28.2.06

Mañana, las mónadas

El escritor Carlos Gallardo ha colocado en su blog, recientemente, un par de textos en respuesta a cosas escritas por mí. Le he enviado un comentario, y comparto aquí con ustedes las partes más pertinentes:


Estimado Carlos,

Quipu no es una trinchera para marginados: es una puerta abierta para quienes están fuera del sistema editorial y quieran coronar la expectativa, justa para cualquier escritor, de entrar en él. ¿Qué de sospechoso u oscuro puede haber en eso? ¿Y qué cosa que haya dicho yo antes se contradice con este esfuerzo, que tanta gente, mezquinamente, quiere ver fracasar? No lo sé. Yo jamás he negado la injusticia del centralismo limeño, ni las dificultades de un joven escritor en provincias para que se le abran las puertas de Alfaguara, Peisa, San Marcos o Norma, y está claro que un escritor sin libro no llama la atención de ningún diario del mundo. Quizá esas trabas puedan disminuir si los escritores novatos son capaces de ir a una editorial diciendo que sus cuentos han aparecido en un medio en el que las publicaciones son aprobadas o descartadas por un grupo de reconocidos escritores y críticos (Velázquez, Nieto Degregori y Zorrilla, hasta ahora). Así de simple. Y me resultan esquivas e incomprensibles las razones por las que algunas personas puedan negarse a ayudar a un proyecto así.

En el caso de algunos, como Vicky Guerrero, sospecho que esa negativa se debe a dos razones: está mal visto en algunos círculos colaborar conmigo, y por lo tanto mantenerse lejos es más saludable que aproximarse a mí, aunque eso signifique no colaborar con un proyecto sincero de difusión de la literatura de escritores jóvenes de Lima y, sobre todo, del interior del país.

En el caso de otros, como tú, empiezo a creer que se trata de un miedo paralizante a cualquier tipo de gregarismo: algunas escritores no quieren asociarse con esfuerzos ajenos simplemente para no ser identificados con ningún grupo. Y eso me lleva al fondo de mi respuesta.

Saludo que no uses el término “mafia”, que implica un irresponsable enjuiciamiento moral de gente que, como bien dices, puede actuar de modo más o menos grupal por razones completamente ajenas a las malas intenciones propias de cualquier mafia.

El problema es que tu descripción de las “argollas” o las “camarillas” es la descripción de grupos de personas vinculadas entre sí a veces por amistad, a veces por proximidades de clase, a veces por afinidades políticas, etc.

El asunto, Carlos, es que así son todas las sociedades humanas. Acabar con todas los grupos que llamas “argollas” implicaría abolir no sólo el gregarismo de los amigos, sino, de modo más importante, los grupos literarios, los grupos de intención reivindicadora, los colectivos de creación, etc, etc., porque todos ellos, hasta los más inclusivos, establecen fronteras sin las cuales no podrían funcionar.

¿Habría algo más “argollero”, ajustándonos a tu definición, que Hora Zero, Kloaka, Neón, Narración, Noble Katerva, etc.? ¿Se le puede pedir a una revista que se proclama marginal y subterránea que publique cuentos de Fernando Ampuero? ¿Se le hubiera podido exigir a la revista Narración que abriera sus páginas a los cuentos de Alonso Cueto?

Cometes el error de llamar a tu generación (qué gregarista suena eso) a cometer el parricidio de acabar con ese circuito de agrupaciones y afinidades y con las consecuencias de esas agrupaciones. Error, Carlos: las rebeliones sociales no funcionan como los parricidios estéticos. Eso que llamas “tu generación”, de existir, no sería nada más que un grupo demasiado grande compuesto de muchos grupos demasiado pequeños, y es por eso que puedes esperar sentado a que tu generación cometa ese parricidio.

Te parecerá cínico lo que digo, pero es únicamente realista: pedirle a El Comercio que le ofrezca a Miguel Gutiérrez el puesto como editor de Somos sería absurdo, claro, pero no menos absurdo que pedirle a Intermezzo Tropical que coloque a Antonio Cisneros como su nuevo director. ¿Se pueden hallar espacios de convivencia? Obviamente sí: mi muy modesto Quipu, al reunir a Nieto, Zorrilla y Velázquez conmigo mismo, es claramente un pequeño espacio de convivencia. ¿Se pueden crear más? Eso es lo que quiero demostrar. ¿Eso quiere decir que debamos aspirar a una sociedad sin grupos, sin proximidades, sin oposiciones, sin gregarismos, sin intenciones y aspiraciones colectivas, aunque sean enfrentadas? Definitivamente no.

No es con los grupos con lo que hay que acabar, sino con las pequeñas mezquindades y con la posibilidad de que las enemistades personales se traduzcan en un serio desbalance de las posibilidades de acceso al circuito cultural por parte de quienes, finalmente, no pertenecen a ningún grupo.

Mi artículo en Perú 21, cuando ocurrió la famosa polémica entre criollos andinos y criollos limeños (porque ésa es una mejor manera de llamar a ambos grupos), reconoció claramente que había un error, de parte de quienes tienen influencia en ciertos medios, en negar que existieran desequilibrios. Pero, mucho cuidado: Gutiérrez, Reynoso, Gregorio Martínez, etc., no son escritores marginados: son escritores canónicos, publicados por editoriales limeñas y en algunos casos por instituciones del Estado, y estudiados a profundidad por críticos académicos en el Perú y en el extranjero. Los marginados son los otros, aquellos escritores desconocidos, jóvenes, inéditos, que tienen un largo y difícil camino para llegar desde su lugar hasta los medios y las editoriales y también a las universidades.

Por último, es notoriamente descabellado que un escritor pretenda demoler el sistema y ser acogido por él al mismo tiempo. Es notoriamente descabellado que un escritor defienda el sistema y quiera ser aplaudido por los marginales simultáneamente. No es nada descabellado, en cambio, que se pueda establecer un diálogo entre ambos. Pero lo aconsejable no es que ese diálogo se dé después de la utópica destrucción de todos los gregarismos, que tú planteas. Lo aconsejable es que ese diálogo se establezca seriamente, desde posiciones ideológicas pertinentes que unifiquen a cada grupo y, por tanto, les otorguen cierta representatividad. (No vivimos en el reino de las mónadas, Carlos). Si en el camino siguen sin invitarse unos a otros a sus fiestas, o a compartir por entero los espacios que cada cual ha conquistado o construido, eso, realmente, es lo de menos.

