17.9.08

Bomba va, bomba viene

Sobre la novela más publicitada del Perú

A raíz de una declaración irónica (y que entendí como tal en todo momento) de César Gutiérrez a
El Dominical en referencia a mí, que luego fue recogida --vaya sorpresa-- por el lúcido blogger Víctor Coral como si fuera una acusación y no una broma evidente, César se ha visto obligado a enviar una carta a Coral explicándole el alcance verdadero de sus frases.

Pero César también ha aprovechado la carta para decir lo siguiente:

"Ahora, es preciso señalar que empecé a dudar de la autoridad de Faverón cuando emitió juicios de valor respecto a
Bombardero cuando meses antes había admitido no haberlo leído, pese a haber publicado esos dos capítulos en su revista universitaria. Me pareció alarmante que dijera lo que dijo (repito: que no acostumbraba comentar libros que no ha leído) y desdeñara el caracter supuestamente vanguardista de mi libro. Allá él si comenta lo que no lee".

Quiero decir --aunque me parece que quienes recuerden el post al que alude César lo tendrán muy claro-- que yo nunca he ofrecido ningún juicio de valor sobre
Bombardero. Ninguno en absoluto. Es más, la parte de mi texto que se refiere a la novela comenzaba anunciando eso enfáticamente. Dije:

"No he leído de
Bombardero sino los largos fragmentos que publiqué como adelanto en Puente Aéreo meses atrás [se trataba de unas ciento veinte páginas], de modo que no puedo opinar sobre su valor estético como totalidad."

Así pues, yo dejé muy claro que estaba escribiendo estrictamente a partir de la lectura de los capítulos aludidos. Mi comentario, basado en las páginas que leí, no contuvo nada que fuera siquiera lejanamente semejante a un juicio de valor: nunca dije que la novela fuera buena o mala, fallida o lograda, ni afirmé cosa alguna que pudiera parecer una recomendación o una disuación dirigida a sus potenciales lectores.

Lo que escribí fue que, a partir de mi lectura cuidadosa de esas ciento y pico páginas, podía decir que
Bombardero no era una novela vanguardista, sino una novela de estética postmoderna, y que considero (las razones las expliqué) que ambas designaciones son irreconciliables.

También puedo afirmar sin dudas, tras leer las primeras cinco páginas de
Moby Dick, que no se trata de una comedia de enredos, y, tras revisar el primer acto de Macbeth, me siento plenamente autorizado para afirmar que la obra de Shakespeare no es una novela rosa.

(Quizá no venga al caso, pero puedo contar que hace meses una amiga común, mía y de César, me pidió que escribiera un artículo sobre la novela, para una colección que Óscar Tramontana está o estaba planeando: le respondí que no podía hacerlo por el momento, porque no tenía un ejemplar del libro, de modo que no había podido leerlo completo. Como debería ser obvio a estas alturas, jamás he escrito un artículo sobre una novela sin leerla atentamente, por lo general más de una vez).

La única explicación que le encuentro al disgusto de César Gutiérrez es que él piensa que "vanguardista" es una especie de halago y que yo, al rehusarme a decir que
Bombardero es una novela de vanguardia, estoy escatimándole mérito. Pues, aquí las noticias: "vanguardista" es la caracterización de un cierto tipo de arte, no un juicio de valor. Una obra de vanguardia puede ser extraordinaria o puede ser un mamarracho, e incluso puede ser novedosa y original o ser reiterativa y previsible, igual que una obra que caiga dentro de los límites de cualquier otra estética. Tampoco Gravity's Rainbow de Pynchon es una novela vanguardista; también la llamaría postmoderna. Esos no son juicios de valor; son simples prolegómenos para situar una obra en su contexto.

Ahora, claro, si César Gutiérrez piensa que me equivoqué al decir que su novela no es vanguardista, pues para eso están los debates: espero que alguien, él mismo o cualquier otra persona, me diga qué cosa ve en el resto de la novela que sirva para modificar mi percepción sobre ese punto en particular. Entiendo que personas a las que estimo mucho intelectualmente, como Mario Montalbetti, Mirko Lauer y Fernando Ampuero, han elogiado repetidamente la novela de César. No estoy seguro de si todos ellos la consideran vanguardista. Yo no. Pero me gustaría escuchar opiniones contrarias.

