17.11.09

Test de Wilde, 5

Fernando Ampuero: copa con Chandler, botella con Fitzgerald

Fernando Ampuero, el cuentista de Bicho raro y Malos modales, el novelista de Caramelo verde y Puta linda, se toma un tiempo para responderle al sacha-Wilde de Puente Aéreo.

¿Qué pintor ha pintado el mundo como tú lo imaginas cuando escribes?


Paul Klee. Pero cuando leo lo que yo escribo no veo mucha relación y me agobia una sensación de fracaso.

¿Cuándo comenzó el siglo XXI para la literatura en español?

Con Cervantes. Los últimos cinco siglos han empezado siempre con Cervantes, el mejor creador de personajes y de paradojas, a quien debemos entre otras cosas las bases del
road movie, ese género maravilloso. (Aunque ya Homero nos había dado un anticipo).

En una tumba está enterrado el compromiso social del escritor; en otra, el realismo mágico. ¿A cuál de los dos ataúdes le pondrías un clavo extra?

A ninguna. El compromiso es necesario, aunque lo detesto en el terreno literario. Yo me comprometo socialmente como individuo, no como escritor. En cuanto al casi difunto realismo mágico, que disfruté mucho en su momento, nos empalagó hace ya muchos años. Pero estoy seguro de que, a fines de este siglo o a inicios del siglo XXII, si la vida entonces resulta muy tecnológica o racionalmente fría, volverá de alguna forma con gran viada. En la historia estas ventoleras líricas son por lo común pendulares.

Estás en París, a principios del siglo XX. Todos los escritores que conoces pertenecen a algún grupo literario y ninguno te acepta. Tienes que inventar tu propia escuela: ¿cuál sería?

Haría lo que en Lima intenté hacer yo, a principios de la década del sesenta: fundaría un Instituto de Poesía Policial. (Salvo Mario Montalbetti, eso sí, nadie más se enteró). El criminal no siempre aparecía en el último verso. A veces se ocultaba para siempre a mitad del poema. Pero, en fin, ya que estamos en París, y en los albores del siglo XX, le daría a leer mis poemas a Jean Cocteau. Recuerdo a menudo una frase de Cocteau: “La poesía es indispensable… aunque no sé exactamente para qué sirve”.

Si pudieras cambiar parte del argumento de una célebre obra literaria, ¿qué obra sería y cuál sería el cambio?

Cambiaría el final de
Desayuno en Tiffany's. Holly Golightly no se perdería en el África profunda, sino en la selva peruana y viviría con los shipibos, donde yo la encontraría.

La muerte de Emma Bovary fue la mayor tragedia en la vida de Oscar Wilde. ¿A qué hecho ficticio habrías aludido tú si hubieras sido autor de la célebre frase?

Basta de andar difamando al genial Wilde, quien jamás dijo eso de madame Bovary. A propósito, acerca de tales dimes y diretes, yo comparto con Borges una gran curiosidad. Me habría encantado oír algunos epigramas de Wilde sobre el
Ulyses de Joyce.

¿A qué personaje literario le caerías a golpes?

A Julien Sorel. Me jodió la vida a los quince años, aunque antes de cumplir los veinte ya lo había perdonado.

¿Cuál fue el último libro ajeno que te ocasionó un atisbo de envidia?

Desgracia, de Coetzee. La más rendida admiración es otro nombre de la envidia.

Te llevan, por un tiempo indefinido, a las mazmorras del castillo, donde sólo hay dos celdas que ya albergan cada una a un prisionero. ¿Prefieres compartir la celda del Quijote o la de Hamlet?

La del Quijote, por supuesto. Hamlet sería un pesado inaguantable.

TS Eliot aceptó las masivas modificaciones que Ezra Pound le hizo a The Waste Land. ¿A quién --sin barreras de tiempo-- le darías una libertad similar con un manuscrito tuyo?

A Borges, sin duda. Me refiero al Borges de cuarenta años hacia adelante, no el Borges joven, que era desaliñado y excesivo. Él, con el tiempo, aprendió a escribir cabalmente, sin que faltara ni sobrara una palabra.

Mishima construyó un ejército personal para reivindicar la idea de honor del Japón medieval. ¿Con qué objetivo armarías un ejército?

Crearía una especie de Ejército de Salvación. Para que asistan a todos esos anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet.

Siempre ha habido libros de los que medio mundo habla pero que muy pocos leen en verdad. ¿Con qué libro sospechas que ocurre algo parecido en estos tiempos?

Con
Bajo el volcán, de Malcolm Lowry, una de mis novelas favoritas.

Te acaban de nombrar ministro de Educación y tu primera orden es eliminar de los libros escolares a cierto autor. ¿De quién se trata?

No eliminaría a nadie. Pero sí te puedo hablar de una tentación. No le daría mucho espacio a ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario.

Si tuvieras el poder de regresar a la vida a un escritor ya muerto, ¿a quién elegirías y por qué (o para qué)?

A dos. A Raymond Chandler, con quien me tomaría un whisky. Y a Scott Fitzgerald, con quien me bebería una botella. No hablaríamos de literatura, claro. Me gustaría más bien que habláramos de mujeres. Creo que yo la pasaría muy bien.


57 comentarios:

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

Te felicito por añadir a tu blog la sección de entrevistas. Gracias a ella, tus lectores ya vamos conociendo las opiniones de, me parece, tres narradores.

En esta ocasión ha sido interesante leer a Fernando Ampuero, quien, como es su costumbre, hace gala de un sentido del humor socarrón.

