29.7.09

Moderno, cosmopolita e iletrado

¿Y si la modernización tuviera que comenzar por el principio?

El Cusco es sin la menor duda una de las ciudades más cosmopolitas del Perú; la única en que se siente de inmediato la presencia de extranjeros y locales, capitalinos y provincianos, pequeños comerciantes y empresarios inmigrados, que dan forma a una urbe múltiple, cada vez más multilingüe, cada vez más abierta a todo tipo de influencia, cada vez más incierta y cambiante.


Al mismo tiempo, de manera poco menos que paradójica, es una ciudad políticamente inclinada hacia el balcón del nacionalismo humalista, y con ello a su discurso, que es una forma de chauvinismo, de xenofobia y de provincianismo a rajatabla.


Muchos cusqueños creen de manera intuitiva y pragmática en las virtudes del cosmopolitismo, pero siguen reaccionando visceralmente ante la realidad palpable de que el sur peruano está olvidado, marginado, mirado por sobre el hombro y acaso despreciado por el ojo del poder central.


Ven el auge del turismo como algo que han logrado ellos, y a la marginación secular del sur como responsabilidad limeña, del Estado y los sucesivos gobiernos. Entienden a Humala como alguien que podría transformar lo segundo sin afectar lo primero, lo cual, por supuesto, es más que dudoso.


En el Cusco hay una sola librería rescatable, la que administran, si no lo entiendo mal, La Familia y el Instituto Bartolomé de las Casas (y a esta última institución se debe la subsistencia de la única biblioteca interesante en la ciudad).


Todas las demás librerías, exceptuando a las que se abastecen totalmente de ediciones piratas, venden sobre todo volúmenes en inglés, francés, alemán e incluso portugués. Los libreros cusqueños presuponen (o peor aún: confirman y saben) que sólo hay negocio en vender libros a turistas, porque los peruanos no leen, y eso incluye a los que llegan desde Lima.


En el Cusco, actualmente, se presenta una sola pieza teatral, Paukartanpu, del grupo Kusikay. Es una pequeña obra inspirada formalmente en el mundo del circo y la danza (un poco a lo Cirque de Soleil, enormemente más modesto) y también en la tradición andina. La pieza no tiene diálogos, porque su director supone que su público objetivo es, también, foráneo.


Félix Reátegui me hace notar que el Aeropuerto Jorge Chávez, de Lima, es probablemente el único gran terminal aéreo internacional que no ofrece una librería siquiera decente a sus pasajeros. Lo han modernizado, eso sí. De hecho, ahora es un bello y cómodo aeropuerto. Pero, como dice Félix, parece que en el Perú "modernizar" implica, aunque sea lateralmente, derribar y desaparecer librerías o cosas similares.


Tampoco hay librería en el aeropuerto del Cusco.


Y no hay cine alguno respetable en la vieja capital imperial. Les pregunto a dos cusqueños al respecto y me dicen que la gente alquila películas pirateadas y las ve en casa. Una frase se me queda en la cabeza: "El cine ya no es novedad, ha pasado de moda".

Lucho Nieto Degregori me dice que en el Cusco hay un cineclub casero, que pasa películas informalmente, en DVD, en la pantalla de una tele.


Por algún motivo, todo esto me hace recordar cuando, a fines de los 90s, el diario El Comercio, en el que yo trabajaba, se sometió a un carísimo proceso de rediseño a cargo de una empresa consultora española. Parte del resultado fue reducir a cenizas la gruesa sección de internacionales que en el pasado ocupaba casi un cuerpo entero del periódico.


La otra medida notable de la "modernización" de El Comercio implicó la virtual desaparición de su sección cultural, que pasó a ser una especie de bebe nonato extraviado en las entrañas del cuerpo C del diario, entre noticias sobre Britney Spears, la moda en Hollywood y el mundo de la malnutrida farándula peruana.

Hace poco pasé tres semanas en Brasil. En Rio de Janeiro hay librerías que permanecen abiertas las 24 horas, que sirven café durante la noche y en cierto momento presentan música en vivo.


Rio es una megalópolis, eso está claro: difícilmente resulta comparable con alguna ciudad peruana, menos aún con una de provincias.

Pero a cuatro horas de Rio está Parati, una ciudad infinitamente más pequeña que el Cusco, y que, a pesar de ser turística, recibe mucho menos viajeros que Lima o Cusco. En Parati, sin embargo, hay al menos tres buenas librerías, que venden ediciones de todo el canon de lengua portuguesa y una selección notable de autores brasileños contemporáneos. Y hay un festival internacional de teatro y la famosa Fiesta Literaria, cada año en julio.


El Cusco es una ciudad hermosa y sui generis, acaso única en el mundo; su industria turística florece, los hoteles abundan y son cada vez más bellos, hay restaurantes de todo tipo en cada cuadra del casco antiguo y no pocos fuera de él.


Es bastante limpia, tiene una lógica propia, es acogedora, descubre secretos en cada esquina, resulta apasionante, invita a regresar e incluso a quedarse. Comparada con la ciudad que vi en mis cinco viajes anteriores al Cusco, en los últimos veinticinco años, la urbe de hoy está evidentemente mejor equipada para recibir y acomodar.


Y tiene otros puntos cada vez más altos: a la restauración de los monumentos históricos se suman la proliferación de museos bien mantenidos (el notable Museo de Arte Precolombino); el auge de visitas de académicos ligados al mundo de la historia, la antropología, la sociología, la arqueología; el crecimiento de los campus universitarios; la actividad de algunos escritores y músicos, el mantenimiento de la tradición de los Mérida y los Mendívil, etc.


No se nota, sin embargo, que una vez traspuesto el centro histórico las cosas hayan cambiado mucho para mejor: la pobreza reina, la vida sigue siendo endeble y difícil, precaria: las calles sin asfaltar abundan, muchas zonas carecen de agua y de luz, las barriadas crecen sin concierto, trepan los cerros circundantes y empiezan a declinar por la otra ladera.


