9.11.09

¿Cuándo es trivial una letra trivial?, 1

Comencemos por los Beatles, como debe ser

Cuando hace muchos años el poeta Antonio Cisneros recibió de Alianza Editorial el encargo de compilar una antología de poesía inglesa contemporánea, una de sus tentaciones –si no recuerdo mal, lo cuenta él mismo en el prólogo— fue incluir entre los textos seleccionados algunas canciones de los Beatles.

No fueron ni un escrúpulo posterior ni el temor a parecer encandilado por la beatlemanía, los motivos que lo condujeron a abandonar la idea: fue el reconocimiento de que esas letras no eran poemas.

Y no porque muchas de ellas no tuvieran una belleza peculiar, ni porque les faltaran una altura, una sofisticación o una complejidad que fueran supuestos requisitos de lo poético.

Fue porque Cisneros reconoció que las letras eran solo un elemento en unas obras de arte que, evidentemente, ostentaban otro: la música misma, el sonido de los instrumentos, las voces y la intensidad de la interpretación. Quitarles eso otro era amputarlas.

Cisneros, que en otra ocasión (en
El Caballo Rojo) nombró las melodías de Paul McCartney entre los objetos más preciosos producidos en el arte durante la década del sesenta, y las comparó con las de John Dowland, compuestas tres siglos y medio antes, observaba la insólita maravilla surrealista de letras como la de “Eleanor Rigby”, también de McCartney:

Eleanor Rigby
Picks up the rice in a church were a wedding has been
Lives in a dream...
Looks at the window
Wearing the face that she keeps in a jar by the door
Who is it for?

En esa canción, McCartney decidió deshacerse del sonido propio de una banda de rock: ningún beatle toca instrumento alguno en la célebre grabación aparecida en
Revolver. La voz de McCartney suena como el largo fraseo de un instrumento de viento en medio de las cuatro cuerdas clásicas que la acompañan: el melancólico lamento que es el centro de “Eleanor Rigby” no está sólo en su letra, sino también en esa otra elección, la de mover la historia fuera del terreno del rock´n´roll y decirla con otro lenguaje, más adecuado para ese tipo de evocación.

La historia de los Beatles está colmada de versos magistrales hechos uno con su forma musical: en el consejo de vida al niño recién nacido, “Hey Jude”, que escribió McCartney para Julian Lennon

(For well you now that is a fool
Who plays it cool
By making his world
A little colder...
And don´t you know that it´s just you,
Hey Jude, you do,
The movement you need is on your shoulder)

los cuatro minutos de estrofas hechas de recomendaciones paternales son el preludio para una larga coda, acaso la más conocida en la historia del rock, en la que ya no es una persona, sino todas las personas que compondrán el mundo del recién nacido, las que se reúnen para recibirlo con una sola voz, que es a la vez un mantra y una canción de cuna: “na, na, na, nanana na, nanana na, hey Jude”.

¿Qué verso más complejo que aquel simple tarareo hubiera sido más adecuado para ese siempre inacabado final? (McCartney tiene un don especial para el
lullaby; recuerden "Golden Slumbers").

Que Lennon eligiera a tres niñas, transeúntes que pasaban por ahí, para cantar la frase “nothing´s gonna change my world”, dentro de ese complejo rezo hindú que es “Across the Universe”, no es el azaroso capricho de un excéntrico, sino el reconocimiento de que la voz que debía decir eso, en efecto, era la del lado inquietantemente infantil del hombre que escribió ese verso (“the little child, inside the man”, para decirlo con una frase del mismo Lennon en la década siguiente).

¿Qué frase de los Beatles es trivial en una canción de los Beatles? Los primeros ejemplos que siempre vienen a los labios de quien quiera suponer que Lennon y McCartney podían pecar de una total banalidad son dos famosas líneas que dan título a otras tantas canciones: “I Want to Hold Your Hand” y “She Loves You (yeah yeah yeah)”.

Mojo eligió “I Want to Hold Your Hand” como la segunda canción en su lista de “100 grabaciones que cambiaron el mundo”. Rolling Stone le dio el puesto 16 en su nómina de “500 mejores canciones de todos los tiempos”. El Salón de la Fama del rock la incluyó en una lista similar. En Estados Unidos, el prestigioso National Endowment for the Arts, una agencia federal, la nombró una de las canciones del siglo.