De Ampuero he leído Malos Modales y Caramelo Verde. El primero lo leí en Generales Letras, en el curso de Literatura Peruana Contemporánea, que dictaba el profesor Ricardo Sumalavia. Recuerdo que Ampuero fue a la clase, y, al principio de su exposición, refirió una escena que siempre lo había maravillado: unas niñas bellísimas capturaban el rocío de la mañana pasando una sábana blanca por encima de un campo de sembrío.

Caramelo Verde lo leí años después, gracias a un amigo que no lograba reconocer si el ejemplar que tenía era original o pirata. Espero no ofender nadie por lo que sigue: dicha novela me pareció mala. El lenguaje era pobrísimo. Y yo, que en aquel entonces estudiaba a la criminalidad organizada peruana, me decepcioné ante el poco conocimiento de Ampuero sobre el tema en cuestión. Claro que entendía que Caramelo Verde era literatura y no una investigación policial, pero, como de seguro me entenderás, el efecto de verosimilitud de dicha novela no funcionaba conmigo.

Pero bueno, hoy he vuelto a encontrar a este autor. Y me he detenido ante un aspecto de su entrevista que me llamó la atención. Ampuero señala: "Crearía una especie de Ejército de Salvación. Para que asistan a todos esos anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet".

Reparo en la última frase: "anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet".

Ahora revisemos otra frase de la misma entrevista: "Pero sí te puedo hablar de una tentación. No le daría mucho espacio a ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario".

Reparo también en la última frase: "No le daría mucho espacio a ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario".

Dime, Gustavo, al no señalar Ampuero el nombre de aquel "anciano chancho infecto", ¿no está de alguna manera comportándose como "los anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet"? Es decir, ¿quién es más valiente: el que insulta sin firma, o el que insulta sin señalar destinatario preciso? A mi parecer, ambos están en el mismo nivel. De modo que, siguiendo el razonamiento de Ampuero, ambos deberían ser asistidos por un Ejército de Salvación.

Por otra parte, Ampuero habla de un "anciano chancho infecto", del cual (lo juro) no tengo ni la menor idea de quién diantre es. Pero, atendiendo a lo dicho por Ampuero, la persona en cuestión es un anciano. Y, según mi educación (y disculpa por lo consevador que sonará esto), no es de caballeros agredir a una persona de la tercera edad. Es decir, si el referido anciano le faltó el respeto a Ampuero, ¿no debe este reponder a la agresión con argumentos fundados y no con graves insultos? Y aquí volvemos a lo mismo: el anciano quizás insultó injustificadamente a Ampuero (cosa que supongo, pues, lo repito, no sé ni quién es el anciano), y Ampuero responde con otro insulto, quizás justificado, pero empleando el mismo método del anciano. ¿No están el anciano y Ampuero en el mismo nivel? A mi parecer, los referidos anónimos, el anciano y Ampuero son gente de la misma calaña.

En fin. Espero no haber herido susceptibilidades con este comentario. Más bien, Gustavo, me gustaría saber tu análisis al respeto, pues cabe la enorme posibilidad de que esté equivocado en mi lectura de esta situación.

Saludos,

Julio Meza Díaz
DNI: 40894255

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

Te felicito por añadir a tu blog la sección de entrevistas. Gracias a ella, tus lectores ya vamos conociendo las opiniones de, me parece, tres narradores.

En esta ocasión ha sido interesante leer a Fernando Ampuero, quien, como es su costumbre, hace gala de un sentido del humor socarrón.

De Ampuero he leído Malos Modales y Caramelo Verde. El primero lo leí en Generales Letras, en el curso de Literatura Peruana Contemporánea, que dictaba el profesor Ricardo Sumalavia. Recuerdo que Ampuero fue a la clase, y, al principio de su exposición, refirió una escena que siempre lo había maravillado: unas niñas bellísimas capturaban el rocío de la mañana pasando una sábana blanca por encima de un campo de sembrío.

Caramelo Verde lo leí años después, gracias a un amigo que no lograba reconocer si el ejemplar que tenía era original o pirata. Espero no ofender nadie por lo que sigue: dicha novela me pareció mala. El lenguaje era pobrísimo. Y yo, que en aquel entonces estudiaba a la criminalidad organizada peruana, me decepcioné ante el poco conocimiento de Ampuero sobre el tema en cuestión. Claro que entendía que Caramelo Verde era literatura y no una investigación policial, pero, como de seguro me entenderás, el efecto de verosimilitud de dicha novela no funcionaba conmigo.

Pero bueno, hoy he vuelto a encontrar a este autor. Y me he detenido ante un aspecto de su entrevista que me llamó la atención. Ampuero señala: "Crearía una especie de Ejército de Salvación. Para que asistan a todos esos anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet".

Reparo en la última frase: "anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet".

Ahora revisemos otra frase de la misma entrevista: "Pero sí te puedo hablar de una tentación. No le daría mucho espacio a ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario".

Reparo también en la última frase: "No le daría mucho espacio a ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario".

Dime, Gustavo, al no señalar Ampuero el nombre de aquel "anciano chancho infecto", ¿no está de alguna manera comportándose como "los anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet"? Es decir, ¿quién es más valiente: el que insulta sin firma, o el que insulta sin señalar destinatario preciso? A mi parecer, ambos están en el mismo nivel. De modo que, siguiendo el razonamiento de Ampuero, ambos deberían ser asistidos por un Ejército de Salvación.

Por otra parte, Ampuero habla de un "anciano chancho infecto", del cual (lo juro) no tengo ni la menor idea de quién diantre es. Pero, atendiendo a lo dicho por Ampuero, la persona en cuestión es un anciano. Y, según mi educación (y disculpa por lo conservador que sonará esto), no es de caballeros agredir a una persona de la tercera edad. Es decir, si el anciano le faltó el respeto a Ampuero, ¿no debe este reponder a la agresión con argumentos fundados y no con graves insultos? Pero hay otro aspecto: el anciano quizás insultó injustificadamente a Ampuero (cosa que supongo, pues, lo repito, no sé ni quién es el anciano), y Ampuero responde con otro insulto, quizás justificado, pero empleando el mismo método del anciano. ¿No están el anciano y Ampuero en el mismo nivel? A mi parecer, los referidos anónimos, el anciano y Ampuero son gente de la misma calaña.