Imagen: el cuentista Carlos Gallardo (gfp).

29 comentarios:

Daniel Samanez dijo...

Gustavo Faverón Patriau,

Esta respuesta es a los dos últimos comentarios que me haces en:
http://puenteareo1.blogspot.com/2006/02/salir-o-seguir-igual.html
También a este comentario que haces a Gallardo. Espero que sean aceptadas: Si lo que le dices a Gallardo es cierto, este mensaje no debe ser censurado en tu blog: “Por otro lado, desde que mi blog tiene un sistema de filtro sólo ha habido una persona cuyos mensajes han quedado sin publicar (la misma que me forzó a colocar el filtro originalmente)”.

La verdad es que también estaba aburrido del asunto. Tu me dices: “desconoces por completo el medio del cual hablas, sino que además no comprendes los argumentos ajenos.” Yo sentía lo mismo respecto a ti pero creía que podíamos hacernos entender las cosas.

En mi anterior post ofrecí dejar de usar la palabra mafioso –que te hiere tanto, que no eres capaz de soportar ni siquiera como supuesto argumentativo o en una referencia lateral como la que hice: “conducta que se puede calificar de mafiosa”- Por una vez mas te digo: yo no he llamado mafioso a nadie. Tú si… a ti mismo, ironizando claro, pero lo has hecho. Más adelante te digo cuando.

Tú reduces algunos argumentos a la nada diciendo que son inventados. Mira, de tus comentarios se saca (sin “inventar” nada):

-Toda una serie de personajes actúa como Thays (sin asumir la responsabilidad ética que les toca en un medio como el nuestro) y que por tanto Thays tiene todo el derecho a comportarse como lo hace manera. Yo te he planteado el asunto de “Vano Oficio” en términos éticos. Quisiera que lo defiendas en esos términos.

Finalmente el asunto es: El que Iván Thays no invite a esos tres escritores no es correcto, porque el argumento que da -son moralmente repudiables- no se sostiene por si solo. Lo que debería hacer es relajarse un poco, ser un poco menos soberbio y que de alguna manera se las arregle para darles una entrevista en su programa.

O que nos de una mejor razón para no hacerlo.

A Gallardo le dices:

-El que se formen grupos es perfectamente normal. El gregarismo es natural y siempre estará ahí. Es más, puede ser bueno.

Dices:

“”No es con los grupos con lo que hay que acabar, sino con las pequeñas mezquindades y con la posibilidad de que las enemistades personales se traduzcan en un serio desbalance de las posibilidades de acceso al circuito cultural por parte de quienes, finalmente, no pertenecen a ningún grupo.””

Lo que haces es –intencionalmente o no- desviar la atención del origen del problema: la discriminación o segregación.

Con lo que tenemos que terminar es con la discriminación que tu mismo has reconocido que existe. Luego de que lo hiciste es que salió Quipu.

¿Cómo se te ocurre que podemos terminar con (te cito): ””pequeñas mezquindades y con la posibilidad de que las enemistades personales se traduzcan en un serio desbalance de las posibilidades de acceso al circuito cultural por parte de quienes, finalmente, no pertenecen a ningún grupo. ””

Eso siempre va a ocurrir y ocurre en todos lados. Lo mismo que el gregarismo.

Otra vez:
Con lo que tenemos que terminar es con la discriminación y segregación que tu mismo has reconocido que existe.

Tenemos que hacer que sean los más capaces, los mejores, los más trabajadores los que finalmente se puedan imponer.

No los más amigos o los más capaces de hacerse los amigos como sucede ahora. No importa que sean gregarios o solitarios, ricos o pobres, feos o simpáticos, y claro, mujeres o hombres. Importa que sean buenos, efectivos, hábiles, que crean y vean que con su esfuerzo puedan hacer una diferencia en su vida.

Así no se le podrían hachar la culpa al árbitro ni a nadie.

¿Estas de acuerdo con eso o no?

Para eso se requiere un cambio cultural. Y que quienes puedan facilitar ese cambio lo hagan. Necesitamos un proyecto.

¿Que es difícil y tomara tiempo? Si pues. Pero en 20 años se pueden lograr resultados. Siempre y cuando se reconozca el problema y se haga algo al respecto.

Si decimos que es muy complejo y no se puede hacer nada en 20 años seguiremos igual.

---------
Te recuerdo algunas observaciones que te hice hace tiempo:

http://puenteareo1.blogspot.com/2006/02/el-tic-del-doble.html

Luego que hiciera notar el asunto de la diferencia de perspectivas respecto al problema: que de adentro no se nota y desde afuera si. De cualquier manera coincidimos en que había un problema de discriminación.

Te dije:

Habría que preguntarse por la responsabilidad que les toca a los participantes del debate. Preguntarnos que es lo que podemos aportar. Y si es posible elaborar un proyecto para solucionar el conflicto. Un proyecto que tenga como objetivo cambiar las condiciones que determinan que dos grupos vean un mismo asunto de manera tan distinta.

Notas para este proyecto: Explorar las soluciones: ¿es posible elaborar un proyecto de integración progresiva de las posiciones?, ¿Cómo?: ¿cuotas?, ¿leyes?, ¿fundaciones / ONGs?, ¿mercado?, ¿institucionalizar el conflicto? etc.

# posted by Daniel Samanez : 9:54 AM

Mas adelante en la discusión de ese mismo artículo tú dijiste:

De hecho, yo venía pensando que, modestamente, este blog se podría abrir a la publicación de cuentos y poemas de esos autores que dicen no ser nunca atendidos por ciertos medios... Por supuesto, mis lectores son unos cuantos centenares cada día, no miles, pero igual.

Y siendo yo un notorio y conocido mafioso menor,

quizá que mi blog haga eso ayude a hacer comprender que, aunque en nuestra literatura haya marginación, no hay ninguna VOLUNTAD de marginación...

Es más, incluso puedo ofrecer que la decisión de qué se publica y qué no, no sea mía sino de un grupo de gente, de las cuales el único odioso criollo sería yo... ¿Qué tal suena eso?
# posted by Gustavo Faverón Patriau : 8:59 PM

Así fue como salio Quipu. Claro que no fui yo solamente. Somos varios los que estábamos detrás de lograr algo concreto y positivo.

Por último acá tu mismo te señalas como mafioso menor... si están odiosa e insoportable la palabra esa como es que te la aplicaste? Aun siendo de juego, por lo que dices recientemente es demasiado fuerte incluso para eso.

