28.1.11

El cine y la novela gráfica

¿Una fuente inagotable de originalidad?

De los varios centenares de películas americanas que se estrenan en circuitos comerciales de cierta envergadura cada año, menos de un 5% (bastante menos) están basadas en cómics.

Eso no es un obstáculo para que, de cuando en cuando, algún sesudo analista de las comunicaciones sostenga que a la industria del cine se le está apagando la mecha y que su gran veta de la originalidad narrativa está ahora en explotar la novela gráfica.

Mi impresión es distinta. Los grandes maestros del cómic hoy muy rara vez son adaptados al cine. No se hacen películas basadas en novelas gráficas de Chester Brown, Seth, Art Spiegelman, Chris Ware, David B o Joe Sacco. Se eligen otras y son casi siempre novelas mediocres que se transforman en películas igualmente mediocres. O se insiste en los libros de Alan Moore o los del fascistoide Frank Miller, con ganancias económicas que normalmente van acompañadas por el vapuleo de la crítica.

¿Un asunto de originalidad? No. Lo que ocurre es precisamente lo contrario: Hollywood casi siempre elige novelas gráficas que fueron compuestas desde un inicio dentro de los estándares narrativos y con la chatura intelectual que, según parece creerse, conviene a una industria millonaria, novelas que fascinan a los vacuos y que, convertidas en películas, pasan a deleitar a una mucho más amplia legión de espectadores que nunca pedirán originalidad en ningún sentido relevante (de allí la perfecta sintonía con los chatos analistas de comunicaciones que celebran el fenómeno).

Los cómics que se suelen llevar al cine son aquellos que han sido escritos con el cine en mente, tal como ocurre con una miriada de novelitas de tercer orden desde hace décadas: son la obra de autores que no respetan su propio medio suficientemente y que creen que la verdadera consagración llegará cuando alguien mire su trabajo y diga: "esto se podría convertir fácilmente en una película taqullera".

Medir la orignalidad en un arte es un asunto difícil, en el que chocan o se complementan muchos criterios distintos. Una cosa es segura: no se puede medir en función de cuán adaptable es una obra a otro lenguaje ni, mucho menos, en función de cuántos réditos le dé a quien asuma la tarea de esa adaptación, o cuánto dinero se pague por sus derechos, o con qué frecuencia se ejecute la operación.

Mientras tanto, ciertamente, al margen de la veta guionística, el cómic sigue produciendo obras magistrales. Sólo en el último año, por ejemplo, allí están Acme Novelty Library: Lint, de Chris Ware; X'ed Out, de Charle Burns; How to Understand Israel in 60 Days or Less, de Sarah Glidden; Market Day, de James Sturm o Denys Wortman's New York, de Denys Wortman, por citar solo algunos y quedarme únicament en el mercado norteamericano.

Y el cine americano (me circunscribo a él porque es el único que estos comentaristas tienen en mente) sigue haciéndolo también, casi siempre al margen del pequeño mundo de las adaptaciones de cómics: True Grit, Black Swan, Winter's Bone, por ejemplo, son cintas de primer nivel, muy superiores a las pocas adaptaciones de cómics que han aparecido en el año que recién terminó (donde el cómic solamente aportó la base para una cinta realmente interesante y original: Kick Ass).

Entonces: ¿encuentra Hollywood una fuente notable de originalidad en los cómics que lleva a la pantalla? En verdad, no. Encuentra, sí, la fuente de películas extraordinariamente olvidables y formulaicas, como, siempre centrándonos en el año pasado, Jonah Hex, The Losers, Iron Man 2 y The Last Airbender, para muchos, la película más ridículamente mala del 2010.

...

9 comentarios:

Andrés Castillo C. dijo...

primera vez que paso por este blog, me pareció interesante, espero pasar con mas frecuencia.

que tengas un muy buen dia!!!

saludos

Beltenebros dijo...

Qué post tan sionistoide.

Más originalidad, por favor.

XD

Vuelo dijo...

The Last Airbender, es una película que intentó adaptar "Avatar: the last airbender", que no es un cómic, es una Serie Animada.

Ahí, hay una gran diferencia.

Anónimo dijo...

Me parece genial que hayas regresado a tu ritmo habitual de un post diario. Por el momento es lo unico que leo y me disciplino a leer asi que adelante sigue prolifico.

