30.4.09

Muñecos reaccionarios

Sobre el léxico del miedo político

Alguna vez dije ya cuál es la impresión que me causa el uso del término caviar para referirse a un grupo variopinto de agentes sociales: políticos de la izquierda no tradicional, socialistas moderados, liberales con interés social, investigadores y activistas ligados a institutos y ONGs, periodistas y comunicadores de espíritu progresista, intelectuales y artistas entregados a temas como los derechos humanos, la lucha contra el autoritarismo, el control del mercado, etc.

En factor añadido en el momento de usar el término caviar para referirse a alguien que calce en alguna de las categorías anteriores es que el origen social de esa persona se encuentre en las clases medias, medias altas y altaa. La etiqueta, entonces, no se refiere sólo a una posición poitica, sino que tiene una implicación peculiarmente clasista: se quiere implicar que un caviar es un pez fuera del agua, en el mejor de los casos, o un impostor, un histrión, un esnob, un posero o un farsante, en el peor.

Eso quiere decir que el sobrenombre caviar supone una censura contra un cierto tipo de persona en particular: la que, proviniendo de un cierto grupo social, defiende los intereses de otro. Interesantemente, eso significa que quienes esgrimen la etiqueta para descalificar a otros piensan que lo natural, lo preferible, lo admisible, es elegir siempre una postura política que defienda los intereses de la clase propia en todos los casos en que estos entren en conflicto con los intereses de otra.

Al menos, cuando les conviene: nadie ha inventado un término ni ofensivo ni socarrón para bautizar a los individuos o grupos de clases sociales subalternas que, ya sea consuetudinaria o eventualmente, defienden posturas políticas que no hacen sino perjudicar su posición y solidificar a mediano o largo plazo la de las clases superiores. Por ejemplo, la base popular del voto fujimorista.

Caviar, entonces, acaba convirtiéndose en un término patéticamente defensivo, manipulado para prevenir un fenómeno creciente en la sociedad peruana: la expansión de la consciencia social en las clases medias y altas.

Es al menos torpe, e ideológicamente escandaloso, que quienes se llaman liberales acuñen y utilicen esa etiqueta: el liberalismo verdadero no se espanta ante la superación de las barreras de clase, ni se echa a temblar ante la noción de la movilidad social, ni mucho menos censura la aspiración de un sector de la sociedad a extender el alcance práctico de los derechos civiles y los derechos humanos a todo el resto de la nación.

En el léxico del reaccionario y del conservador radical, en cambio, palabras como la que mencionamos tienen mucho sentido. Quienes quieren proteger el status quo necesitan sancionar y hacer escarnio de todo lo que represente un puente, una transición, un cambio o una forma de movilidad.

Por ejemplo, sancionar como
arribista a la clase media que crece y toma poder; sancionar como trepadora (o huachafa o desubicada) a la clase popular que ocupa espacios antes vedados; sancionar como caviares a las clases medias y altas preocupadas por el bienestar de las bajas; sancionar como recién bajados a los provincianos que van a la capital en busca de una vida mejor.

A mí no me cabe la menor duda de que todo ese léxico es la cantera simbólica para una forma de hate speech que en el Perú es moneda corriente, moneda que, ojalá, se siga devaluando más y más en el futuro, hasta que al final sólo circule en las trincheras de los pasatistas paranoicos: las pesadillas del Marqués Santos de Molina, por ejemplo, o las payasadas de ese circo impreso que es el diario
Correo, donde los señoritos de ayer, cual ventrílocuos, hablan a través de los títeres inarticulados de hoy.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

los caviares no se sacrifican por sus supuestas ideas sino que las usufructúan.Ahí radica la vaina.

Anónimo dijo...

Tú, Ybarra y Mariátegui deberían incluirse como muñecos reaccionarios. Uno más que otro siempre destila su racismo; sino pregúntale a tus lectores y no vetes los comentarios. Si quieres ejemplos, postea este comentario y te dejo una buena cantidad.
Te queda mal esa pose de catón.


Piel de Brujo

Anónimo dijo...