Más adelante en la discusión de ese articulo te pregunte algunas cosas y nunca contestaste. Realmente quisiera saber tu opinión sobre estos temas:

Gustavo:

Tu tesis es que aunque en nuestra literatura hay marginación y no hay ninguna VOLUNTAD de marginación.

La pregunta sería ahora:
¿Existe la voluntad de terminar –o al menos enfrentar- esa marginación?

Veo que tú la tienes. En buena hora tu ofrecimiento.

¿Crees que esa voluntad de terminar o enfrentar la marginación se le pueda pedir/exigir al “establishment” literario peruano?

¿Cuál crees que sería la respuesta?
# posted by Daniel Samanez : 9:52 PM

--------------
Finalmente Gustavo, tu pediste ejemplos, te los di…y luego saltaste diciendo que faltaban pruebas

Tu petición fue:

¿Por qué nadie ha dado jamás un sólo ejemplo de una actitud mafiosa de los supuestos mafiosos?

Aparte del de Thays, que si tiene asideros concretos en el testimonio escrito de él, te di otros dos ejemplos. Si hubieras pedido pruebas me hubiera limitado a Thays. Traerse abajo una argolla –que seria del tipo que te es insoportable siquiera escuchar nombrar- toma años de investigación y varios millones de dólares en seguimiento. Todo el mundo te dice: mejor no hablo por que puedo perjudicar a otra gente que no quiere salir etc.

Tú te agarraste de esos ejemplos que pediste para rellenar tu respuesta.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿Investigaciones y "seguimientos" millonarios para desenmascarar a los "mafiosos"? ¿En qué momento abandonamos la tierra y entramos en un episodio de Los Soprano?

Esta frase tuya me parece GENIAL:

"Así fue como salio Quipu. Claro que no fui yo solamente. Somos varios los que estábamos detrás de lograr algo concreto y positivo".

Alucinante.

Dame, por favor, tu email y tus datos, para ponerte como "fundador" e "ideólogo" de Quipu y dejar todo en tus manos. ¿Ok?

Daniel Samanez dijo...

Ja. No Gustavo, no es necesario. Solo dime que

http://puenteareo1.blogspot.com/2006/02/el-tic-del-doble.html

no tuvo nada que ver lo que se discutió entonces con Quipu. Si ves la secuencia parece eso. La idea fue tuya y en buena hora. Yo solo estaba, igual que tú y varios otros, tratando de buscar algo constructivo en el asunto y dejar en claro que ciertamente hay un problema de discriminación (exclusión, argollismo, segregación) en el Perú. Y no solo en esa discusión si no en otras anteriores.

Si lees esto que dices:
-----
De hecho, yo venía pensando que, modestamente, este blog se podría abrir a la publicación de cuentos y poemas de esos autores que dicen no ser nunca atendidos por ciertos medios... Por supuesto, mis lectores son unos cuantos centenares cada día, no miles, pero igual. Y siendo yo un notorio y conocido mafioso menor, quizá que mi blog haga eso ayude a hacer comprender que, aunque en nuestra literatura haya marginación, no hay ninguna VOLUNTAD de marginación... Es más, incluso puedo ofrecer que la decisión de qué se publica y qué no, no sea mía sino de un grupo de gente, de las cuales el único odioso criollo sería yo... ¿Qué tal suena eso?
# posted by Gustavo Faverón Patriau : 8:59 PM
------
Se nota que Quipu es un esfuerzo tuyo para que “eso ayude a hacer comprender que, aunque en nuestra literatura haya marginación, no hay ninguna VOLUNTAD de marginación” en el cual el único “notorio y conocido mafioso menor” y “único odioso criollo” eres tu.

Quipu es una gran cosa. ¡Si yo no tuve nada que ver no importa!

En todo caso ¿tuvo algo que ver lo que se ha venido discutiendo aquí al respecto para que salga Quipu?

Dices:
-----
¿Investigaciones y "seguimientos" millonarios para desenmascarar a los "mafiosos"? ¿En qué momento abandonamos la tierra y entramos en un episodio de Los Soprano?
-----
Ok. Volvamos: no hay mafia ni camarillas ni sectas. Si las hubiera serian auto-evidentes y hace rato se hubieran descubierto.

Lo que hay es una muy arraigada y complicada “marginación” respecto a la que realmente no es posible hacer mucho –por cierto, ¿Estas aún de acuerdo con eso?-- Nada más.

Pues bien. Supongo que al menos coincidimos en que la marginación existe.

Y, bueno, dejemos todo lo demás de lado:

Thays hace bien en segregar en su programa a Miguel Gutiérrez y los demás.

Como dices, “aunque en nuestra literatura haya marginación, no hay ninguna VOLUNTAD de marginación.”

La marginación sucede nomás. Así, de repente. Y nadie es responsable por eso.

No es necesario cambiar nada.

Como le dices a Gallardo, basta terminar con “pequeñas mezquindades y con la posibilidad de que las enemistades personales se traduzcan en un serio desbalance de las posibilidades de acceso al circuito cultural”

Se trata de solucionar un par de pequeñeces y ya. En realidad tan pequeñas que mejor ni nos ocupemos de ellas.

Y bueno, que la gente deje de fastidiar. Todo chévere entonces.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Dije hace días que estoy aburrido de escucharte, y lo repito. No pienso responderte más. En lo que a mí respecta, todo lo que has escrito en la última semana es un débil esfuerzo retórico por demostrar que tienes derecho a acusar a la gente caprichosamente y sin la menor prueba de nada. Tú sigue con tus circunvoluciones semilógicas que no hace sino esconder una actitud inmoral.

Lu dijo...

Leí los comentarios anteriores, y no encuentro la lógica a los reclamos: si en verdad existe marginación en el aspecto literario en el país, entonces, ¿Quipu no está haciendo algo para cambiar un poquito eso?. La literatura está insertada en el aspecto social del Perú y es un medio por el cual se ve reflejada. Entonces no debe sorprender la mayor apertura a los capitalinos que a ciertos escritores andinos (si es que esos términos son aplicables). Lo realmente importante aquí es que se está ayudando a publicar algunos textos de personas que desean demostrar lo suyo, levantarse y decir "presente". Lo demás me parece mezquindad, y afán de criticar por criticar. Que si Faveron dijo o no dijo algo en cierto momento, ahora no importa, si se contradice o no, es lo de menos, ¡Es un crítico por Dios!, y no digo esto con afán de demolición. Sólo es una cuestión de incomprensión ante la andanada de quejas y la poca decisión por querer cambiar las cosas de muchas personas.
Parece ser que los que critican esperan a una persona "idónea" o "buena" ante sus ojos para poder llevar a cabo esta emnpresa. Discúlpenme chicos, pero, rásquense si les pica.