32 comentarios:

Mason y Dixon dijo...

estoy de acuerdo en que no es vanguardista. lo que pasa es que hay una especie de ideología (sobre todo en américa latina, después del Boom) que parece sostener la previsible operación:

modernidad = más nuevo
más nuevo = mejor

de ahí que se privilegie tanto el concepto de vanguardia (incluso, sin saber bien a qué alude) y sea tan apreciado por algunos autores que se suelen perderse en el eco de su propia imagen o en los adjetivosque utilizan.

la modernidad, para ellos, deja de ser una categoría descriptiva y pasa a ser un juicio de valor (y podría aceptar que lo sea, en otras condiciones y bajo otros términos)

eso me parece que pasa con la novela del ciberpunk, vanguardista y radical césar gutierrez, cuya texto me parece un refrito de toda la novelística posmoderna norteamericana e inglesa.

y yo sí leí la novela.

buen post
saludos, gustavo

Anónimo dijo...

no creo que Coral se haya equivocado con el tono de las bromas, las utilizó para atacarte. Pero más importante me parece que consideres "inocuo" el epíteto "vanguardista". Creo que a estas alturas, siglo XXI, decir que algo es "vanguardista" es de algún modo denigrarlo, dado que ya se hizo todo y de todas las formas. Decir que algo nos es vanguardista, como tú lo has hecho, implica entonces un juicio de valor, ¡pero positivo!, con lo que el reproche de Gutiérrez queda aún más descolocado.

Anónimo dijo...

hola gustavo, podrias sugerir paginas web o libros sobre posmodernidad?

PEPINILLO dijo...

Solo un analfabeto funcional puede tomar la respuesta de Gutiérrez ─en la entrevista del Dominical─ como alguna revelación o denuncia.Solo necesitan ver quién es el editor del suplemento para saber que una referencia de ese tono iba a ser permitida.

En cuanto al libro, te puedo decir que he sido testigo como "lo ocultan" en las librerias, lo sumergen de mala forma, tarea que es dificil por que la obra tiene buen volumen. He leido lo publicado en internet y me gustó mucho; pero tendré que esperar a cobrar ( la última vez SAGA FALABELLA me dejo sin Bombardero). ¿Vanguardista? A mí no me interesa. Lamento que a Gutiérrez le importe tanto.

Martín dijo...

Ahora resulta que todos descubren que Bombardero no era vanguardista.

Lo dije yo primero (viva Topo Gigio):

http://martincheca.wordpress.com/2008/09/16/el-escritor-de-vanguardia/

Yo también quiero ser como César, Césitar para los amigos, Gutiérrez. Quiero agarrar toda mi colección de Thomas Pynchon, mi Finnegan’s Wake, tomar apuntes, y hacer novelas de vanguardia en pleno siglo XXI, aún cuando la vanguardia haya muerto en 1969 con los franceses en el mayo parisino. Quiero ser un escritor de vanguardia en el año 2007 y que mi gran novela o post-novela, o nivola para ponernos unamunianos, sea partida en tres partes porque un mamotreto tan grande no puede ser leído por las masas. Imagino al Ulises de Joyce editado por Norma: “Hey, yo’ Jimmy boy, let’s tear your bloody large book, so the illetrated people may read it! And, please put some explicit sex scenes at the end… Molly is sooooo sexy!”.

Rafael Fernando dijo...

Disculpa que use esta tribuna, pero me gustaria conocer tu reaccion respecto a la muerte de David Foster Wallace.

Anónimo dijo...

pepinillo ve visiones, el libro está a toda la vista en Crisol, otra cosa es que nadie lo compre. Y si no le interesa si es vanguardista o no el libro pues entonces no sé qué hace comentando aquí, en un post que es sobre esa pregunta básicamente.

Anónimo dijo...

Lamento contrariarte, Martín, pero checa este comentario del 18 de julio, donde se niega que Bombardero sea ""vanguardista"":

http://luzdelimbo.blogspot.com/search?q=vanguardista

al César

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Martín Checa: espero que por favor me demuestres que ese es tu nombre real, o empieces a usar tu nombre verdadero las próximas veces que quieras comentar en este blog.