Obviamente, nada de eso demuestra que la letra no sea trivial, pero: ¿cómo es que esa letra no ha sido objeción para que un número tan grande de notorios críticos tengan a la canción en tan alta estima? La respuesta, una vez más, es que esa letra no es trivial puesta en el primero de sus necesarios contextos: la melodía de la canción y su música.

Bob Dylan, probablemente el más sofisticado letrista en la historia del rock, dijo sobre “I Want to Hold Your Hand”: “Los Beatles estaban haciendo cosas que nadie más hacía. Sus acordes eran insólitos, simplemente insólitos, pero sus armonías validaban todo”.

La simplicidad de la letra de “I Want to Hold Your Hand” y la aparente sencillez de su melodía pueden ser engañosas por igual. Como Dylan hace notar, los acordes son inusitados (“outrageous”, dice); la estructura misma de la canción es insólita si uno la pone en paralelo con lo que se hacía en ese tiempo, pero a la vez es una referencia a la música americana de moda a finales del siglo diecinueve y principios del veinte, la tradición del Tin Pan Alley: como solía ocurrir con los Beatles, en "I Want to Hold Your Hand", el salto al futuro se halla fuertemente anclado en el pasado. "Estaban señalando la dirección en la cual la música tenía que ir", decía Dylan: ¿lo decía
a pesar de la supuesta trivialidad de la letra, o la letra le parecía adecuada a una canción tan imprevisible en lo formal?

El último verso de la canción dice "it´s such a feelig that my love I can´t hide". Por mucho tiempo Dylan pensó que las tres últimas palabras eran "I get high", una alusión a la marihuana, que, según Dylan, los autores tenían que haber consumido para escribir una melodía tan sorprendente. Lennon y McCartney mismos tuvieron que decirle que no era así.

Sin embargo, la intuición de Dylan sobre la falta de inocencia de la canción no era tan errada. Es conocido que Lennon y McCartney solían tener una letra
naïf para las grabaciones de sus canciones y otra menos civil para sus conciertos. El verso "I want to hold your hand", en vivo, solía convertirse en "I want to hold your ham": literalmente, "quiero agarrarte el culo".

Podrá no ser una letra sutil, y seguramente no es más compleja que la otra, pero sí implica una posición irónica ante la inocencia inmaculada de la letra oficial; la duplicidad es intencional, y la canción ofrece un guiño para que la audiencia lo comprenda:

Yeah you got
that something
I think you´ll understand
When I say
that something
I wanna hold your hand/ham
I wanna hold your hand/ham
I wanna hold your hand/ham

Ham, entonces. "You got that something, I think you´ll understand". La práctica era corriente en sus canciones: "As one, as one, everybody as one", decía en el papel la letra fraternal de "I Am the Walrus". "Got one, got one, everybody´s got one", cantan en verdad The Mike Sammes Singers, reclutados por Lennon y George Martin para los coros al final de la canción: "everybody´s got one": ahora sí son las drogas. Atrás quedó el Tin Pan Alley.

Hay otros casos similares. "But if you talk about destruction, don´t you know that you can count me out?", decía la grabación de
Revolution. "Don´t you know that you can count me out, in?", dice Lennon en el famoso video.

"Lucy in the Sky with Diamonds" y "Yellow Submarine" son dos canciones de aire infantil cuyas letras esconden referencias a la subcultura de la psicodelia. "Hey Bulldog", de Lennon, puede pasar como una caricatura de diálogo con un perro: es una invectiva contra el abuso policial que además se da el lujo de ser empática y comprensiva con la soledad del policía:

Some kind of innocence is measured out in years
You don't know what it's like to listen to your fears
You can talk to me, you can talk to me, you can talk to me
If you're lonely, you can talk to me.

La angelical "Penny Lane" de McCartney recuerda la anatomía de las chicas de Liverpool de la manera más vulgar sin perder el tono de memoria de infancia: "full of fish and finger pies". La sencilla "Blackbird" del mismo McCartney esconde tras la letra romántica un canto en apoyo de la lucha de los derechos civiles en Estados Unidos. ¿Cómo es que estas letras tan aparentemente triviales pueden decir todas esas
otras cosas?

Es la música, la otra cara de su moneda: "Blackbird" es una variación sobre la "Burrée" de Bach que, sin embargo, a través de la interpretación vocal, se mantiene en tensión con el blues y el gospel y, así, alude en la forma musical al tema al que la letra refiere.