O sea lo caviar como una especie de actitud expiatoria de culpa. Pero yo creo que hay caviares y caviares. El caviar no es solo de un tipo de actitud; sobre todo designa a aquella persona de clase media acomodada o alta, que tiene ideas progresisitas, socialistas. De acuerdo que es un termino absolutamente defensivo -y creo que hasta refleja envidia, pero sobre todo esconde una actitud que es una mezcla de asombro y estupidez-. En la coyuntura del blog, el unico nombre que me viene a la mente, ejemplo de "muñeco reaccionario", es el de Aldito Mariategui.

Chinasklauzz dijo...

Primeramente lo que aún no entiendo y no entiendo de verdad es: ¿porque a todo el mundo que esta a favor de los derechos humanos le dicen caviar?. He buscado en muchos blogs y textos y siempre aparece el mismo adjetivo. Cuál es el fundamento de decirnos o nombrarnos caviares a quienes queremos un museo memorioso.
¿Soy caviar si el domingo me voy a lavar la bandera? ¿Soy caviar porque en mis tiempos de lucha salia por las calles a mecharme con los policías? ¿es un título ser caviar? ¿es lo mismo decir caviar o decir izquierdista o decir caviarada o lacra? ¿dónde se fundamenta todo esto? es decir ¿si nosotros somos caviares? ¿qué es montesinos? ¿dulce de almibar?.

Recuerdo el sonsonete de siempre: Es que tú eres un caviar de mierd....

Muy mal que un anónimo quiera debatir, porque no se está en igualdad de condiciones. Un anónimo normalmente termina insultando.

Chinasklauzz

Hector Naupari dijo...

Bueno Gustavo, a los liberales nos han llamado basuras, derechistas, gordos, neoliberales, opresores, maricones, explotadores, choleadores, asesinos, fascistas y mil lindezas mas. En aras del pensamiento moderno y abierto - sin ironias - de tu blog, te pediria que hagas el catalogo con relacion a como nos apodan las diversas izquierdas. Encontraras que los cubiertos de epitetos insultantes resultamos nosotros.
Atentamente
Hector

Anónimo dijo...

lo que se critica en un caviar es su hipocresía: hablan en nombre de gente cuyos valores no consideran suficientemente buenos como para adoptarlos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No se entiende. De qué valores hablas. Y de qué personas.

¿¿¿Si yo defiendo el bienestar de personas cuya cultura no comparto, soy un hipócrita???

ALP dijo...

Caviar es una adjetivo descalificador que de tanta repetición están logrando covertir en sustantivo quienes están interesados en descalificar opiniones ajenas.

No es justo decir cosas como "los caviares son..." o "hay caviares y caviares" como hacen algunos de los comentaristas.

Hay gente e instituciones a las que se tira esa etiqueta encima para desaparecer sus argumentos sin discutirlos.

PVLGO dijo...

A los liberales peruanos parece no sangrarles el corazon como a sus pares estadounidenses. Tsk, tsk, tsk, tsk, tsk. Sera que el caviar produce agujeritos en el bobo?Words, words, words!

FK dijo...

El caviar solo puede ser manjar:

caviar.(Del it. ant. caviaro, y este del turco havyar).
1. m. Manjar que consiste en huevas de esturión frescas y salpresas.

Eso es caviar...

aunque se podría hablar de lo-caviar, o un caviar como adjetivo calificativo, que creo viene a ser lo mismo (algo asi como burgués caviar, o pituco caviar). Pero creo que no sonaría muy bien.

Además, como adjetivo calificativo sería muy pobre, muy blando, no lo suficientemente hiriente.

De otra manera no podría haber otra csentido para caviar.

Lo que si me parece importante resaltar es lo de la moneda. Me parece que tanto la cara como el sello deben de ir borrandose equitativamente, hasta lo mínimo vital.

Saludos

Apelaez dijo...