Sigo esperando, por otra parte, argumentos en favor o en contra de la idea de que Bombardero es una novela vanguardista.

Anónimo dijo...

no sé cómo no han reparado en esto, Gustavo, pero lo que más me sorprende de Gutiérrez no es su ignorancia del tema de la vanguardia, después de todo un creador no necesariamente tiene que ser crítico, sino su falta total de lógica. Cuando recomendabas Bombardero y no lo habías leído eras el gran crítico que se ocupaba de su obra, y ahora, que sigues sin leer la novela, eres un irresponsable que opina sin leer. En qué quedamos? Encima te pide una reseña sobre Bombardero sabiendo que no has leído el libro (¿me estoy volviendo loco o me parece que falta un tornillo en todo esto?).

Trilce

PEPINILLO dijo...

Caramba, entonces debo ser el único que "ve visiones", pensé que ello era normal.Me esforzaré a partir de ahora en "ver audiciones", en el teatro por supuesto.Cuando fui a Crisol San Miguel, el libro estaba debajo de otros.

Si compran o no Bombardero ─al igual que si es vanguardista o no─, no me interesa.Estoy opinando entonces: No considero importante esa discusión. La única manera de no permitirme opinar sobre los temas en este blog, es que su administrador no publique mis comentarios, cuestión que depende de él ( si ocurre lo sabré entender), y no creo que en eso influyan demasiado las recomendaciones anónimos. Sin embargo, puedes seguir intentándolo.

Martín dijo...

Estimado Gustavo

Últimamente, en tu espacio, me parece observar personas que dejan comentarios firmados como Martín… Y claro, no soy el único Martín; sin embargo, para evitar confusiones, no estaría demás precisar lo siguiente: cuando dejo un comentario suelo hacerlo con mi nick; pero un nick que siempre tiene habilitado mi perfil de blogger, caso que no es el del anterior Martín.

Un cordial saludo

Anónimo dijo...

Y sigue la novela

80M84RD3R0 dijo...

gustavo, recién veo tu post.
mira: en algún momento de hace dos años, no sé dónde está exactamente (voy a buscarlo después, ahora estoy full chambing), escribiste que no acostumbras comentar si no lees una obra en su totalidad.
por eso me llamó la atención que dijeras lo que dijiste a partir de esos dos capítulos, que por supuesto fueron re-direccionados, corregidos y alterados hasta el paroxismo: corregí bombardero inclusive en sus fotolitos.
y por supuesto que no creo que vanguardista sea mejor que posmoderno. o viceversa. para eso están los especialistas, que yo no: yo me quedo mirando el espectáculo.

Anónimo dijo...

bueno, ya que aquí está el autor de la novela (será él de verdad?), quisiera preguntarle lo siguiente: en dónde queda todo ese rollo en contra de las editoriales paquidérmicas y mainstreams y comercialonas y no sé qué más, ahora que estás publicando en una? o sólo dijiste todo eso porque entonces no aceptaron publicarte? dirás ahora lo mismo?

otra pregunta: si te molesta tanto que alguien opine a partir de fragmentos (como dices que hizo gustavo), no te molesta ahora que la editorial venda tu libro en partes?

última pregunta: si la alusión a gustavo fue pura broma, también lo fue tu elogio desmedido del blog “puertoelhueco“?

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Querido comentarista:

Tienes mucha razón, supongo que ahora César Gutiérrez deberá exigirle a los reseñadores y críticos literarios que no digan NADA acerca del primer tomo de Bombardero, que no escriban NI UNA LÍNEA hasta que no hayan salido los otros dos tomos. ¿No?

batuque dijo...

En efecto, si Gutiérrez ha permitido que su obra se publique por partes porque entiende que se pueda juzgar por partes. Basta leer el primer tomo del Quijote para saber que es una obra maestra. Basta leerse las 50 primeras páginas de Cien años para sentir la expectativa que estamos ante una novela perfecta. Por eso se trata de libros que uno no puede soltar.