"Penny Lane" incorpora una rarísima trompeta
piccolo, inusual instrumento incluso en la música orquestal, nítidamente anacrónico en un disco de la psicodelia rockera, para conectar al oyente con una canción que es también persistentemente anacrónica (¿el azul cielo de noviembre? ¿el terrible sol en un día de lluvia?). ¿Será casual que McCartney, sumergido en esos años, simultáneamente, en el barroco y en la música de Stockhausen, eligiera para "Penny Lane" un instrumento que fue inventado en el siglo diecinueve para interpretar partituras escritas en el siglo diecisiete?

Regresemos a la pregunta postergada: ¿Es "She loves you, yeah yeah yeah" una letra trivial, tonta, banal, esperable"?

"She loves you" es un mensaje dado por una chica a un amigo (llamémoslo el "narrador"), quien a su vez se lo transmite ("she told me what to say") al ex-enamorado de la mujer, a quien llama la atención sobre su conducta hacia ella. Eso convierte la canción en una inusual narración celestinesca en tercera persona ("she said you hurt her so, she almost lost her mind") entrecruzada con una amonestación en segunda persona ("pride can hurt you too: apologize to her").

¿Es todo eso esperable? Quizá sí, aunque, digámoslo también, es bastante más esperable en un bolero (los Beatles solían cantar "Bésame mucho") que en una pieza de
rock´n´roll.

Lo absolutamente inesperado es que una canción del género comenzara directamente con el coro, y que luego el coro desapareciera para reaparecer sólo una vez más, y que el paso de una estrofa a otra no fuera a través de un puente sino de otro coro, variación del primero: ¿por qué dos compositores tan sutiles como Lennon y McCartey decidirían empezar una canción con la prominencia de esa frase --"she loves you, yeah yeah yeah"-- que muchos consideran la más tonta de todas sus letras?

Porque esa frase es el franco resumen de todo el mensaje que el "narrador" de la canción transmite de un personaje al otro: "ella te ama". Y el "yeah yeah yeah", curiosamente, no es dicho ni por la enamorada que quiere la reconciliación ni por el (absolutamente mudo) receptor del mensaje: el que grita de alegría es el mensajero, la persona a la que menos deberían afectar los sentimientos envueltos en la historia.

En este punto debo decir que yo no veo nada en aboluto que sea trivial en ese circuito: de hecho, me parece clave recordar que, varios años después, no en otro lugar que en su despedida discográfica, los Beatles, en un giro inusual en sus canciones, citarían esa misma frase dentro de otras piezas: "Polythene Pam" regresa al "yeah yeah yeah"; "All You Need Is Love" termina con Lennon cantando "she loves you, yeah yeah yeah", tres veces.

No es nada irrelevante que "All You Need Is Love" fuera la canción que los Beatles decidieron estrenar cuando se les pidió que interpretaran algo en
Our World, la primera transmisión satelital en vivo para 26 países en el mundo: si "all you need is love" es el mensaje crucial, se entiende la alegría del mensajero que le informa al amigo: "she loves you (yeah yeah yeah)".

Después de todo: ¿no fueron siempre los Beatles, básicamente, mensajeros de alguna forma de amor, tan fervorosamente convencidos de su fuerza, que su música terminaba por ser una celebración de la sola posibilidad de dar el mensaje?

(continuará)


41 comentarios:

Ernesto dijo...

Muy interesante, ojala que en la proxima le dediques un poco de espacio a lo hecho (poco pero genial) por George Harrison

Asterión dijo...

En "Eleanor Rigby" no son cuatro instrumentos de cuerda, son ocho. A menos que te refirás que es solamente un cuarteto duplicado.

"Hey Jude" no termina en una fuga. Eso es una coda.

Por otra parte, considero que el letrista más sofisticado sería Leonard Cohen. Ahora, ¿qué sucede con él? Es poeta por derecho propio y músico. ¿Cómo entraría su producción en todo esto?

Luego, no veo por qué el hecho de que una letra tenga melodía la invalide como. Al contrario, nos recuerda el origen de la poesía, cuando era una sola con la música.

Y por si les interesa, aquí analizao varias letras y canciones populares de The Beatles, Pink Floyd y Led Zepplin:

http://asterionloft.blogspot.com/2009/07/beatles-iii-i-am-walrus.html

Saludos.

Anónimo dijo...