Quienes piensan que basta con la inversión privada y la abundancia de divisas circulando en una región para que los marginados salgan del rincón al que se les ha empujado, están en un error que el Cusco demuestra visiblemente: una modernización caótica también puede circular por compartimentos estancos, cerrarse en circuitos herméticos, arrimar más allá a quienes ya estaban abismados desde antes.


La modernización estrictamente comercial, la que se deja confiada al establecimiento de nuevos negocios y nuevas empresas, no necesariamente conduce a la promoción de eso otro de lo que el Cusco parece carecer, todavía, en enorme magnitud: la producción y la distribución de una cultura contemporánea, que yo --acaso, quién sabe, por malformación profesional-- sigo viendo ligada a los libros, las librerías, las bibliotecas, las galerías, los teatros, los cines, las facultades de humanidades, de artes, cosas así.


Pero claro: no hay lugar para ello en un mundo en que la educación escolar sigue siendo, para el Estado, una entenada que uno mantiene de mala gana, en la que se invierte una miseria que multiplica la miseria previa en lugar de corregirla, y a nombre de la cual se hacen pobres campañas de alfabetización que son apenas un remiendo en un tapiz infinitamente agujereado.

Corregir eso es la única manera de comenzar una modernización que provoque el establecimiento de una verdadera forma de modernidad.

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Y casi todas las librerias que existian en los malls cerraron sus puertas, la ultima fue Crisol de Plaza Lima Sur.

Anónimo dijo...

Señor Faveron, parece que su visita al Cusco ha sido epidérmica. El Bartolomé de la Casas no tiene libreria propia, la que existe está concesionada a La Familia, y la Familia es una típica libreria limeña, pero también está la libreria SBS. El error es ir al Cusco y cernir información sólo a través de Luis Nieto de Gregori, él es un espejismo. La cultura en Cusco hay que buscarla, es subterránea. Existe un movimiento pictórico interesante, musical muy intenso. También literario, revistas como "Angeles y Demonios" muy bien presentada, o la revista arte& fuga, que reune a jóvenes narradores de avanzada. Hay varios Cine Clubs que busca mostrar película de cine-club y actividad cultural en el ICPNA. Más bien el Instituto Nacional de Cultura no hace nada meritorio y tampoco la Universidad no apoya mucho, es decir el Estado no se preocupa por la cultura provinciana. Hay marradores interesantes como Mario Guevara, y su revista 7 culebras, Rosas Parravicino, y sobre todo Juan Carlos Galdo y Karina Pacheco.¿Dio usted una conferencia allá o fue sólo de turista?

Anónimo dijo...

Soy de Lima pero vivo en Juliaca desde hace un par de años. Y, sí, veo que el problema es el mismo que en el vecino del Cusco: cero librerías, y las pocas que hay con más lapiceros y cuadernos que libros; pirateados los pocos.

Tengo que hacer constantes viajes a Arequipa para hacerme de material de lectura. En SBS una novela de Auster suele costarme 50 soles. No sabría decir si locales similares tendrían exito en una ciudad como juliaca, acostumbrada a lo barato.

Me encantaría, y les auguro bastantes ventas, ver la llegada de ferias como las que se instalan en Lima, tales como el campo ferial de Amazonas, San Borja o Quilca. Libros de viejo a precios accesibles: la verdadera librería popular.

Ausencia de opciones por el estilo me parece una falta de olfato de los pequeños comerciantes asociados. Al igual que se nota a leguas la idiotez de los malls que la harían linda abriendo un local en Juliaca, sin embargo, prefieren amontonarse en el cono norte de Lima (aunque a futuro uno espera novedades). El único "supermercadito" que funciona, administrado por una viejecita, suele estar repleto.

Lo que si me llama la atención es la notable cantidad de producciones cinematográficas que se hacen en la región. Las temáticas apenas varian entre el thriller y el melodrama, la calidad es modesta y todo, pero ya algunas cintas han sido revisadas con interés por críticos respetados como Ricardo Bedoya. Espontaneamente se ve el surgimiento de pequeños institutos que enseñan técnicas de filmación, actuación y oratoria.

Otra curiosidad: los canales de tv locales están llenos de estrenos y películas nortemericanas. Vi Transformers II con buena imagen a una semana de su estreno (ya nos imaginamos la razón). En general, la programación parece HBO con su añadido de huainitos y conciertos populares.

Es un hecho que la gente y la juventud de la zona está hambrienta por integrarse a la modernidad. En mi opinión, esta dejadez de la inversión que viene de la capital se debe a la imagen prejuiciosa que tienen de la zona. Creen que los gustos se limitan a lo andino, cuando no se dan cuenta que los chicos andan buscando dvd's, mp3s o el último juego de ps2, como cualquiera de la capital. Veo muchos emos en Ilave, como metaleros en Ayaviri. Lamentablemente, la sofisctiación en los gustos de la gente que consume se deja de lado por la imagen particular de una zona cuyas prioridades a atender oficialmente se centran en el trabajo, tener agua, desague y luz. Nada más.

Una lástima.

Anónimo dijo...

¿Por què será que los equivalentes literarios de la mùsica rock/pop -los bestsellers- son de tan mala calidad?

Ivo Urrunaga dijo...

En MegaPlaza hay una pequeña librería, además ahí se hace desde hace un par de años una Feria del Libro. En el Jorge Chávez no hay librería pero se venden libros, lo mismo en Iquitos. En muchos supermercados se venden libros y de muy diversa índole. Se que es poco, pero i padre siempre repetía: algo es algo dijo el diablo y se llevó un par de obispos.

Julio Meza Díaz dijo...

Hola Gustavo.

He revisado con atención tu último post y, empujado por las largas temporadas que he vivido en el Cusco -mi mamá es de allá-, ahora me animo a escribirte algunas palabras sobre el tema que has tratado.