En fin. Espero no haber herido susceptibilidades con este comentario. Más bien, Gustavo, me gustaría saber tu análisis al respeto, pues cabe la enorme posibilidad de que esté equivocado en mi lectura de esta situación.

Saludos,

Julio Meza Díaz
DNI: 40894255

Anónimo dijo...

"ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario"

¿?¿?¿?

Anónimo dijo...

Me parece extraño que no hubiera respondido con alguna frase de tu prólogo palabrero. Cuánto de pago por él? Cada vez que lo releo solo me confirma que es una bola de falsedades

Anónimo dijo...

Los manuscritos de “El original de Laura”, la novela que V. Nabokov (1899-1977) dejó inacabada a su muerte, serán subastados en Nueva York el 4 de diciembre después de haber sido editados en contra de la voluntad expresa del gran escritor ruso. Con esto Dmitri, hijo desobediente de Nabokov, espera ganarse un medio millón de dólares como mínimo. ¿Saben cómo le llaman en los medios culturales europeos y americanos a Dmitri, de 75 años de edad? ¡LOLITO! Jua, jua, jua.

JOTABE POQUELIN

Anónimo dijo...

ADIVINA ADIVINADOR: Pa mí quel adiposo anciano es Reynoso, no encuentro otro candidato.Esto va sin prejuzgar sobre la objetividad de la explosiva descarga de la declaración (habría, por otro lado, motivos para dicha descarga en declaraciones anteriores del adiposo, perdón grasoso, perdón Reynoso).
POETASTRO NARCISO

Anónimo dijo...

Quiero aquí declarar que equivocadamente le atribuía a Fernando Ampuero un I. Q. inferior al que obviamente posee y que se manifiesta con rotundidad en esta entrevista.

SACAPUNTAS NEBRIJA (Correctómano)

mozandcats dijo...

Se dice "comprometido socialmente" y envidió "Desgracia". A ver si aprende algo de Coetzee y deja de ir a Acho.

Anónimo dijo...

Julio Meza Díaz bo tiene ni la menor idea de quién es ese chancho infecto, pero muchos sí sabemos quién es y tal vez se merezca esos adjetivos, a pesar de que Thays le da tanto espacio en su blog.

Buen test, tus preguntas se van afinando.

Anónimo dijo...

A ver, Amcuero:

Te llevan, por un tiempo indefinido, a las mazmorras del castillo, donde sólo hay dos celdas que ya albergan cada una a un prisionero.
¿Prefieres compartir la celda del chancho infecto o la del enano rococó?

Anónimo dijo...

Tiene razón Meza cuando dice que Ampuero se queja de los insultos anónimos y no tiene los suficientes huevos para nombrar a Reynoso. A pesar de esa cobardía me parece buena la entrevista. Aunque es obvio que si comparamos a Reynoso con Ampuero, el anciano le saca la ñoña. Reynoso sí queda, Ampuero está de pasadita nomá.

Juan Francisco Salinas

Anónimo dijo...

1. ¿Qué derecho tiene Ampuero para llamarte así? Encima, creo que el anciano ya es él.

2. Tiene razón Anónimo: las preguntas cada vez se van afinando más.

Genial

Anónimo dijo...

Chancho infecto no puede dar buen chicharrón, según sostienen los autores de un antiguo tratado en sánscrito.
ERUDITO A LA VIOLETA

Anónimo dijo...

Hablar de mujeres con Chandler y Fitzgerald, dos grandes escritores tan dados a la depresión y a los amores complicados -por no decir trágicos-, más que un 'good time' de machos creo que sería una larguísima y tristísima noche. Y ni pensar en la resaca...

MOC

Julio Meza Díaz dijo...

Estimados Anónimos:

Considero que Ampuero tiene razón en algo: los anónimos adictos al insulto necesitan la ayuda de un Ejército de Salvación.

Anónimos, yo los invito a sacarse la máscara. Los invito a que den ideas basadas en una construcción argumentativa sólida. Luego de un discurso inteligente sienta mejor la ironía punzante. Incluso para el insulto se necesita el dominio de la retórica.

Por ejemplo, ¿ustedes creen que decir un "conchatumadre" pulveriza a un escritor reconocido? No. Lo que logran con ese insulto es que dicho escritor asuma que lo envidian. Y eso solo alimenta su ego. Y que asuma que es la última coca-cola en el desierto de la literatura.

Anónimos, yo los entiendo. A veces algunos escritores adquieren fama por motivos azarosos, o por causas muy peruanas: relaciones con amigos, la pinta adecuada para salir en la foto, o su presencia "tibia" (es decir, la de aquel que no quiere ser muy crítico con su entorno, pero tampoco mostrar un perfil bajo frente a los poderes dominantes).

Por ello, estimados Anónimos, salgan de sus sombras, muestren comentarios inteligentes, firmen dichos comentarios. ¿O les tienen miedo a los escritores reconocidos?¿O temen que ustedes sean rechazados del mundillo cultural? ¿O que los boten del trabajo?

Me resta decir algo: Anónimos del mundo, uníos.

Estimado Gustavo:
Sé muy bien que no estás obligado a dar una respuesta a mi primer comentario. No obstante, me gustaría saber qué opinas al respecto de mi pequeña interpretación de lo dicho por Ampuero. Como ya lo he señalado, es muy probable que yo esté equivocado.