A pesar de no ser un hincha incondicional de los Beatles, estoy totalmente de acuerdo contigo. Me revienta que alguien busque los valores de la poesía en una canción o que exija que la letra tenga un contenido explícitamente "profundo". Hay muchas canciones en la actualidad (sobre todo en el mundo del rock en español) que son en apariencia "profundas": lidian con el tema de la ecología, de la pobreza, o incluso de la búsqueda interior. La gran mayoría son canciones horribles de bandas horribles, que cometieron el pecado de ser triviales porque su intención era la opuesta. Cierto poeta mexicano decía que la poesía de Leonard Cohen perdía en la musicalización. No sé quién le dijo que Cohen escribía poemas para después cantarlos. La poesía de Cohen es una cosa, las canciones son otra; ambas igualmente maravillosas.

Anónimo dijo...

Faverón: Siervo del Anticristo

giancarlo tejeda dijo...

quizá debas analizar más líricas de lennon en lo beatles, tiene cosas muy originales

Alfredo dijo...

Bajo la misma idea, "Rock Around The Clock" o "See you Later Alligator" de Bill Halley & The Comets no son letras triviales debido a lo innovador de su música?

Los Beatles tienen letras geniales y su música es incomparable, pero me parece forzado tratar de hacer que "She Loves You" o "I Want To Hold Your Hand" parezcan lo que no son. Ni qué decir de "Love Me Do".

Claro que en el caso de esas canciones no se puede juzgar únicamente la letra, como bien das a entender. Lo mismo podría decir de las canciones de The Ramones o The Sex Pistols. Todo viene en paquete y en muchos casos no es posible juzgar adecuadamente una letra al margen de su música.

Gonzalo Gamio dijo...

Gustavo:

Muy interesante post. A la vez riguroso y sensitivo.

Saludos,
Gonzalo.

Pablo dijo...

al final del all you need is love McCartney también dice reiteradas veces "All Together", ¿intertextualidad como She loves you yeah? es que All Together tambipen habla del amor
Excelente post

Anónimo dijo...

Le acabo de encontrar otro sentido a aquello de "come together / right now / over me".

¡Uàcala!

Anónimo dijo...

es John Dowland, con o

robert graves decía que era su músico favorito, y también el de shakespeare


Sting & Edin Karamazov (Lute) - John Dowland - Come Again

http://www.youtube.com/watch?v=55jnH3rqcoU

Jorge Frisancho dijo...

Gustavo: paja tu comentario. Me parece que ayuda a demostrar algo que estaba yo tratando de decir antes, y me salió mal: no hay ningún objeto cultural, ningún objeto discursivo, ningún objeto simbólico que sea necesariamente trivial desde todos los puntos de vista. Es decir, siempre hay un punto de vista desde el cual un objeto discursivo/ cultural/ simbólico puede ser analizado en estos términos, y ser hallado significativo.

(Y otra cosa: en general, las cosas que encuentras y valoras en los Beatles son esencialmente formales; antes, me parece, nos preguntábamos si lo que hace que un objeto sea o no trivial es que pueda tener un CONTENIDO que no lo sea. Haya sido "hand" o "ham" lo que querían agarrar estos muchachos, el contenido sigue siendo trivial, y eso no importa).

Asterión dijo...

Pablo, la canación que cita McCartney es "Come together", y bueno, en esa no veo por dónde esté el amor.

Luego, Lennon cita "She loves you" y "Yesterday".

Saludos.

Anónimo dijo...

Las letras del rock y de cualquier música pop no tienen por qué ser poéticas para ser buenas. Las letras de "She loves you", "I wanna hold your hand" o "Love me do" funcionan dentro del contexto de la música beat; esas canciones no estaban dirigidas a poetas ni a músicos de conservatorio, sino a adolescentes y, por tanto, eran una expresión de la cultura juvenil, si cabe el concepto. En ese sentido, a pesar de su simplicidad, o aún mejor, debido precisamente a su simplicidad, tanto en lo musical como en las letras, consiguieron el efecto buscado: calar en toda una generación y volverse himnos indelebles de la época auroral del rock. Por eso mismo no se las puede considerar en absoluto triviales, ¿o acaso debemos considerar trivial la adolescencia?, ¿acaso es el pop trivial? Por otro lado, coincido con Faverón en que aun dentro del formato pop los Beatles (sobre todo Lennon y McCartney) supieron ser creativos al componer sus canciones; ese ingenio (genio) fue sin duda la base de su éxito.
Y la prueba de que se puede componer una gran canción pop con pocos elementos es, por lo demás, "Love me do".