A mi parecer, lo que comentas sobre el Cusco tiene algo de verdad
y también algo de desconocimiento. Si bien es cierto que la cultura en dicha provincia no se puede encontrar de modo evidente en sus calles, también debe señalarse que hay grupos pujantes de interesados en las más diversas manifestaciones artísticas. Y es más, estas personas han generado un mercado de consumo que ha generado paraditas de libros de segundo uso, las cuales, por supuesto, no las vas a encontrar en el centro de la ciudad.

Por otra parte, no sólo existe gente que se ha habituado al consumo de arte, sino también hay muchos jóvenes (y de los que no lo son tanto) que lo practican. Hace falta mencionar un detalle: la escuela de bellas artes Diego Quispe Tito saca año tras año promociones de artistas plásticos que, con una creatividad singular, están continuando una tradición pictórica de vieja data en la ciudad imperial.

Por último, se tiene que recordar las revistas cusqueñas sobre temas literarios y de otras índoles relacionadas a las humanidades, una de las cuales, Siete Culebras, ya suma más de una década de publicaciones continuadas.

Claro que se podría hacer mucho para que estas iniciativas crezcan y se despleguen a públicos numerosos. Algo se lograría si la universad San Antonio Abad abriera un facultad de Letras y Ciencias Humanas, que renovara sus anquilosadas especialidades de Linguística, Historia y Filosofía; si el Instituto Nacional de Cultura se aperturara a manifestaciones de expresión artísticas que incluyeran, además de lo tradicional, nuevas formas de discursos culturales; y si la inversión privada, por el momento enceguecida por estereotipos antiguos, se animara a brindar opciones interesantes de cultura contemporánea y de otros tiempos.

En fin, para mí, el Cusco-cultural es aún una realidad en construcción, que recién está formando sus bases que, espero, albergarán en el futuro elevados logros de reflexión y estética.

Saludos,

Julio Meza Díaz.
DNI: 40894255

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Al segundo anónimo: me parece irrespetuosa la forma en que alude a Lucho Nieto, que no sólo es un importante escritor, sino además un dedicado y cuidadoso impulsor del trabajo intelectual de otros, a través de la revista que edita con un equipo de gente muy capaz, Crónicas Urbanas.

No sé por qué supones que al decir que hay escritores importantes en el Cusco que vienen haciendo cosas interesantes no me refiero, entre otros, a los mismos que tú anotas. Por ejemplo, mi amigo Juan Carlos Galdos (que, sin embargo, no vive en el Cusco, sino en Texas); o Mario Guevara o Rosas Paravicino, una de cuyas obras yo mismo incluí en mi antología "Toda la sangre" hace apenas 3 años.

-----------

Estimado Julio: agradezco tu mensaje, con el cual estoy bastante de acuerdo. Creí haber dado cuenta, sumariamente, de los rasgos positivos que señalas, cuando escribí:

"Y tiene otros puntos cada vez más altos: a la restauración de los monumentos históricos se suman la proliferación de museos bien mantenidos (el notable Museo de Arte Precolombino); el auge de visitas de académicos ligados al mundo de la historia, la antropología, la sociología, la arqueología; el crecimiento de los campus universitarios; la actividad de algunos escritores y músicos".

A eso, sin duda, hay que añadirle las publicaciones que anotas. Las viejas librerías de segunda mano que menciones, lamentablemente, son las mismas a las que me refiero yo: se han convertido casi por completo en librerías de ediciones piratas, con un rinconcito para otras cosas.

Mi post no quiere implicar ningún menosprecio a la importante labor de intelectuales y artistas cusqueños, sino a la precariedad material y de infraestructura en que hacen su chamba. (La casi total carencia de bibliotecas, por ejemplo, es obviamente un elemento que juega en contra de ellos).

Anónimo dijo...

¿cuál es el problema?, ¿tu cerebrote de 112 de IQ no te da para pensar la posibilidad de que haya una ciudad cosmopolita y mosdernizada que no sea "culta" como tú quisieras?

¿crees que la existencia de librerías es el signo mayor de la cultura de un lugar?, ya pues, no seas huachafo.

vc

Anónimo dijo...

vc:

En los ochenta, en una ciudad como Ica había UNA universidad y tres o cuatro librerías, además de distribuidoras y puestos de libros usados.
Ahora existen tres o cuatro universidades, "colegios privados", malls y KFC pero NINGUNA LIBRERIA.

¿Eso es... modernidad para tí?

Anónimo dijo...

Los cuzqueños viven de lo que detestan.

Anónimo dijo...

"vc": entre 90 y 110 està la enorme mayorìa de la gente. 112 no es mucho. Ademàs, el IQ no es una bola de cristal para entender las capacidades de alguien.

Anónimo dijo...

Nadie dice que Luis Nieto no es un escritor respetable. Tampoco que no sea importante para la cultura y la literatura cuzqueña. Pero es una de las tantas miradas sobre el Cuzco, hay varias más. Sólo entrar en contacto con Luis Nieto es tener una de las tantas versiones de ese Cuzco que usted llama cosmopolita e iletrado. El hecho de que haya incluído a Mario Guevara y a Rosas Paravicino es una cosa y otra que usted haya conversado en este viaje con estos autores para confrontar opiniones con las de Luis Nieto. Usted considera que se le ha tratado irrespestuosamente a Luis Nieto, creo se ha malinterpretado esa mención. Luis Nito es un escritor valioso y honesto ¿pero no es usted el irrespetuoso al tratar a los cuzqueños como cosmopolitas e "iletrados"? A eso me refería cuando dije que su visión de la cultura cusqueña era algo epidérmica. ¿Con quiénes además de Luis Nieto se entrevistó usted? Por favor ojalá que no censure este comment, no es irrespetuoso.

Anónimo dijo...