Gutiérrez ha cometido el error de crear demasiada expectativa sobre su novela, especialmente con la idea de que su libro inaugura una nueva vertiente. Bueno yo he leído los fragmentos y simplemente no me quedan ganas de continuar; estoy ante un continuum de lugares comunes, reflexiones seudocientíficas y proverbios sin mayor gracia, o bien ante frases copiadas (como la de Gonzalez Iñárritu). Entiendo que es un juicio parcial pero si la obra no me atrapa desde el principio, con qué estímulo quieren que la termine. El mismo autor ha declarado varias veces que la composición de su libro está tomada del "sampling". Bueno, señor Gutiérrez, el "sampling" no tiene nada de vanguardista. La cita, la mezcla, la combinación anacrónica, el remixeo, son técnicas típicamente postmodernas y se parece mucho a la estética medieval, como bien lo explica Umberto Eco. Nadie puede decir que el hip-hop sea vanguardista. Entonces, pues, no se moleste. Si su obra no es de vanguardia, eso no le quita mérito. Y si lo es, tampoco se lo agrega.

80M84RD3R0 dijo...

((al anónimo)):

estimado anónimo:
1- bombardero es un libro que anduvo buscando editor desde el 2004 en madrid y en lima. bombardero es un libro que sale sin editorial más por accidente que por opción. ¿nos estamos entendiendo?

2- y si ahora está en eso que llamas mainstream es porque ese sistema ha respetado con escrúpulo digno de mejor causa el espíritu del libro, cosa impensable/imposible antes, especialmente en madrid (donde querían mutilarla). pero su autor prefirió venirse a lima y mantenerla en el garage porque al autor de bombardero nadie le toca una coma.

3- no, no me molesta que este libro se venda en partes. no me molesta ni el silencio ni el estruendo con el que ha sido recibido mi libro. ni siquiera me molesta que seas anónimo.

4- ya que no computas cuándo hablo en serio y cuándo no, seré frontal: puerto el hueco me parece una mierda.

((al blogger))

- el autor de bombardero no espera nada de nadie y no entiende por qué gustavo faverón cree que debería e x i g i r algo: desde su “ineditud”, bombardero ha ido sumando una tripulación de manera amable y espontánea.
- gracias a bombardero su autor tuvo la fortuna de conocer a personas extraordinarias (abelardo oquendo, mirko lauer, mónica belevan, mario montalbetti, julio ortega, enrique congrains, florencia abbate y siguen firmas) y de confirmar la amistad con personas igualmente extraordinarias (fernando ampuero, ricardo wiesse, ramiro llona y siguen firmas).
- el autor de bombardero jamás solicita entrevistas, jamás solicita reseñas, jamás le pide nada a nadie.
- el autor de bombardero es un sujeto bien educado que no solicita ni menos exige.
- el autor de bombardero ha fabricado durante mucho tiempo esa cosa en la más absoluta oscuridad y ahora que tiene vida propia se sienta cómodamente a mirar el espectáculo.

((a batuque))

- me basta leer la primera frase de tu comment para saber que no lees lo que escribes porque si lo hicieras no te hubieras olvidado de poner ese “es” que falta.

- ¿y de dónde sacas que yo he creado demasiada expectativa? ¿de dónde? yo me vine derrotado con mi manuscrito y todo se desencadenó cuando hueso húmero me pide un fragmento y el doctor oquendo dice lo que dice y se enciende la pradera.

- yo no tengo la culpa de que los entendidos hablen tan bien de mi libro, yo no tengo la culpa de que haya venido norma y respete su espíritu y me lleve a torre tagle a presentarla y que ese acto sea transmitido en directo por la red de redes, yo no tengo la culpa de que la distribuya bien y haya fabricado esos paneles gigantescos que me causan asombro, yo no tengo la culpa de que mi cara haya salido en todos los periódicos y en todas las revistas (menos una), yo no tengo la culpa de que no te guste mi libro, yo no tengo la culpa de que el sampling sea posmoderno o acaso vanguardista o de pronto medieval.

- en suma, estimado batuque: yo no tengo la culpa de la explosión de luz y color porque yo solo soy un pobre tipo enamorado que quiere ser un buen escritor (y mejor amigo).