Arturo Secta.

http://www.lasectadelruido.blogspot.com/

Juan E De Castro dijo...

Aunque no soy beatleomano , encontré muy interesante el ensayo. Sin embargo, podrías dar la fuente de tu aseveración de que los Beatles cantaban “I want to hold your ham”? En Books.Google la única mención de esa frase está un libro de cocina inspirado en sus canciones.

Anónimo dijo...

Queda en evidencia, Gustavo, que no te disgustan Los Beatles. Buen articulazo. Fijo que no decaerá la segunda (¿última?)
parte. P.D.-Nada que conmueva a una persona puede ser enteramente trivial y en todo caso podría aducirse que lo trivial es relativo.
JOTABE POQUELIN

CONTRIBUCION A GASTOS INDIRECTOS dijo...

Poquelín: yo he visto gente emocionándose por un libro de David Fischman o una propaganda de Inka Kola, así que sí hay cosas triviales que conmueven.

Godzilla dijo...

Excelente artículo. Concuerdo en todo lo escrito. Solo un par de aportes: la idea de empezar "She Loves You" por el coro no fue de Lennon o McCartney sino de George Martin. Él siempre lo ha dicho.

Y lo otro es que la progresión de acordes de "I Want to Hold Your Hand" no es tan sorprendente salvo por un detalle que sí la hace original, y es el sorpresivo cambio a Si menor antes de entrar al coro. Es sorpresivo, porque en el mismo patrón, solo segundos antes, habían tocado Si Mayor. Es un cambio bien pensado porque ayuda a que el coro, que está en mayores, suene todavía más explosivo.

Saludos

Anónimo dijo...

Algunos aspectos innovadores de este grupo provienen de la parte temprana de su carrera, pero no por las letras. Dicen bien los que hablan de innovación estilística, algo que nunca puede ser considerado trivial. Luego Paul innovó de manera ya sofisticada en Revolver (Eleanor Rigby es obra exclusivamente suya).
Sobre Across The Universe, según Mark Lewisohn fueron dos chicas las escogidas: Lizzie Bravo, 16 (originaria del Brasil) y Gayleen Pease, 17. Lo que hizo Paul fue salir a la puerta del local de Abbey Road y escoger entre las fans que solían pasarse las horas frente al lugar.

Anónimo dijo...

CONTRIBUCION A GASTOS INDIRECTOS:eso es precisamente lo que he dicho,que si conmueve a una persona (aunque "desconmueva" a millones)no puede ser enteramente considerada como trivial. Lee bien.

Anónimo dijo...

solo algo sobre dylan
tal vez es uno de los mas sofisticados letristas del rock, pero la frase tuya puede llamar a confusion porque dylan es mas que solo un rockero, su espectro de indagacion musical va del folk al pop, incluyendo hasta el gospell. a proposito, a dylan siempre lo postulan al nobel, qu'e opina, camarada?

CONTRIBUCION A GASTOS INDIRECTOS dijo...

Tienes razón, "trivial" no es la palabra correcta. Si para un adulto, en pleno uso de sus facultades mentales, las obviedades que dice Cornejo en sus conferencias son el descubrimiento más revelador de nuestra continuidad espacio-temporal, "trivial" se queda corto, mejor es decir que es patético.

Anónimo dijo...

PRIMERO PREGÚNTATE SI TU CONCEPTO DE LO TRIVIAL ES RELEVANTE Y APLICABLE A TODO.

GEORGE

Bruno Ysla Heredia dijo...

Es cierto, Antonio Cisneros en una antología de poesía inglesa que hizo en los sesentas colocó una página donde decía "debe haber" y decía que no incluía textos de Lennon y McCartney porque no podía desvincularlos de la música. A quien sí incluyó fue a Pete Brown, que no era el "Peter Brown" que Lennon menciona en su balada de John y Yoko sino el letrista de algunas de las canciones del supergrupo Cream (Eric Clapton, Jack Bruce y Ginger Baker), porque había publicado textos fuera de su trabajo con las canciones.