Un turista llega a un hotel, se bebe unos tragos en la discoteca, se fuma un porro en la plaza de armas, se sube al avion y se larga... que tiene esto que ver con que cuzqueño tenga acceso a educacion, salud, trabajo, servicios sociales en quechua, apoyo agrario, servicios sanitarios.etc?

Quizas sea su ruina del Cuzco, el tener las ruinas y su pobladores tener que siempre vestirse como antiguos incas para que el turista se tome sus fotos exoticas.

Carlos E. Ramos dijo...

Estoy bastante de acuerdo con mucho de los puntos tocados en su post. Pero quisiera abocar mi comentario unicamente al análisis de la decadente escena literaria cusqueña. Mi experiencia como cusqueño,estudiante de universidad limeña como la PUCP, me hizo dar cuenta de los abismales contrastes entre el entorno cultural capitalino y el de nuestra ciudad, Para comenzar, como mencionaste en tu post, existe una total carencia de librerías o bibliotecas especializadas en las que se pueda encontrar obras de autores actuales consagrados. Por ejemplo, solo la librería Bartolome de Las Casas, cuenta con algunos ejemplares de las colecciones de Anagrama y Tusquets. Nombres como Murakami, Roth, Vila-Matas e inclusive Bolaño resultan totalmente extraños entre estudiantes de letras, profesores universitarios y miembros de circulos literarios cusqueños. Es debido a eso, que la movida literaria cusqueña, se inclina más hacia un espectro político, de cierto arraigo nacionalista, anquilosado desde el Velasquismo. A mi parecer, la responsabilidad de esto, la tienen varios catedráticos de la Unsaac y ciertas voces autorizadas de la intelectualidad cusqueña, quienes sin ocultar su clara filiación a sectores de la izquierda más cavernaria, enclaustran y limitan la formación de sus estudiantes. Una excepcion a este problema es la destacable labor del escritor Luis Nieto, quien tanto en su obra como con sus opiniones, ha sabido explotar ese cosmopolitismo, que ojalá se lograra instaurar mejor en el ideario de nuestra ciudad, de manera que provoque un ansiado auge cultural, junto con el auge comercial que estamos experimentando.

Anónimo dijo...

Estimado Dr. Faveron:

Su vision del Cusco es de turista limeñocentrico y de un letrado chapado a la antigua. Su dicotomia cosmopolita/iletrada aplicada mmi ciudad es incoherente.

Si comparamos Lima -ciudad de nueve millones de habitantes- y Cusco -ciudad de trescientos mil- la ciudad imperial la aventaja por varias cabezas a la ciudad de los virreyes. En la semana que acaba de terminar se presentaron el libro del historiador Charles Walker en el Bartolo y la ultima novela de Mario Wong, escritor piurano residente en Paris, en la Casa de la Cultura del Barrio de San Blas. Tambien tuvieron lugar un concierto de la sinfonica municipal en el Teatro Municipal, instalaciones de artistas ecologistas brasileños y el performance musical de Uchpa (rock en quechua), entre muchas otras actividades culturales. Asimismo se pueden leer todas las novedades literarias internacionales de las que Ud. es avido lector, en ediciones piratas o fotocopias que se hacen a pedido. Asi se pueden encontrar todas las obras de su idolo MVLL y las traducciones al español que sacan Anagrama y otras editoriales españolas y mexicanas. Las lecturas cusqueñas de estas obras las puede encontrar en _Siete culebras_ y _Angeles y demonios_ entre las principales revistas culturales de esta ciudad. Cuando planifique otra visita por el Cusco contactese tambien con Mario Guevara, Rosas Paravicino, Mario Pantoja, Miguel Paz, Carlos Paz, o su amigazo JUan Carlos Galdo que religiosamente pasa una temporada, en hotel de cinco estrellas y restaurantes de cinco tenedores, todos los años en el Cusco durante el verano nordico. Todos ellos son buena gente y le van a dispensar su tiempo, conocedores de su prestigio internacional.

Lamentablemente, a pesar de toda esta bullente actividad cultural (Carpe Diem) se esta gestando un conflicto de grandes proporciones que no sabe como va a resolverse. La industria del turismo y las corporaciones extractivas han polarizado a la poblacion cuzqueña a un grado extremo. Se pueden encontrar nichos de riqueza obscena equivalentes a NY, Paris, Zurich y una pobreza (niños que comen basura y niñas que se prostituyen) nunca antes vista.

Tambien hay un problema con el agua y los desagues que un dia los habitantes de barrios pobres se quedaran sin el liquido elemento y se ahogaran en aguas servidas.

Reciba un cordial saludo,

Cusqueño preocupado en el futuro de su ciudad.

Anónimo dijo...

me tocara decir por mi parte que he ido al Cusco ene veces, por razones de trabajo teatral, y familiares, solo este anyo 2009 no pude hacerlo. Lo que me sorprendio siempre es que en el Cusco hubiera una movida teatral interesante, con grupos propios y con actores de larga trayectoria. Donde ahora viste la pieza de circo, yo vi el anyo pasado una puesta que tenia nada menos que a Lucho Ramirez (en mi modesta opinion uno de los mejores actores y menos famosos de este pais) como actor principal, y a los hermanos Chaparro y otros actores locales.
En ese mismo momento se presentaba una obra de David Mamet, si, en medio del bullente Cusco.
Edgard Guillen pasa temporadas completas en Cusco, asi como los Yuyachkani en sus proyectos de trabajo comunitario. tendrias que conocer a los Volar Distinto, su director Pimentel es un dranmaturgo muy capaz, o a Hugo Salzar con Retama, o a Rodolfo Rodriguez. Hay dos festivales permanentes, el mascaras del tiempo, internacional, y otro que empezo Lucho Castro.
Eso para no salir a la calle y ver la teatralidad que te amenaza por todos lados. Lamentablemnete creo que como siempre en este punto, tu y yo tenemos prejuicios diferentes para juzgar la calidad de una actividad teatral. Puedo decir por mi parte, que mis prejucios se basan en que yo no me dejo impresionar por el afiche y la alfombra del teatro, sino por la repercusion que tiene en la vida comun de la ciudad. A veces, sin publicidad, a lo undergrpound, encuentras en el Peru cosas que te dejan perplejo, no solo en Cusco.
Cordialmente,

Carlos Vargas

Carlos Raul Molina dijo...