Luis Hernán Castañeda dijo...

Sobre el tema de la argolla, quisiera republicar aquí un comentario que acabo de postear en el blog del escritor Carlos Gallardo, porque creo que puede ser pertinente para esta discusión.

"Carlos:

Estaría encantado si dijeras quiénes son esos "contemporáneos" tuyos, con quienes compartiste clases, que "optaron voluntariamente por nuevas amistades que les pudiesen proveer mejores perspectivas laborales o (por qué ser tan maquiavélico) una cierta afinidad en el diálogo". Entiendo que esta alusión grupal se refiere a personas como Edwin Chávez y Johann Page (yo mismo estudié contigo en la Facultad de Letras de la Universidad Católica). Además, entiendo que con "nuevas amistades" te refieres a los escritores Iván Thays y Alonso Cueto. Lo que no entiendo es por qué, si sabes perfectamente de quiénes estás hablando, eliges no decir nombres y hablar en términos colectivos. Me pregunto si es un rasgo de estilo; yo espero que sea así.

Otra cosa que no entiendo es por qué te gusta tanto jugar con la ambigüedad. Primero afirmas que alguno de los nombrados (Johann, Edwin, yo mismo) entablamos amistad con Alonso Cueto o con Iván Thays con la intención de mejorar nuestras perspectivas laborales (prefiero no mencionar la obvia imposibilidad de que tú conozcas mis intenciones privadas, o las de cualquiera, con la suficiente claridad como para afirmarlas como hechos visibles para cualquiera); luego das otra posibilidad, que este vínculo se dio más bien "por afinidad de diálogo", para, finalmente, no afirmar ninguna de las dos posibilidades. Como comprenderás, ambas son conjeturas incomprobables.

Finalmente, dices que te decepciona que los "nuevos escritores" sean unos argolleros. Pero más adelante dices que "La “argolla” puede ser tan imperceptible por quienes la practican que puede confundirse con la verdadera amistad". Entonces, tú piensas que es posible que haya nuevos escritores que practican la "argolla" de manera inconsciente confundiéndola con amistad. Con ellos eres benevolente, claro, porque también están los otros nuevos escritores que la practican con conciencia. Yo te pregunto quiénes son los nuevos escritores que integran cada grupo, los jóvenes argolleros conscientes de que lo son y los inconscientes de su argollera condición. Si me respondes, por ejemplo, que Johann Page es un argollero consciente y que Edwin Chávez es un argollero inconsciente, espero que justifiques también por qué consideras que lo son. Pero como más adelante lamentas la imposibilidad práctica de obtener pruebas para demostrar que alguien es un argollero, sea consciente o inconsciente, veo que te será imposible afirmar justificadamente que Johann o Edwin pertenecen a alguno de estos dos grupos. En ese caso, puedes elegir seguir hablando de los "nuevos escritores" argolleros, de los "contemporáneos" mafiosos, o inventar alguna otra generalidad, pero sería como hablar de un grupo vacío, sin integrantes, una colectividad de fantasmas.

Te pediría que no hicieras esto último, porque sería caer en el ridículo. Sin embargo, si lo haces, volveré a comentar aquí, pero ya sin ningún respeto hacia tu calidad intelectual.

Un saludo,

Luis Hernán Castañeda"

Daniel Samanez dijo...

Te agradeceré que indiques cual es mi actitud inmoral.

Si sirve de algo aclararlo una vez más, mi argumento es:

El que Iván Thays no invite a esos tres escritores no es ético, porque el argumento que da –que son moralmente repudiables- no se sostiene por si solo. Es arbitrario, discriminador y segregacionista.

Víctor Coral dijo...

Es cierto que puede ser (y solo puede ser) discriminador el no invitar a esos tres (y solo tres) escritores.
Pero también es cierto que en el programa de Iván han estado muchos escritores de provincia y otros muchos muy opuestos a la posición ideológica de Iván (incluido yo).
En términos generales, no podemos negar que el programa de Iván es bastante más democrático que la revista "Identidades", la cual está exactamente en la misma situación legal, "pues se hace con la plata de todos los peruanos", como dijiste del programa de Iván, con ese tufillo sutepista.
En "Identidades" sí no vemos a una gran parte de los escritores e intelectuales del Perú.
Cueto, Ampuero, Thays, Niño de Guzmán, Prochazka, entre muchos, simplemente no existen para "Identidades".
Y entre los de los noventa, ¿quien que no sea el tautológico ensayista Paolo de Lima, ha sido publicado por el señor Stagnaro o por su antecesor el señor Cortez?
En cambio se pueden contabilizar las numerosas veces que han repetido el plato en la revista de todos los peruanos, "Identidades", los Mazzottis, Ángeles, Vírhuez, Santiváñez y demás intelectuales radicales, por decirlo de un modo amortiguado.
¿Por qué el señor Gallardo no hace incidencia en esa discriminación muchísimo más grave que la de los tres invitados elididos del programa de Thays?

Christopher Logue dijo...

Dentro del planteamiento de Gallardo, él tambíén incide en Identidades: "para tener acceso a algo que se parezca a una prueba, te recomiendo leer Luces, Identidades, la columnas de Alonso Cueto y Alonso Alegría en Perú.21, la intervenciones de algunas reliquias magisteriales de San Marcos, incluso los blogs de algunos que dicen oponerse a la “mafia” pero solo esperan cambiar mocos por babas."

"Por qué el señor Gallardo no hace incidencia en esa discriminación muchísimo más grave que la de los tres invitados elididos del programa de Thays?"

Y en ké momento Gallardo alude el caso ke involucra a Thays? No fue Daniel Samanez, kien incidió en ello?

Víctor Coral dijo...