Por otra parte, recién me he enterado que Oswaldo Reynoso podría ser el "anciano chancho infecto". De Reynoso he leído Los Inocentes y En Octubres No Hay Milagros. El primer libro me gustó, pero no como para recogerlo como una influencia importante para mis escritos. Ese mundo de la collera no lo he vivido; de modo que lo siento lejano y hasta aburrido. Sobre En Octubre, pues me agradó un solo detalle: eso de puntear mientras se sigue la procesión del Señor de los Milagros. Debo confesar que yo hacía lo mismo pero en otro espacio: los conciertos de la feria del hogar.

Y bueno, se me ha ocurrido una idea, que linda con el absurdo, pero que creo que puede solucionar este conflicto entre escritores de un modo borgeano: Reynoso y Ampuero en un llano solitario, con cuchillos que reflejan la luz de la luna, y el gesto frío del que enfrenta su destino.

En fin, un abrazo sincero a todos: a ti, Gustavo, a los Anónimos, a Ampuero y a Reynoso.

Julio Meza Díaz
DNI: 40894255

Anónimo dijo...

Oye para tu información, creador inspirado de "Miraflores Melody", yo no necesito que un "Ejército" me asista.

Anónimo dijo...

Parece que en Puente Aéreo, el capitán Tavo permite insultos a ancianos siempre y cuando no se les llame por su nombre.

Anónimo dijo...

Buena, Ampuero: alimentas el vicio de los anónimos desventurados adictos a los insultos por Internet. E inauguras una nueva categoría: el anónimo con nombre y apellido.

LuchinG dijo...

Habìa escuchado de parricidios literarios y hasta de incesto-endogámico-onanista-literario, pero de de filicidio literario, nunca.

Anónimo dijo...

Bien dicho, mozandcats: la incoherencia que se manejan estos "intelectuales": ¿sí a la sociedad, sí a la barbarie? No tiene sentido.

pd. A todos los greeners, visitar la página "losvegetarianostenemossabor" (también incluye información sobre salsa).

Literatura Portátil dijo...

Creo que "filicidio literario" se refiere a destruir, de algún modo, sus propias obras, pero ¿de qué modo? No hemos escuchado nada de Reynoso que pudiera hacer suponer una actitud así.

Anónimo dijo...

"ME CAGO EN TODOS LOS CRÍTICOS, SIN EXCEPECIÓN"


¡GRANDE REYNOSO!

Mauricio S dijo...

"las preguntas cada vez se van afinando más"...o son los porros q me fume en mi juventud o el algunos anónimos no se han dado cuenta q las preguntas son las mismas siempre...seguro el error es mio... fucking drugs men! :/

Anónimo dijo...

Una pregunta Gustavo,
Ampuero escoge a Borges para que le haga modificaciones a sus escritos... Crees que borges asistiria encantado? Tienen estos escritores tematicas, estilos comunes?

anonimo despechado (y desventurado tambien) dijo...

comparando las respuestas de Ampuero, con aquellas que dieron las dos damas, que les precedieron en el test,... uuuuyyy
que tal diferencia. Me quedo con las damas.

Anónimo dijo...

Hace tiempo te enfrascaste en una pelea por algo que llamaste la lumpenización de la literatura, y el problema se suscitó básicamente por el insulto de un escritor a otro (insulto grosero e injusto). Este no es otro ejemplo de lumpenización? Al menos con G. Martínez, los insultos tenían nombres propios si bien fueron al parecer gratuitos. Pero que se insulte a otro escritor porque este (supuestamente Reynoso) le dice (a Ampuero y Cueto) que es malo?
Hace siglos, Quevedo se burló de Góngora llamándolo cultilatiniparla. Algo que tiene tanta gracia que hasta hoy me río cuando lo recuerdo. Cortazar y Arguedas se metieron sus buenos golpes, uno llamándose ciudadano del mundo, el otro un escritor no-profesional. Imagino que es mucho pedir que los debates de hoy si quieran lleguen a la cuarta parte de lo que los escritores de estos ejemplos llegaron a decir en el pasado (tan buena fue la "pelea" de Cortazar y Arguedas que ha dado pie a diversas teorizaciones -si se me perdona el término- sobre la literatura latinoamericana). Es lamentable que hoy en día estemos tan por los suelos que lo máximo que puede decir un escritor de otro es "chancho infecto". Una pena.
La entrevista -interesante como siempre, aunque este tipo de esquemas se presta mucho para la respuesta supuestamente divertida e inteligente. En muchos casos, eso se confunde con superficialidad.
Saludos,

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

Tengo que decirlo con todas sus letras: esto se está poniendo bueno.

Es decir, varios de los Anónimos que están participando en los comentarios de tu post han colocado argumentaciones atendibles. Es lamentable, por supuesto, que no firmen sus textos. Pero hay que rescatar que ya no se limitan al mero insulto.

Uno de ellos hace referencia a un post antiguo tuyo, que trata sobre la lumpenización de la literatura y que critica duramente un libro de ensayos de Gregorio Martínez. En seguida, el Anónimo se pregunta si lo dicho por Ampuero no es más que un ejemplo de dicha lumpenización. La respuesta cae por su propio peso: sí, así es.

Otro Anónimo te hace una pregunta interesante, a partir de uno de los comentarios de Ampuero: ¿tú crees que Borges hubiera aceptado corregir los textos de Ampuero? Me da curiosidad saber tu respuesta.

Por mi parte, quizás con menos audacia que los Anónimos anteriores, paso a realizarte otra pregunta: ¿tú crees que el Quijote aceptaría compartir su celda con Ampuerto? Y es más, ¿tu crees que Hamlet aceptaría permanecer tras las rejas acompañado del mismo Ampuero? Según mi visión de las cosas, el Quijote y Hamlet preferirían estar juntos en una misma celda, y dejar a Ampuero rumiar sus insultos y rencores.