Coincidentemente he estado en el Cuzco estos útlimos dos meses y una de mis mayores preocupaciones era que no podía encontrar (salvo la librería del CBC/La Familia) una librería interesante (por no decir decente) en todo lo que es el centro de la ciudad. Y vaya que he caminado bastante en estos días esperando encontratrarla.

Me recomendaron la librería "Todo Perú" en la calle Heladeros, y sinceramente no es ni la mitad de lo surtida que es la librería del CBC. Lo peor es que los precios de aquellos libros que me resultaron interesantes están pensados para turistas. Pero lo peor es que las librerías tienen un afán por ofrecer los mismos libros de fotos sobre Cuzco, los mismos libros "telúricos", "místicos", "cósmicos" y "magnéticos" (u otro de esos adjetivos tan amigos de los guías turísticos del Cuzco) a precios escandalosos (y muchos de ellos son de una calidad tan buena como muchos de los menúes turísticos de 15 soles que en Lima te costarían 7...).

Muchos se han quejado de que tu visión del Cuzco es "epidérmica" porque hay una vida cultural basante movida en el Cuzco. El problema para mí es que, en todo este tiempo que he estado acá, es una actividad que está demasiado a la sombra de la parafernalia turística que, por lo que me cuentan, ha cambiado mucho al Cuzco en los últimos 15 años.

Y lo de que la librería del CBC es una "tipica librería limeña" me hace pensar que tal vez, y solo tal vez, sea así poruqe le están faltando algunas piedras incaicas, algunos cóndores en alto relieve, o algún "suntur paucar" y la palabra "Qosqo" bien grande para que sea "menos limeña".

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Los anónimos al menos deberían tener la buena educación de elegir un seudónimo que los identifique, de otra forma es casi imposible responderles a cada uno específicamente.

Uno de ellos me pregunta con qué otras personas "me entrevisté" además de Luis Nieto. Plop. Yo he ido al Cusco a divertirme y descansar, querido NN, no a desarrollar ninguna investigación. No "me entrevisté" con nadie.

Carlos Ramos: gracias por el comentario, coincido en gran parte.

"Cusqueño preocupado": no sé cuál es tu tema ni cuál es tu preocupación, o, en todo caso, qué tienen que ver con este post. Nadie está planteando ninguna competencia entre Lima y Cusco.

Carlos Vargas: ¿Y yo sí me dejo impresionar por el afiche y la alfombra roja? Vaya. ¿Y tu percepción es que la vida cultural cusqueña está en un nivel tal que un post como el mío, que llama la atención sobre su relativa pobreza, es criticable? Me resulta curioso: yo creo que el circuito de producción artístico-cultural en el Perú es, en general, de una enorme mediocridad.

(Imagínate, si el hecho de que Guillén o los Yuyas se den una vuelta por el Cusco resulta ser el highlight, y la puesta en escena de Mamet es señalada como punto alto sin que importe cuál haya sido su nivel. Acabo de pasar 10 días en el Cusco y cada día compré los periódicos locales esperando cruzarme, aunque fuera de casualidad, con un comentario sobre la ÚNICA pieza teatral que estaba en escena: resulta que no hay un solo diario en el Cusco que tenga una sección de crítica teatral, o literaria, o artística, que merezca ese nombre. ¿Qué arte puede llamarse saludable en un contexto así, en medio de esa carencia de intelocución?

Anónimo dijo...

No seas suspicaz> YO no me dejo impresionar por el afiche y las alfombras rojas, solo digo lo que YO no dejo que me hagan e el cerebro.
En segundo lugar las movidas suelen ser subterraneas, con poca repercusion debido a que las instituciones culturales, en especial las del estado, no estan a la altura de los artistas locales. Creo bien en serio que hay talento, y que de ese talento salen cosas bastante interesantes muchas veces. No las encuentras en los diarios? Pues si fueras real publico de teatro, no ocasional dilettante en el asunto, hace rato que sabrias que no son los diarios los medios mas felices para enterarse de las obras locales, y las producciones de bajo presupuesto y relevante calidad. Como llegue a ver a Guillen?, claro porque Edgard y mis colegas de teatro cusquenyo me lo dijeron. Como me entre de lo de Mamet?, porque habia una afiche pegado en el ICPNA del Cusco, y otro en la Casa Garcilaso, y los cerntros que recorri buscando eso: publicidad barata de gente que no tiene para salir en darios. Eso hace de la produccion teatral algo mediocre? En mi opinion no,lo que demuestra es la mediocridad de los medios utilizados para difundirla, no la mediocridad del producto en si.
Desde luego, tu y yo sabemos que estamos en dos orillas diferentes del rio, no tenemos por que estar de acuerdo.

Carlos V.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

En verdad, creo que simplemente no has entendido mi post. Yo no he escrito nada acerca del talento (or lack thereof) de los artistas teatrales cusqueños. He hablado de las condiciones en que los artistas cusqueños se mueven. Si te parecen las mejores, o simplemente buenas, adelante, disfrútalas. Si no te parecen, entonces estás de acuerdo conmigo. Si te parece que un arte contemporáneo serio puede desarrollarse en la virtual inexistencia de cines, bibliotecas y librerías medianamente surtidas, excelente. Si no te parece, entonces estás de acuerdo conmigo.