Amplío la pregunta: ¿por qué Samanez y Gallardo hacen incidencia más en el lado de Thays y no en el de Identidades, siendo -como ha reconocido implícitamente desde su cómoda clandestinidad "Elvis"- que la "argolla" en Identidades es más flagrante?
¿Dónde está la carta de Gallardo a Identidades o Intermezzo quejándose por su sectarismo?
Claro, es más rentable mediáticamente poner un post en este blog para que sus amigos vean cuan "atrevidos" y
"contestatarios" son los señores Gallardo y Samanez.
Pero Gallardo también habla de argollas,cito: "existen “argollas”, amiguismos, camarillas, en el medio literario, que impiden que este se desarrolle con libertad y desvirtúan el oficio".
Y luego sigue el párrafo que el que se hace llamar "Elvis" postea.
Lo que quería decir -más allá de la persona a quien se dirija la pregunta- es: ¿por qué la indignación de ustedes es zonalizada?, por qué inciden en un lado -evidentemente el menos "acusable" de argollerismo- y no miran la viga de sus ojos: Intermezzo, Identidades, Ciberayllu, Universo Bakterial, todos esos medios "alternativos" que viven del lamentable espectáculo intelectual de venderse como (o sentirse, en el mejor de los casos)"exiliados",
"marginados", "contestatarios",
"libertarios".
Y sin embargo, cuando individualmente los jóvenes y no tan jóvenes que participan de esos proyectos publican un poemario o un libro de ensayos o ganan algún premio -muy bien ganado tal vez-, inmediatamente atiborran las redacciones de los diarios "oficiales" con sus notas de prensa y libros.
No, yo no creo que se trate de esquizofrenia inteletual, sería subestimarlos.
Se trata de un doble discurso de rancio abolengo entre sectores de ultraizquierda, ese doble discurso que desprestigió a toda la izquierda peruana y que permitirá, ahorita nomás, en cuatro semanas, que la izquierda en el Perú sea solo un pésimo recuerdo.
Una lástima, porque los sectores democráticos y modernos de la izquierda peruana se han visto afectados por estas prácticas irresponsables que ahora inundan la literatura actual.

Daniel Samanez dijo...

Vico,

¿Como hago para que se entienda?

Ya he dicho que el asunto del argollerismo es repudiable venga de donde vena. Y por lo que he leído lo mismo dice Gallardo.

Lo que si me parece aberrante es como funciona la lógica del argumento que ayudas a defender:

“Como el otro lado es argollero entonces esta bien que mi lado sea argollero.”

Así sería también valido:

“Como mi vecino es criminal, entonces esta bien entonces que yo o mi amigo actúen criminalmente”

Por otro lado, si vamos a discutir que no se trata de mafias si no de una “situación de marginación”, dale una chequeada al blog de Gallardo:


http://parquedelasleyendas.blogspot.com/2006/02/respuesta-gustavo-favern-gustavo-he.html#comments

Magda dijo...

De ninguna manera quiero ser pesada, pero me gustaría mucho que alguien pudiera decirme si el meternos siempre en lo que no nos corresponde y sí pudiéramos apoyar (como cada quien pueda), es condición humana. Me explico mejor: principalemnte en Latinoamérica (aunque no es exclusivo), alguien (colega, amigo, desconocido, etc.) hace algo positivo (un proyecto, una propuesta, una convocatoria) y de inmediato aparece otro alguien que lo censura, critica, tilda, reprocha, o lo que sea parecido. Cuenta siempre Hugo Sánchez (y eso que no es intelectual) la siguiente anécdota: Un vendedor tenía dos cubetas llenas de cangrejos, una cubeta estaba llena de cangrejos mexicanos, la otra de otras nacionalidades. La cubeta de mexicanos estaba destapada y la de las otras nacionalidades tapada. Llega una persona y le pregunta: "¿por qué la cubeta con cangrejos de otras nacionalidades está tapada y la de cangrejos mexicanos no? Y el señor responde: "es que en la cubeta con cangrejos mexicanos no me da preocupación si los cangrejos quieren salirse o sobresalir, porque si ello sucede los demás cangrejos lo bajan de inmediato".

Ojalá los latinoamericanos empezaramos a percibir el mundo de otra manera.

Yo te felicito, Gustavo, es un excelente proyecto.

Víctor Coral dijo...

no, en el lado de Identidades-Intermezzo-Universo Bakterial hay argolla. En el lado de Vano Oficio hay veto a tres escritores, y solo tres, como dije.

¿Cómo hago para que tomes cuenta de la diferencia?

Si no quieres argollas en nuestro país, pues entonces comienza rompiendo la que está más cerca de ti (o sea Identidades, etc, etc.). Manda tu cartita.

Gracias por los datos del blog, lo visitaré más frecuentemente.

Christopher Logue dijo...

Escribía Max Palacios en el 'democrático' blog de 'Vico', lo siguiente: "Durante las últimas semanas, en algunos blogs se pueden leer algunas quejas y ataques contra una supuesta "mafia" –al estilo Vitto Corleone, como diría un amigo mío- que ¿controla? los medios de comunicación masivos y que solo permite la aparición de aquellos escritores allegados a la cofradía literaria y que desecha y condena al absoluto silencio a los que no comparte la mesa honorífica de dicho gremio". Para líneas después realizar esta generalización absurda: "Cabe decirles a estos huérfanos de talento y desamparados de las musas [...]".

'Vico' denuncia la argolla ke existe en Identidades (además de Intermezzo y mi blog) y ke yo, kien fuí el ke escribiera algunas aclaraciones al respecto de lo ke Coral afirmaba, no suscribo. Tendriamos ke revisar simplemente el blog de 'Vico' para hacer evidente la postura ke tiene hacía ciertos (sino, todos los) poetas de la generación de los ochenta; y Paolo de Lima. Siendo reiterativo en el argumento de ke estos pretenden "cambiar la lectura de lo pasado" ('Vico', dixit); además de hacer explicita su posición frente a una supuesta 'militancia' o 'compromiso', dentro de 'Sendero Luminoso'. Discutir si su blog es argollero o no, está fuera de lugar, sólo nos bastaría con revisar lo ke hasta el momento ha venido escribiendo y publicando. ¿Kién debe mirar la viga?

Debo decir, también, ke es bastante amable 'Vico', al decir ke me encuentro en una 'cómoda clandestinidad'; pero, debo decirle además ke el mío no es un espacio clandestino. Mi nombre es realmente Elvis. Y si desea saber cuales son mi apellidos se los dejo akí: Mendoza Martínez. ¿Algún dato más, 'amigo', 'Vico'?

Víctor Coral dijo...

Envío a los que se sienten "marginados" el correo abierto solo para colaboraciones en "Luzdelimbo"(vicoral@gmail.com).
En tanto que últimamente se ha politizado demasiado el blog (debido a entusiastas colaboradores cuyas ideas comparto solo tangencialmente), preferiría que enviaran ensayos, poemas o cuentos (cortos).
Por supuesto, también sus opiniones, pero sin insultos ni amenazas, no volvamos al pasado vergonzoso de la era Aguirre, o al presente clandestino de los blogs basura anónimos.