Siento en este post una intención de defender la no trivialidad de las primeras letras de los Beatles análoga a una defensa de Ringo Starr como buen baterista. Alguna vez leí en una vieja revista argentina, que recopilaba fragmentos de conferencias de prensa de los Beatles, un par de preguntas que John Lennon respondió de manera ingeniosa y donde me parece que daba alguna clave; primero le preguntaban algo así como de qué manera calificaría la música de los Beatles y el respondió "es música adecuada" y luego le preguntaban ¿por qué gusta la música de los Beatles? y el dijo "porque a la gente le gusta la música adecuada". Siempre he querido saber la fuente original de esa entrevista pero no sé que palabras en inglés habrá usado Lennon; igual, para mí esa es la clave de su música, de sus letras y de hecho de toda la música rock: Lo adecuado no es necesariamente lo mejor pero es lo que se necesita. Lennon hizo "sofisticada" la idea en la entrevista a Rolling Stone en 1970 cuando comparó el rock con una silla y la amplió un poco más cuando respondió a la críticas a la letra de "I want you (she's so heavy)" al decir que su letra era un grito de auxilio como si se estuviera ahogando, cuando uno se está ahogando no dice "serías muy amable de ayudarme, por favor" sino "¡sálvame!".

Las letras de los Beatles eran adecuadas pero claro que no eran las letras de Bob Dylan, de Leonard Cohen o Lou Reed, igual, Ringo era el baterista adecuado para el grupo pero no era Keith Moon (un baterista extraordinario que no necesitaba de solos para demostrarlo).

(sigue)

Bruno Ysla Heredia dijo...

(continuacion)

A pesar de que soy fan de los Beatles hay algunos entusiasmos en el post que no comparto o de los que dudo: Por ejemplo, entre los Beatles diciendo asolapadamente en su conciertos "quiero agarrarte el culo" y Elvis Presley ralentizando "Hound dog" para hacer un baile erótico en cadena nacional, más "revolucionario" me parece Presley; después, que "She loves you" empiece por el coro no me parece tan innovador (¿o dices que empiece por el coro y además todo lo que viene a continuación?), ¿Acaso en la mencionada "Hound dog" o en varias canciones de Little Richard como "Tutti Frutti", "Keep on knocking" o "Good Golly Miss Molly", de Buddy Holly como "That'll be the day", "Maybe baby", la hermosa "Everyday" o de los Everly Brothers como "Bye Bye love", "Wake up little Susie" o "All I have to do is dream" no ocurre lo mismo? Y eso que esas son conocidas, cuántas desconocidas tendrán las mismas características.

Y ya que estamos con los "héroes" del rock'n'roll, Chuck Berry, en la letra de canciones como "School days", podía ser igual de sencillo pero mucho más ingenioso y urgente que los Beatles. Soy fan de los Beatles pero creo que hay que reconocer a los pioneros.

Siempre cito el caso de "I saw her standing there" para decir que los Beatles tenían alguna preocupación por sus letras; en una entrevista McCartney dijo que inicialmente la segunda línea de la canción decía algo así como "she'll never be a beauty queen" pero decidió cambiarla por "and you know what i mean" porque pensó que esa era una idea mucho más sugerente y abierta respecto a la anterior.

Otra cosa, siempre pensé que al final de "I am the walrus" decían: "Everybody HAS one" (¿todos tienen qué? le preguntaron a Lennon y él dijo: Un pene y una vagina).

Lo de "Across the universe" como idea me parece interesante, pero como resultado no me gusta para nada, prefiero la versión ralentizada donde no hay voces de niñas.

Algún comentarista dice que Paul McCartney dice varias veces "All together now" casi al final de "All you need is love"; hasta donde sé sólo dice una vez "All together" para luego decir "Everybody" y lo hizo para que el público cantara el coro con ellos, es decir, fue algo casual. Siempre he pensado que dice "All together" y no "Come together" pero me podría equivocar (como en lo de "i am the walrus"). De lo que estoy seguro es de que no es ninguna cita pues "Come together" recién vió la luz un par de años después.

Finalmente, me gusta tu visión de "Penny Lane" y coincido con lo que dices respecto a la letra de "She loves you"; George Harrison dijo en 1979 que lo que hacían en "All you need is love" es pedir a gritos amor cotidiano; "She loves you" es, entonces, una persona diciéndole a gritos a otra que alguien le ama, ¿acaso, no es lo que todos quisieramos escuchar?

Saludos

Anónimo dijo...

la letra melosas del "I want to hold your hand", es tipica dentro del genero mercey beat, que fue la cuna musical de los beatles. Pero ninguna cancion de los beatles esta al nivel del "whiter shade of pale" de procol Harum, otra banda inglesa, para variar.

Eliana Fry García-Pacheco. dijo...