Cualquiera, de la clase social o nacionalidad que sea, puede defender causas "progresistas" sin que esto pueda ser tildado como una farsa. Sin embargo, terminos como caviar, "socialbacán"(como se dice en Colombia), izquierdistas de whisky en mano, proletarios de coctél, revolucionarios de salón, etc; no son un arma arrojadiza contra unos personajes que van más allá de sus interese de clase, no son "hate speech".

Son una burla a muchos personajes que en su faceta pública, de coctél o lo que sea, propugnan por la defensa de los pobres o de los animales o de cualquier ideal altruista, mientras que en su vida diaria comparten los habitos de los niños ricos o aprovechan los beneficios que su clase les permite (favores estatales, rentas públicas, etc).

En ese sentido, muchos, muchísimos "caviares" si son histriones, farsantes, personajes que se disfrazan con discursos progresistas mientras en la casa tratan a sus mucamas como personas de quinta. Muchos son personajes que hablan de política social pero no tienen la menor idea de como funciona tecnicamente el asunto, otros se rasgan las vestiduras por los pobres, los desvalidos o cualquiera en situación de vulnerabilidad, pero jamás han donado un céntimo a una obra social o pagado a sus empleados más allá de lo que el mercado ha definido.

Esos, los farsantes, los que se lucen con discursitos baratos, los que se toman fotos con niños pobres y vuelven a sus guetos cerrados a increpar a sus empleadas, o que evaden en lo posible pagar impuestos, mientras se quejan de la "politica social" del gobierno de turno; todos esos son los "caviares".

tienen prácticas que van abiertamente en contra de lo que dicen.

Eduardo Gonzalez dijo...

Otra cosa interesante es que en el uso del adjetivo se dan la mano fascistas criollos y anarcos catolicos.

Los fachas porque es inaceptable que la gente "de la Catolica" se le insubordine al Cardenal (vease el ultimo articulo de Aldo mariategui); los anarcos porque creen que toda intervencion en la esfera politica es una traicion a un codigo moral que solo ellos pueden vigilar.

Todo esto forma parte de la disolucion de la politica de clase y el pase a la politica identitaria que nos dejo la guerra y el fujimorismo (en el plano mundial, el fin de la Guerra Fria). No importan tus posiciones, sino de donde vienes, como te vistes, quienes son tus dioses, etc.

Se echa de menos un poco de modernidad...

Anónimo dijo...

Yo creo que en la lucha política caviar tiene un sentido para mí. Se trata de aquella persona que políticamente se declara de izquierda, solidario, etc, pero que cuando actúa en cualquier actividad económica se comporta peor que un negrero: hace todo lo posible por evadir impuestos, recorta los derechos laborales de sus trabajadores, los hostiliza y trata de implementar un plan de trabajo absolutamente basado en maximizar beneficios y reducir costos (entre los que están los sueldos de sus trabajadores). Para mi eso es un caviar. Es práctico el asunto.

Anónimo dijo...

Ah, ¿qué es inarticulado? ¿te refieres a eso en oposición al intelectual orgánico?

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Aún así, me encantaría conocer Perú. Y no precisamente para contrastar lo que dices.
Un saludo

Anónimo dijo...

caviar es el intelectual de izquierda que está en contra de la explotación pero maltrata a su empleada doméstica, el blogger que dedica post de post al racismo pero se toma dos cervezas en el Queirolo y empieza a cholear a todo el mundo, a la estudiante de la de Lima que se casa con un ayacuchano solo por darle la contra a sus amigos burgueses y a sus padres de apellido de rancio abolengo, al "anarquista" que dedica su tiempo a vender mercadería que evaden impuestos en Galerías Brasil, en fin, tantos ejemplos de contradicción, de inconsecuencia que dan náuseas. Ojalá que pongas mi opinión.

Miguel Quispe Huanca
Estudiante de Historia
Villarreal.

Anónimo dijo...

faltó colocar a los "resentidos"

Anónimo dijo...

es muy caviar llamarlos "caviar": son "huevera", ese termino les viene mejor. los huevera de la católica, las ongs huevera, los intelectuales huevera, etc etc

Anónimo dijo...

Los españoles le robaron las riquezas a los Incas y los caviares les robaron la izquierda a los descendientes de los Incas.

mario dijo...