Espero vuestros envíos.

pd: ¿será necesario que reitere mi admiración (profusamente documentada) por la poesía de Rosella di Paolo, Domingo de Ramos, Róger Santiváñez, Oswaldo Chanove, Rocío Silva-Santisteban, Mariela Dreyfus, Patricia Alba, Alonso Ruiz Rosas... para que la hipersensibilidad del fanático kloakense EMM amaine?
Kloaka fue parte de los ochenta, EMM, pero no fue ni de lejos todo en los ochenta.

Daniel Samanez dijo...

Vico,
 
Seria bueno que te enteres antes de hablar.
 
Mira la discusión en:
 

http://puenteareo1.blogspot.com/2006/02/salir-o-seguir-igual.html

 
No son solo 3. Esos son los que Thays listo. Son todos los que le parecen moralmente repudiables.
 
Eso quiere decir que no solo se trata de una lista que contiene al autor de la que para muchos es la mejor novela de los 90 (Gutiérrez) si no a todos a quienes el criterio de Thays incluya en su lista.
 
Ese argumento de Thays no se sostiene por si mismo a la luz de que se trata de un programa financiado no por el si no el estado. También por la responsabilidad que es el haber sido nombrado a dedo y que sea el suyo el único programa de televisión dedicando a literatura en Perú.
 
Si no cambia su actitud y si cambian sus jefes o la política del canal bien le podrán decir que se tiene que ir por que no esta cumpliendo a cabalidad su responsabilidad en el programa.

¿Que paso Vico? ¿Como es que te lanzaste a comentar este tema sin ver los comentarios anteriores?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Daniel Samanez: ¿tú tienes alguna idea de por qué Iván menciona en particular a Miguel Gutiérrez y a Dante Castro?

José Antonio Galloso dijo...

Yo sólo quisiera saber por qué, los escritores que Thays no quiere invitar a su programa son "moralmente repudiables".

Un abrazo
José Antonio

Daniel Samanez dijo...

Thays no explica sus razones. Solo dice que son moralmente repudiables.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No, Daniel, esa no es mi pregunta. Mi pregunta es si TÚ tienes alguna idea sobre cuáles pueden ser sus razones.

Daniel Samanez dijo...

Gustavo Faverón,

Si te respondo:

“Thays no explica sus razones. Solo dice que son moralmente repudiables.”

Pienso que de ahí puedes sacar que yo cuando planteo mis reparos a la posición de Thays me baso sólo en lo que Thays dice para sostener su veto y la manera en la que fue elegido para ser conductor del programa.

Por una cuestión ética prefiero no especular sobre las razones que lo llevan a concluir que estas personas son moralmente repudiables. Eso le toca decir a Thays.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Disculpa, Daniel, pero no comprendo por qué te cuesta tanto especular acerca de este tema, si te ha sido tan fácil especular acerca de todo lo demás. Has especulado incluso que Thays tiene "actitudes mafiosas". Deberías darte la licencia de hacerlo también en este caso. ¿Por qué crees que Thays considera moralmente discutibles (no recuerdo la frase exacta) a Gutiérrez y Castro? Vamos, anímate a decirlo.

Daniel Samanez dijo...

Gustavo Faverón,

He dicho que Thays tiene una “actitud que puede ser calificada de mafiosa”.

Lo mismo puedo decir ahora de la revista Identidades después de que tanta gente se ha lanzado sobre ella. Puedo decir que es posible calificarla de mafiosa y decir que es la opinión de varios y que la posibilidad se sustenta en los textos y autores que suelen publicar.

Thays no dice “discutibles”, dice “repudiables”, busca su comentario, el dice: “no invitaría a nadie que como persona me parezca moralmente repudiable”.

¿Por que siempre tiendes a desvirtuar los argumentos ajenos desdibujándolos un poco siempre a tu favor?

¿Por que no me siento con licencia? Por que esos señores no están participando en este blog. No tengo a mano sus testimonios. Si tú me das elementos de juicio respaldados con pruebas verificables sin duda podría armar una opinión sobre ellos y la podríamos discutir. Publica un artículo sobre ellos y discutamos. Seria interesante.

Thays ha podido hacer eso desde el primer comentario que hice respecto a este tema.

¿Por qué te parece tan importante que me pronuncie sobre ellos?

Respecto a que Thays cree que son moralmente repudiables:

Se me ocurre esto: digamos que estamos en 1940 y eres un periodista prestigioso y tienes la posibilidad de entrevistar a todos los líderes mundiales para un reportaje cinematográfico (que sabes –como no lo sabrías- se transformará desde el primer día en documento histórico). Además eres la única persona que puede hacer eso.

¿Dejarías de lado a algún líder de esa época aun sabiendo con certeza que se trata de gente moralmente repudiable? Aun sabiendo que tipo de personas son ¿No te sentirías en la obligación moral de obtener su testimonio y, aun mas, plantearles las objeciones éticas que ves a sus políticas?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Samanez:

Ya va siendo hora de que empieces a decir las cosas claramente. Es bien fácil. Te voy a dar un ejemplo, y quiero dejar en claro, desde un principio, que es especulativo: no he hablado NUNCA de esto con Iván, y no tengo manera de asegurar cuál sea su juicio sobre este asunto.

Lo que no te atreves siquiera a suponer es lo siguiente. Mucha gente tiene reparos éticos ante figuras que han quedado asociadas de alguna manera, ante los ojos de nuestra sociedad, con Sendero Luminoso. No lo quieres decir por muchos motivos, uno de los cuales es que eso sí cuestionaría toda tu endeble especulación sobre la moral de Iván. ¿Por qué? Porque si asumes aunque sea por un segundo que Iván puede ser una de esas personas que, en efecto, desde su posición política y desde su moral, encuentran repudiable la historia ideológica y política de los autores mencionados, entonces ya no te sería tan fácil salir con tu palabreo inconducente acerca de lo que se debe y no se debe hacer con "la plata de todos los peruanos". ¿O querrrías llamar mafioso a alguien que se negara a dar espacio público de opinión en un canal estatal a gente que ÉL sinceramente considerara, por decirlo así, demasiado condescendiente con la pasada subversión?

(Repito, esta es una especulación, y no tengo idea de qué piensa Iván al respecto).