Jorge Sánchez dijo...

Esperamos con ansia la adaptación de "Tintín" por parte de Spielberg. Creo que ahí sí tendremos algo realmente valioso.

Por otro lado, completamente de acuerdo con lo de "Kick-Ass". Hay quienes dicen que la otra buena película basada en cómics del año pasado fue "Scott Pilgrim contra el mundo", pero a mí no me pareció la gran cosa.

Anónimo dijo...

Y qué tal está Lint de Ware. Por ahí he leído que algunos lo consideran incluso superior a Jimmy Corrigan.

Raschid dijo...

Hola Gustavo,

Una consulta y comentario:

1) ¿Puedes desarrollar más esta idea:

"Los cómics que se suelen llevar al cine son aquellos que han sido escritos con el cine en mente..."?
¿A qué comics te refieres y a qué autores?

2) Hay historietas que, me parece, funcionan solo en este formato. Por ejemplo, el "Jimmy Corrigan" de Ware. Si lo llevas al cine, será otra cosa, pero tendría que colocarse el "idea original de" antes que "adaptado o basado en".

El estilo de Ware que combina diseño clásico de publicidad impresa en formato tabloide junto con los cortes temporales que introduce dentro de la propia obra no podrían adaptarse al medio audiovisual, al menos tan fácilmente.

Hay casos en que el propio creador gráfico se ha involucrado en el proceso como en "Ghost World" y Clowes logra en el cine algo distinto al comic original Esta puede ser una alternativa decente, pero queda al margen de la gran industria.

Un abrazo

Simpsonito dijo...

Muy interesante, para mi el tema pasa porque las pelis no están orientadas al público que lee comics asiduamente, más allá de las tiras de los diarios (o las compilaciones de ellas), que si antes eramos un gheto minusculo ahora somos casi los invisibles. Yo cuando leo comics (si quieren diganles graphic novel o historieta)busco lo que el comic me puede ofrecer que quizás otros medios por cuestiones de tiempo, presupuesto o limitaciones tecnicas no puede hacer. Me sumerjo en ese mundo que se me abre de una manera especial, abriendo la mente a lo que el o los autores me quieran mostrar. Pero cuando miro una peli, incluso una adaptacion o un libro, lo miro como lo que es, una peli, que va a ser corta, que no va a mostrar personajes muy complejos, y que si se tratase de una historieta duraría como mucho un arco de cuatro numeros. Me gustaría ver Fables, The Boys, y por qué no Maus (si se hizo Persepolis por qué no soñar un poco)en la pantalla grande, pero aparentemente con eso no alcanza y por mi está bien, siempre tengo mis historietas y no tengo necesidad que un productor de hollywood vaya a sacar ideas de allí para ser feliz.

PD: Muy bueno el blog, voy a visitarlo más seguido

Cairo dijo...

Hola Gustavo :
Antes, yo también habría lamentado el interés de Hollywood por llevar al cine sólo lo menos interesante ( pero más exitoso ) del comic, pero ahora creo simplemente que cine comercial y comic popular se merecen. Por qué habríamos de esperar algo mejor ? Son afines en su naturaleza y propósito de atender al mínimo común denominador. Ahora, son pocos pero son, los ejemplos de comics de valor que han sido llevados al cine ( al menos, quiero creer, por ese cine al que no acusaríamos automáticamente de "hollywoodense" ) : Persépolis, American Splendor o, como recuerda bien Raschid, Ghost World. A propósito, estoy de acuerdo con él en que un trabajo como el de Chris Ware sería complicado, talvez inútil, de llevar al cine. Es "tan comic," tan amorosamente dibujado, caligrafiado y bidimensional, y tan enfático en lo reflexivo y estático, que una versión animada ( ni siquiera alucino una versión "live action" ) contradiría, me parece, todo lo que Ware quiere dejar VISUALMENTE establecido. Y ahora que lo pienso, ese podría ser siempre un riesgo ( o un desafío creativo para cineastas más talentosos--Terry Zwigoff lo logró, o Shari Springer Berman & Robert Pulcini... ) en el caso de comics independientes llevados al cine, comics tan concentrados en la exploración de lo gráfico como en lo puramente narrativo. Aunque, como ves, no estoy muy seguro de nada...

saludos