Por cierto: curioso elitismo ese de diferenciar entre el "real público de teatro" y el "dilettante". Si yo, en un ataque ególatra, me llamara a mí mismo "real lector literario" y a mis lectores simples "dilettantes", sería crucificado en el acto. Por supuesto, tienes derecho a decir que tu opinión es más atendible que cualquiera (por lo menos, que la mía), pero, oh curiosidad, eso no la hace realmente más atendible. Yo en mi post dije una cosa que es cierta sobre el teatro en el Cusco: en los diez días que pasé en el Cusco había UNA SOLA OBRA en escena, la de Kusikay, montada para turistas. Era divertida y hecha con esfuerzo y empeño, pero estaba muy lejos de ser buena. Conozco pocas "bullentes" capitales culturales en el mundo que se den el lujo de mostrar tan, pero tan poco.

(Te agradeceré que me digas cómo es que la ausencia de crítica teatral es reemplazada por los papelitos pegados en las carteleras de los museos, y cómo es que yo, al señalar esa grave carencia, me gano el epíteto de "dilettante", en lugar de que te unas a mi obvio reclamo).

Anónimo dijo...

tío deja de sulfurarte, for god's sake.

"¿Qué arte puede llamarse saludable en un contexto así, en medio de esa carencia de intelocución?"

¿La salubridad (sic) del arte tiene que ver necesariamente con la interlocución? ¿Sin crítica es imposible un arte "saludable"?

...

Anónimo dijo...

El pez muera por la boca. Usted dice que ha ido al Cuzco de turismo y a divertirse. Entonces la suya es una visión de turista que va al Cuzco divertirse como cualquier turista. En Cuzco como en todo el Perú, Chimbote, Puno, Huánuco, Trujillo, Ayacucho, Iquitos, hay una gran movida cultural a la que Lima no le presta atención, que es silenciada o que es visión de turistas que van a divertirse. Me imagino que lo gringos turistas deben tener la misma visión de usted, que la vida cultural del Cuzco es mediocre. ¿Le gustó Machu Picchu?

Anónimo dijo...

Este es el parrafo del problema :
"La modernización estrictamente comercial, la que se deja confiada al establecimiento de nuevos negocios y nuevas empresas, no necesariamente conduce a la promoción de eso otro de lo que el Cusco parece carecer, todavía, en enorme magnitud: la producción y la distribución de una cultura contemporánea, que yo --acaso, quién sabe, por malformación profesional-- sigo viendo ligada a los libros, las librerías, las bibliotecas, las galerías, los teatros, los cines, las facultades de humanidades, de artes, cosas así."

Con este cierre de entendederas, en vano discutimos. Si te cierras a la postura de que el concepto de actividad cultural es el mismo de mercado cultural, entonces, otra vez, disentiremos. Estas hablando de los procesos de puesta en circulacion de las obras artisticas. Estoy hablando de los productos en sí, nacidos muchas veces de una forma artesanal de producción, con objetivos muchas veces paracomerciales. Donde no hay industrias culturales bien montadas , entonces, no hay actividad cultural? Donde no hay librerias formales, entonces no se lee? Sin marquesinas, no hay teatralidad? Donde no se presenta Merce Cuningham, no se baila? Puedes decir eso justo en el [ais en que danzar es la expresividad centrakl del cuerpo peruano?
Hay dos asuntos distintos, en mi opinion simple, que diferenciar aqui.
Tu te has comportado como una turista que llega con sus estandares extranjeros a medir una cultura que se le escapa, por multiple y barroca. Algunas de sus fiestas tradicionales, hechas aun para gente cusquenya y no para turistas, el festival de danzas campesinas que hace el bartolome, las movidas teatrales en comunidades del valle sagrado, son, que duda cabe, mucha mas cultura que poner una sala bonita en el centro. No creo que el modelo correcto de difusion de la cultura, sea esto a lo que hemos llegado en los EEUU: gran perfeccionamiento tecnico, para un grupo selecto y pudiente. Ese camino no lo sigue el Cusco, ni el Peru, en mi opinion.
Lamento si te sientas molesto por decir que eres un dilettante en materia teatral, pero no hallo otra manera de definir tu posicion de "yo estuve diez dias y no vi nada de teatro".
Carlos Vargas

Anónimo dijo...

Obviamente a los cusquenos no les gusta que les pongan el dedo en la llaga. Lo evidente es que una ciudad que es un atractivo turistico mundial, muy merecidamente ademas, deja mucho que desear en el terreno cultural, sobre todo en lo tocante a infrestructura. A estas alturas del partido, Cusco deberia contar con una de las industrias culturales mas solidas y articuladas de America Latina, pero vaya uno a saber por que eso no ha ocurrido todavia.

Anónimo dijo...

Amigo Faveron, no sé si su visión es errada o no sobre la ida cultural en Cuzco, lo valioso de su post es que usted ha pueso en discusión algo que debe debatirse. ¿Qué pasa realmente con la vida cultural en provincias? Si hay una vida cultural mediocre o no hay vida cultural en las provincias el primer damnificado es el Perú. Culturalmente será siempre un pais con cabeza de león y cuerpo de ratón. Y eso en términos de desarrollo nos hace inviables.

mariowalter dijo...

Sigo el Blog del señor Faveron desde hace años, es un crítico con que el que a veces estoy deacuerdo y otras no, pero el rigor con el que aborda cada tema hace que respete sus opiniones.
Sobre este ultimo post en particular, es muy curiosa la reacción que suscita sus críticas a veces mal entendidas.
Que en el Cuzco existe una cultura subterránea muy fuerte, nadie dice que no existe, alguna vez yo participé, uno puede encontrar cierto cobijo intelectual al menos cuando es joven y busca lugares donde compartir sus gustos literarios, de cine, música, etc. Pero esa movida es absolutamente endeble, débil, no ha producido nada destacable, solo resentimiento ante la cultura oficial, porque nadie reconoce sus poemas, cuentos, o cualquier otro tipo de manifestación artística que se hayan producido, se alaban entre ellos, se critican entre ellos, y se impermeabilizan ante las críticas de alguien que ve de afuera la movida cultural Cusqueña.