Muy bueno el post, bien fundamentado. Sobre el tema no tengo mucho que agregar más que una obra de arte debe ser siempre vista como un todo antes de empezar a desmenuzarla para su posterior estudio.
Por otra parte, a mí también me gustaría conocer tus fuentes, no porque desconfíe de tu texto sino para alimentar de mejores datos mis escritos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Gustavo, ¿es cierto, cierto que estarás en el CONELIT (Congreso de estudiantes de Literatura)a desarrollarse en Lima para la clausura de dicho evento (viernes 27 de nov.?

Se te agradecería confirmes tu presencia.

No sabes cómo te espera "la gente"

Gracias.

Rodolfo Y.

Anónimo dijo...

Al anónimo: se escribe Mersey beat, no "mercey beat", y la canción de Procol Harum se llama "A whiter shade of pale", un clásico sin duda, pero los Beatles tienen muchas baladas de ese nivel, como "Golden slumbers" y "Strawberry fields forever" por ejemplo.
Sobre "She loves you": al margen de que la letra está en tercera persona (McCartney siempre hace referencia a ese detalle como prueba de que desde sus inicios se interesaron en diferenciarse del resto de bandas), lo interesante es que se empleó un acorde de sexta, hasta ese momento solo usado por bandas de jazz. Por otro lado, la locución "yeah, yeah, yeah" fue otro gancho de la canción y se convirtió en un sello distintivo de los Beatles, incluso en algunos países se empezó a hablar de la "música yeah yeah yeah". En esta canción también se consolida la costumbre de los Fab 4 de estampar el grito "woo woo" y menear la cabeza, peculiaridad asociada a los Beatles desde entonces, aun cuando la tomaron del "Twist and shout" de los Isley Brothers.
Sobre "Eleanor Rigby": es cierto, se escuchan ocho instrumentos de cuerda (cuatro violines, dos violas, dos violonchelos), pero fue un arreglo para un cuarteto de cuerdas.
Volviendo al tema de fondo, insisto, la letra de una buena canción pop-rock no tiene por qué ser poética. Es cierto que los Beatles luego creyeron que era "avant-garde" volverse sofisticados en ese aspecto, pero musicalmente improvisaciones como "Wild honey pie" y "Why don't we do it in the road" (ambas compuestas y tocadas exclusivamente por McCartney) fueron tanto o más vanguardistas que las tantas veces citadas canciones psicodélicas de Lennon (es más, sin "Wild honey pie", me atrevo a afirmar, no se entenderían líneas en el rock como las desarrolladas por Pixies, quienes le dedicaron un cover).

Arturo Secta

http://www.lasectadelruido.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Al final de tu texto pones "Continuará". Ojalá se quede así, nomás.

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

Este último post está excelente. Me ha sorprendido tu aguda capacidad para escuchar a The Beatles. Espero con curiosidad la continuación.

Saludos,

Julio Meza.

vc dijo...

Tenía mucha razón un comentarista asiduo de este blog cuando decía que el "boca a boca" es la mejor publicidad. Hay una novela en Lima, de un enemigo tuyo, que se está vendiendo como pan caliente yysa empiezan a salir las reseñas.

Anónimo dijo...

esa novela vendrá con una cinta roja:

LA ÚLTIMA PUJADA
DEL ENEMIGO DE UN TAL FAVERÓN

Beltenebros dijo...

El sujeto o tema de una fuga o un canon de J. S. Bach puede ser la banalidad más grande del mundo porque su valor se sustenta en la urdimbre polifónica que dicho sujeto teje sobre sí mismo. Por ejemplo, es imposible delimitar la extensión del primer sujeto hasta que ese mismo sujeto no reaparezca en una voz o registro diferentes.

Supongo que con la letra de una canción pop ocurre algo análogo.

Me extraña que nadie haya citado "Because", del "Álbum blanco":

«Because the world is round it turns me on
Because the world is round... aaaaaahhhhhh

Because the wind is high it blows my mind
Because the wind is high... aaaaaaaahhhh

Love is all, love is new
Love is all, love is you

Because the sky is blue, it makes me cry
Because the sky is blue... aaaaaaaahhhh

Aaaaahhhhhhhhhh...»

El director de orquesta Leonard Bernstein decía de "Because" que cualquier compositor clásico la podría haber escrito sin menoscabo de su reputación.

Como quiera, resulta difícil imaginar un contexto no musical en el que estos "versos" sean algo más que un galimatías, un monumento al kitsch. Y, al contrario, es muy fácil dar con un contexto musical que evidencie la trivialidad de los mismos.