Sales con un ejemplito inútil y jalado de los pelos acerca de un supuesto reportaje periodístico hecho para el cine, presumiblemente con capital privado (súbitamente, dejas de lado cualquier precisión histórica, te olvidas de tu argumento sobre "la plata de todos los peruanos", etc). Mejor pon los pies en la tierra y no le saques el cuerpo a todas las discusiones. Sinceramente parece que sólo tienes perseverancia para atacar a Thays o señalar a un suplemento sin mencionar un sólo nombre propio. Pero a la hora de hablar de otras personas lo único que se te ocurre es seguir dejando que sean los demás quienes arriesguen una opinión clara. Si quisieras ser fiel a tu argumento, no tendrías que imaginar una imposible entrevista a Hitler en 1945. Mejor pregúntante algo más simple, algo tan hipotético como lo que planteas, pero con el mérito de la cercanía: ¿Tú usarías TNP y la plata de todos los peruanos para darle acceso público a Abimael Guzmán?

Te ruego que en tu respuesta consideres lo que tú mismo le has aconsejado a Gallardo hace un momento: la libertad conlleva responsabilidades.

-------

"Publica un artículo y discutamos", dices, como buen comodón que cree que la cara siempre la debe sacar otro para que tú luego vengas a teorizar descabelladamente. No, Samanez: publica TÚ un artículo, di algo TÚ, no esperes a que sean siempre los otros los que digan las cosas que a ti se te quedan enredadas en las cuerdas vocales.

Yo estoy haciendo, como se sabe, una antología de cuentos sobre los años de la violencia. En mi selección hay narraciones de los escritores a los que estamos aludiendo, relatos que me parecen muy buenos, complejos y significativos. Si yo tuviera ese programa en la televisión que tiene Iván me resultaría sumamente interesante conversar con estas dos personas, que espero me autoricen a incluir sus cuentos en mi antología. Pero yo sí puedo entender perfectamente que alguien que vea este asunto tan espinozo de una manera distinta, entienda, de acuerdo con su propia moral, que no es apropiado dar un espacio estatal a esos intelectuales. Lo que haces tú es evitar por todos los medios posibles conceder que las razones de Iván pueden ser atendibles. Y al mismo tiempo, haces una cosa más alucinante: le pides a Iván que él diga públicamente esas cosas que tú no te atreves a mencionar por nada del mundo, ni siquiera de manera hipotética; y mientras él no las diga, tú sigues declarando que su actitud "puede ser calificada de mafiosa".

Y sobre eso. Te ruego que abandones esa postura de tinterillo según la cual tú no has dicho que la actitud de Iván sea mafiosa sino que has dicho que su actitud "puede ser calificada de mafiosa"... O mejor no: mejor asumamos que tu lógica es correcta. Entonces, de acuerdo con tu lógica, si yo digo que esa afirmación tuya podría ser calificada de necia, no estoy diciendo que sea necia. ¿Cierto? Entonces tomaré nota y de ahora en adelante me referiré a ti mediante ese tipo de circunvolución sofista.

Daniel Samanez dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Daniel Samanez dijo...

Faverón,

Como siempre: tu técnica de crear espantapájaros deformando lo que tu interlocutor dice para luego arremeter contra ellos. Reforzada también, como es usual, por una larga serie de insultos.

Otra vez, desarmemos tu espantapájaros:

Te recuerdo que ante los problemas y sensibilizaciones que trae el termino mafioso te he propuesto dejarlo de lado hace rato. Y eso cuando tu sueles usar alegorías y símiles aun mas extremos para parafrasear las posiciones de tus interlocutores. No se de donde te pones tan sensible. SI SEGUIMOS USANDO EL TERMINIO MAFIOSO ES POR QUE TU QUIERES. Eso te lo dije en esta discusión:


http://puenteareo1.blogspot.com/2006/02/salir-o-seguir-igual.html


Antes de que patearas el tablero y te negaras a seguir en esa discusión, te dije:

“… tu aceptas que existe un problema de “discriminación”- respecto a la brecha en nuestra sociedad use las tres palabras comunes para referirse a uno de los grupos: sectas, mafias y camarillas. Finalmente he optado por el término mafia pero puede ser intercambiado con los otros dos. Y debe haber otros muchos que podemos considerar. No es conveniente que nos enfrasquemos en lo que no es un problema si no un desacuerdo lingüístico en el cual nos podemos poner de acuerdo.”

A mi me interesa el asunto de la discriminación / segregación. Ese es el punto. No lo es Iván Thays. Si lo menciono es por que hay elementos para sostener que actúa discriminadoramente. Para empezar su público testimonio escrito en este blog.

Y eso tú lo sabes perfectamente.

Aun sigo esperando que me repuestas estas preguntas que te hice hace varios días, cuando salio la idea de Quipu luego de tu reconocimiento de que existe marginación en la literatura peruana:

http://puenteareo1.blogspot.com/2006/02/el-tic-del-doble.html

¿Existe la voluntad de terminar –o al menos enfrentar- esa marginación?

¿Crees que esa voluntad de terminar o enfrentar la marginación se le pueda pedir/exigir al “establishment” literario peruano?

¿Cuál crees que sería la respuesta?
-----------------
-----------------

Respecto a las razones de Thays para excluir escritores por ser moralmente repudiables:
Tú cita citable de ese día:

“Yo no comparto los juicios de Iván sobre las personas a las que él menciona. No sé cuál es el motivo que tiene Iván en cada caso, y por tanto nada puedo decir sobre eso.

Tú tampoco, pero eso no te importa.”
------------
Mi respuesta, que hace días te di pero que obviamente no entendiste por que tú lees para insultar, no para razonar:

”Quiera saber como es que piensas que eso no me importa. Te adelanto que al no saber los motivos de Iván tampoco creo que pueda decir nada al respecto. Como dije, aun si yo compartiera esa repulsión moral yo me sentiría en la obligación ética de que una entrevista sea incluida. Y probablemente también creería que lo ético sea que un tercero la realice si es que no pudiera hacer prevalecer mi superioridad moral en pantalla”
--------
--------
Tu gran emplazamiento de hoy, (seria interesante por cierto saber como puedes hacer hoy lo que no pudiste hace unos días):
-------------
Me dices:
Ya va siendo hora de que empieces a decir las cosas claramente. Es bien fácil. Te voy a dar un ejemplo, y quiero dejar en claro, desde un principio, que es especulativo: no he hablado NUNCA de esto con Iván, y no tengo manera de asegurar cuál sea su juicio sobre este asunto.
---------
Faverón, esa es realmente de colección: O sea me dices que es bien fácil hablara las cosas claramente…siendo puramente especulativo. Ya. Y después además me dices que yo saco el cuerpo. Que tal cara dura que tienes.