Anónimo dijo...

ayer compré el primer tomo de Bombardero en editorial Norma. No sé cuál es el lío aquí pero de verdad me parece que han perjudicado la novela. Y no precisamente porque la hayan partido en tres, aunque que es raro que el autor, tan detalloso con su libro, haya permitido eso; sino porque

Bombardero Norma no ha conservado el soporte físico y el brillo de la primera edición, obviamente para sacar un libro "vendible" de 25 soles. Realmente la propuesta pierde contundencia con esa edición de Norma de papel barato y diagramación "pasapiolista". Estoy seguro que el autor está de acuerdo conmigo aunque no lo diga. La primera edición es de muy lejos la mejor.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

La verdad, mi querido César, creo que la vanidad te está invadiendo y quizá no te das cuenta. Le dediqué mi tiempo a publicar tus capítulos en una web de la universidad, para lo que tuve que pedir autorización, promoví su lectura en este blog, te di todo el espacio que me pediste. Porque lo pediste, no vengas ahora con que no buscaste promoverlo.

Y ahora, porque, después de leer 100 páginas, opino que el libro no es vanguardista sino otra cosa, ¡sales con que no tengo seriedad como crítico!

Pero claro, estoy seguro de que si hubiera dicho que el libro era maravilloso mi seriedad no sería cuestionada. Hazme el favor de poner los pies sobre la tierra, antes de que te estrelles con otra torre. También hay gente muy inteligente que se ha dado el trabajo de leer Bombardero y ha concluido que es un mal libro. Espero que no vayas por ahí desacreditando su trabajo guiándote sólo por tu ego.

batuque dijo...

Estimado César:

Pues de tu libro se habla desde hace mucho y no porque Oquendo lo haya encontrado escondido en un oscuro archivo de documentos perdidos, tal vez en Dinamarca, tal vez en alguna tienda de El Hueco, mientras el autor estaba tratando de deshacerse de tan pesada carga. La verdad me friegan los escritores que andan hablando de su trabajo como si fuera un castigo de los dioses. A nadie le obligan escribir. Escribir es un placer, incluso este modesto comentario con sus errores de tipeo.

Ya, pues, Gutiérrez, has querido promoverlo y eso no tiene nada de malo. Uno escribe para que lo lean y los lectores agradecemos que se nos ofrezcan nuevas cosas.

Lo que sí causa problemas es la enorme expectativa que creaste. Las montañas temblaron y salió (en mi modesta opinión) un ratoncito que no asusta a nadie. Así lo ve este modesto lector que no tiene título de doctor, ni lo llaman para las presentaciones ni publica en Hueso Húmero. A otras personas de buen juicio les ha gustado. Perfecto. Este lector no quiere contradecirlas, simplemente que se le permita dar su opinión. Una no anula la otra, creo, así que todos podemos estar en paz. Por eso no hay que molestarse. No a todos nos tiene que gustar lo que escribe y no todos lo que piensan que en su libro hay poco provecho son imbéciles o incompetentes. La arrogancia es mala consejera.

Anónimo dijo...

Estimado Gustavo, ya que el post hace referencia directa a esta nueva novela, tendria que sugerirle lo siguiente:

a) Termine de leer la novela y luego, si es posible ya que Usted no esta en la obligacion; emita su juicio critico y

b) si la novela es o no de vanguardia o es o no post-moderna es un tema secundario si es que primero no elabora un comentario critico. En todo caso,

c) y de manera mas amplia si creo que es interesante profundizar en torno a las esteticas vanguardistas y post-modernas. Pero hacerlo bajo el paraguas o sobre la hilera de bombas que veo cayendo por el horizonte;,de esta novela; seria como desviarnos del tema central, cual es, la valoracion estetica de la obra en mencion.

Slds.