En fin. Como te dije al principio, esto se está poniendo bueno, puesto que ha servido para sacar a la luz los despropósitos de un escritor y el sentido crítico de muchos Anónimos.

Saludos,

Julio Meza Díaz.

Anónimo dijo...

Hablemos claro: cómo le jode a Ampuero que se rindan ante Reynoso en Argentina, en donde han publicado su primera novela y además han hecho cortos basados en Los Inocentes. Y más le jode que Thays publique en su blog estas noticias que le deben arder al autor de Melodias de Miraflores.
Esa creo que es la Envidia de la que habla Thays (la envidia de los anónimos) que envidian porque saben que nunca lo harán. Ampuero envidia a Reynoso porque sabe que nunca podrá escribir libros como los Eunucos inmortales. Zapatero a tus zapatos. Tu Ampuero eres literatura para señoritas. Y eso tampoco está mal.

Alan Quesada Roca Rey

Anónimo dijo...

"¿Satisfecho, señor Fernando Ampuero, novísimo Mc Carty y penoso bufón de la pituquería limeña?". Esta pregunta fue dicha por Reynoso, antes de la réplica de "chancho infecto", bastante después.A ver qué comentan al respecto los unilaterales....

The Salvation Army dijo...

Google sólo tiene 7 hits con "filicidio literario", seis de los cuáles se refieren a este post. A ver si Ampuero nos aclara qué quiso decir o que nos invite de su whisky.

Anónimo dijo...

Parecería que lo que hubo ahí, fue en realidad un lapsus, en lugar de "parricidio", lo que dicho sea de paso tendría también algo de anciano (porque los años pasan para todos)

Anónimo dijo...

¿Y esto del negro Martínez?:
http://peru21.pe/impresa/columnistas/gmartinez

Julio César dijo...

¿Quién es el anciano del cual hace alusión el Sr. Ampuero? ¿Estaba en sus cabales cuando se expreso de una manera tan "lumpenesca"? La rabia y el resentimiento reemplazaron a la razón, al intelecto y lo prepararon para un ataque muy bajo. La verdad, no entiendo cual es el nivel y el aporte de los llamados intelectuales peruanos con actitudes como esta. Es muy valiente pero si tan solo nos hubiera dicho el nombre... ¿No quiere? ¿no existe tal "chancho"? ¿sólo quiere crear polémica?. Uhmmm.

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

Debido a mis múltiples labores, ya no me será posible seguir revisando tu blog hasta dentro de varios días; de modo que, para finalizar mi participación en este debate, quiero explicar brevemente un recurso técnico jurídico que se usa en el derecho administrativo y que, a mi parecer, calza muy bien con tu manera de responder a los comentarios de tu post.

En el derecho administrativo siempre hay un plazo temporal fijo para que el administrador brinde respuesta a una petición presentada por el administrado. Si el administrador no responde dentro de dicho plazo, se aplica el Silencio Positivo Administrativo, que no es otra cosa que la aprobación tácita del administrador a favor del administrado.

¿Aburrido, no? Sí, el derecho, en su lado técnico, es una invitación al bostezo. En términos coloquiales, el asunto se resume más o menos así: "el que calla, otorga".

Y bueno, tú has callado, y, por ende, aplicando el Silencio Administrativo Positivo, nos has dado la razón en cada una de nuestras críticas a los desafortunados comentarios de Ampuero. Ergo, asumo que tú también crees que Ampuero lumpeniza el debate literario, que Ampuero ha actuado de forma poco valiente al insultar a alguien sin señalar destinatario preciso, que Ampuero ha actuado de modo abusivo al agredir verbalmente a un anciano y que Ampuero es más ni menos que uno de aquellos anónimos desventurados y adictos a los insultos por internet.

Señor Ampuero, un consejo zen: "es mejor guardar silencio y parecer tonto, que abrir la boca y confirmarlo".

Un dato extra: mi nombre y mi DNI son verdaderos. No es difícil obtener acceso a la base de datos de la RENIEC y corroborar dicha información. También se puede hacer en la página web de la Sunat, en la base de datos de contribuyentes.

Un abrazo para todos.

Julio Meza Díaz
DNI: 40894255

Anónimo dijo...

A este paso, vendran por aca Aldo Miyashiro, Leonardo Aguirre, Arnie Hussid, Max Palacios, Victor Coral. Alexis Iparraguirre y otros plumiferos mas... Que tal quemada Favi, yo que tu saco de circulacion el test de Wilde (plagio de plagios, que nace del test de Proust, que Ampuero "importo" de Francia para Somos), jajajajajajajajajajaj

Anónimo dijo...

Tavo, què paso con Quipu?

Anónimo dijo...

Despierta Julio César.

BRUTUS.

Anónimo dijo...

Julio: Ampuero solamente ha reaccionado como cualquier ser humano lo haría. Como lo he hecho yo cientos de veces, y como lo has hecho tú también, aunque lo niegues. No juguemos a ser puros y civilizados, porque en todos nosotros asoma la barbarie de vez en cuando. Lo que sí me asombra es que Ampuero no haya reaccionado de manera más violenta todavía, porque si te fijas en los comentarios publicados en este y otros blogs a lo largo de estos últimos años, verás que se le ataca sistemáticamente, apuntando siempre a la calidad de su literatura. Aceptarás que eso, para un escritor de verdad, es algo realmente terrible. No sé si la literatura de Ampuero quedará para la posteridad, eso no lo puede decidir nadie, salvo el lector del futuro; pero como lo puedes ver en esta breve entrevista, estamos ante un hombre comprometido con la literatura, con una cultura más que apreciable, y capaz de emitir algunas respuestas memorables, como aquella referida a la envidia. Lo único que me ha dolido es saber que le gusta ir a Acho (aunque ello no me conste), pues la tauromaquia es una práctica sencillamente bestial y yo de corazón la repudio. Al margen de eso, yo también me tomaría una copa con Ampuero...No tengo amigos así.

