigio y ser reconocidos y bla, bla, bla, pero hay otros que no, ("It don´t hold any bait for me")que al contario no se suben al tren (no necesitan pegar un bumper en el carro que diga i LOVE THE EARTH) Muchas cosas se hacen calladito nomas, sin audience... las más gratificantes por autenticas ¿no?
Oye, tu puedes estarte solo, contigo mismo por un largo rato (sin libros y musica, ah) o no aguantas.
Angie

Anónimo dijo...

Yo no hago mal, eterno y compungido Zeta. Los que hemos disentido (y enfáticamente yo) con lo expresado de manera discutible por Faverón lo hemos hecho con fundamento, dedicación y no con su acostumbrada actitud genuflexa.
Usted pide a un montón de comentaristas: anónimos y no anónimos; algo que ni siquiera usted pregona o practica: explicaciones exhaustivas y detalladas. Ni siquiera en su blog se puede jactar de ser articulado. Usted exige porque CREE que no le convence una opinión, cuando en realidad busca descalificar todo comentario que no se ajuste a su cerrada forma de ver el mundo.