80M84RD3R0 dijo...

mi querido gustavo, como quisiera tener más tiempo para contestarte con menos sobresaltos (chambeo en tres sitios y justo estoy en cierre). pero bueno, me parece que se está armando una bola de nieve desde un pre-supuesto que no lo amerita: yo no desautorizo tu labor crítica, sabes perfectamente que es al resve. lo único que dije es que me alarmaba que comentaras un libro sin leerlo e n s u t o t a l i d a d p a r a e m i t i r u n j u i c i o cuando en algún momento escribiste que n o o p i n a b a s p o r f r a g m e n t o s (y espera que tenga tiempo para buscar donde escribiste eso).
de allí a desautorizarte hay mucho trecho: puedes opinar lo que quieras y cuando quieras, que para eso tienes un blog labrado con pluma fuente.
ahora, por decir eso no puedes convertirme en megalómano, pues: ¿tú crees que todos esos flashes me nublan, tú crees que me la creo? no, nica. si supieras la cantidad de apariciones que me programó pilar, la jefa de prensa de norma, porque la sobre-exposición siempre me pareció un asco, más aun tratándose de un sujeto que pretende un diseño “indie”. ni tonto para nublarme por salir en la prensa quechueslovaca, tú y yo hemos estado en esa cocina y sabemos cómo se preparan los guisos.
así, te aseguro que el fracaso no me ha cambiado. que sigo siendo el mismo tipo más o menos extraviado que conociste y que tal vez por eso mismo escribe, para encontrarse.
y por eso –créeme– estoy esperando ansiosamente la aparición de ese señor inteligente que dice “bombardero es un mal libro”. y ya que te encanta decir nombres, tal vez puedas ilustrarme/nos: ¿de quién estamos hablando?
y con referencia a mis solicitudes de publicación de esos dos capítulos, no pensé que tendrías que haber hecho esos trámites, no fue mi intención. en realidad, ni siquiera sabía de la existencia de esa revista. lo cual no quiere decir que no me sienta por lo menos orgulloso de haber publicado en dissidences (y en quipu, por supuesto). cosa que tampoco dejaré de agradecerte.
ahora, déjame decirte que nuestros intereses fueron mutuos. y así estuvo mejor. ¿te acuerdas que te pedí tiempo para pasarlo a pdf y me demoraba y demoraba hasta que me mandaste un mail solicitando que acelere mi “stuff”?
por otro lado, jamás dije que promoverlo fuera malo, al revés. y más tratándose de este inédito tan comentado como invisible (créeme que en algún momento yo también dudé de su existencia). lo que jamás hice ni haré es pedir entrevistas o reseñitas o publicherrys, práctica común en nuestro medio. es más, mientras escribía eso pense que nadie le daría bola.
para terminar, déjame decirte que --hasta el cierre de esta edición-- no me he estrellado con ninguna torre. que de mi última torre (tagle) salí invicto. entre otras cosas porque 1.- el vuelo de ese libro es independiente al destino su autor, que lo mira desde el asfalto; y 2.- porque no puede ser verdad tanta belleza.

martincheca dijo...

Maestro Faverón:

Creo que soy el único al que se le exige DNI en este blog para publicar un comentario. Está bien lo haré. Eso no se le pide aquí a tanto injurioso que he leído y que cansaría copiar y pegar como prueba.

Martín Checa
DNI 25181050

Por lo demás si Gutiérrez quiere ser Roberto Carlos y tener un millón de amigos y así más fuerte poder vender su Bombardero, suerte. César, yo quiero ser tu amigo, en las buenas y las malas. Y quiero ser amigo de tus amigas sobre todo.

No sería bueno hacer otra encuesta para votar si Bombardero es o no una novela vanguardista?

Anónimo dijo...

Gustavo, ya se cayeron las torres hace 7 anos y ahora mismo hace implosion el capitalismo financiero neoliberal. No van quedando pues torres ni de acero, ni de vidrio, ni de marfil, desde las que sentirse critico intocable. Gutierrez simplemente critico de paso tu ligereza de juicio: opinar sobre un texto que no habias leido del todo, dado que, segun habias declarado antes, ese era un habito pernicioso que tu no practicabas.
Tu no eres una torre que Bombardero, ni nadie, deba temer.
En ningun momento Gutierrez ha descalificado las criticas -parciales o no- a su libro. Como dice, las observa desde el asfalto. En tu caso, lo que el critico no fue la parcialidad per se, sino tu contradiccion.
Por eso, los que ahora piensan que al dejar publicar por partes su novela Gutierrez se esta contradiciendo no captan el quid del asunto.
Por decirlo de modo facil, simplemente te jalo una barba, o lanzo un misil amistoso, y tu reaccionas con bomba de neutrones -y de androides.
No inicies una tercia guerra, que no hay fondos, ni quedan torres, hermano.

x1

Anónimo dijo...