Anónimo dijo...

A Picasso y a Hemingway le encantaban las corridas y creo que llamarles webones por eso sería propia de webones.
PIRULO

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Julio Meza:

Tu comentario nos recuerda por qué el derecho es tan distinto de la verdad. Si tú me preguntas: ¿no es verdad que 2 más 2 es 5 y yo no te respondo, tú tienes la libertad de pensar que la respuesta es 5, pero eso no volverá correcta tu suma. Por otra parte, si tus preguntas fueron formuladas como verdades, ¿para qué preguntas?

Sin embargo, sí puedo responder, ahora que me ha pasado la gripe y tengo más ganas de sentarme a escribir.

Ampuero, siempre lo he dicho, escribió dos de los mejores libros de cuentos peruanos que se han publicado desde los años 90 hasta hoy: Bicho raro y Caramelo verde. Ha escrito también otros libros que puedes juzgar mejores o peores. Pero nadie que sepa leer y tenga la disposición de hablar sobre la obra de Fernando sin prejucios ni pataletas previas tiene cómo sostener las tonterías que varios anónimos han sostenido aquí: que Ampuero "no es un escritor" y demás cosas por el estilo.

Sobre la frase agresiva usada por Fernando en una de sus respuestas: no me parece la más feliz de sus ocurrencias y yo hubiera preferido que no estuviera allí. Pero también me parece claro que está escrita para que la entienda solamente la persona aludida. Y a propósito de ello, lo que sí me parece ofensiva es la rapidez con que los anónimos han leído "chancho infecto" y se han precipitado a decir que se refiere al escritor Oswaldo Reynoso.

Por último, mi post sobre Gregorio Martínez no decía "muchachos, dejen de insultarse". Decía que un premio prestigioso de ensayo no podía ser otorgado a un libro que es una colección de tonterías salpicada de insultos inmotivados. Creo que hay una diferencia.

Y no importa cuántas vueltas le des: atacar anónimamente no es lo mismo que atacar con la firma de uno.

Anónimo dijo...

Es tonto asegurar que Ampuero no quedará pero mucho más tonto es asegurar que Reynoso sí. Eso es cucufatería. De repente no queda ninguno de ellos y queda Beto Ortiz, con todo lo odioso que es, todo depende del webonaje correspondiente a la época de que se trate. ¿Y quién podría asegurar que no se pondrá de moda en el siglo 50 una especie de crítica arqueológica y alguien desentierre Las Memorias del Abismo del Chato Hildebrandt? Todo depende del webonaje de la época considerada, como repito. Aunque este último ejemplo citado pondría de manifiesto que la humanidad habría involucionado un montón lo cual no es enteramente improbable.
SACAPUNTAS NEBRIJA (Correctómano)

Chanel No. 5 con Marilyn Monroe, dijo...

Caramelo Verde no es libro de cuentos.

Anónimo dijo...

Buena la chapa de Chanel No. 5 con MM., y para seguir con la onda Chandleriana les doy una cita que bien podría venir al caso:

"Something smells here -- and it ain't Chanel No. 5!"

--5 drops at night

Anónimo dijo...

Ampuero, siempre lo he dicho, escribió dos de los mejores libros de cuentos peruanos que se han publicado desde los años 90 hasta hoy: Bicho raro y Caramelo verde.

PRUEBALO

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

Un amigo me acaba de llamar por teléfono, diciéndome que, por fin, habías respondido a mi seguidilla de comentarios; de modo que, haciéndome un espacio, me tomaré unos minutos para dedicarte algunas palabras.

En primer lugar, te recomiendo lo que casi siempre me recomiendan a mí: reflexiona con tranquilidad antes de emitir un juicio sobre cualquier tema.

Mira lo que sueltas en una clara muestra de que al mejor tirador se le escapa la tontería:

"Tu comentario nos demuestra por qué el derecho es tan distinto de la verdad".

En una sola línea no solo caes en la generalización más burda, sino que das luces sobre la profunda ignorancia que te guía al respecto de los temas jurídicos. No hace falta más que los estudios secundarios para concluir que aseveraciones como la tuya no tienen sustento alguno. ¿De qué derecho estás hablando? ¿Del anglosajón? ¿Del romano? ¿De qué ámbito del derecho: del civil o el penal? ¿De qué especialidad dentro del derecho civil: del de familia, sucesiones o contratos o etc., etc.?

Te doy una recomendación con toda la mejor buena onda: no hables sobre cosas que no sabes y así te evitarás una vergüenza.

Luego, quiero que revises otra línea de tu comentario:

"Ampuero, siempre lo he dicho, escribió dos de los mejores libros de cuentos peruanos que se han publicado desde los años 90 hasta hoy: Bicho raro y Caramelo verde".

Gustavo, Caramelo Verde es una novela. Si lo dudas, pues pregúntale al propio Ampuero.

Por otra parte, quiero que te fijes en una parte de la misma línea citada:

"Ampuero, siempre lo he dicho, escribió dos de los mejores libros de cuentos peruanos que se han publicado desde los años 90 hasta hoy"

Quizás me equivoco, pero noto cierto aire impositivo en esa frase. Es decir, porque tú lo has dicho, ¿es definitivamente cierto que Ampuero escribió dos de los mejores libros de cuentos peruanos que se han publicado desde los años 90 hasta hoy? No sería más prudente señalar: "según mi parecer, Ampuero escribió...". Puesto que, si, por ejemplo, le preguntáramos a Gonzalez Vigil qué tan verdadera es tu afirmación, ¿tú crees que estaría de acuerdo contigo? ¿O es una verdad irrefutable la que señalas, como lo que has señalado sobre el derecho?