Las críticas del señor Faveron, a demás no va contra esa cultura subterránea Cuzqueña, que al fin de al cabo nadie sabe si existe, va contra la dirigida por el INC, la Municipalidad, Las universidades, a la elite Intelectual Cusqueña, que no esta haciendo nada por mejorar la oferta cultural. Es también injusto de mi parte decir que una institución como el INC no hace nada, desde hace un par de años a creado un premio regional, en diversas categorías, Poesía, Novela, Cuento, Etc. Del cual tuve el privilegio de ganar en la categoría de Novela, obviamente, en esa movida alternativa Cuzqueña, nadie ha leído mi novela.

Como el señor Faveron apuntala, en los diarios si apenas se me ha mencionado ni una crítica a una puesta teatral, a mi Novela tampoco, ha pasado desapercibida, a mi me agrada mucho que el INC haya publicado mi novela, pero eso no me ha significado mucho en cuanto a la difusión de mi obra. Mi novela no se encuentra la librería la Familia, de hecho no se donde se puede adquirir, quizás en el baratillo donde he dejado unos ejemplares a una vendedora de libros de segunda mano y piratas. Lo que pasa en el Cusco es que cada uno realiza su trabajo por su cuenta, sin coordinación, todo se debe a esfuerzos personales aislados, como la revista Siete Culebras, que dirige Mario Guevara Paredes.

Las críticas del señor Faveron tienen que ser entendidas en su verdadera dimensión, es inútil cerrarnos a un ombliguismo inútil, esto más bien nos puede servir para hacernos ver nuestra realidad, el Cusco es la ciudad donde mas fácil puede florecer un movimiento cultural en serio, las ganas de buen teatro, cine, literatura están ahí, solo faltan los canales adecuados.

Pero la crítica del señor Faveron es mas profunda, va directamente al meollo del asunto, el desarrollo, la inversión, no es suficiente para mejorar las condiciones de vida de las personas, los bolsones de pobreza que hay en las zonas urbanos marginales del Cuzco para una tierra tan rica, es tan inverosímil como indignante. El desarrollo del sector turístico no ha servido de mucho para miles de esas personas. Esto es insalvable no es solo una realidad del Cusco sino del Perú, hay algo tremendamente podrido en nuestra sociedad, el resentimiento y las postergación hace que nos inclinemos a buscar alternativas como el Humalismo, que al fin y al cabo que si gana para los millones de peruanos que viven en la pobreza que en vez de vivir con tres o cuatro soles diarios vivan con dos o uno, no va ser casi lo mismo.

cecilia dijo...

Con la de veces que he ido a Cuzco y nunca me habia puesto a pensar en esto de si son iletrados o no,pense que no era necesario serlo ahi, es que el paisaje y etc. era para mi y creia que para todos los que iban como mas bien para olvidarse de todo lo demas, incluso a Machupicchu lo tengo presente para eso, y se siente asi que estas lejos de la tierra incluso.Un librito a veces apetece pero tampoco tanto.
Luego por los pueblitos vez tanta miseria que ni te acuerdas si leen o no.
Luego en las movidas culturales ,me bastaba con sus pinturas tipicas, sus paseos por naturaleza para conocer su historia, su musica tipica, sus panes tipicos ,su gente tipica , sus colores,etc.¿para que ponerlo igual que un monton de sitios?.
Con lo que harta ya ver tanto intelectual!!!!!!.
Sin embargo seguro tienes razon en otro sentido pero que por lo menos a mi no me interesa que llegue ahi, todo llenandose de gente arrivista , artistas egocentricos los listos de turno buscando fama, mayoristas o multinacionales de libros, promotores de artistas empresarios ambiciosos, etc. etc. que asco!.Luego tendra que estar la policia por todos lados y adios magia.
saludos.

marcos llunas dijo...

Oye porque no atiendes ese reclamo sobre los insultos qu propina Goyo Martínez a Juan Cristóbal en su libro ganador del Copé "Diccionario Abracadabra". El señor Ibarra es el único que se ha percatado sobre este asunto. Creo que deberías dedicar un post a este caso que compromete a varios escritores que han sido jurado y cómplices de este deshonor.

Saludos

M.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Cecilia: ¿No te parece, por lo menos, superficial y egoísta eso que dices? Si para tener diversión y relajación necesitas un espacio inculto, bastará con que te recluyas en ti misma.

Anónimo dijo...

A ver, no entendí lo último que dijo el Sr. Walter con eso de "el desarrollo, la inversión, no es suficiente para mejorar las condiciones de vida de las personas"

A ver, para que existan liberías, cines, teatros se necesita de inversión. Pueden existir todas las ganas del mundo, gente con deseos de acceder a buen cine y buena literatura pero mientras no existan los incentivos necesarios para que los empresarios inviertan, no se puede hacer nada. Con la plata baila el empresauro.

Saludos,

Amazilia Alba dijo...

Bueno yo no se por que atacan a Faveron, en este post simplemente ha expuesto una triste realidad del Cusco, yo como cusqueña puedo atestiguar que hay mucho talento pero no hay los medios para desarrollarlos ni el apoyo de las entidades del estado ni la empresa privada.
LA gente cree que el auge turistico ha beneficiado a los cusqueños pues nada mas lejos de la realidad, la mayor parte de los ingresos se van a LIma o al extranjero y solo quedan mijagas
http://guillermosalas.blogspot.com/2008/03/por-qu-los-cusqueos-siguen-protestando.html
http://guillermosalas.blogspot.com/2009/03/responsabilidad-social-y-turismo.html
Las empresas privadas que se estan haciendo millonarias deberian colaborar mas. Y no es que haya falta de iniciativa como lo muestra Jorge Luis Baca
http://www.youtube.com/watch?v=YPuF_AqWW7A
y los organizadores de FENACO
http://botella-al-mar.blogspot.com/2008/11/fenaco-2008.html

cecilia dijo...