Otro ejemplo: los poemas de Wilhelm Müller estarían justamente olvidados de no haberles puesto música Schubert.

No obstante, si varias canciones de los Beatles sobrepasan la funcionalidad del producto pop, ¿qué se puede pensar del proverbial pop de nuestros días, hecho exactamente a medida de mentalidades... triviales? Es música que se puede disfrutar sin recomerse el coco pensando en metatextos y todo eso; sin embargo, quien los busque seguramente los hallará o los inventará coherentemente. Durante mucho tiempo escuché "Penny Lane" sin preocuparme de la letra; cuando la descifré seguí embelesado por la música, ni más ni menos. Pero, ¿puedo decir lo mismo de la Segunda Sinfonía de Mahler, "Resurrección", con versos de Klopstock y Mahler?

Finalmente, les dejo unos enlaces de YouTube que pueden interesar. Se trata de un par de "canciones" de Stefano Landi, compositor italiano a caballo entre los siglos XVI y XVII. Sorprende la cercanía que estas composiciones del barroco temprano guardan con el espíritu y las formas del pop actual (con una pequeña ayuda de los intérpretes, es cierto).

"Pasaccaglia della vita (Homo fugit velut umbra)", por L'Arpeggiata -dirigida por Christina Pluhar-, Marco Beasley y Johannette Zomer (voces):

http://www.youtube.com/watch?v=YjzAi9f9PM0

"Canta la cicaletta", por la misma agrupación:

http://www.youtube.com/watch?v=ZcmIzWvFbaA&feature=related

Saludos.

Julio dijo...

Ya pes tío Gustavo, como dije en el anterior post no hay nada mejor que comer un tacu-tacu escuchando Blackbird, además de todo lo dicho recuerdo que cuando lanzaron "Ella se va de casa" las deserciones escolares aumentaron y muchas de las chicas de la época agarraron sus maletas y abur (algo parecido le pasó a la muchachada de la época con California Dreamin' de The Mamas and...)ya pes tío Gustavo, parece que la competencia entre McCartney y Lennon hizo que ellos dieran lo mejor que podían producir, una vez rota esa ligazón sus respectivas producciones bajaron en calidad, y esa frase de Dylan acerca de que ellos marcaban el camino sigue vigente hasta hoy...

Anónimo dijo...

¿Por qué este revuelo académico sobre letra y música que no fueron pensadas para tal finalidad?

¿Lo académico mejorará el disfrute ya dado por estos temas mismos o lo opacará en un esfuerzo conceptual válido, pero, lamentablemente, inútil al no afectar la autonomía propia del arte?

Fernando dijo...

oe, qué buen post. me has movido el bobo. más ahora que tengo una colega que dice que no le gusta el rock porque es "simplón". en fin...

Alfonso dijo...

Estimado Beltenebros, muy buena información y apreciación que das. Pero sólo una corrección: la canción "Because" pertenece al disco "Abbey Road", no al "Álbum Blanco". Saludos.

Beltenebros dijo...

Alfonso, tienes toda la razón: "Because" está en "Abbey Road", no en "White Album".

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, Gustavo.

Me enteré de una antología hispanoamericana de cuentos sobre los Beatles que ya salió, o está por salir, en España. Hay cuentos de Fresán, Neuman, Iwasaki, Figueras, Marechal, Xavier Velasco y otros tantos. Aquí hay un enlace al respecto, por si te interesa:
www.antologiadelcuentobeatle.blogspot.com

Anónimo dijo...

She loves you, Can buy me love, i wanna hold your hand, when i saw you standing there... Son tan parecidas. Me pregunto cómo las valora individualmente un conocerdor de los beatles... me suenan a lo mismo. Me encantan. Pero me suenan a lo mismo. Por eso prefiero, letra y música, de las de sus àlbumes posteriores.

Sussy_Q dijo...

No me convence la exclusión de los textos de The Beatles del contexto poético.

Creo que tienes razón al decir que esas letras fueron concebidas para formar parte de canciones y que su sentido completo se capta a través de la concatenación letra / música, pero, ¿hace eso menos poético el mensaje? Claro, muchas letras no resisten el análisis netamente literario (como las que tú citaste), sin embargo la canción es también un tipo de poema, al que - sin duda - debe analizarse según todos los elementos presentados al público. En todo caso, hay letras de The Beatles que pueden prescindir de la música y siguen sosteniéndose como grandes aportaciones poéticas.