Finalmente, hay que pasar a revisar un par más de frases tuyas:

"Por último, mi post sobre Gregorio Martínez no decía "muchachos, dejen de insultarse".

"Y no importa cuántas vueltas le des: atacar anónimamente no es lo mismo que atacar con la firma de uno".

¿Qué tratas de decir? ¿Qué no importa que la gente se insulte con tal de que firmen sus agravios? O sea, ¿yo le puedo decir al escritor fulanito de tal que es "un hijo de puta" y no habrá ningún problema siempre y cuando ponga mi nombre luego de soltar mi violencia verbal? Al parecer, tienes una simpática forma de percibir las reglas mínimas que se deben respetar para una armoniosa convivencia social.

No obstante lo anterior, comparto algo de tu texto, y es la siguiente oración:

"Sobre la frase agresiva usada por Fernando en una de sus respuestas: no me parece la más feliz de sus ocurrencias y yo hubiera preferido que no estuviera allí".

Yo agrego algo más, y creo representar el sentir de muchas personas, Ampuero no solo debe arrepentirse por esa frase (caballerosidad obliga), sino también pedir disculpas públicas por alimentar la violencia en un ámbito en el que tiene que primar el intercambio de ideas sin llegar al agravio o la ruptura. Puesto que, si estas cosas ocurren entre los "intelectuales", ¿qué demonios debemos esperar entre gente "menos preparada"?

En fin... Creo que me tomaré unos minutos para leer tu último post. Un abrazo para todos.

Julio Meza Díaz
DNI 40894255

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Gracias, Julio, por este momento de diversión. Una cosa te concedo: por apurarme a escribir apunté Caramelo verde en lugar de Malos modales. Si quieres saber por qué opino lo que opino sobre los libros de Fernando, lee el ensayo introductorio a la edición de sus cuentos escogidos en Alfaguara. La escribí yo exponiendo mi lectura de su obra.

En un mensaje en que abogas por la serenidad, me llamas tonto e ignorante. Bien. Y después dices que Ampuero debe perdir perdón. ¿Y qué pasó con la viga en el ojo propio?

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

¡Qué bueno que te diviertas! Te juro que ese es el espíritu que deseo entre las personas que debaten: que pasen un buen momento intercambiando ideas, sin creer que, en ese trance, están poniendo en juego su prestigio intelectual o vanidades parecidas.

Entonces, sigamos divirtiéndonos. Grave error. No te dije "tonto". Dije que se te ha escapado una tontería. Captas la diferencia, ¿no? Ahora bien, solo hace falta que te respondas: ¿por qué asumes que te he dicho tonto cuando no lo dije?

Por otra parte, ¿te he dicho ignorante a secas? No. He señalado que eres un ignorante sobre temas jurídicos. ¿O crees que dominas cada uno de los campos del conocimientos humano?

Lo repito: Ampuero debe pedir perdón. Y no porque yo busque el escarno público de dicho escritor, sino porque así nos demostraría que es una persona inteligente: es decir, una persona que admite un error.

Un último aspecto: esa referencia bíblica me sorprende. No sabía que tus bases morales se remiten a la Biblia.

En fin. Te vuelvo a agradecer el momento de diversión. Y, sobre todo, te agradezco que esto sea público, pues no solo nosotros dos nos divertimos, sino cada uno de los lectores de la blogosfera. Hace falta saber un detalle: ¿quién es el payaso en esta fiesta divertida?

Un abrazo,

Julio Meza Díaz
DNI: 40894255

Pánico en la clínica para tartamudos, dijo...

GFP: ""Tu comentario nos demuestra por qué el derecho es tan distinto de la verdad".

JMD: "No hace falta más que los estudios secundarios para concluir que aseveraciones como la tuya no tienen sustento alguno. ¿De qué derecho estás hablando? ¿Del anglosajón? ¿Del romano? ¿De qué ámbito del derecho: del civil o el penal? ¿De qué especialidad dentro del derecho civil: del de familia, sucesiones o contratos o etc., etc.?"

Ah, entonces como hay muchos "derechos", la diverisdad de éstos es una prueba de que ¿no son distintos de la realidad? Es como decir que debido a que las religiones son muy diferentes unas de otras, ¡todas son verdaderas!

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Gustavo:

¡Qué bueno que te diviertas! Te juro que ese es el espíritu que deseo entre las personas que debaten: que pasen un buen momento intercambiando ideas, sin creer que, en ese trance, están poniendo en juego su prestigio intelectual o vanidades parecidas.

Entonces, sigamos divirtiéndonos. Grave error. No te dije "tonto". Dije que se te ha escapado una tontería. Captas la diferencia, ¿no? Ahora bien, solo hace falta que te respondas: ¿por qué asumes que te he dicho tonto cuando no lo dije?

Por otra parte, ¿te he dicho ignorante a secas? No. He señalado que eres un ignorante sobre temas jurídicos. ¿O crees que dominas cada uno de los campos del conocimientos humano?

Lo repito: Ampuero debe pedir perdón. Y no porque yo busque el escarno público de dicho escritor, sino porque así nos demostraría que es una persona inteligente: es decir, una persona que admite un error.

Un último aspecto: esa referencia bíblica me sorprende. No sabía que tus bases morales se remiten a la Biblia.

En fin. Te vuelvo a agradecer el momento de diversión. Y, sobre todo, te agradezco que esto sea público, pues no solo nosotros dos nos divertimos, sino cada uno de los lectores de la blogosfera. Hace falta saber un detalle: ¿quién es el payaso en esta fiesta divertida?