Esa esta al nivel de esta otra de hace uno días: “aunque en nuestra literatura haya marginación, no hay ninguna VOLUNTAD de marginación”
---------
---------
Me dices que quieres definiciones y me preguntas:
¿Tú usarías TNP y la plata de todos los peruanos para darle acceso público a Abimael Guzmán?
----------
Mi respuesta:
Otra vez, ya te he respondido, otra vez copio y pego: “

Como dije, aun si yo compartiera esa repulsión moral yo me sentiría en la obligación ética de que una entrevista sea incluida. Y probablemente también creería que lo ético sea que un tercero la realice si es que no pudiera hacer prevalecer mi superioridad moral en pantalla”.
¿Que más respuesta firme quieres?
Una entrevista, tu que has sido editor de medios, sabes mejor que nadie –para que me tomo el trabajo de explicarte si igual no entiendes, pero en fin- es totalmente controlable. No tiene nada que ver con dar acceso público. El entrevistador tiene total control. Tanto que puede censurar toda la entrevista. Cosa que tu sabes por que los has hecho cuando no te han gustado las respuestas. Pero un buen entrevistador podría sacar cosas en claro. ¿Tú crees que, por ejemplo, Hidlebrant se quedaría chico en una entrevista con Guzmán?
No hay por que tenerle miedo a los enemigos de la democracia si no a nuestra incompetencia. Yo creo que si un periodista tuviera posibilidad de entrevistarlo vendría la obligación profesional y sobretodo moral de hacerla.
----------
----------
Finalmente me dices:
“Lo que haces tú es evitar por todos los medios posibles conceder que las razones de Iván pueden ser atendibles. Y al mismo tiempo, haces una cosa más alucinante: le pides a Iván que él diga públicamente esas cosas que tú no te atreves a mencionar por nada del mundo, ni siquiera de manera hipotética; y mientras él no las diga, tú sigues declarando que su actitud "puede ser calificada de mafiosa"”.
-----------
Para ver si logro que no te olvides te repito otra vez: SI SEGUIMOS USANDO ESE TERMINO ES POR QUE TU QUIERES. Yo quiero hablar de la marginación / segregación.

Yo nunca he dicho que las razones de Thays no puedan ser entendibles. Como voy a decir o creer eso si no las conozco. Esas son el tipo de cosas que tú haces.

Si no digo nada de Gutiérrez y Castro: De Castro nunca he escuchado antes. No lo he leído. No lo conozco en lo absoluto. He visto una foto de el sonriendo junto con Cueto. De Gutiérrez se por un par de amigos literatos que su novela podría ser la mejor de los 90. Uno de ellos me dijo que se dice que simpatizaba con Sendero. He leído la columna de Alegría sobre él donde menciona eso también.

En base a eso no me iba a mandar a relacionarlos a los dos tal como tú me pides. Estoy seguro que si tienes el mínimo de dignidad reconocerás que tú tampoco teniendo la información que tengo.

Pero claro, eso a ti no te interesa. Te agarras de lo que sea para insultar y palabrear infundada y cobardemente.

Por ultimo, algo que si es realmente serio:

Al quitar la voz a los enemigos de la democracia no haces si no validar su discurso.

Más exclusión y segregación solo generan más violencia.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Cumplo con colocar aquí los comentarios de Samanez. Como está yendo en círculos, y no quiero responder diez veces a las mismas cosas, me voy a detener en las únicas novedades de su mensaje: dice que yo he censurado entrevistas cuando no me han gustado las respuestas. Eso es una mentira. Para contar esa mentira, imagino, está, una vez más, dando como un hecho veraz e innegable la versión de una sola persona, y descartando la mía. La entrevista a la que se refiere nunca fue publicada, es cierto, pero la decisión de no publicarla fue anterior a las respuestas del entrevistado, y no fue mi decisión, sino la de otra persona que consideró el tema poco interesante. Pero lo central no es eso, lo central es ver cómo Samanez sí puede creer en cualquier cosa que alguien diga en contra mía, pero no le puede dar ningún crédito a, por ejemplo, las cosas que Alonso Alegría escriba sobre otras personas. ¿Por qué? Porque solamente cree lo que le conviene.

La otra novedad no lo es tanto: Samanez una vez más rehúye su propio argumento sobre qué debe y qué no debe hacerse "con la plata de todos los peruanos", y reduce el asunto a una cuestión de decisión personal. Curioso, si uno tiene en cuenta que él ha llamado mafioso a Thays por tomar decisiones personales en un medio que se mantiene con "la plata de todos los peruanos". Una vez más: cambia de tono y de argumento según la persona y el caso.

Daniel Samanez dijo...

Solo algunas precisiones para evitar la deformación de lo que he dicho:

-Tienes razón respecto a que no tenía los datos completos respecto a la entrevista que hicieras y no fue publicada. Hace un tiempo busque información sobre el asunto y no encontré nada respecto a las razones que das. Quizás deberías hacer un comentario al respecto cosa que los buscadores lo registren y esto no suceda otra vez. Interesante: con esos datos a la mano el asunto se torna muy similar a la censura que denunciaste respecto a tu artículo sobre Roncagliolo en la revista Lateral: para ti fue que te censuraron y para la revista el asunto era de poco interés y era mejor no ocuparse del tema.

-A Alonso Alegría si le doy crédito. Alguna vez me lo presentaron y me causo una buena impresión. Creo que cuando escribe es muy emocional pero no por eso alguien a quien no se le pueda otorgar crédito. Creo que si se puede.

-El asunto respecto a la responsabilidad de lo que se hace con "la plata de todos los peruanos" lo mantengo según lo plantee inicialmente. Si he reforzado otros aspectos no fue por que quería dejar ese de lado.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Como siempre, pasas por alto todo lo importante. Una cosa es que un tema sea descartado ANTES de que exista el artículo (ese fue el caso en Somos). Otra muy distinta es que el artículo se le pida a un colaborador, que luego se le pida al autor de la nota que quite los párrafos más críticos y que, por último, el artículo sea descartado con la excusa de que Roncagliolo era un tema poco interesante para, de inmediato, publicar un cuento de Roncagliolo en esa misma revista. ¿Notas la diferencia o todavía no la captas?