1)Cuando se rumoreó la aparición de ese libro sólo he leído comentarios favorables, los desfavorables venían de los anónimos y de uno que otro, es inevitable y hasta auspicioso.

2)Luego compré el libro y la verdad es que, como simple lector me gustó mucho no sólo por su formato,su diseño, por la manera como está escrito, por su lenguaje, qué se yo (el inicio de ese libro es memorable), sino además porque sentía que en ese libro había mucho sudor y muchas horas de desvelo: un himno a la ociosidad bien utilizada.

3)Al señor César Gutierrez, háganos el favor de enviar un ejemplar de la primera edición de Bombardero al señor Gustavo Faverón para así poder saber su completa y lúcida crítica, y por fin concluya este dimes y diretes de tías con menospausia.

/Solitario guardian del Estadio de San Marcos/.

Anónimo dijo...

a Gustavo: por qué no simplemente lees todo el libro y lo comentas sesudamente? Mientras, deja el tema de lado para que podamos atender asuntos más interesantes...
a César... si tu libro se defiende solo como dices, déjalo que lo haga; para ya de defenderlo como si él no pudiera hacerlo y de contar a todo el mundo las entrevistas que te dan y las que te niegan. ¿Dices que te molesta la figuración? Entonces da menos entrevistas, y si las das no te subas a las alas de los aviones o a los monumentos con tu libro. Muchos escritores niegan hacer esas maromas cuando los periodistas se las piden. He leído partes del libro y tiene cosas bastante buenas, hay nervio, hay riesgo y por momentos un tipo que se la juega, me cuesta creer que es el mismo que aparece dando este espectáculo en medios, blogs, foros y en todo sitio: tu libro ya se publicó y se puede defender solo, César, en serio, le harás un favor dejándolo defenderse: bórrate un poco y dedícate a escribir otro libro igual o mejor. Un saludo a los dos.

Anónimo dijo...

He leído la versión de editorial NORMA de la novela y sinceramente no me convence. Claro, si no has visto la primera edición, tla vez no te des cuenta, pero el formato no es adecuado, la diagramación naufraga y el tipo de letra es inconveniente. Me quedo con la primera edición characata del libro, César, cuándo la reimprimes?

Anónimo dijo...

Oye, solitario guardián, más respeto hacia las tías con menopausia. Para dimes y diretes, nada como los que se dicen aquí entre los muchachones.

Anónimo dijo...

Si, felizmente un libro debe pues separase de su autor para tener vida propia. Lo de la figuracion, si el libro tiene realmente valor literario, es secundario y que el Sr. Gutierrez ande por ahi tomandose fotos y trepandose a los aviones o montandose de las turbinas de estos, ya eso es otro asunto, y nada tiene que ver con la valoracion del libro...

Claro q mas interesante hubiera sido que se monte a un(a)
aeromoza(o)...
pero eso es tambien otro asunto.

Y disculpen la soecidad de este penultimo parrafo; la metafora aparecio por lo de "montarse".

Chibolin Inasequible dijo...

Si cuando sale en "Cosas" lo hacen montar un aviòn, ¡¡¿què le iràn a pedir cuando lo llamen del Trome?!!
:)

80M84RD3R0 dijo...

1- tienen razón señores anónimos: bombardero se defiende solo y su autor -que anduvo recibiendo esos flashes por exigencias de la editorial- se va borrando.

2- "(...) Y, para que veas cómo prejuzgas: yo no he opinado NADA EN ABSOLUTO sobre Bombardero. No sé si me gusta o no, ni sé si lo considero bueno o no, porque no lo he leído (prefiero no leer fragmentos porque no me gusta esperar meses antes de ver la obra terminada) (...).
(( respuesta de gustavo faverón - 12.3.2007
http://puenteareo1.blogspot.com/2007/12/80m84rd3r0.html ))

3- sigo esperando el nombre de ese señor inteligente que dice "bombardero es un mal libro".

4- adieu.