Me parecen muy interesantes tus apreciaciones. Quisiera preguntarte si todo el léxico que citas como cantera de una forma de hate speech te parecería, sin embargo, válido para la caracterización de ciertos tipos sociales (siempre y cuando dicha caracterización no conlleve hate speech).

Anónimo dijo...

Abimael, Morote, Cox Beuzeville, la Garrido Leca, la Revoredo ¿Son Incas o son caviares?

Anónimo dijo...

Abimael, Morote, Cox Beuzeville, la Garrido Leca, la Revoredo ¿Son Incas o son caviares?

Anónimo dijo...

No son ni caviares ni Incas, son criminales, en su momento fueron detenidos por la PNP. Han sido juzgados y sentenciados por la justicia peruana. Estan vivos y como Montesinos y Fujimori pasan el resto de sus dias en prision por los crimenes de lesa humanidad que cometieron.

Azul Selene dijo...

yo creo que el caviar, sabe mal para muchos como la gente revolucionaria cae mal a muchos, por ello el caviar es tan caro y dificil de conseguir, como un autentico revolucionario....

hola mi nombre es azul selene y me gustaria que visitaran mi blog, trato de escribir cuento y prosa poetica, me gustaria resivir comentarios de que les parecen mis textos, les dejo el enlace...
www.tonteriasgatescas.blogspot.com

cecilia dijo...

El sacrificio personal anteponiendo intereses ajenos a los propios no necesariamente tiene que ser el requisito para que se considere que realmente existe una sensibilidad frente a grupos de personas con carencias y menos ese que te impone la religion, cuando te dice ama a tu projimo como a ti mismo, por ejemplo, que me parece una exageracion sin sentido.Es mejor pensar en la armonia a que se llega en un mundo mas justo, y que es beneficioso para todos.Frente a esta conclusion no necesariamente , tampoco,a continuacion se va a aceptar o justificar todo en nombre de esas carencias.
Por otro lado la idea es que haya interelaciones en las cuales todos aprendan a participar , no que se acomoden a ser representados, que es lo que pasa en el Peru.
Sobre cual debe ser los modelos a seguir y cuales no,apartando las manipulaciones, el unico camino es que justamente la gente misma se informe, para que ellos mismos pueden aceptar o rechazar , pero con argumentos.
Claro que tambien en el Peru, hay sectores que estan sumidos en una vida cotidiana llena de carencias a todo nivel, incluso a nivel de salud mental, emocional y etc.y de siglos,y se les hace mas dificil afrontar la vida en general,por eso que los movimientos solidarios tambien son necesarios, y yo creo que en base a las mismas necesidades, de poner mira en que la armonia radica en no descuidar poblaciones que pueden llevarlos a afrontar la vida con aptitudes que nos perjudican a todos, ejemplo: terrorismo o Fujimorismo.
saludos.

Anónimo dijo...

En relación a los "caviares" y a propósito de lo dicho en el último comment, que parece incluir en el debate los valores religiosos, el problema de los caviares es la HIPOCRESIA. Los caviares viven de una manera que no es distinta de los de su clase, lo que los diferencia de los autéticos pitucos y los hace cavariares es su discurso. Un discurso de izquierda que es sólo es de boca para afuera. Esa conducta típica de las clases dominantes peruanas se repite en el Perú secularmente, tanto en la política como en la religión. La Hipocresía del demagogo político y del fariseo en cuestiones de religión. En los pitocos no hay amor al projimo, como en los pitucos politicos no hay interés por el sufrimiento de los más pobres, los caviares son radicales solo en el discurso en los hechos les interesa como a todos los demás políticos acceder al poder, y a todo lo que eso significa, la diferencia es que dicen defender los interes de una clase que es no es la suya cuando en realidad defienden sus propios intereses o ambiciones.

Anónimo dijo...

En elPerú, que quede bien claro, buena parte de la izquierda es más bien cojinova (sin alusinones) y de ahí desciende al percebes y termina en la izquierda malagua, esa que ha aglutinado el loquito Humala.