Un abrazo,

Julio Meza Díaz
DNI: 40894255

Gustavo Faverón Patriau dijo...

(Estimado Julio, la regla de oro de una discusión online es que no añadas comentarios si no tienes nada que agregar a lo dicho. Si toda la novedad de tu mensaje va a ser preguntar quién es un payaso, entonces no estás añadiendo nada más que una provocación).

COMENTARIO CENSURADO POR VICTOR COLOMURAL dijo...

Coral, vamos por partes, como decía Jack El Destripador. Primero dices que Chile nos espía porque nos ve como ‘enemigos potenciales’ pero no repudias ese acto. El silencio del mundo de ‘las letras y las artes’ al respecto huele muy feo, muchachón.
Segundo… dices que Ampuero es periodista y narrador y omites algo que tú no puedes hacer, porque Ampuero también es POETA. ¿Qué pasó, muchachón?
Luego dices que la opinión de Ampuero sobre Reynoso, cuando dice que es sobrevalorado, es muy atendible. He leído 10 veces la entrevista que hace Faverón y en ningún lado encuentro argumentos para validar su opinión sobre Reynoso. Y tú tampoco argumentas nada. ¿Qué raro, no, muchachón? ¿No podrías decir a tus lectores por qué crees que Reynoso es un autor sobrevalorado?
Acá, yo noto otras miserias de la gente de ‘las letras y las artes’…. O sea, la patería. Como no eres pata de Reynoso y sí lo eres de Ampuero acatas sus opiniones y no argumentas nada, muchachón. Si Faverón es un crítico discutido tú serías un poeta sin argumentos que solo reparte su novela a la gente que sabe que será benevolente. ESPERAMOS TUS ARGUMENTOS SOBRE REYNOSO. OLVIDATE DE LA PATERÍA, ¿O YA LE DEJASTE TU NOVELA A AMPUERO?
Antes de responderme corre a los colegios nacionales, a los conos y si quieres al mismo André Malraux donde leyeron tu novela. Verás que todos sabrán quién es Reynoso y no sabrán nada de Ampuero.

Julio Meza Díaz dijo...

Para el Anónimo con nombre de cuento de Ampuero:

¿Te parece adecuado comparar el derecho con la religión? Hhhhmmm... ¿No crees que cada uno de esos temas son ámbitos diferentes? Una sugerencia, a la manera de Faverón que me manda a revisar su prólogo a los cuentos de Fernando Ampuero: ve a escuchar una clase de introducción a las ciencias jurídicas.

Para Faverón:

Mi estimado, me parece que sí añado algo, y es algo muy importante. Añado que no leíste correctamente mi comentario. Y eso se tiene que subrayar, puesto que se supone que eres una persona que se ha especializado en el análisis de textos escritos.

En fin. Para mí el debate termina en este comentario. No obstante, un detalle saco en limpio: no solo los ¿políticos? de turno se niegan a reconocer un error, puesto que la misma actitud la tienen los ¿intelectuales? de turno.

Un abrazo.

Julio Meza Díaz

Pánico en la clínica de tartamudos dijo...

Borges en "Funes, el memorioso":

"[Funes] Había aprendido sin esfuerzo el inglés, el francés, el portugués, el latín. Sospecho, sin embargo, que no era muy capaz de pensar. Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos."

Anónimo dijo...

Yo ya había intervenido antes en los comentarios de este post, diciendo que no necesitaba ningún "Ejército" salvador y señalando a Ampuero como el autor inspirado de "Miraflores Melody". Obviamente, ese primer libro no es defendible; pero con ese modo de expresarme no estoy concluyendo que Ampuero sea un mal escritor y cosas por el estilo. Tiene sus aciertos. Un mal libro no tiene que tumbar a un talento. Hago esto para que el blogger no me ponga en el saco de los anónimos que apuntan la capacidad nula del autor de "Puta linda". Bueno, esa fue mi precisión, yo sólo reaccioné frente a la sinrazón planteada por Ampuero como si fuera una propuesta atendible la suya. De otro lado, el blogger no duda en manifestarle algo clave al comentarista Julio Meza: "la regla de oro de una discusión online es que no añadas comentarios si no tienes nada que agregar a lo dicho". Muy bien, así tal cual existen reglas de oro para el intercambio de ideas y opiniones en el medio virtual; la regla de oro para todo responsable de un blog es la de no apurarse en escribir y hago referencia a ello, puesto que no se puede aceptar un error como el decir que "Caramelo verde" es novela, cuando es un conjunto de cuentos. Del mismo modo inquisidor que te lleva a corregir los errores, gazapos, erratas y dislates de los demás, es pues justo, que los demás te puntualicemos los tuyos y pidamos un poco más de precisión y labor puntillosa de tu parte.

Anónimo dijo...

Y para los futuros correctores, acepto que mi modo de redactar terminó expresando justo lo que no quería decir: pongo que no se puede aceptar un error "como el decir que Caramelo verde es novela, cuando es un conjunto de cuentos"; cuando en realidad quise decir "que no es aceptable que la novela Caramelo verde se diga que es un conjunto de cuentos". El apuro es algo que termina mimetizando al blogger con sus lectores asiduos, sin desearlo se transmite y salpica.

Adrián dijo...

¿quién es Ampuero? nunca lo lei en la universidad y lleve dos cursos de literatura latinoamerica. Busco información sobre un autor peruano que escribio el Delfin, es para un curso de Marketing literario si pueden publicar algo sería barbaro.
Tengo otra pregunta en Perú con cuantos libros venden en promedio los escritores como Ampuero de quien recién me acado de enterar. Gracias.

Mallarmé dijo...

qué lástima, gente así le hace daño a la literatura y a los escritores jóvenes que vienen detrás..