Pues la verdad es que si que estoy mirando a Cuzco y quiero que siga siendo como es , y su gente aparte que deseria dejen algunos de ser tan pobres que no tienen ni luz ni agua,y hay muchos ninos trabajando, sin embargo la verdad es que no considero que ser "tradicional" es ser inculto, y eso no esta nada mal, tienen mucho que dar cosas diferentes si,y si hay la otra parte , la de la ciudad la de la vida institucional,lo que si he visto necesario es falta de medios para obtener formacion empresarial, a parte de la universidad, para que el dinero no se lo lleven otros, o no tener que rrecurrir a empresas de otros lugares para formalizar los negocios.
Yo creo que Cuzco es diferente , la gente del mundo lo busca para algo diferente, y lo que tu quieres yo no se si lo quieren alla, yo no he conocido gente que se mueva con esos intereses y creo yo tienen otras vivencias que tienen solo los lugares que se mueven con gente de todos lados, por lo tanto mucho que dar, y a nivel individual, osea que no esta mal que yo vaya pensando solo en mi en este sentido, buscando una tranquilidad personal.
Y si ahora hay mas gente que piensa como tu debe ser gente de fuera, y si se van estableciendo ahi debe ser por los negocios y no me gusta nada la idea que se transforme en lo que tu quieres, a mi me gusta lo que es o tal vez era..., que era Cuzco con su gente con ganas de dar lo que no hay en muchos lugares del mundo.
La movida cultural al estilo occidental para mi no pega alla.
SALUDOS

Sócrates dijo...

Este... como bien decía mi madre, los bebés salen de a poquitos, no arrancándolos de un tirón.

Tiux dijo...

De acuerdo con lo que expresas en cuanto a que hace falta infraestructura, a quien le compete crearla no tengo idea pero supongo que a los gobiernos regionales y al estado en gran parte, y claro, si los locales no reclaman por ellos es pertinente que aquellos que notan la falta reclamen por estos.
Hace poco estuve nuevemante en Cuzco y observe lo mismo. No todo puede ser orientado a satisfacer a los turistas de quienes se asume en su mayoria no tienen interes por la "cultura" a menos que sea ver ruinas, comer algo exotico y ver danzas en los restaurantes/discos de siempre.
Por el otro lado, satisface ver que hay quienes a pesar de las carencias aun producen cultura como lo deja ver los comentarios previos, quizas la "modernidad del siglo XXI" con el Internet como poster child les de a estos creadores una tribuna para exponer su obra.
Piratas o no al menos pude revisar algunos libros en un puesto en el aeropuerto de Cuzco - termine comprando uno -, grata seleccion aunque me arrepiento no haber buscado por mas en los alrededores de la ciudad imperial. Sera para la proxima.

Anónimo dijo...

hallo was? Entschuldigung!!
creo que usted tiene razon en alguna de las cosas que dice, pero eso no le da derecho a calificar de iletrado a mi ciudad, mi querido y estimado Sr. , le pregunto a usted que seria del Peru sin el Cusco? hay muchas cosas por mejorar pero todo es parte del proceso de desarrollo que vivimos.
ps. si hay tanta gente inteligente en Lima, porque el Peru esta como esta : )
Viele Grüsse

Anónimo dijo...

Bueno, es fácil hablar o escribir de lo mal que va una ciudad o un país. Es más difícil comprometerse ha ayudar. Si no todos optarán por irse a otros países en busca de "un futuro mejor" y mas bien decidieran viajar al interior del país, las cosas serían distintas.

J. Sorel dijo...

Un amigo mío —a quien le compro libros en el jirón Amazonas, en el centro de Lima— viaja cada tres meses a vender libros usados al Cusco (de hecho, alguna vez estuvo seis meses allí por lo bien que le fue en cuanto a ventas), y en alguna ocasión me contaba que hay ferias de libros usados en las que él mismo participa. No hay "Crisoles" ni "Virreyes" ni "Iberos", pero hay libreros de viejo. Es decir, hay un circuito, un mercado, donde los lectores constituyen un componente importante. Entonces, ¿de qué tipo de “iletrados” se trata? Sin lugar a dudas, una generalización formulada a priori. Estuve leyendo varias críticas lapidarias escritas por el dueño de este blog donde se deplora la generalización, el fraseo fácil, la "falta de investigación académica", etcétera. Y, sin embargo, el "crítico académico" comete los mismos errores. Y, claro, una cosa es ser sociólogo y otra muy distinta, crítico literario; aunque la unión de ambas podría contribuir a una mejor dilucidación del problema de las carencias y ausencias de la “cultura letrada en el Cusco”. En principio, un trabajo de campo serio ayudaría a resolver esas cuestiones antes de plantar el título de “iletrados” con tanta irresponsabilidad. Es posible que mi impresión del mercado de libros, basada en la experiencia de este amigo, sea insuficiente para determinar si el mercado del libro en el Cusco funciona bien o mal. Al margen de este maniqueísmo, funciona en alguna medida. No obstante, me permito el mismo error que el dueño del blog pues considero que esa afirmación está apoyada sobre la base de sus impresiones. Y la respuesta a Cecilia me parece un exceso. ¿Es acaso la típica conducta de los “letrados”? ¿O quizá la petulancia ridícula del que sabe “más”? ¿Terminarán así los que se pasen al bando de los “letrados”? Se puede discrepar sin agredir a nadie; y si alguien lo hace para disentir de nuestras ideas u opiniones, ¿es válido caer en el mismo juego? (a propósito de la lumpenización). El problema de la lectura y el libro en el Perú (que son dos cuestiones distintas y hay que distinguirlas) es mucho más complejo que escribir simplemente: “en Brasil hay librerías; en el Perú, no”. Hay que pensar el asunto en el marco de políticas culturales claras y operativas que en el Perú no existen. Estado, mercado, ciudadanos/comunidades. ¿Cómo articulamos esos componentes para generar más lectores y abrir más librerías?