14.9.07

Dejen a estos bichos en paz

¿Y si contratan periodistas que piensen por sí mismos?

Un sector no pequeño de la prensa de opinión en el Perú es capaz de acoger como brillante cualquier estupidez y reproducirla hasta el infinito; hablé de eso hace apenas unos días, comentando la triste situación intelectual de un columnista de Correo, el señor Mario Saldaña, que copió un mal chiste de internet y lo publicó como artículo de opinión en ese periódico.

Ahora, como empeñándose en que no nos quepa duda de la idiotización de cierta prensa, el director del diario
La Razón, Uri Ben Schmuel, hace exactamente lo mismo. Y no me refiero sólo a que haya seguido el mismo procedimiento, sino que, incluso, lo ha hecho con la misma fuente, la versión hiperestulta-hipomental de la Fábula de la hormiga y la cigarra.

Por cierto, si quieren echarle una mirada a una fábula más interesante cuyo origen se encuentra en las críticas que Saldaña recibió después de su feo resbalón fotocopiante, lean este post de
Daniel Salas en el Gran Combo Club.

Fotomontaje gfp.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

claro, claro, en cambio tu pata Bryce sí sabe plagiar bien, no? pero el crimen no paga y tarde o temprano todo se sabe, Gustavo.

Anónimo dijo...

Ese post de Daniel Salas es muy bueno, es uno de los más inteligentes que he leído en los blogs en las últimas semanas. Saludos.

JulioR dijo...

Estos columnistas deberían leer la fábula de la cucaracha, también conocida como "la metamorfosis" de Kafka para que entiendan lo que se siente vivir en un mundo en el que gente como ellos tiene algo de poder.

Ana II dijo...

Julior.- completamente de acuerdo con lo que dices.

Primer anónimo.- cuál es la relación de Bryce con este tema?

Anónimo dijo...

El caso de los plumiferos que escriben en diarios, sobre todo los que manejan la pàgina cultural, el asunto es tan penoso que no valdría comentarlo si es que no tuviese importancia para la cultura en el Perú. Estos señores son los mediadores entre el escritor, la obra y el público. Ocupan un lugar estratégico en el sistema de producción de cultura. Pero su accionar es deleznable, deshonesto y hasta dañino. En primer lugar, favorecen a sus amigos, o a aquellos que tienen influencia, por una razón u otra. Estos periodistas ejercen su pequeño poder de manera arbitraria, narcisita y en la mayoría de los casos idelogicamente condicionados para apoyar a ciertos escritores. No se puede tapar el sol con un dedo, es obvio, ostensible, que escritores como Cueto y Ampuero son promcionados tanto que uno siente vergüenza ajena. Pero al mismo tiempo estos plumíferos no tienen poder, los dueños de los medios los utilizan como sus asalariados, los puede fácilmente espectorar y estos deleznables periodistas hacen lo que sus patrones les mandan. No existe libertad de expresión. Y encima de eso lo que escriben es de muy baja calidad. El lector queda mal informado, victima de opiniones interesadas y hasta mal redactadas. Por ejemplo en un medio como el Suplemento Dominical de El Comercio, los reseñistas son jóvenes escritores en formación, con habilidad para moverse en los medios como Ezio Neyra o Andrea Cabel, y otra vez Cueto. Sienmpre Cueto. Por todas partes Cueto. Es un buen escritor, que duda cabe, pero no es una gran escritor, no tanto para la promoción que se le hace, eso lo sabe todo el mundo. Pero no sólo en el conservador El Comercio pasan esas cosas raras. En La República el trabajo de Pedro Escribano, es completamente errático. La columna de culturales de Escribano es la peor de los periódicos, y esto a causa del hígado y los complejos de este pobre señor, que mucha facilidad pasa a la sobonería con los influyentes. En La Primera, la página de culturales, José Luis Ayala la ha convertido en un pasquin politico, que apoya hasta a Hugo Chávez. Expreso tene una página cultural pobre que depende de los caprichos de Ismael Pinto, y en Perú 21, la página cultural ha practicamente fenecido, salvo los artículos de Cueto (otra vez Cueto) y las entrevistas que le hacen a Cueto. Si no fuera por los blogs, el tuyo, Gustavo, el de Thays, el de Paolo de Lima, estaríamos viviendo en medio del desierto en cuanto a honestidad, calidad, imaginación, creatividad.

Acusete dijo...

¿Qué le ha hecho Alonso Cueto al pobrecito Anónimo? Lo peor es que entre tanto resentimiento ni siquiera lo debe haber leído.

Antonio Azul aazul2007@gmail.com dijo...

A Cueto le tienen miedo sino ¿por qué tantos anonimos cuando hablan de él?

Anónimo dijo...

Acúsete. Todo lo que he dicho sobre Cueto lo sabes todo el mundo menos usted. Pero si basta abrir cualquier periódico todos los días para darse cuenta de lo inflado que está el señor Cueto. Y con respecto a si he leído sus libros. Sus libros eran muy mlos y aburridos, e intrascendentes (salvo su primer libro) "La Hora azul" mejora pero no es una gran novela a la altura de otros premios Herralde. Y "El susurro de la mujer ballena" es frívola, con un buen tema desperdiciado. Si Alonso Cueto apareciese menos, lo inflaran menos, se dedicase a escribir más en serio, como lo hizo con su primer libro, tal vez nos daría las buenas obras que su talento puede lograr.

Acusete dijo...

¿Cuál es la fijación de esta gente con Alonso Cueto? ¿Este anónimo cree que va a destruir la obra de un escritor simplemente diciendo que es trivial y sin siquiera respaldarlo con su firma? Rayadazo.

Anónimo dijo...

Acusete. ¿Es que no se puede tener una opinión contraria contra Cueto? ¿Se ha convertido en un intocable? Guich escribió un artículo critico en Correo la semana pasada. Esta semana le hacen una entrevista a página entera a Cueto en Correo como pidiéndole disculpas. Cueto debería estar contento de que su obra suscita polémica. Sólo los autores mediocres son alabados por todos el mundo. ¿Y quieres que firme con mi nombre para que me haga trizas el establishment. Imagínate a un escritor jóven que pretenda hablar de Cueto. Cava su tumba. Pero te dire quién soy. Me llamo Fernando Ampuero Thays de Toño Cisneros, pero mi apellido materno es Sanchéz León y Victor Coral y de repente me apellido incluye a Vargas Llosa. Somos muchos y más que esos, y todos estamos sumamente preocupados del demasiado protagonismo de Alonso Cueto, que como se sabe mucho bien no le hace a un escritor. Por qué no firmas acusete con tu nombre y así te podemos invitar al club de amigos de Cueto que realmente estamos sumamente preocupados del exceso de publicidad alrededor de nuestro querido amigo, al que va a debilitar su talento creativo si sigue así y que necesita de verdaderos admiradores y no de ayayeros. Qué envidia le deben tener muchos escritores a Cueto, no porque es criticado, sino porque es polémico. ¿No te das cuenta Acusete, que si Cueto es polémico, eso hace más interesante su carrera como escritor?